IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 12| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo La Roza Alta Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo La Roza Alta
Otras denominaciones: Casería La Roza Alta Código: 01140430040
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Montoro

NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 12| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Cortijo La Roza Alta Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cortijo La Roza Alta
Otras denominaciones: Casería La Roza Alta Código: 01140430040
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Montoro

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Cortijos Actividad agropecuaria Edad Contemporánea 1910
Almazaras Olivicultura Edad Contemporánea

Descripción

A 13 Kilómetros al noreste del núcleo urbano de Montoro, sobre un altozano y rodeado de 200 hectáreas de olivar, se encuentra este conjunto arquitectónico de carácter industrial-residencial dedicado a la extracción de aceite que responde, claramente, a la tipología de cortijo andaluz.
Varios cuerpos edificados y tapias configuran un rectángulo elemental donde el espacio de mayor importancia lo constituye un gran patio centrado totalmente solado con grandes piezas de piedra molinaza.
El conjunto se organiza en cuatro zonas: la auxiliar para el laboreo agrícola, la industrial de molienda y bodega y las dos residenciales, la de los propietarios y la de capataces, caseros y trabajadores. Desde la entrada principal se encuentran, siguiendo el sentido de las agujas del reloj, la vivienda del molinero, el molino con las salas de hornos, calderas y lavaderos, las dos naves para bodega, la vivienda de los caseros, el señorío con la capilla, las cuadras, gallineros, cocinas de trabajadores y las cocheras.
Sin solución de continuidad visual, ya que la tierra y la piedra molinaza de Montoro se asemejan en color, un acerado pétreo bordea todo el conjunto con distinta anchura según la importancia de la edificación que se le antepone, llegando a configurarse como una gran terraza de estancia y recibimiento ante el edificio principal, el Señorío. Éste se presenta simétrico con zócalo en su parte baja, en continuación del acerado. Piedra que lleva también a recercados, cornisas y cadenas de esquina.
Sobre el volumen del Señorío, un gran cuerpo rectangular de dos plantas con nueve huecos por planta distribuidos de manera pautada absorbiendo el del centro la entrada con marquesina, destaca la torre-mirador. De manera centrada, el Señorío crece en altura con una torre-mirador de proporciones esbeltas y cuatro plantas a modo de baluarte y emblema tradicional del poder del propietario. La última planta se remanta en belvedere con arcos apilastrados de claras reminiscencias regionalistas e influencia sevillana.
También las cornisas adquieren importancia al componerse al modo clásico de triglifos en ménsula y metopas. La cubierta inclinada de tejas cerámicas árabes se hace con tejas vitrificadas sobre el torreón.
La simetría de composición de la fachada principal, que se refuerza con elementos como balcones corridos agrupando pares de huecos, encuentra una ligera y atractiva contradicción en la del patio, donde una galería en planta alta se muestra, a lo largo de toda la mitad oeste, con huecos de mayor tamaño que la otra mitad, realzados además por capialzados en arcos rebajados.
El resto de las construcciones son de carácter más funcional y se encuentran decoradas en sus esquinas y vanos por aparejo de piedra molinaza.
El cuerpo de cocheras y cocina se remata con huecos en tondo, pudiendo suponer un vestigio de la hacienda de molino preexistente. En la zona posterior de estas dependencias se encuentra el patio de labor. La menor necesidad hoy día de espacio para el desarrollo de las labores agrícolas ha alterado el destino original de diversas dependencias, entre ellas las de este patio que aparece reformado con un pavimento central de losas de piedra molinaza y flanqueado por naranjos.
Este molino conserva todas las instalaciones de principio de siglo tales como el molino de tres rulos, las batidores y centrifugadoras, prensas hidráulicas, estanques de aclarado y vagonetas metálicas sobre raíles para el transporte.


Datos históricos

Esta finca, denominada como La Rosa Alta, ya existía al menos desde la primera mitad del siglo XIX, posiblemente del XVIII, siendo citada por Ramírez de las Casas-Deza como hacienda de molino, aunque en la actualidad no quedan vestigios de la viga que le diera ese carácter.
El conde de Plasencia y duque de Castroenríquez mandó reformar el cortijo en 1916, confiriéndole el aspecto actual.
La piedra molinaza es una piedra arenisca de color rojo característica de la comarca de Montoro. En esa localidad está utilizada según sillares en los edificios más señeros y prácticamente en la totalidad del caserío en dinteles, alféizares, jambas y cornisas, contrastando su color con el blanco de cal de los lienzos de fachada. Posiblemente de ella derivó la costumbre barroca de pintar en almagra esos detalles arquitectónicos.


Datos históricos

Esta finca, denominada como La Rosa Alta, ya existía al menos desde la primera mitad del siglo XIX, posiblemente del XVIII, siendo citada por Ramírez de las Casas-Deza como hacienda de molino, aunque en la actualidad no quedan vestigios de la viga que le diera ese carácter.
El conde de Plasencia y duque de Castroenríquez mandó reformar el cortijo en 1916, confiriéndole el aspecto actual.
La piedra molinaza es una piedra arenisca de color rojo característica de la comarca de Montoro. En esa localidad está utilizada según sillares en los edificios más señeros y prácticamente en la totalidad del caserío en dinteles, alféizares, jambas y cornisas, contrastando su color con el blanco de cal de los lienzos de fachada. Posiblemente de ella derivó la costumbre barroca de pintar en almagra esos detalles arquitectónicos.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CÓRDOBA ESTEPA, Gregorio; CANTIZANI OLIVA, Juan. Córtijos, haciendas y lagares: Arquitectura de las grandes explotaciones agrarias de Andalucía. Provincia de Córdoba, Tomo 1. 2006, -.

Información documental

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Francisco Daroca Bruño, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Córdoba. Cortijo La Roza Alta, 2007.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Maria Yllescas Ortiz, Expediente de inscripción Genérica Colectiva de las Caserías de olivar del término municipal de Montoro (Córdoba) en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, 2005.

Centro de Documentación y Estudios. Marta Santofimia Albiñana, Proyecto Patrimonio Industrial de Andalucía. Cortijo La Roza Alta en Montoro, Córdoba, 2013.





Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417