IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Secadero de tabaco en Purchil Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Secadero de tabaco en Purchil
Código: 01189110006
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Granada
Municipio: Vegas del Genil

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Secaderos Producción de tabaco Edad Contemporánea 1970

Descripción

Este secadero de tabaco se encuentra situado en la parte central de la Vega de Granada, en la localidad de Purchil, que junto a las localidades de Ambroz y Belicena conforman el municipio de Vegas del Genil en la provincia de Granada.

Se trata del secadero de tabaco de mayores dimensiones construido en la Vega de Granada, territorio donde este tipo de construcciones forman parte fundamental del paisaje. La magnífica ejecución y las soluciones constructivas que se derivan de la utilización del ladrillo gafa y de las vigas de hormigón han dotado a este secadero de una robustez fuera de lo corriente en este tipo de construcciones. Esa sea quizás la razón que lo ha mantenido en pie hasta nuestros días.

Constructivamente, este secadero se divide en veintiún pórticos, de dos vanos cada uno, colocados a cuatro metros de distancia unos de otros y con una longitud de vano de aproximadamente lo mismo. Normalmente las luces empleadas en la estructura de los secaderos no superaban los cuatro o cinco metros de longitud, colocándose un pilar intermedio en caso de superar esta distancia, creando, como en este caso, dos vanos en cada crujía. Estos pórticos están formados por pilares de ladrillo gafa, unidos con mortero de cemento pobre. Estos ladrillos, de dimensiones aproximadas de 20x10x7 centímetros están colocados de manera ortogonal unos con respecto a otros, conformando un pilar macizo cuadrado de unos 30x30 centímetros. Los pilares se apoyan en un recrecido de argamasa de unos 25 centímetros de altura que recorre todo el perímetro de la construcción y que sirve de cimentación al secadero, además de usarse para darle una mayor vistosidad al conjunto. En este zócalo aparece en determinados puntos unas pequeñas aberturas practicadas a ras de suelo, adinteladas con un ladrillo, por la cual se evacua el agua que pueda entrar al interior.

La coronación de estos pórticos se lleva a cabo gracias a unas viguetas prefabricadas de hormigón armado en forma de T que unen los pilares extremos con el pilar central de su mismo pórtico. Igualmente, se usan estos elementos para arriostrar unos pórticos con otros, por lo que aparece al exterior una especie de banda de hormigón prefabricado en sentido longitudinal que corona el cerramiento y hace de cornisa moldura de separación con la cubierta.

El pilar central de cada pórtico continúa hacia arriba hasta llegar a la cumbrera de la cubierta, de manera que en él se apoyan los rollizos de madera de chopo que se usan para la formación de pendiente de la cubierta a dos aguas que cubre este secadero. El material de cerramiento usado en esta cubierta es la teja cerámica plana, otro material que refuerza la calidad de esta construcción, normalmente cubiertas con chapas o maderas. Así mismo, el suelo del secadero aparece una solera de hormigón pobre con un pequeño encachado de piedra para evitar que el terreno transmitiera humedad a la cosecha.

Entre cada uno de los pilares de ladrillo se coloca el cerramiento, que además servía para arriostrar la propia estructura, evitando su inestabilidad. Este cerramiento está compuesto por una celosía de ladrillos hechos a mano o viejos que se disponen formando una retícula de huecos rectangulares por los que se produce la iluminación y sobre todo la ventilación cruzada necesaria para el curado del tabaco colgado dentro. Las tres primeras calles inferiores de los huecos de esta celosía, aparecen colocados ladrillos en diagonal que recorren dichos huecos, alternando su orientación y creando una composición zigzagueante, siendo este un recurso puramente estilístico. Enmarcando estos paños calados de ladrillo aparecen dos hiladas de aparejo de ladrillo macizo que flanquean por los cuatro lados el cerramiento, y que sirve para una mejor unión con la estructura. Al nivel de cubierta también se favorece esta ventilación, ya que aparece en el caballete de la cubierta una serie de chimeneas destinadas a la salida de aire o humos, en caso de que se practicara aporte calorífico en el interior con hogueras, estufas, etc.

Aparecen dos puertas de entrada al secadero, formada por hojas correderas de reja metálica montadas sobre rieles superiores, que se conectan a una viga cargadero que aparece coronando estos huecos. Existe una principal, en la fachada corta que da a la calle y otra secundaria en una de las fachadas largas, entre el octavo y el noveno pórtico comenzando por el más próximo a la calle.


Datos históricos

Es sobre todo en los años cincuenta cuando el cultivo de tabaco en la Vega de Granada adquiere una vital importancia, y con ella, comienzan a aparecer diseminados por las zonas de cultivo estos secaderos de tabaco.

Un oficial de la cercana base militar aérea de Armilla construyó este allá por los años setenta. Cuando este secadero se construye ya habían pasado más de veinte años desde que se iniciaran este tipo de construcciones, por lo que las técnicas constructivas se habían perfeccionado y se emplean materiales y medios más modernos, lo que le confiere una mayor resistencia y durabilidad frente a agentes exteriores. Sobreviven ciertas reminiscencias de las construcciones anteriores, ya que en muchas ocasiones se realizan estructuras de rollizos para la cubierta o para colocar las latas sobre las que colgar el tabaco, o se usa el ladrillo viejo, como en este caso, como cerramiento ventilado. A pesar de ello, no son muy abundantes en la Vega de Granada este tipo de secaderos, incluso en la época tardía, porque su construcción era mucho más costosa.

Desprovisto de uso y casi abandonado, este secadero hoy se utiliza como depósito de maquinaria agrícola y almacén. Dejó de utilizarse al cambiar la producción de tabaco negro al rubio, pues este último necesita de una menor ventilación que la que ofrecen los paños calados de este secadero.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

JIMÉNEZ TORRECILLAS, Antonio. Tesis doctoral: El viaje de vuelta. Encuentro de la contemporaneidad a través de lo vernáculo. -.

Información documental

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. GARCÍA MORENO, Alberto; ARREDONDO GARRIDO, David, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Granada. Secadero de Tabaco, 2007.

Centro de Documentación y Estudios. Marta Santofimia Albiñana, Proyecto Patrimonio Industrial de Andalucía. Secadero de tabaco de Purchil en Vegas del Genil, Granada, 2011.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417