IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Estudio de arquitectura Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Estudio de arquitectura
Código: 01410910514
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Viviendas unifamiliares Producción Edad Contemporánea 1980/2007

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Sierra Delgado, José Ramón Proyecto y Dirección de obra 1980
Arquitectos Sierra Delgado, Ricardo Proyecto y Dirección de obra 1980

Descripción

Situada en el ámbito territorial urbano de la ciudad de Sevilla, el estudio Sierra se ubica en el centro histórico, en la calle Monsalves, en el entorno de la plaza del Museo, dominado por grandes casonas señoriales (algunas utilizadas por la Administración Pública como sedes de sus organismos) que se alternan con viviendas unifamiliares de menor tamaño, iglesias y más recientemente grandes espacios comerciales, que han hecho de la zona un foco de importante atracción urbana, de la que, aunque se encuentra muy próxima, aún permanece algo resguardada esta calle.

El interesante camino que siguen numerosos inmuebles del caserío histórico de la ciudad con arquitectos que apuestan por rehabilitaciones que interpretan los espacios interiores desde presupuestos novedosos, alcanza en este ejemplo una de sus más logradas realizaciones, conservada como fue proyectada por el uso dado al inmueble de ser el estudio profesional de los autores de la reforma. La luz, el recorrido variable acorde a las irregularidades con las que el tiempo conformó las parcelas y la transición entre los diferentes espacios domésticos dibujada entre las sombras de pequeños espacios libres y tamizados visuales, diagonales y espacios que se concatenan, logran una sucesión que genera riqueza de recorridos capaz de ofrecer a los sentidos una amplia gama de propuestas.

La desnudez intencionadamente buscada de todo elemento que sus autores vieran superfluos les llevó a limpiar parcialmente los muros de sus recubrimientos, hasta alcanzar el elemento básico de su construcción, el ladrillo, ofreciendo una visión diferente a las interpretaciones poco sutiles de las ruinas que se estaba realizando en ciertas arquitecturas de finales de los setenta, que alcanzaron incluso a nuestra ciudad. Sus tres plantas de altura obligan a un certero trabajo con la iluminación, que es controlada y dirigida entre las aperturas producidas, para alcanzar los diferentes espacios en los que se necesitaba su presencia.

En una parcela de 152 m2, con una superficie construida de 327 m2, el escaso tamaño de su fachada (sólo 3,5 metros) en comparación con su notable profundidad (25 metros), les ofrece las claves para transformar esta vivienda que había soportado el uso de consulta médica de su anterior propietario, al precisar buscar la luz a través de vacíos interiores que la dirigieran. El patio se adosa a la medianera derecha, mientras el ensanche de la parcela por la zona izquierda permite resolver estancias siguiendo el criterio de eliminar los elementos de circulación y organizar como un espacio continuo la totalidad de los recintos, ordenados funcionalmente para el mejor uso del estudio de arquitectura de sus autores, que quisieron una planta baja liberada como elemento de paso y relación, una primera para el trabajo colectivo del estudio y una planta alta con dos despachos y biblioteca. La dificultad añadida de la construcción con anchos muros de carga fue transformada por sus autores en una ocasión de trabajar con planos que matizaban los espacios tras ellos, los alejaban en su percepción o los acercaban atraídos por la luz.

Especialmente interesante fue el cambio de lugar de la escalera principal, antes situada en el patio, en una posición central de la casa, que es llevada al fondo de la parcela, al espacio que es percibido desde la entrada a la casa y que exige un descubrimiento de los espacios interiores para lograr alcanzar su lugar. El traslado en planta primera de la escalera al espacio de la segunda crujía de la casa supone una nueva obligación de registro, esta vez de detrás a adelante, de la casa, ya en su primera planta. Todo se ha convertido así en un espacio continuo que demanda su conocimiento.

Para la rehabilitación reutilizan los materiales originarios de la casa, desde la tablazón de los forjados a los muros de carga de ladrillo con grandes cajones de tapial.


Datos históricos

Forma parte de una fecunda serie de rehabilitaciones de casas unifamiliares del casco histórico de Sevilla que abordan sus autores, bien conjuntamente o de forma individual.

El grupo lo inaugura la Casa Lleó I, en la Calle Cristo del Buen Viaje nº 16 (proyecto de 1976, obra 1976-77), en la que sobre una pequeña parcela José Ramón Sierra interpreta el patio como protagonista máximo de la vivienda que rehabilita, incorporando al mismo los recintos de la escalera y la biblioteca que registran en vertical todos los espacios; la Casa Cobo, en calle Martínez Montañés nº 23 (1980), supone la primera incursión de los hermanos Sierra conjuntamente en la rehabilitación, y utilizan el patio como jardín interior de la vivienda, ampliándolo con una crujía antes construida y que incorporan al espacio libre ahora dominado por el agua; tras ella, la Casa García Baquero, en la calle Baños nº 10 (1980), en la que contienen la reforma a una mera comprensión de la realidad originaria de los espacios y su nueva puesta en valor; en la Casa Víctor Pérez Escolano, en calle Abad Gordillo nº 6, (proyecto de 1980, obra 1980-84), reiteran la limpieza de la intervención de calle Baños; en la Casa Laffón, en calle Vírgenes nº 27 (proyecto 1980, obra 1980-84), mantienen el esquema tipológico de la vivienda en la que tanta importancia cobran los colores de azulejería, solerías, carpinterías" jugando con la luz que dirigen los espacios libres interiores; en la Casa Lleó II, en la plaza de las Mercedarias nº 2 (1981) se juega con los espacios interiores como adarves que protagonizan las circulaciones de la vivienda; en la Casa Alarcón en calle Jimios nº 15 (proyecto 1982, obra 1983), el pequeño tamaño de la casa no es obstáculo para que el patio abarque todo el fondo de la parcela desde el que se centra la vida doméstica; la Casa Carrasco, en calle Levíes esquina Céspedes (1983), supone el logro de crear un patio central en una casa que careció originariamente del mismo; la Casa en calle Miguel del Cid nº 12 (1986), en Plaza de la Alianza nº 9 (1986), o la de calle Zaragoza nº 26 (1986) para la galería Juana de Aizpuru, suponen nuevas oportunidades de ensayar con los espacios siguiendo presupuestos empleados en algunas de las intervenciones anteriores, que culminan su trabajo conjunto, magníficamente rematado por José Ramón con su proyecto para calle Abades nº 3 (proyecto 1984, obra 1988), o por Ricardo en el de calle San Isidoro nº 16 (1988).

En la Guía Sevilla Siglo XX, Ubaldo García, Juan Carlos Reina y Juan Luis Yáñez analizan y valoran este conjunto de intervenciones de forma muy acertada: "Una serie de circunstancias enmarcan la prolífica y temprana labor de José Ramón Sierra "centro y espíritu del estudio Sierra- que es conveniente analizar para comprender la actitud que rige en sus planteamientos hacia este tipo de intervenciones. Por un lado, su múltiple formación como pintor, escultor, diseñador, teórico y crítico, con lo que su obra se nutre de todas estas disciplinas en mayor o menor proporción. El entorno social, artístico e intelectual al que pertenece, le facilita la obtención de los primeros encargos para una serie de propietarios que, además de la disposición para entender su trabajo, empiezan a plantearse el retorno al centro de la ciudad en la búsqueda de nuevos espacios para habitar y nuevas alternativas de vida.

Su formación conceptual, cercana a los planteamientos de Beuys y de las teorías de la abstracción, llenan de contenido sus propuestas" Su arquitectura es de autor. Cada casa exige un tratamiento y un método específico, nunca trasladable. Sólo cabe la evolución que en su caso es clara, desde posiciones más geométricas y abstractas hasta lo puramente gestual. Todas ellas cargadas de una poética personal e intransferible, proclamadoras de una nueva sensibilidad."

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AA.VV.. Guía de arquitectura. Sevilla S.XX.. Colegio Oficial de Arquitectos de Andalucía Occidental, 1992. 84-88075-14-6.

GRONDONA, J; BABIANO, J.C.. Rehabilitación y vivienda en Sevilla: renovación y transformaciones en la arquitectura doméstica. Delegación en Sevilla del Colegio Oficial de Arquitectos de Andalucía Occidental, 1989. 84-600-7134-0.

Cincuenta años de arquitectura en Andalucía (1936 ¿ 1986). Consejería de Obras Públicas y Transportes, Dirección General de Arquitectura y Vivienda. Junta de Andalucía, 1986.

Plano Guía de Arquitectura de Sevilla. Gerencia Municipal de Urbanismo, 1990.

Información documental

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. CAPILLA RONCERO, Ignacio; RAMOS CARRANZA, Amadeo; SÁNCHEZ-CID ENDÉRIZ, José Ignacio, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Sevilla. Estudio de arquitectura, 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417