IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Poblado de Carchuna Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Poblado de Carchuna
Código: 01181400039
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Granada
Municipio: Motril

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Poblados Actividad residencial Edad Contemporánea 1965

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos López Morales, Víctor Redacción del proyecto 1965

Descripción

El poblado de colonización de Carchuna, situado a unos 10 kilómetros de Motril, es un núcleo urbano originado a partir de la parcelación y ordenación llevada a cabo por el Instituto Nacional de Colonización en la década de los años 60 y fruto del proyecto redactado en 1965 por Víctor López Morales.

El emplazamiento que se eligió como asentamiento del nuevo poblado se ubicaba en la carretera que une Málaga y Almería, en la zona denominada Llanos de Carchuna, limitada entre el cabo Sacratif y el posterior y cercano poblado de Calahonda. El conjunto presentaba un frente hacia la carretera de 450 metros y estaba orientado hacia el mar, insertado en una estrecha franja de terreno con una topografía sensiblemente llana. Actualmente, esta zona es fundamentalmente agrícola y presenta un paisaje totalmente característico con sus cultivos de "plásticos": productos que se dedican a la exportación internacional, y que han hecho de la economía de sus gentes una de las más pujantes de la zona.

El programa que requería el pliego de encargo realizado por el INC al arquitecto López Morales estaba estructurado en dos fases de ejecución, distribuyendo en cada una de ellas conjuntos de viviendas y servicios de manera que resultaran agrupaciones equilibradas y con un programa suficiente y adecuado, dando lugar a conjuntos armónicos. Se trataba de crear una estructura urbana ordenada en la que se insertaran viviendas unifamiliares de tipo rural desarrolladas en serie y que disfrutaran de una gran cantidad de zonas verdes que articularan las diferentes manzanas. La composición seriada resultante, con una gran riqueza volumétrica, combinando llenos y vacíos, elementos compositivos básicos peculiares, como los grandes patios o el doble acceso, le otorgan un carácter singular digno de preservación de actuaciones que pudieran desvirtuarlo.

Toda la organización formal y funcional del conjunto responde a las demandas de la actividad agrícola propia de esta zona, traduciéndose tanto en los espacios que conforman el poblado como en cada una de las viviendas en particular. Así, los solares de las casas cuentan con espacios libres interiores reservados para los aperos y maquinaria de labranza, que se conjugan con los espacios destinados a vivienda creando proporcionados conjuntos y tejidos urbanos de gran riqueza formal y espacial pese a la sencillez y austeridad de formas que se usaron en su composición. Incluso estos espacios individuales preveían la posibilidad de ampliación en caso de que las necesidades productivas así lo requiriesen. Actualmente, estas operaciones de ampliación o transformación se ajustan a una ordenanza específica, flexible pero respetuosa, en la que se regulan proporciones, materiales y formas para mantener la singularidad y características propias de este poblado.

La superficie total del poblado proyectado era de 14,00 hectáreas. Entre éste y la carretera se creó una franja exenta de edificación destinada a zona verde, que hiciera de colchón visual y acústico con la vía de tráfico rápido. Con el objeto de evitar atascos o interrupciones en el tráfico general, el ministerio de Obras Públicas dictaminó la dotación de dos accesos diferentes al poblado que se incluyeron en el proyecto original. A la hora de proyectar el viario se tuvieron en cuenta los criterios de separación de los diferentes tráficos, rodado y peatonal, reservando vías exclusivamente de uso peatonal de acceso a las viviendas completadas con pequeñas plazas. Igualmente, a lo largo de estos recorridos aparecen espacios verdes que pueden ser recorridos por estrechos senderos que serpentean entre ellos, evitando así la excesiva "geometrización" del conjunto.

Dos ejes principales y orientados ortogonalmente entre sí estructuran el tráfico rodado de todo el poblado, de manera que a ellas confluyen el resto de vías. Para completar la trama urbana global, se proyectó una vía de circunvalación que comunicaba el núcleo urbano con las diferentes salidas hacia los campos de cultivo que lo rodeaban.
En el proyecto original se planificaron un total de 140 viviendas de colonos de patrimonio familiar para construir 70 en la primera fase del proyecto y el resto, en 2ª Fase. Cada vivienda se ubicaba en una parcela de 15 metros de anchura y una superficie de aproximadamente 480 metros cuadrados. Como servicios incluidos en la primera fase se incluía el Centro Cívico, que estaba integrado por la Iglesia, con una nave principal de 150 metros cuadrados, con su sacristía, un despacho parroquial, el local de Acción Católica y una vivienda para el sacerdote. Este centro se ubicó orientado al mediodía y, por tanto, a la carretera para dar a esta una imagen simbólica del poblado, así como para poder disfrutar del soleamiento y las vistas desde la plaza porticada abierta que forma este conjunto.

Las obras de construcción del poblado de Carchuna comenzaron en 1968, construyéndose unas 97 viviendas. El conjunto, en el que finalmente se incluyeron escuelas, artesanías, guarderías, mercado e Iglesia, concluyó sus obras en 1981.

Este poblado, como muchos otros pueblos de colonización, posee rasgos característicos que denotan que su aparición y proceso de crecimiento y desarrollo no se han debido a causas naturales y progresivas, sino que responde a un proceso de ideación de proyecto único y global. Se puede observar en la uniformidad de las formas y tamaños de sus viviendas, la homogeneidad en los colores y materiales utilizados, así como en el trazado geométrico de sus viales, en muchos casos desprovistos de vida, etc. Estos rasgos, unidos a la falta de historia o "solera" de los asentamientos, dan una extraña sensación de artificialidad, como de escenario de película, aunque es precisamente este carácter el que les otorga el valor singular y específico de este tipo de intervenciones.


Datos históricos

Los Llanos de Carchuna, unas 630 hectáreas de terreno en el que se asienta el poblado de colonización de Carchuna, están situados al sur de la provincia de Granada, entre las últimas montañas del sur de Sierra Nevada y el mar Mediterráneo. Esta pequeña llanura litoral está limitada por diferentes agentes geográficos, como estas montañas al norte, el cabo Sacratif por el oeste y el nuevo poblado de Calahonda al este, siendo una zona, por tanto, protegida de los vientos fríos de norte y orientada totalmente al sur y al mar, con apenas precipitaciones a lo largo del año. Esta zona, por tanto, antes de la actuación del Instituto Nacional de Colonización, era un lugar seco y estéril, muy diferente a la imagen actual.

Durante toda la década de los años sesenta del siglo XX el Instituto Nacional de Colonización actuó en este lugar, transformándolo de manera importante para poder albergar viviendas y terrenos fértiles para agricultores asentados en las tierras transformadas. Nacieron así, no sólo el poblado de Carchuna, sino también el poblado de El Puntalón, más al norte y cercano a Motril, y el de Calahonda.

Las obras de construcción del poblado de Carchuna comenzaron en 1968, se construyeron 97 viviendas, de diversos tipos pero de parecido estilo arquitectónico, concluyéndose el conjunto, incluidas escuelas, guarderías, artesanías, mercado e Iglesia en 1981. En una ampliación del pueblo limítrofe de Calahonda se aprovechó para edificar otras 16 viviendas más para colonos.

Se llevaron a cabo obras de expropiación y parcelación del terreno existente, para luego nivelarlo y sanearlo y realizar importantes obras hidráulicas para llevar el agua necesaria para el consumo y el cultivo, etc. Puesto que eran terrenos estériles y solamente el agua no los hacía productivos, se aportó nueva tierra fértil y los asentamientos de campesinos que accedían a su propiedad se iba haciendo realidad con el paso del tiempo. Con todos estos cambios, el lugar experimentó una transformación radical, pasando de un lugar desértico, deshabitado, a un pueblo cuyos habitantes cultivaban las ricas tierras que lo rodeaban. Estos procesos productivos fueron evolucionando, y de los cultivos agrícolas al aire libre, se pasó a los invernaderos de plástico, que pronto invadirían no sólo la llanura, sino también las laderas de los montes cercanos, previo aterrazamiento de los mismos.

El resultado aún hoy se mantiene en el lugar, y es un mar de plástico, perfectamente organizado y geometrizado, en el que las texturas no son las de los diferentes terrenos y vegetación de las parcelas, sino los diferentes colores de los plásticos. La expansión de estos cultivos bajo plástico podría considerarse ilimitada, gracias a su capacidad de adaptación a los accidentes geográficos, llegando incluso a la colonización de las laderas de las montañas. No en vano, en los últimos tiempos se han llevado a cabo importantes movimientos de tierras en los cerros colindantes, instalando en ellos invernaderos mayores, aunque afectando gravemente a terrenos de protección integral forestal. Además, en muchos casos, el crecimiento descontrolado de este tipo de infraestructuras, que necesitan espacios de servidumbre, sistemas de evacuación de residuos, etc., no siempre se realiza de manera adecuada, por lo que crea situaciones de degradación y desaprovechamiento de los recursos.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CALZADA PÉREZ, Manuel . Pueblos de colonización I: Guadalquivir y Cuenca Mediterránea Sur. Fundación Arquitectura Contemporánea, 2007. 84-611-4189-X.

CALZADA PÉREZ, Manuel . Pueblos de colonización I: Guadalquivir y Cuenca Mediterránea Sur. Fundación Arquitectura Contemporánea, 2007. 84-611-4189-X.

LICERAS RUÍZ, Ángel. Los poblados de colonización en los Llanos de Carchuna (Motril, Granada). Febrero 2005, -.

LICERAS RUÍZ, Ángel. Los poblados de colonización en los Llanos de Carchuna (Motril, Granada). Febrero 2005, 110.

Información documental

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. GARCÍA MORENO, Alberto; ARREDONDO GARRIDO, David, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Granada. Poblado de Carchuna, 2007.

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. JIMÉNEZ TORRECILLAS, Antonio; GARCÍA MORENO, Alberto; ARREDONDO GARRIDO, David, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Granada. Poblado de Carchuna, 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417