IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Castillo Vacar Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo Vacar
Otras denominaciones: Castillo del Vacar ; Castillo de Mano de Hierro ; Dar-al-Baqar Código: 01140260001
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Espiel

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Actividad militar Califato - Árabes 900/1199
Asentamientos Edad del Hierro II - Iberos
Asentamientos Época romana

Descripción

Esta fortificación se asienta sobre un espolón de la Sierra Morena de unos 600 metros de altitud sobre el nivel del mar, que lo hace visible desde el sur 5-6 kilómetros antes de llegar a él o 1-2 kilómetros desde el norte. Desde su emplazamiento se domina el valle del Guadiato y el actual pantano de Puente Nuevo así como la central térmica de este mismo río.

Tiene forma de un polígono cuadrilátero cuyas dimensiones interiores son de 65 metros de longitud en el muro Este, 59,60 en el Oeste, 50,10 en el Norte y 49,50 en el Sur. Todo esto da una superficie útil interior de unos 3.132,50 metros cuadrados.

Los muros de cerramiento están constituidos por tapial de rico mortero de cal, amasado con arena, grava y algunos cascotes de cerámica, con un espesor de 1,70 metros, elevados sobre cimientos que sobresalen por la parte exterior en 60 centímetros. La altura de los muros fue conseguida por la superposición sucesiva de tongadas mediante el relleno y apisonado de la argamasa en unos cajones o encofrados, alcanzando en la actualidad su mayor elevación, en el exterior, siete de estas tongadas de unos 80 centímetros, por lo que en total tiene una altura de algo más de 5,50 metros. Por el interior, al estar el piso más elevado unos 2 metros, sólo se aprecia en la mayor parte cuatro tongadas y algo de otra, siendo su altura máxima de unos 3,50 metros. Estos muros están fortalecidos en sus esquinas y partes intermedias del exterior por cubos macizos del mismo material, que en la mayoría de los casos alcanzan los 3,80 metros de lado, sobresaliendo del paramento algo más de 2,50 metros los de los ángulos, excepto el del Sureste, que para evitar el desplome y consiguiente derrumbamiento debido a encontrarse en una ladera - los demás se hallan en terreno nivelado -, fue construido retranqueando escalonadamente cada una de las tongadas al objeto de obtener una mayor base de sustentación y contrarrestar el empuje ejercido por los muros de dicho ángulo. Los cubos intermedios avanzan del paramento exterior unos 3,50 metros, salvo el del noroeste, que sólo lo hace en 2,70 metros.

Los muros este y oeste - en su parte norte - tienen practicadas sendas saeteras a unos 30 centímetros del suelo por el interior. Miden 60 centímetros de anchura por 80 de altura. Por estas aspilleras conseguirían batir desde el interior los flancos de la parte septentrional que es para donde tienen orientados los derrames; en el muro norte hay cuatro de ellas, dos en cada uno de los lienzos intermedios de los cubos; una, la más a poniente, tiene el derrame promediado, esto es, en su eje de simetría, en cambio las restantes lo tienen hacia uno de sus lados, todas ellas con una anchura de 1,60 metros aproximadamente al exterior.

Al sur del muro occidental se encuentra la puerta de ingreso, con una anchura mínima de 1,80 metros, careciendo del dintel o arco de que estaría dotada.

Una vez salvada la puerta, en el muro sur, se aprecia el refuerzo de dicho muro con otro de 7 metros de longitud por 1,20 de anchura - debió de ser más largo, pero se encuentra cortado -, refuerzo que R. Gracia Boix cree que debió de pertenecer a la escalera o rampa de subida al adarve; esta disposición de las escaleras o rampa inmediatamente después de la puerta de entrada debe, según Gracia, tener su explicación en que, al ser dada la señal de alarma ante la proximidad de algún enemigo, el ascenso a la coronación del muro por los defensores del exterior es rapidísimo, y con un bien organizado sistema de despliegue irían tomando sin obstáculo sus puestos en los muros este y sur -los más vulnerables debido a sus suaves pendientes que no dificultan la fácil llegada hasta ellos; ello igualmente debió de originar la carencia de aspilleras en estas partes Sureste, Sur y Suroeste del castillo - que supondrían unas brechas por donde penetrar en el interior - después, ocuparían sus lugares en los muros norte y oeste, con lo que quedaría totalmente guarnecido y perfectamente defendida toda la fortaleza desde las alturas con la mínima pérdida de tiempo.

Los paramentos exteriores estaban enlucidos con mortero de cal, pintados de ocre y delimitados por franjas blancas de cerca de 2 metros, que simulaban el despiece de sillares de 2,15 a 2,50 por 0,70 metros, hecho que es característico de las obras califales y que ya advirtió en su tiempo Rafael Castejón para las murallas de Córdoba e incluso de Madinat al-Zahra.


Datos históricos

Los diversos nombres con que se conoce a esta fortificación, según los autores que la describen, son topónimos próximos a Vacar, como Dar-al-Bacar, Daralbaçar, Aqabat-al-bacar, Acabalbacar, Dorallar, o algo más distantes, como Aljazar e incluso con significado desconocido actualmente, como es el de castillo de Mano de Hierro. Por su parte, Pascual Madoz, aparte de copiar los datos de la Corografía de Casas-Deza, indica que Acbat-Albacar ó Acabatalbazar, como le llaman algunos de nuestros historiadores, estaba situado a corta distancia de Córdoba, en el camino de Toledo. Despues se llamó Albacar. Hoy es el castillo de Bacar sobre el rio Guadiato, como a unas 4 leguas al Oeste de Córdoba... (p. 9).

Según apuntaba Claudio Sánchez Albornoz, por sus características éste es un recinto fortificado que se debió de edificar en el período califal, posiblemente bajo el reinado de al-H"akam II o algo antes según Gracia Boix. Si esto es así, no es posible, como indican M. Valverde y F. Toledo, que intentara ser conquistado en el 889 por Umar Ibn Hafsun, como apuntaron algunos autores (J. Valverde Madrid, citado por J. Bernier, 1978, p. 72). Aunque R. Ramírez de Arellano lo consideró como una fortificación posterior al califato de Córdoba, por Ibn Idr (recogido por A. Arjona) sabemos que en sus inmediaciones, durante la segunda ocupación del trono de Him II (1009-1013), el 22 de mayo de 1010, Muhammad al-Mahd, biznieto de Abd al-Rahmn III, con un refuerzo de tropas cristianas y catalanas "tropas del conde de Barcelona Ramón Borrel III y su hermano Armengol, conde de Urgel- (30.000 musulmanes y 9.000 cristianos en total), aplastó la insurrección beréber de Sulayman al-Musta"in. Aunque al principio los bereberes de Sulayman llevaron ventaja, pronto éstos se desorganizaron ante el fuerte ataque de los francos y emprendieron la retirada al huir su jefe, refugiándose con sus familias en Madi"nat al-Zahra, y luego se dirigieron hacia el sur. La plebe cordobesa aprovechó la ocasión para atacar Medina Azahara, matar a los pocos bereberes que quedaban y saquear sus casas. Al día siguiente de la marcha de Zawi b. Zir con sus bereberes, Muhammad II al- Mahd entraba en Córdoba y daba comienzo a su reinado.
A mediados del siglo XIX L. M. Ramírez de las Casas-Deza dice sobre "el castillo del Bácar, que también llaman de Aljazar y de Mano de Hierro que "juzgan algunos que este castillo es al que se refugió Isen II Rey de Córdoba huyendo de los que le perseguian después de haberle privado del reino, los cuales habiendole cogido, le pusieron en prisiones. Mas otros creen que el castillo á que se refugió Isen no fué este, sino el de Córdoba la vieja; empero si atendemos á la espresion del arzobispo D. Rodrigo, el cual dice que se retiró "ad qoddam castrum quod in montanis Cordubae erat situm" parece mas conforme creer que fué el castillo de Bácar, que está situado en lugar montuoso de la sierra, lo que no conviene al de Córdoba la vieja".
Por último, más recientemente el profesor Manuel Acién ha indicado al respecto de las fortificaciones del califato que "los datos seguros vienen dados por la epigrafía, reduciéndose a los casos de Tarifa y Baños de la Encina, más lo que la tipología ha podido encuadrar entre el conventual de Mérida y el aludido de la población giennense, con lo cual el inventario se amplía con el Vacar, Marbella y poco más"(1992, p. 266). A estos castillos califales quizás habría que añadir otros árabes de tipología similar, como el de la población islámica de Gafiq (Belalcázar), Névalo y Bujalance, todos en la provincia de Córdoba (VVAA, 1992, p. 593).

En época almorávide (octubre de 1134), el emir Tn entró en combate en este lugar contra una razzia cristiana, que sorprendió la noche anterior a la concertada para el combate, ocasionando a los musulmanes una gran matanza y ahuyentando una gran parte de dichas tropas. La valentía personal del emir y la grave herida ocasionada a uno de los jefes cristianos hizo cambiar el signo de la cont

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985 155

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AA.VV.. Los pueblos de Córdoba. Desconocida.

GIMENEZ AZCONA, Antonio. Apuntes sobre Espiel. Desconocida.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Córdoba. Castillo del Vacar, 1987.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. PENCO VALEZUELA, Fernando, Actualización y Revisión del IYAA 2003. Castillo Vacar, 2004.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Antonio Martínez Castro, Inventario de fortificaciones del medio rural. Norte de Córdoba. Volumen I. Ficha 7, Castillo de El Vacar, 2005.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417