IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Campo de Fútbol San Juan Bosco Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Campo de Fútbol San Juan Bosco
Código: 01410950148
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Utrera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Villae Alto imperio romano
Asentamientos Edad del cobre

Descripción

Esta entidad arqueológica se encuentra al este del casco urbano de Utrera, en los actuales Parque de Consolación y Campo de Fútbol San Juan Bosco, situados a la izquierda del Paseo de Consolación, y partiendo desde las últimas casas existentes en esta zona de Utrera en 1955 (por lo que incluirían también los terrenos del actual Instituto de Bachillerato Ruiz Gijón). Los hallazgos significativos se pusieron al descubierto en el campo de fútbol, no hallándose más restos de edificaciones en las demás zonas afectadas por las obras. El hallazgo tuvo lugar en 1955, en las siguientes circunstancias:

En la semana del 23 al 30 de septiembre de 1955, durante las obras de desmonte y allanamiento de los terrenos se puso al descubierto un sepulcro, restos de cimientos y sillares. Las obras continuaron durante quince días después de desenterrar estos restos, sin constatarse más edificaciones en el entorno. Así, coincidiendo con la ubicación del actual campo de fútbol, se halló la cimentación de un edificio orientado de norte a sur, de unos 70 metros de anchura por 140 metros de longitud. Los espesores de sus muros o cimientos estaban comprendidos entre los 0.60 y 1.00 metros, y estaban realizados con piedra caliza blanca en un contexto de tierras rojizas. Se hallaron caminos, dependencias, solerías y utensilios.Se podían distinguir una serie de dependencias:

- Un atrio o entrada al norte de la edificación y un patio a continuación.
- Diversas habitaciones en todo el rectángulo.
- Cocina o culina hacia el centro del edificio, pasadas las crujías del norte: conservaba ladrillos calcinados por el fuego y cenizas.
- Vertederos de ceniza no lejos de la cocina.
- Despensas y bodegas inmediatas a la cocina: ocho doliae dispuestas verticalmente que fueron cortadas por la cuchilla de la máquina. Hacia el centro del edificio se constató un posible sótano: una clave de arco cortada al nivel de las cimentaciones. Es posible que se conserve en parte.
- Pequeño molino hacia el sur, cerca del Paseo de Consolación: se halló una piedra cilíndrica en el centro de la estancia.
- Horno de pan también al sur.
- Granero o almacén con un gran silo en el rincón sureste.
- Cuadra o caballerizas al oeste.

Se reconocieron dos caminos de acceso a la edificación:

- Uno al norte, con entrada por la parte oriental.
- Otro al oeste, por el centro de la construcción, en la zona de las caballerizas.

Fuera de la construcción se encontraba un gran estercolero, evidenciado por el color negro del humus, diferente al de la tierra roja del lugar. Una característica importante de esta localización es que por el centro de la edificación constatada atravesaba el arroyo de las Monjas, demostrándose que este curso de agua se había desplazado desde época romana.

Los materiales constructivos incluían:

- Gran número de lacterculi o pequeños ladrillos, lateres o ladrillos bipedales y sexquipedales de gran calidad, tegulae e imbrices, diminutos trozos de cristal esmaltado y restos de tuberías de plomo (algunas derretidas).
- Una gran basa y capitel de columna de arenisca, sin estilo determinado y con el fuste roto. También se halló un fuste de columna estriado, pequeño, de poco más de un metro de altura que se interpretó como de alguna capilla o ara.
- Solerías de habitaciones y dependencias realizadas a base de opus signinum.
- Muros realizados en opus caementicium, así como piedras de sillería de diversos tamaños y restos de planchas de mármol blanco.
-Cimentaciones realizadas en opus incertum.

Entre los elementos decorativos destaca el hallazgo de una escultura de mármol blanco de unos treinta y cinco centímetros de altura: cabeza de hombre de unos sesenta años, con grandes entradas calvas en la frente arrugada; las facciones del rostro fueron afectadas por la máquina. Del cuello hacia abajo el mármol se hallaba sencillamente desbastado, útil quizá para empotrarlo en un pedestal. Morales (1981, Vol. I, p. 149) apunta una escasa calidad de la obra y una cronología en torno al siglo II. Fue depositada en el Museo Arqueológico Provincial. Entre los utensilios, Morales destaca la presencia de fragmentos de ánforas (bases y asas), abundantes restos de terra sigillata, pequeños fragmentos de vasijas de cristal -algunos esmaltados - y restos de una lucerna. Junto al camino oriental, en su borde, se encontró un sepulcro ligeramente antropoide que conservaba algunos restos de la inhumación.

Se ha interpretado que los restos corresponderían a una villa rustica romana de los primeros siglos de nuestra era, acondicionada para el desarrollo de una economía agropecuaria sin grandes lujos (Morales 1981, Vol. I, p. 145-151).Como complemento a la interpretación de Morales, se pueden encontrar unas referencias en Caro (1604, p. 101): "En aquellos edificios que el arroyo ha descubierto debajo de tierra, camino de Nuestra Señora de Consolación, rompiendo unos fundamentos, se halló entre los ladrillos un poco de plomo, y en medio una moneda de metal: por un lado tiene un rostro de emperador; las letras no se pueden leer; por el reverso tiene algunas; las que se leen son ITAL". Luego completará la noticia (Caro 1622, p. 44-45): "En unos edificios antiguos que descubrió el arroyo que pasa por esta villa se halló un ladrillo pequeño acabadas en él estas letras y hieroglífico"; en la representación del mismo se puede contemplar una mano alzando una cruz lo que podría señalar una perduración del uso de estos edificios al menos hasta época tardorromana o incluso visigoda. No obstante, el usar del castellano en el texto, que dice oi spero ser libertado, hace pensar a Morales que se trata de una inscripción completamente apócrifa (Morales 1981, Vol. I, pp. 223-226).

El archivo español de arqueología (Vol. III) informaba en su noticiario que en octubre de 1957 se descubrió a la izquierda del camino de coches que va a Consolación, en la salida misma del pueblo, una finca rústica romana, con cimientos de muro, ánforas alineadas, fragmentos de Terra Sigillata, tégulas, ladrillos, trozos de plomo y bronce fundido, fragmentos de paredes y de bloques de hormigón, y una gran basa de columna con el arranque del fuste, restos humanos y de un busto (que se encuentra en el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla). De forma excepcional, se halló un hacha de diorita, pequeña, pulidísima, de bordes limpios y en perfecto estado de conservación, que Morales adscribió a época neolítica (Morales 1981, Vol. I, p. 150).

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Pedro Pérez Quesada, Carta Arqueológica del Término Municipal de Utrera. Memoria Científica IX. 12. Catálogo de Entidades Arqueológicas. Vol II.2. Campo de Fútbol San Juan Bosco, 2006.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417