IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Edificio de viviendas de Carmen Algarra Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Edificio de viviendas de Carmen Algarra
Otras denominaciones: Casa en calle Regocijos, nº 2 Código: 01040130020
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Almería
Municipio: Almería

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Viviendas Actividad residencial Edad Contemporánea 1925

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Langle Rubio, Guillermo Proyecto 1925

Descripción

Constituye la perfecta expresión del prototipo de bloque plurifamiliar burgués de viviendas en esquina y fachada de estética neobarroca, pero con una distribución interior de espacios dentro de las viviendas con arreglo a la tradición de la representatividad burguesa, aunque unida a un deseo de funcionalidad y racionalidad en la distribución de las habitaciones en planta que preludia el racionalismo de la década.

El alzado muestra bajo comercial y tres plantas de viviendas, con balaustrada de remate y marcado desarrollo vertical en la fachada gracias a las ventanas, el ritmo de columnas y pilastras compartimentando el paramento, y especialmente los cuerpos de miradores salientes. Este alzado responde a la clásica organización tripartita con zócalo inferior, cuerpo central de pisos y cornisa con artista balaustrada y florones de coronamiento, acentuándose compositiva y decorativamente la planta principal o del propietario. Esta fachada está caracterizada por una amplia utilización del amplio repertorio decorativo neobarroco y de la tradición arquitectónica almeriense, donde destacan especialmente las placas recortadas y la textura de materiales (ladrillo, piedra y cerámica vidriada).

La composición arquitectónica muestra en general un recargamiento ornamental que constituye un símbolo de la opulencia y ostentación de la burguesía enriquecida, que en definitiva utiliza el eclecticismo como un decoro y una representatividad basadas en la fuerza estética de los estilos del pasado.

La fachada representativa es un elemento característico del edificio decimonónico historicista, donde los ornatos deben embellecer una compleja construcción compitiendo en el libre mercado de la oferta y demanda. El deseo de dar dignidad y decoro a estos edificios residenciales del ensanche burgués, llevan a realizar una transposición de la tipología palaciega de fachada.

Destaca asimismo el contraste entre la planta baja y el entresuelo, funcionando como un monumental zócalo revestido de piedra, que subraya la gravedad y pesadez del inmueble, y el decorativismo de las dos plantas superiores, que sugieren estar suspendidas sobre una monumental basa. La conclusión en altura es una serie de pináculos sobre la balaustrada, en relación con los ejes verticales de composición. La fachada muestra, pues, un juego de abajo a arriba, desde la monumentalidad y pesadez hasta el decorativismo y mínima corporeidad, que culmina con la proyección aérea de los pináculos de remate.

La planta rectangular del solar se adapta con dos crujías paralelas a la C/ Regocijos y se organiza en torno a una escalera central y dos patios para iluminación y ventilación, dos preocupaciones máximas en el proyecto. Ello permite una distribución interior de 2 viviendas por planta, con la clásica jerarquización espacial de la vivienda burguesa, pero sin apenas vestíbulo de distribución, por las características del solar disponible.

La crujía exterior permite disponer las habitaciones principales de sala de estar, despacho y alcoba exterior, mientras en el núcleo central se dispone el comedor, junto a la cocina y frente a la despensa, mientras que el dormitorio del servicio con un pequeño retrete se ubica en la zona más interna, junto a la medianería. Es una clara jerarquización de espacios y habitaciones según tamaño, iluminación y relevancia social.

Esta distribución interior planteada por G. Langle materializa el concepto de intimidad como valor esencial de la burguesía. El espacio privado es básicamente la casa, que interiormente forma un microcosmos con ámbitos diferenciados y habitaciones especializadas según su cometido, especialización funcional de las habitaciones que se consagra en el Ochocientos. Fundamentalmente podemos diferenciar las estancias comunes, las privadas y las de servicio.

Las habitaciones comunes constituyen la zona noble de reunión de la familia y de recepción de las visitas, destinadas a ser mostradas a los ajenos al núcleo familiar: salón, comedor (espacio reservado exclusivamente para las comidas, aunque en las viviendas pequeño-burguesas puede asociarse al salón, dando paso al salón-comedor), sala de estar (para las reuniones familiares o para atender a unos pocos invitados de confianza), y despacho (espacio para los negocios del cabeza de familia, colocado junto a la entrada para no interferir la vida familiar y es el mejor exponente de la inclusión de lo público en lo privado). El salón ocupa la situación más privilegiada en el plano de distribución, más grande y con amplia balconada para una mejor iluminación y ventilación. Las habitaciones privadas, reservadas a los miembros de las familias, son básicamente los dormitorios o alcobas.

Ambos tipos de estancias, comunes y privadas, son organizadas por Langle en la crujía exterior, orientadas preferentemente al Sur y con un máximo aprovechamiento de la insolación con generosos balcones, pues son las habitaciones que más se utilizan de día y las que se muestran a los invitados. Pero se da especial protagonismo en tamaño y ubicación a las habitaciones comunes de prestigio social, comunicadas, además de por la puerta principal al pasillo de distribución, por otras puertas transversales, que pueden permanecer cerradas o abrirse para crear perspectivas u obtener más espacio para las grandes ocasiones.

En cambio las habitaciones de servicio, relacionadas con la alimentación (comedor, cocina, incluso el "office" o antecocina - muy excepcional en Almería-, y despensa), ropa y aseo (cuarto de baño con bañera y lavabo, posible trastero y cuarto de plancha) y habitaciones del servicio doméstico (con simple retrete), ocupan un lugar secundario en la crujía interior, creando así una marcada jerarquización zonal.

El vestíbulo adquiere un fuerte protagonismo por su tamaño, que le permite incluso desempeñar funciones de salita ante una visita informal o cuando no se quiere pasar al salón a unos visitantes menos conocidos o de clases populares, preservando así la intimidad del hogar. Por ello se transforma en una primera selección del ámbito doméstico, sea como simple espacio de paso o bien como límite infranqueable. Pero, además, nuestro arquitecto potencia su valor como elemento clave de organización espacial de la vivienda, que conecta por un lado con los espacios nobles y de recepción de las visitas del despacho y los salones, y por otro lado con el resto del espacio privado de la casa a través del pasillo, concebido como una prolongación y continuidad del vestíbulo, pero dispuesto transversalmente a su eje, para así impedir una visión directa del conjunto de la vivienda.

En el aspecto constructivo, la estructura mixta de pilares y muros de carga define dos crujías paralelas a la C/ Regocijos, creando una organización interna de entramados horizontales y verticales de viguería de hierro, forjados de ladrillo redoblado de cemento, división interior y tabiquería de ladrillo, y revestimiento exterior de piedra caliza y cantería.

En el aspecto compositivo, se organiza en cuatro pisos, con terraza y varios ejes de huecos; cuatro en la fachada de Puerta de Purchena y diez en la de Regocijos. Sobre el basamento de la planta baja, la primera desarrolla una serie de balcones cubiertos por arcos de medio punto, y cerrados con ventana de madera y cristal y antepecho con balaustrada de perfil rectilíneo. Las dos plantas restantes, alternan el ladrillo con la piedra reservada para los elementos decorativos. Tres miradores ascienden por los pisos recorridos por altos pilares acanalados con capitel corintio. A nivel de la última planta tiene antepechos abalaustrados y arcos mixtilíneos trasdosados, coronados por un frontón decorado con paneles y bordeado por una cornisa, un volumen a modo de ático eleva el mirados por encima del perfil de la terraza, rematado por pináculos abalaustrados.


Datos históricos

El proyecto está mediatizado y adaptado al vecino edificio, esquina a la Avda. de Pablo Iglesias (proyecto de Enrique López Rull de 1910), aludiendo a la necesidad de disponer de una altura y composición arquitectónica similar al edificio vecino, pero con distintos detalles para evitar la monotonía arquitectónica.

Esta fachada supone un desarrollo decorativo del anterior proyecto de bloque para Facundo Sebastián Roche en la Plaza Flores (1924), intentando contrastar aun más la textura de los materiales, tal como muestra el uso de cerámica vidriada en ajedrezado en las esquinas superiores y el frontón del mirador, potenciando los espacios significativos; el paramento de ladrillo; o el uso de piedra de cantería delimitando los elementos estructurales de la esquina, ejes verticales, basamento del bajo y entresuelo, y encuadramiento de los huecos. Si a ello unimos un amplio desarrollo de las placas recortadas, típicas del barroco granadino, y un cambio en la composición decorativa de los huecos en las dos plantas superiores, estaba claro que se quería potenciar visualmente este edificio en pleno centro urbano con un juego decorativo más rico, ampuloso y diverso. Representa el cenit del lenguaje neobarroco en Almería.

La distribución interna de esta edificación, con una crujía exterior y un núcleo central de servicios de comedor, cocina y despensa, se convertirá en referente de la vivienda de la burguesía almeriense y característica de los proyectos de Guillermo Langle, . Revela de manera temprana una preocupación funcional por el diseño de la vivienda, disminuyendo los recorridos interiores y dando luz y ventilación directa a todas las habitaciones, obligación legal desde 1925.
Este proyecto se inserta en la 1ª etapa estética del arquitecto municipal Guillermo Langle Rubio (1895-1981), titulado en 1921 con otros compañeros destacados en la futura vanguardia (Fernando García Mercadal, Luis Lacasa, Enrique Colás o Gabriel Pradal), y desde 1925 hasta 1965 arquitecto municipal de Almería.

Esta 1ª etapa conecta con la Dictadura primorriverista y supone el momento de desarrollo de una arquitectura nacionalista con lenguaje historicista y académico en relación con la representatividad de la burguesía almeriense para levantar, especialmente, sus bloques de viviendas plurifamiliares. Se manifestará en un monumentalismo neobarroco, con órdenes gigantes, placas recortadas, juego de texturas, florones, arcos mixtilíneos, "horror vacui" ..., pero, además, manteniendo elementos típicos de las viviendas plurifamiliares de principios de siglo diseñadas por Trinidad Cuartara y Enrique López Rull, como continuidad de la vivienda burguesa estructurada desde mediados del siglo XIX .

Esta estética se materializó en su primer proyecto, el bloque de viviendas para Facundo Sebastián Roche en la Plaza Flores (1924) y que constituyó su residencia familiar con su primera mujer, Gloria Trujillo, prematuramente muerta en 1927, dejándole viudo con un bebé de 11 meses, su hijo Guillermo.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

MOSQUERA ADELL, Eduardo; PEREZ CANO, María Teresa. La Vanguardia Imposible. Quince visiones de arquitectura contemporánea andaluza. Junta de Andalucía, Consejería Obras Públicas y Transportes, Dirección General de Arquitectura y Vivienda, 1990. 84-87001-50-5.

RUIZ GARCIA, A.. Guillermo Langle, arquitecto. Consejería de Obras Públicas y Transportes, 2006.

VILLANUEVA MUÑOZ, Emilio Angel. Urbanismo y arquitectura en la Almería moderna (1780-1936). Ed. Cajal, 1983.

Información documental

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. CENTELLAS SOLER, Miguel; GARCÍA PELLICER, Pablo; RUIZ GARCÍA, Alfonso, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Almería. Edificio de viviendas de Carmen Algarra, 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417