IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Banco de España Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Banco de España
Código: 01180870271
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Granada
Municipio: Granada

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Edificios financieros Actividad bancaria Edad Contemporánea 1933 Neoclasicismo

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Zuazo , Secundino Proyecto de 1933 1933
Arquitectos Rodríguez Orgaz, Alfredo Dirección de obra 1933-1936 1933

Descripción

El Banco de España en Granada, de 1933, será el primer edificio destinado a entidad bancaria realizado por Secundino Zuazo, continuando su investigación en esta tipología en el proyecto para la sucursal de Córdoba. Posteriormente, los proyectos para las sucursales de Barcelona, Toledo y Santiago de Compostela, aunque no construidos, conforman el conjunto completo en la investigación realizada por Zuazo para este tipo de edificios.

La ubicación del edificio era un solar rectangular en la Gran Vía de Colón, una de las calles más importantes del centro de Granada, de manera que permitía gran libertad compositiva y una clara expresión de las características propias de un edificio que albergara una sede bancaria.

La solución por la que opta Secundino Zuazo va a concentrar en un único cuerpo, al que se accede por la Gran Vía, la carga y el simbolismo necesario para la representación del gran templo del dinero.

El edificio, rectangular, no ocupa el solar en su totalidad, con la intención de dotar al edificio del máximo número de puntos de luz natural y se articula en tres cuerpos diferentes, formando una U de base mayor que sus lados, y estos de mayor altura. El eje de simetría de la composición es, al ser el lado menor del solar, el correspondiente a la alineación de la Gran Vía, perpendicular al eje fundamental de acceso.

Esta solución era poco habitual en este arquitecto que usaba la coincidencia de los dos ejes, el de acceso y el de simetría del organismo, para reforzar la composición volumétrica de sus edificios. Una vez que la estructuración monoaxial del edificio se entendía como imposible por las propias circunstancias del solar, Zuazo ya no va a temer el romper con cualquier posible simetría parcial, colocando el ingreso al edificio por el volumen de la Gran Vía, pero no en el eje de simetría de su supuestamente clasicista fachada.

El edificio queda así configurado mediante la descomposición volumétrica adaptada a la ubicación y a la organización funcional de los espacios interiores. El cuerpo intermedio (base de la U) es de altura menor que los laterales y es donde Zuazo sitúa el gran hall de operaciones que recibe una necesaria carga simbólica propia de su función, el último espacio público del banco.

La ubicación del hall de operaciones debía estar necesariamente en relación al espacio exterior, a la ciudad, y esto supone ese traslado del eje de ingreso que se produce lateralmente en la fachada principal, rompiendo así la posible simetría de la fachada clasicista, justificada por una aparente y efímera adaptación funcional. Se podría decir que a la vez que el autor resolvía las exigencias de este edificio y sus funciones, existiría un intento de experimentar compositivamente con las distintas posibilidades de estructuración volumétrica y ornamental que luego tendrán una clara continuidad en su posterior proyecto para la sede del Banco de España en Córdoba.

El acceso, que se remata con la cubierta a cuatro aguas a modo de frontón triangular, se ubica en alzado principal, que está concebido como un templo corintio en el que el pórtico y el muro de la cella se proyectan en los dos planos de la fachada, apareciendo las pilastras estriadas. Estas, como si de un orden gigante que organiza la fachada se tratara, se elevan sobre un podium, dignificando así el nuevo elemento arquitectónico, a la vez que sirve para establecer la cota del elemento de cierre exterior del edificio.

Entre las pilastras antes citadas, aparecen los huecos de iluminación con una terminación exterior de intención neobarroca. En la esquina, el orden se duplica, lo que lleva a entender este elemento constructivo como de mayor resistencia, al mismo tiempo que contribuye a reforzar la tridimensionalidad del volumen, apareciendo la segunda pilastra como un elemento de proyección del muro ortogonal al de fachada. Igualmente, esta solución de pilastras pareadas en la esquina hace que en los alzados secundarios exista una continuidad del orden en los paramentos.

Ya en 1927 Zuazo utilizó esta solución en el edificio que realizó para Casa de Correos en Bilbao, de manera que yuxtaponía una portada barroca a la neoplástica fachada cóncava, en una intención por insertar su edificio dentro de los condicionantes ideológicos y formales de la trama urbana del ensanche de esa zona de la ciudad.

Los alzados secundarios, sin embargo, presentan una estructuración racional y esquemática de los elementos fundamentales de la fachada, de manera que desaparecen los elementos lingüísticos del alzado principal. De esta manera, el edificio exterioriza los ambientes y las necesidades del interior del edificio, apareciendo soluciones de huecos diferenciadas según un claro principio académico, de manera que un ritmo a-b-a establece la organización esquemática del alzado a la calle Cárcel Baja.

El gran hall de operaciones, al que Zuazo priva de las características formales del tratamiento exterior del edificio, es un espacio diáfano de características semiurbanas en el que las actividades públicas de la entidad se entremezclan con la movilidad y la comunicación propia de sus transeúntes, estableciendo una obligada permeabilidad entre la zona destinada al público y las dependencias reservadas para la asistencia del banco.

Este edificio del Banco de España en Granada, al igual que posteriormente el de Córdoba, es uno de los primeros ejemplos arquitectónicos de Secundino Zuazo en el que el edificio se cierra como entidad hacia su exterior, de manera que se ve obligado a concentrar la carga estilística en la fachada principal, potenciando así el carácter privado de la sede que limita a la fachada y al patio de operaciones el contacto físico con el público.

El Banco de España en Granada puede ser considerado uno de los mejores proyectos de Secundino Zuazo, en el que la solución propiamente funcional acoge con gran limpieza y claridad las exigencias de representatividad que se superponen a la propuesta académico-racionalista. Un edificio que junto al de Córdoba, da continuidad a los principios establecidos en el gran proyecto de los Nuevos Ministerios de Madrid.


Datos históricos

Al igual que el proyecto de los Nuevos Ministerios de Madrid de Secundino Zuazo suponía la definición del nuevo centro administrativo de la ciudad, el Banco de España en Granada va representar la confirmación del asentamiento del capital en el centro urbano tradicional.

El cambio socio-económico del primer tercio de siglo conllevó a la gran proliferación de sucursales bancarias y dio un nuevo carácter a la definición del centro urbano, exigiendo un doble cometido a la arquitectura que las configuraba: su capacidad de crear una tipología funcional así como de instituirse en un nuevo monumento.
En un principio, las sedes bancarias eran oficinas que aparecían insertadas en edificios destinados a otros usos, mezcladas con ellos. Pero posteriormente, requirieron de un nuevo concepto arquitectónico y funcional para su propio funcionamiento, convirtiendo su el edificio que las contenía en el mejor reclamo publicitario. Se pasó de las oficinas en inmuebles mixtos a la nueva comprensión urbana del edificio bancario: el templo del capital.

Su nueva independencia arquitectónica le haría convertirse en una nueva tipología de configuración urbana. Así, estos edificios buscaban ubicarse en los mejores lugares, los solares más representativos, y colocados en las vías más importantes de las ciudades, acaparando no sólo el ámbito socio-económico, sino también en la definición urbana. Al mismo tiempo, esta evolución permitió la investigación y búsqueda de un estilo arquitectónico propio y necesario para las necesidades de representación y funcionalidad.

Secundino Zuazo entendió a la perfección, en este edificio del Banco de España en Granada, esta simbiosis entre los dos principios fundamentales de funcionalidad en una sede bancaria y al mismo tiempo su necesidad representativa, entendiendo el sentido de monumento del capital y exaltando el carácter representativo del propio edificio.

Este nuevo hito urbano debía cumplir una doble función: representar la fuerza y seguridad económica de la entidad bancaria y definir una tipología pública de servicios, dos motivos de reflexión e investigación en el proyecto de Zuazo. En cuanto al desarrollo funcional, el autor consigue un perfecto desarrollo de las diferentes actividades propias del edificio mediante la descomposición volumétrica del conjunto que se oculta hacia el exterior con la carga representativa de la fachada principal.

La sede realizada por Secundino Zuazo para el Banco de España en Granada puede entenderse como la propuesta en la definición de tipologías bancarias en esta época. Éstas darán paso posteriormente a una nueva configuración en la representación visual del capital, los edificios en altura como nueva monumentalización del banco a través de su gran imposición volumétrica en la trama urbana.

Este edificio dejó de prestar sus servicios el 31 de Diciembre de 2004, después de que la entidad estatal financiera decidiera su cierre dentro de un proceso de clausura escalonado iniciado en 2002 y que supuso la supresión de 30 de sus 52 delegaciones provinciales. Los meses previos al cierre del Banco de España, varias administraciones aspiraron a la cesión del inmueble con diversas propuestas sobre su futuro uso. Desde el ámbito municipal se defendió su uso cultural "planteándose en él la instalación del Museo de la Ciudad-, mientras que la administración autonómica, a través de su Consejería de Justicia "a quien ha sido cedido el inmueble-, ha previsto su conversión final en sede de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y Escuela de Formación de Fiscales y Secretarios Judiciales.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito CG BOJA 19/12/2007 248 6

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AA.VV.. La Gran Vía de Granada. Fundación Caja Rural de Granada, 2005. 84-689-5526-4.

ANGUITA CANTERO, Ricardo; CRUZ CABRERA, José Policarpo; GOMEZ-MORENO CALERA, José Manuel. Granada en tus manos. Centro Histórico (II). Corporación de Medios de Andalucía S.A., 2006. 84-690-2284-9.

BUSTOS, Juan. Andar y ver en Granada. COMARES, 2002. 84-95149-24-9.

GALLEGO Y BURIN, Antonio. Granada : Guía artística e histórica de la ciudad. Comares, 1989. 84-85933-17-6.

JEREZ MIR, Carlos. Guía de Arquitectura de Granada. Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, 1.996. 84-921824-0-7.

MARTÍN MARTÍN, Eduardo; TORICES ABARCA, Nicolás. Guía de Arquitectura de Granada. Junta de Andalucía. Consejería de Obras Públicas y Transportes, 1998. 84-8095-167-2.

MAURE RUBIO, Lillia P.. El Banco de España en Granada. Primer Semestre 1989, 104-115.

Información documental

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. GARCÍA MORENO, Alberto; ARREDONDO GARRIDO, David, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Granada. Banco de España, 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417