IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo San Juan Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo San Juan
Código: 01290150206
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Málaga
Municipio: Antequera

NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo San Juan Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo San Juan
Código: 01290150206
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Málaga
Municipio: Antequera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Haciendas Producción de aceite Edad Contemporánea 1906
Capillas (Edificios) Ceremonia cristiana Edad Contemporánea 1926

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Muñoz Gonzálvez, Juan Proyecto Capilla 1906

Descripción

Una de las construcciones más interesantes de la reciente historia de la arquitectura agraria de Antequera es el cortijo San Juan, situado junto a la carretera MA-331 de Antequera a Lucena.
Fue construido en 1906 por Juan Muñoz González sobre una finca, dedicada al olivar más tarde, en la zona norte del término municipal. Aquí también existía una propiedad de Ignacio de Rojas González de Aguilar y Díez de Tejada adquirida tras la enajenación de estas tierras de monte bajo y dehesas. Esta finca formaba parte de una gran propiedad, surgida en el Antiguo Régimen, de las Monjas de la Madre de Dios, conocida como "Casarejo de las Monjas", desamortizada en el primer tercio del siglo XIX y de la que también formaban parte los actuales cortijos de la Cruz y del Huerto. Éstos, o sus fincas en el caso del cortijo del Huerto, también fueron adquiridos progresivamente por Juan Muñoz González, y de éste han pasado a su descendiente Juan Muñoz Rojas, actual propietario. Sin embargo, nunca formaron parte de una explotación unitaria, a excepción del cortijo de la Cruz, gañanía y retiro de la primitiva propiedad eclesiástica en la que se incluía también el cortijo de las Monjas (véanse las respectivas fichas).
Tras la adquisición de la finca a principios de siglo, se llevó a cabo una plantación de olivar en una zona primordialmente de secano y de monte bajo con escaso arbolado autóctono. De esta forma surge el cortijo de San Juan como gran explotación del olivar, emblemática de una familia que quiere que se convierta en la explotación más moderna y significativa de todas sus posesiones. De este hecho deriva también su denominación, profundamente imbricada con el patriarca familiar.
El edificio se ajusta a la tipología de la explotación del olivar, asumiendo dentro de sus estructuras y dependencias todas las labores de molturación y almacenaje de la aceituna. Pero, desde sus orígenes, la construcción pretende asumir un papel dominante en el conjunto de propiedades, ajustándose también a las formalizaciones e intereses de innovación agrarios propios de esta primera década del siglo XX. En él se incluyen fraguas u hornos que deberían dar servicio a las otras fincas. Pero en cualquier caso debemos realizar una lectura unitaria de esta pieza, ya que las connotaciones y contextos del resto son completamente diversos a los de San Juan.
Con un sentido de construcción cerrada de gran volumen, la fachada delantera es el elemento dominante del conjunto, asumiendo connotaciones de prestigio burgués y unicidad arquitectónica, propios de la estética urbana de origen barroco. Se estructura de forma simétrica con respecto al eje de portada, sobre todo en cuanto a la distribución y ritmo de vanos, según esquemas historicistas que, en este sentido formal, podemos rastrear de nuevo hasta los siglos del barroco. Sin embargo, todo en la fachada apunta a una cronología posterior, imbricada con los lenguajes eclécticos de los arquitectos de la burguesía malagueña de finales del siglo XIX y principios del XX. La nave de señorío se distribuye a ambos lados del zaguán de entrada, sin resalte al exterior, dentro de unos cánones puramente urbanos, con ventanales en las dos plantas, bajo arcos deprimidos y recercados con friso rectangular perimetral. Algunas acogen rejerías salientes muy trabajadas, fundamentalmente la superior al zaguán. También aparecen óculos elípticos transversales. En un extremo se coloca la capilla, que sigue el esquema de la arquitectura burguesa del último tercio del siglo XIX. Su fachada, con dos alturas más el remate de la espadaña contrasta con el escaso desarrollo en planta, lo que denota un interés por prestigiar la dependencia desde el exterior. El muro externo de la fachada es de sillares resaltados por franjas paralelas y precercos circulares sobre los dos arcos de medio punto que acogen la portada de entrada y el ventanal con vidriera de colores. El último piso fuerza la horizontalidad de la moldura de la cornisa que forma un triángulo con una cruz en el centro, iconográfia muy común en este período. Se remata por una estilizada espadaña con perfil triangular y pináculos con bolas en las esquinas. El tapial enlucido y enjalbegado se sustituye aquí por ladrillo cortado y piezas de cerámica vidriada en colores, integradas en la fábrica del muro.
Tras esta crujía principal se desarrolla el resto de la construcción en torno a un patio cuadrado y con naves de idéntica altura. Este patio, pese a ser el distribuidor de todas las funciones y dependencias, adopta un aire señorial y urbano, con un bello empedrado como solería, parterres circulares con arbusto y árboles de tamaño medio, y una espléndida fuente surtidor en el centro, asimismo rodeada de un parterre. En dos de sus lados, columnas y pilares exentos sostienen porches con cubierta díafana vegetal. El sistema de vanos y ventanas en este interior es similar al de las fachadas, con largos ventanales bajo arcos deprimidos y acceso por zaguanes directos. El de la fachada principal se abre bajo un vano adintelado.
En el fondo del patio se coloca la vivienda de los encargados; en el lado izquierdo y en el extremo de la crujía oriental, las bodegas. En la nave derecha aparece la gran almazara con torre de molino hidráulico de sección cuadrada y con patio para trojes de servidumbre a ésta. El interior de la nave de molturación y sus elementos propios se conservan en perfecto estado. En una de las paredes laterales el primitivo hueco del balcón de conexión con la zona de vivienda aparece en la actualidad tapiado. La entrada a este sector también se efectúa de manera independiente desde uno de los laterales. Varios patios en la trasera y en el extremo oeste señalan dependencias de servicio desaparecidas.
Por último debemos destacar el bello jardín de arboleda de gran tamaño que se coloca frente a la fachada principal, con parterres de muretes encalados.
En la década de 1930 se construyó junto al edificio una orujera de la que en la actualidad únicamente queda una alta torre chimenea de sección circular.
Toda la construcción original demuestra la funcionalidad, belleza, comodidad y grandiosidad que, como categorías estéticas y funcionales de la construcción, se intentaron imprimir en todas las dependencias del edificio, fruto de un único impulso edificatorio controlado desde la ideación original, y todo ello acorde a la tradición arquitectónica rural de Antequera y al gusto historicista y ecléctico de finales del siglo XIX y primeros años del siglo XX
En la actualidad presenta un estado de conservación excelente, debido a las continuas obras de reforma a las que ha sido sometido, la última y mayor de 1986. También se pueden observar en la actualidad la restauración de las cubiertas, que descansan sobre una estructura de hierro, y la de los muros de fachada, remozados y saneados.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AA.VV.. Cortijos , haciendas y lagares. Arquitectura de las grandes explotaciones agrarias de Andalucía; Provincia de Málaga.. Consejería de Obras Públicas y Transportes, 2000. 84-8095-260-1.

CAMACHO MARTINEZ, Rosario. Inventario Artistico de Málaga y su Provincia. Centro Nacional de Informacion Artistica, Arqueologica y Etnologica, 01/01/1985. 84-505-1506-8.

FERNÁNDEZ PARADA, Mercedes. Propios, arbitrios y comunales: El Patrimonio Territorial del Concejo de Antquera (S. XV - XIX). Diputacion de Málaga, 01/01/2004. 84-7785-635-4.

MATA OLMO, Federico. La Gran Propiedad en los Llanos de Antequera. Instituto Juan Sebastian Elcano / C.S.I.C., 01/01/1979. 84-00-04466-2.

PAREJO BARRANCO, Jose Antonio. Historia de Antequera. Caja de Ahorros de Antequera, 01/01/1987. 84-505-5352-0.

Descripcion.... Archivo Historico Municipal de Antequera (inédito).

La Gran Propiedad en los Llanos de Antequera. Instituto Juan Sebastian Elcano, 01/01/1979.

Legajo 2983. Fondo de Protocolos (Inédito).

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Molina González, Ignacio; Montijano García, Juan María, Estudio - Inventario de Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Málaga.

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Málaga. Cortijo San Juan., 1994.

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. LOREN MÉNDEZ, Mar, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Málaga. Cortijo San Juan, 2007.





Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417