IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 15| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Castillo Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo
Otras denominaciones: Castillo ; Castillo y recinto fortificado ; Recinto amurallado Código: 01410040144
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Alcalá de Guadaíra
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01410040068 Alcalá de Guadaira
Incluye a:
Código Denominación
01410040153 Ermita de Nuestra Señora del Aguila
01410040148 Muralla urbana

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Fortificaciones Defensa Edad Media - Árabes 1162/1172 Arte almohade
Fortificaciones Defensa Edad Media 1200/1249
Fortificaciones Defensa Edad Media 1300/1499
Fortificaciones Defensa Edad Moderna 1485/1514

Descripción

El término municipal de Alcalá de Guadaira está situado al suroeste de la ciudad de Sevilla, dentro de su Área Metropolitana, en una de las zonas más elevadas de la campiña. La topografía del municipio de Alcalá presenta un claro predominio de la llanura, si bien existen suaves colinas y promontorios en la zona noroeste. En uno de estos promontorios, situado en el extremo oeste del caserío y limitado físicamente por un meandro del río Guadaira, se levanta el Complejo Fortificado dominando desde su elevación los parajes y el caserío adyacente.

Para facilitar la labor de descripción del Complejo Fortificado, procederemos a distinguir los distintos elementos que comprende, citándolos de oeste a este: el Castillo, recinto amurallado, la Alcazaba de la Torre Mocha y corachas.

- El Castillo se localiza en el extremo oeste del Complejo Fortificado y a él se accede desde la explanada de la villa. Dentro del recinto, delimitado por 11 torres y los lienzos de muralla correspondientes, se observa la existencia de tres ámbitos claramente diferenciados en su funcionalidad. Todo el ámbito del castillo dispone de una barbacana, destruida parcialmente en el flanco Norte. El patio de la Sima se sitúa al sur del recinto, lindando con el Patio de los Silos, con el que se comunica en recodo. Al patio de la Sima se accede desde la explanada de la villa. Una vez sorteado el foso exterior, se accede a la Puerta Real, que se abre en el lienzo este que da paso a un estrecho pasaje entre dos muros y que nos introduce al interior del recinto. Este ámbito esta delimitado por 6 torres, tres de las cuales forman también parte del Patio de los Silos. El denominado Patio de los Silos, delimitado por siete torres, hoy es posible acceder a su interior directamente desde la explanada de la villa, a través de un corte provocado en el lienzo este, entre dos torres, frente a la Puerta Real. En este recinto, además de los propios silos, existe un importante conjunto de restos de diversas estructuras, las cuales solo han sido parcialmente excavadas: muro divisorio, dos escaleras de acceso al adarve, restos de cuadras, cocinas,... Por último, un ámbito reducido, hacia el oeste, definido por tres torres, una de ellas la del Homenaje, densamente ocupado por construcciones vinculadas a la residencia, con cierto carácter palaciego (aljibe, dependencias abovedadas, terraza superior,...). El acceso a este recinto se producía tras salvar el foso previo, desde el Patio de los Silos, con independencia de las conexiones existentes a través del adarve. Este recinto tendría también un vano de salida directa al exterior (Puerta de Sevilla o de la Traición).

- La Torre Mocha se sitúa en el extremo oriental del recinto fortificado, como un enclave ocupado por una alcazaba con un claro carácter defensivo respecto a la Puerta de Santa María, que constituye el acceso directo desde el centro de la ciudad, y cuya estructura ha podido ser explicada gracias a las últimas excavaciones realizadas. Los lienzos y paramentos de la Torre Mocha poseen cierta complejidad en sus fábricas por la existencia de numerosas superposiciones, yuxtaposiciones y adiciones de etapas muy distintas.

- Entre el Castillo y la Torre Mocha se tienden los lienzos de muro, y en algunos casos los antemuros, que delimitan la explanada de la villa .El ámbito del castillo dispone en todo su perímetro de una barbacana, que hacia el sur y oeste presenta una erosión leve o media generalizada. En el flanco norte, existen fragmentos de la barbacana que afloran respecto al terreno aunque incompletos en altura. Sin embargo la mayor parte del trazado de este antemuro ha podido ser excavado, identificado y localizado. El conjunto de lienzos, que en este ámbito, defendían el acceso correspondiente a la Puerta de Sevilla solo pudieron ser parcialmente excavados, no pudiendo llegarse, hasta la fecha, a deducir con certeza el trazado preciso de los mismos y el recorrido de acceso. La prolongación de esta barbacana norte frente a los lienzos de la villa puede reconocerse en algunos fragmentos, si bien se trata quizás del ámbito en el que las destrucciones son más acusadas. Se ha podido establecer una hipótesis del posible trazado de la barbacana, a partir de los restos visibles en el ámbito de la villa, aunque en cualquier caso es muy probable que la cimentación y base de ese lienzo pueda ser reconocida con cierta sencillez.

En este tramo de muro entre el Castillo y la Torre Mocha se aprecia la existencia de dos torres, una de ellas ocupada por un centro de transformación. En el extremo oriental de este ámbito, próximo a la Torre Mocha, encontramos un conjunto de estructuras murarias más complejas, entre las que es posible distinguir con claridad la rampa que, desde los jardines de la Villa San José, accede al recinto fortificado habiéndose construido haciendo uso, parcialmente, de la propia barbacana. En el entorno de la Torre Mocha es preciso distinguir unos primeros tramos, que corresponden a la barbacana dispuesta frente a esta torre, a la que hoy se adosa la Villa San José. Este tramo concluye en el torreón que flanqueaba el acceso al a Puerta de Santa María, de modo que a partir de este punto se presentan un conjunto de lienzos de nueva creación, asociados a la apertura de la Cuesta de Santa María.

En el tramo de la muralla comprendido entre la Puerta de Santa María y el torreón desde el que arranca el lienzo que, en dirección sur, desciende hasta el Arquillo de San Miguel no existen datos que permitan sugerir la existencia de barbacana, si bien se trata de un sector en el que la topografía original, e incluso transformaciones de la misma con fines defensivos, pueden haber constituido un mecanismo de defensa suficiente. En ese tramo de distinguen dos torres, desde una de las cuales parte el muro y la barbacana en dirección norte, hasta la Puerta de San Miguel, donde se localizan dos torres que formarían parte de la estructura de acceso en recodo al interior de la explanada de la villa. Desde esta misma torre, parte la coracha de San Miguel, en dirección sur, englobada parcialmente en la edificación colindante, recogiendo en su trazado el Arquillo de San Miguel que da continuidad a la calle del mismo nombre, y terminando en la Puerta de San Fernando. Desde la puerta de San Fernando discurrían los lienzos de la cerca del río, ciñéndose a su cauce y englobando en su interior el arrabal de San Miguel.


Datos históricos

El Complejo Fortificado de Alcalá de Guadaira es el resultado de un rico proceso de superposiciones y transformaciones de estructuras militares y domésticas. Las excavaciones arqueológicas demuestran la existencia, en todo el ámbito, de un asentamiento ibérico, poniéndose en duda las presencias griegas, fenicias o cartaginesas. A este periodo correspondería estructuras murarias del siglo II a. C., excavadas en el lienzo norte del Castillo, bajo la muralla almohade.

Existen hipótesis diversas acerca de una posible fortificación romana. Al margen de ellas, las últimas excavaciones arqueológicas permiten demostrar, en relación al periodo en torno al siglo I a. C., la existencia de asentamiento humano en el ámbito, una ocupación en la zona de la Puerta de San Miguel, una posible fortificación en la zona de la Torre Mocha y la inexistencia de pruebas, hasta la fecha, de recinto militar alguno en la zona del Castillo. La ausencia de restos de época visigoda en las excavaciones arqueológicas, unida a los datos sobre antiguas inscripciones, no permite aseverar ni negar un posible poblamiento del lugar en esta etapa.

En cuanto a la entidad del Castillo de Alcalá de Guadaira en época musulmana, es preciso distinguir al menos dos grandes periodos. Es posible suponer, con muchas reservas, la existencia de una fortificación en torno al siglo IX, con un sentido estratégico claro, si bien no han aparecido restos arqueológicos, ni datos cronísticos.

No existe duda respecto a la datación en torno a la segunda mitad del siglo XII y primer tercio del XIII, de la fortificación generalizada de Alcalá de Guadaira. Concretamente las fechas de 1162 y 1172, vinculadas en Abu Yacub Yusuf, se consideran que pueden corresponder a periodos de obras significativas. Desde mediados del siglo XIII hasta comienzos del XVI la fortificación adquiere su carácter definitivo, apoyada en las construcciones y trazados anteriores (almohades básicamente). El Castillo, en esta etapa, es el baluarte defensivo de Sevilla en la frontera del Reino de Granada. Según los datos, el núcleo de la fábrica actual del castillo se construyó desde la conquista del mismo (1246) hasta mediados del XIV.

Si bien los documentos históricos hallados son escasos hasta 1381, los datos aportados por las excavaciones son determinantes y permiten definir con cierta precisión la estructuración de las construcciones defensivas fundamentales en el ámbito del Castillo, al igual que ocurre con la configuración en la puerta de San Miguel. Entre 1381 y 1471 se suceden diversas intervenciones de refuerzo, mejora, reparación o reconstrucción, sobre elementos o partes del castillo, y solo excepcionalmente se acomete alguna obra parcial de nueva planta.

El periodo comprendido entre 1471 y 1477 es posible identificarlo como la última etapa de cierta entidad en el proceso de mejora del sistema defensivo de Alcalá de Guadaira, y corresponde a la etapa en que es ocupado por D. Rodrigo Ponce de León, Marqués de Cádiz, constituyendo su base de operaciones contra Sevilla y Jerez.

Entre 1477 y 1510, se producen sucesivas propuestas de obras tendentes a la conservación del deteriorado Castillo, y al mantenimiento de su funcionalidad original, que se presentan como un anticipo de lo que empezará a ocurrir años después: el progresivo deterioro de la fábrica del castillo, tras la pérdida de su funcionalidad originaria.

Realmente, desde el siglo XVI hasta finales del XIX son escasas las transformaciones que se producen en la planta de las estructuras murarias y torres de este recinto, lo que constituye uno de los valores fundamentales que avalan la importancia del Complejo Fortificado.
A pesar de la pérdida de su función militar en relación a los musulmanes hacia 1500, el Castillo continuó siendo mantenido y reforzado en la primera mitad del siglo XVI, dado su valor ante posibles conflictos de otra índole.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985
Inscrito BIC Monumento Gaceta 16/04/1924

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

FERNÁNDEZ RUIZ, Rafael; VERA REINA, Manuel. El Castillo de Alcalá de Guadaira: Campaña de 1988. 1990, pp. 403-406.

RODRÍGUEZ HIDALGO, José Manuel. Memoria de gestión de las actividades arqueológicas de la provincia de Sevilla, 1989. 1991, 42-.

TABALES RODRÍGUEZ, Miguel Ángel; POZO BLÁZQUEZ, Florentino. Intervención arqueológica de apoyo a la restauración en el Castillo de Alcalá de Guadaira. 1991, pp. 536-545.

VALOR PIECHOTTA, Magdalena. Informe de la segunda campaña de documentación gráfica, planimétrica y fotográfica del Castillo de Alcalá de Guadaira. 1990, pp. 413-416.

VALOR PIECHOTTA, Magdalena. Informe preliminar sobre la campaña de documentación gráfica planimétrica y fotográfica del Castillo de Alcalá de Guadaira: Sevilla. 1987, pp. 500-507.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. LÓPEZ RAFAEL, Nerea, Expediente para la Declaración como Bien de Interés Cultural, categoría Monumento, del Complejo Fortificado de Alcalá de Guadaira (Sevilla).



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417