IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Plaza de la Encarnación Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Plaza de la Encarnación
Código: 01410910955
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Sevilla
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01410910200 Centro Histórico de Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Plazas urbanas Actividad de sociabilidad Edad Contemporánea
Plazas urbanas Actividad de sociabilidad Edad Moderna

Descripción

La plaza de la Encarnación se distingue como un gran espacio abierto en el interior del Casco Antiguo de la ciudad de Sevilla, en la confluencia de las calles José Gestoso, Regina, Alcázares, Imagen, José Luis Luque, Puente y Pellón, Compañía y Laraña.

Con respecto a su planta, podríamos decir que a grandes rasgos presenta forma rectangular y se dispone en dirección norte-sur. En ella se distinguen dos ámbitos diferenciados separados por el encuentro de la calle Imagen con Laraña, eje que cruza el centro histórico de este a oeste. No obstante, el pavimento y mobiliario urbano unificados en toda la plaza hacen que exista bastante armonía y continuidad entre las dos partes señaladas.

Las construcciones que circundan la plaza son de carácter heterogéneo, destacando la fachada lateral de la iglesia de la Anunciación en el frente oeste. Las plantas bajas del resto de los edificios están ocupadas por locales dedicados al comercio, incluyendo bares y cafeterías con sus veladores. Únicamente se permite la circulación de vehículos a motor en el eje Imagen-Laraña, por el que transcurren además varias líneas de autobuses.

La mitad norte, de mayor tamaño y abierta hacia la plazuela de Regina, acoge el grueso del Metropol Parasol, popularmente conocido como Setas de la Encarnación. Esta gran estructura en madera microlaminada da acceso a cuatro niveles de uso:
-Nivel 0: En este nivel subterráneo se encuentra el espacio musealizado de los restos encontrados en las excavaciones arqueológicas realizadas en la plaza desde 1991.
-Nivel 1: Acoge la plaza de abastos o mercado, con 39 puestos en los que se venden productos de diversa índole (carne, fruta, pescado, pan, etc.)
-Nivel 2: Elevada sobre el nivel del suelo se encuentra la Plaza Mayor, un espacio público al que se tiene acceso a través de escaleras y rampas. Se trata de una plaza cubierta por los parasoles del Metropol, con bancos y un parque de juegos infantiles en su interior.
-Nivel 3: En el nivel más alto se han dispuesto unas pasarelas desde las que se tiene acceso a unas excelentes vistas de la ciudad. También incluye algunos locales dedicados a la restauración.

Por otro lado, en la zona sur se encuentra una pequeña plaza ajardinada en la que destacan dos grandes ficus. Incluye además una fuente de la época de Carlos V, algunos bancos de piedra y una de las grandes patas que soporta el Metropol Parasol, elemento que actúa como nexo de unión entre ambas partes de la plaza.

La plaza de la Encarnación se caracteriza por ser un espacio dotado de gran vitalidad. Por su ubicación, es un lugar de paso muy señalado en las conexiones norte-sur y este-oeste del centro histórico. Asimismo, se trata de una zona bastante frecuentada por muchos de los turistas que llegan a Sevilla y se distingue como un lugar donde pasar tiempo de ocio, principalmente en las terrazas de los distintos bares y cafeterías. Los locales comerciales y el mercado de abastos favorecen la sociabilidad y el ajetreo. Por otro lado, decir que el ambiente varia en ciertas épocas del año, como Navidad, cuando se instala un mercadillo de artesanía y un gran árbol con luces de colores, o Semana Santa, debido al paso de procesiones por la plaza y sus alrededores.


Datos históricos

Desde el siglo XI, este espacio estaba ocupado por edificaciones, en su mayoría casas particulares, y algunas estrechas calles. Al norte, quedaba un pequeño espacio abierto que se correspondía con la plazuela de Regina, llamada así desde que en 1521 se construyera el Colegio de Regina Angelorum para monjas dominicas. En el extremo sur se abría otra pequeña plaza, llamada primero de Morillos (según algunas fuentes) y después de don Pedro Ponce.

A comienzos del siglo XVI, se remodeló la zona para mejorar el abastecimiento de agua y 1591 comenzó la construcción del convento de las Agustinas Recoletas de la Encarnación, provocando que la plaza de don Pedro Ponce fuera ampliada y mejorada, cambiando asimismo su nombre por el de Encarnación. Esta pequeña plazuela, sufrió una renovación importante en 1720, cuando se empiedra y se coloca en el centro la fuente de mármol que aún hoy se conserva. En el plano de Olavide (1771), pueden observarse la plazuela de Regina al norte, la de la Encarnación al sur, y la gran manzana constituida por el convento y otras edificaciones.

El derribo del convento de la Encarnación se remonta al siglo XIX, cuando tras la ocupación napoleónica, el gobierno francés decide transformar la ciudad y hacer desaparecer una serie de construcciones religiosas para abrir espaciosas plazas en los espacios liberados. Aunque José I Bonaparte firmó el decreto que autorizaba la demolición del convento en abril del año 1810, tuvo que abandonar el país antes de ver culminado el proyecto.

Una vez expulsados los franceses, el Cabildo de Sevilla comenzó a contemplar la posibilidad de crear un mercado de abastos en el espacio abierto que había sido liberado en la Encarnación. La intención era la de crear un nuevo, moderno e higiénico mercado donde trasladar los puestos que se extendían desde la plaza de la Alfalfa hasta la del Salvador.

En 1820 se construyó un primer mercado, con estructura de madera, que respondía al diseño de Guillermo Atanasio Harmillo, un ciudadano sin formación en arquitectura cuyo proyecto fue revisado y mejorado por el arquitecto municipal Cayetano Vélez. El mercado ocupó prácticamente todo el espacio comprendido entre la plazuela de Regina y la antesala de la calle Puente y Pellón.

El paso del tiempo hizo mella en el mercado de madera, cuyos materiales no respondieron como se esperaba. De este modo, en 1833, se dio paso a la construcción de un nuevo mercado en base al proyecto de Melchor Cano y Salustiano Ardanaz. Una vez finalizada su construcción en el año 1837, se convirtió en el mercado más grande y moderno de la ciudad, ocupando las dos partes en las que hoy se divide la plaza.

No obstante, entre 1948 y 1950, en el contexto de las obras de alineación del eje Imagen-Laraña, se derribó la parte sur del mercado, creando en este espacio una plaza en cuyo centro se colocó la fuente de época de Carlos V a la que se ha hecho referencia. En la parte norte, pervivió el mercado hasta 1973, cuando comenzó su demolición. Según parece, se encontraba entonces en muy malas condiciones tras el hundimiento de varias naves del edificio y la inundación provocada por el desbordamiento del Tamarguillo. Los mercaderes que aún continuaban teniendo allí sus puestos fueron trasladados a un mercado provisional construido en la esquina noreste de la plaza, mientras que se esperaba una solución a esta situación. El antiguo solar donde se encontraba el mercado fue utilizado como zona de aparcamiento para coches y como parada central de autobuses. Esta situación provisional se prolongó durante treinta y siete años, hasta que una vez construido el Metropol Parasol, se devolvió el mercado a su ubicación original.

Desde 1991, en la parte norte de la plaza, se fueron realizando unas excavaciones arqueológicas que sacaron a la luz restos cuya cronología abarca desde el siglo I d.C hasta el siglo XIII (sin incluir los cimientos del antiguo convento). Entre ellos destaca una factoría de salazones romana (siglo I d.C) y un

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

COLLANTES DE TERÁN, Francisco (et al.). Diccionario histórico de las calles de Sevilla. Sevilla . Dirección General de Ordenación del Territorio, 01/04/1997. 84-095-020.

VIOQUE CUBERO, R; VERA RODRÍGUEZ; LÓPEZ LÓPEZ, N. Las Plazas del Casco Histórico de Sevilla. Sevilla . Consejería de Obras Públicas y Transportes, 01/01/1987. 84-505-4261-8.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417