IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Silo de Córdoba Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Silo de Córdoba
Otras denominaciones: Silo Carlos Ynzenga ; Almacén del Museo Arqueológico y Etnológico de Córdoba Código: 01140210519
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Córdoba

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Silos Almacenamiento agrícola Edad Contemporánea 1950

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Ingenieros Cavero Blecua, Miguel Director de las obras
Ingenieros Ynzenga Caramanzana, Carlos Autor del proyecto

Descripción

El edificio principal, de planta rectangular y exento, está orientado de este a oeste, con una torre frontal que se levanta sobre el cuerpo correspondiente a las celdas. Este cuerpo presenta un total de siete plantas, -seis de las cuales son impracticables porque se trata de las celdas o depósitos de grano-, más una entreplanta sobre el piso séptimo, el sótano y la planta baja, donde está la maquinaria y las tolvas de descarga. Por su parte, la torre sobresale respecto al cuerpo con dos plantas más -novena y décima-, rematándose con una terraza mirador. Los materiales que predominan son el ladrillo, con el que se juega decorativamente en el exterior, el hormigón, forjados de hierro y cemento de excelente calidad.

El sistema constructivo, estrictamente de almacenaje, se debe a una patente alemana. En cuanto a los posibles antecedentes estilísticos del silo cordobés, hay que destacar que enlaza, más que con otros edificios de función semejante, con aquellos que se estaban levantando en la ciudad en estilo neomudéjar, como la cercana Facultad de Veterinaria, hoy Rectorado de la Universidad.
Fue construido en dos fases: una primera, la mayor, que comprende el edificio principal, con la fachada hacia el este, y una ampliación inmediatamente a continuación, que se extiende hacia el oeste. Se percibe al exterior por una línea de unión o junta de dilatación entre ambos, así como por las ménsulas que sostienen la cornisa en los extremos del primer edificio; y al interior, únicamente por el aspecto de las tolvas y piqueras, pues no hay muro que fragmente ambas partes.

Una de las características del silo es su elevación, siendo hasta ahora el edificio más alto de Córdoba. Las plantas con que cuenta el silo se distribuyen de la siguiente manera: el sótano y la baja, donde está la maquinaria que hace funcionar al silo, los conductos con los cangilones para transportar el grano y las tolvas de descarga; a continuación, seis pisos más -del 1 al 6-, que son las celdas o silos propiamente dichos; la séptima es una inmensa sala abovedada, diáfana, coincidente con la línea de ventanas, donde se encuentran los tubos de distribución, las bocas de las celdas y de mantenimiento; la octava es una entreplanta, que se proyecta sobre la séptima a modo de balcón corrido desde el que se puede controlar todo lo que ocurre en la séptima; la novena y la décima conforman el núcleo de la torre; concretamente, en la última está el balcón que da a la fachada este o principal. Hay que sumar la planta once, en las dos torretas laterales que flanquean el castillete, y la duodécima que corona el castillete en forma de una terraza, espléndido mirador.

Las ventanas de la séptima planta se sitúan estratégicamente, ya que hacia el norte se abren de tres en tres por crujía y hacia el sur sólo una por cada. La estructura interna de las celdas se refleja al exterior en las fachadas laterales norte y sur, de mayor longitud, en forma de paños recercados por ladrillos. Elemento singular es la amplia visera o voladizo que rodea al edificio a la altura de la planta baja, diseñada con el fin de proteger de las inclemencias del tiempo a los trabajadores y la mercancía.

En planta, el silo se asemeja a una parrilla puesto que los depósitos son prismáticos, de sección cuadrada, lisos y dispuestos verticalmente y yuxtapuestos. Hacia la fachada principal se concentran los más pequeños, que tenían una función especial. Así, de esta manera, se forma una retícula que justifica el nombre de celda que recibe cada depósito. El cereal llegaba hasta el silo por dos medios de transporte fundamentalmente: el tren y los camiones. Mientras que estos últimos lo hacían por el lado norte, el tren llegaba por el opuesto. Todavía hoy se conservan fragmentos de la antigua vía férrea, justamente al borde del muelle que rodea el edificio, especificamente hacia el sur. La construcción de la línea del AVE a partir de 1992 desplazó las vías lateralmente, perdiendo el silo por este lado su acceso para los trenes, si bien antes ya había dejado de funcionar como almacén.

Además del edificio principal, existen otras construcciones, que en algún caso corresponden a ampliaciones. Entre dichas construcciones hay que mencionar dos casas que pertenecieron al personal de la instalación, concretamente, al director y al jefe de estación del silo. Así, se encuentra al este del silo una casa de dos plantas, a modo de chalet, con pequeña piscina detrás. En el lado opuesto se halla otra vivienda que sigue un tipo similar, aunque con pórtico antepuesto constituido por tres arcos de medio punto sobre columnas.

La última construcción que existe es un almacén que se alza a los pies del silo, adosado a su fachada oeste. Es un edificio sencillo de una sola planta. Es posible que fuera el utilizado en tiempos como comedor y cuarto de aseo de los obreros, tal y como indicaba la crónica periodística. Completa el conjunto un gran arriate con naranjos y palmeras, que se extiende en paralelo junto a la fachada norte del silo. Todo el perímetro de este grupo de construcciones y jardín está rodeado por un muro que tiene acceso por una reja ubicada en el ángulo noroeste que da a la carretera vieja de Palma del Río.


Datos históricos

El Silo de Córdoba fue construido a partir de 1943, siendo inaugurado el 6 de junio de 1951 por el general Francisco Franco Bahamonde, tenía una capacidad de 15.000 Tm y en él trabajaban 4.000 personas inmediatamente después de su puesta en marcha. Estuvo en funcionamiento unos cincuenta años, de los cuales los últimos ya lo hacía a menor rendimiento. La construcción del silo de Córdoba no fue en absoluto un hecho aislado, sino que respondía a una premeditada organización para el almacenamiento de cereal, concebida años antes de 1943. Así, en 1937, por Decreto Fundacional de 23 de agosto, dado en Burgos, se creó el Servicio Nacional del Trigo, instrumento imprescindible para regular la distribución de un producto de primera necesidad tan preciado para la fabricación del pan, muy escaso durante la Guerra Civil y años inmediatamente posteriores.

Previamente, en los inicios de 1936, los ingenieros agrónomos Cavestany, Cavero y Bartual habían realizado un estudio previo: «Organización del mercado triguero nacional y creación de la Red Nacional de Silos», que abarcaba una realidad más amplia, puesto que el nombre completo era Red Nacional de Silos y Graneros. Junto con el silo de Alcalá, se acometió la obra del de Burgos y el de Córdoba. Su estratégica ubicación en importantes nudos de comunicaciones los hará idóneos para recepción de cereal y para el intercambio de trigo entre distintas zonas, con el fin de lograr una mejora en la calidad del pan.

En definitiva, el Estado Español apostó fuerte por esta nueva red de silos dotados de la más moderna maquinaria, con una altísima inversión, con el fin de que redundara en un aumento de la producción. Así, tendrían máquinas seleccionadoras, puesto que se almacenarían distintos tipos de cereales y leguminosas; y equipos de desinfección para tratar el grano atacado por insectos, así como para preservar las semillas de las plagas.

El autor de este proyecto fue el ingeniero agrónomo Carlos Ynzenga Caramanzana, el mismo que impulsó la creación de la Red Nacional de Silos y que diseñó el silo de Málaga con la colaboración del ingeniero agrónomo José Real Crespo y el arquitecto Ignacio Fiter Clavé. No se sabe si el de Córdoba fue acometido por Ynzenga al menos con alguno de ellos dos, puesto que el proyecto se encuentra a fecha de hoy desaparecido. Es posible que el director de las obras fuera Miguel Cavero Blecua, ingeniero agrónomo, que construyó, entre otros, el silo de Berbegal y de Barbastro. Aunque el de Córdoba fue el primero en inaugurarse oficialmente, los primeros silos en funcionar lo hicieron en 1949 y fueron los de Valladolid, Villada (Palencia) y Alcalá de Henares.

El FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) cedió el silo a la Consejería de Agricultura de la Junta en 1996, ésta a su vez a Patrimonio para, por último, pasar a Cultura temporalmente, siendo actualmente utilizado como depósito del Museo Arqueológico de Córdoba.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Otros BOJA 19/12/2007 248 6
Inscrito CG BOJA 19/12/2007 248 6

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AZCÁRATE GÓMEZ, César Aitor. Catedrales olvidadas : la Red Nacional de Silos en España, 1949-1990. Madrid . Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, 01/01/2010. 978-84-491-0961-4.

MOSQUERA ADELL, Eduardo; MORENO PÉREZ, José Ramón; PEREZ ESCOLANO, Víctor; PEREZ CANO, María Teresa. 50 años de arquitectura en Andalucía: 1936-1986. Consejería de Obras Públicas y Transportes. Junta de Andalucía, 1987. 84-505-4974-4.

SOBRINO SIMAL, Julián. Arquitectura Industrial de Andalucía. Instituto de Fomento de Andalucía, 1998. 84-87672-19-1.

Resolución de 28 de octubre de 2013, de la Secretaría General de Cultura, por la que se incoa el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Monumento, del Silo, en Córdoba.. 16/12/2013, 53-57.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Mª de los Ángeles Jordano Barbudo, Expediente de inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico andaluz como Bien de Interés Cultural, con la tipología de monumento del Silo de Córdoba., 2008.

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Córdoba. Silo, 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417