IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 6| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Ermita de San Mamés Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Ermita de San Mamés
Otras denominaciones: Ermita de San Pedro de la Zarza ; Iglesia de San Mamés ; Ermita de San Mamés y San Pedro de la Zarza Código: 01210080067
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Huelva
Municipio: Aroche
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01210080055 Turóbriga

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Ermitas Ceremonia cristiana Edad Media 1265/1299 Gótico (Estilo)
Ermitas Ceremonia cristiana Edad Media 1300/1349 Mudéjar
Ermitas Ceremonia cristiana Edad Media 1400/1499
Ermitas Ceremonia cristiana Edad Moderna 1786

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Alarifes Rodríguez , Pedro En torno a 1786 intervino en la construcción de los pórticos, la torre y otras dependencias.

Descripción

La ermita de San Pedro de la Zarza, popularmente conocida en la actualidad por San Mamés, se sitúa se localiza en los LLanos de la Belleza, a pocos kilómetros al Norte de Aroche, en el Valle de la Chanza, en el centro del área patrimonial a la que hace referencia el presente Decreto. Se trata de un edificio de planta basilical de tres naves separadas por arcos apuntados con alfiz que descansan sobre pilares rectangulares achaflanados. La central presenta un ábside semicircular con bóveda radial, precedido por un tramo rectangular cubierto por una bóveda de nervadura sexpartita, y las laterales concluyen en testeros planos y están cubiertas por colgadizos de madera que configuran la vertiente a dos aguas de los tejados. A este núcleo principal se añadieron, en distintas ampliaciones, varias estancias periféricas destinadas a sacristía, almacén y vivienda para el santero adosadas al lado de la Epístola, así como la torre-fachada que se levanta sobre el hastial y se compone por una caña, en cuyo tercio inferior se abre un gran arco apuntado que sirve de acceso principal y que es el más antiguo de los tres que posee el templo, el cuerpo de la torre y el de campanas, con cinco vanos de medio punto con alfiz y rematado por un chapitel poligonal y cuatro elementos piramidales en las esquinas. Este conjunto, junto con el pórtico de arcos rebajados que lo precede, compañero al que se dispone adosado a la fachada de la Epístola, conforma la visión volumétrica exterior más impactante del Bien. Los elementos utilizados en las diferentes fases constructivas de la ermita son testigos de la evolución histórica y artística de su construcción; así podemos encontrar sillares romanos de acarreo en el basamento y algunos refuerzos de esquinas, mampostería de piedra caliza con bloques irregulares de mediano tamaño en el núcleo central de la construcción y ladrillo en las portadas, ventanas, torre y tramo recto del ábside elementos correspondientes a las intervenciones de los siglos XV y XVIII.

El interior del templo se encuentra enfoscado y encalado, lo que ha ocultado durante siglos la decoración a base de pinturas murales, que le añade un gran valor patrimonial. Éstas se encuentran localizadas en los muros laterales, los pilares, las arquerías y el púlpito, mezclándose diferentes tipologías (decorativas y figurativas) y técnicas pictóricas, aunque todas son datables hacia la mitad del siglo XV. Desde 1984 a la actualidad se han recuperado diferentes zonas, destacando las que se encuentran en el muro norte o del Evangelio donde en la zona superior de su paramento se encuentran tres paneles con los temas de San Cristóbal, la Anunciación y la Última Cena. El primero, tocado con túnica roja, aparece con su iconografía habitual, o sea como gigante sosteniendo al Niño Jesús apoyándose en una palmera y llevando además una rueda de molino; destaca en esta representación la aparición de cinco posibles peregrinos representados a menor escala sobre el cinturón del Santo. El panel central recoge la escena de la Anunciación con San Gabriel en actitud reverente portando una filacteria y con la Virgen de rodillas ante un reclinatorio. La composición muestra la preocupación del autor por conseguir un efecto de perspectiva al disponer la solería de la estancia en forma de espina de pez. En el sector inmediato al testero se representa la Última Cena. Los personajes, con Jesús en el centro, se sitúan ante una gran mesa salvo Judas Iscariote que aparece ante ella de espaldas al espectador. Todas las figuras están individualizadas en función de sus rostro, postura y vestimenta, destacando Juan que se encuentra recostado sobre la mesa. Las tres escenas aparecen separadas pero enmarcadas por una cenefa de motivos florales y, bajo la Anunciación, de menor escala que las otras dos, se sitúa un damero de efectos tridimensionales. En todas las pinturas predomina el dibujo a base de trazos ocres sobre el color, de carácter plano sin matices destacando el uso del rojo. Estilísticamente se sitúan en el gótico internacional aunque su arcaísmo formal las relaciona con algún maestro local. En el púlpito se localizan restos de pinturas decorativas de carácter geométrico que enmarcan tableros y una posible representación de San Pedro con sus atributos.


Datos históricos

El origen de la ermita de San Pedro de la Zarza debemos situarlo en la segunda mitad del siglo XIII momento en que, finalizado el proceso de Reconquista de la comarca, llegaron los primeros repobladores para sustituir a la población morisca y ocupar las nuevas tierras incorporadas a la Corona de Castilla. Estos primeros edificios tendieron a reproducir las formas y tipologías de las parroquias románicas del norte peninsular, aquellas que los repobladores conocían en sus pueblos de origen y eran perfectamente aptas para celebrar la liturgia cristiana. Se trata de templos de una sola nave, de escasa longitud, con ábside semicircular en el testero, a veces tan cerrado que alcanza el perfil de arco de herradura. Sus alzados se resolvieron mediante gruesos muros de carga con pequeñas ventanas en forma de saeteras sosteniendo techumbres de madera a dos aguas. Como materiales constructivos se emplearon los propios del terreno: la piedra para el levantamiento de las estructuras y el ladrillo para organizar los paramentos y elaborar los motivos decorativos; ambos abundantes y, por tanto, baratos para sus diezmados recursos. Estas ermitas quedaron diseminadas por los distintos valles y montes de la comarca, en relación con una población aún escasa y muy dispersa por el territorio. A este momento corresponde la mitad inferior del presbiterio, esto es, la planta semicircular y el arranque de las arquerías ciegas, de claras conexiones con el denominado románico de ladrillo castellano.
En la primera mitad del siglo XIV, superada la precariedad de los primeros tiempos, se le practicaron algunas mejoras al edificio. Se centraron fundamentalmente en la renovación de su techumbre, al sustituirse la vieja estructura lignea por cubrición abovedadas: nervada sexpartita en el primer tramo y radial en el tramo semicircular. Se utilizaron columnillas adosadas al muro como apoyo de los nervios. Asimismo, podría corresponder a este momento la portada de cantería de los pies.
A comienzos del siglo XV debió producirse un notable aumento demográfico que implicó, entre otras medidas, la renovación de estos edificios. El nuevo estilo empleado fue gótico-mudéjar, ahora procedente de Sevilla, a cuyo Reino, en el plano político, y Arzobispado, en el plano religioso, pertenecían estas tierras. En San Pedro de la Zarza la primitiva ermita de repoblación no fue destruida, sino que quedó incorporada al nuevo templo mudéjar en calidad de ábisde. El cuerpo del templo se concretó mediante tres naves separadas por arcos apuntados sobre pilares rectangulares achaflanados, la central más ancha y larga que las laterales, toda cubierta con techumbre de madera, de artesa la central y de faldones las laterales. En el ábside se le abrió una ventana geminada enmarcada en doble arco de herradura.
A finales del siglo XVIII, en torno a 1786, se ejecutaron las últimas obras de importancia en el edificio. En estas fechas se levantaron los pórticos de los frentes sur y oeste, la torre y otras dependencias anexas para sacristía y vivienda del santero, obras en las que interviene el alarife Pedro Rodríguez.
A finales del siglo XIX, con motivo del traslado de la Hermandad de San Mamés a esta ermita, se cambió su advocación.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Zona Arqueológica BOJA 31/07/2008 152 49
Inscrito CG BOJA 25/08/2005 166 46
Incoado BIC Pintura BOJA 22/01/1988 5 177

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

OLIVER PUELLES, Alberto; PLEGUEZUELO HERNÁNDEZ, Alfonso; SÁNCHEZ SÁNCHEZ, José Mª. Guía Histórico-Artística de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Fundación El Monte, 05/2004. 607-5401-4.

DECRETO 407/2008, de 8 de julio, por el que se inscribe en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, el Bien de interés Cultural, con la tipología de Zona Arqueológica, denominado Ciudad Hispanorromana de Turobriga y con la tipología de Monumento, el bien denominado Ermita de San Mamés, en Aroche (Huelva).. 31/07/2008, 49.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. RODRÍGUEZ GUILLÉN, Antonio, Expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural de la Ermita de San Pedro de la Zarza, actual San Mamés, de Aroche (Huelva).



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417