IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Torre Alta
Otras denominaciones: Ciudad fortificada de Torre Alta Código: 01140550019
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Priego de Córdoba

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Murallas Alto imperio romano
Asentamientos Bajo imperio romano
Torres defensivas Defensa Edad Media - Árabes
Murallas Defensa Edad del Hierro II - Iberos
Asentamientos Edad del Hierro II - Iberos

Descripción

Esta torre se levanta sobre una meseta de planta alargada, de unos 250 metros de longitud - orientada en el mismo sentido y dirección de todo el macizo, Noreste-Suroeste - por unos 35 metros de anchura en el extremo Suroeste y que se va ensanchando progresivamente hasta el extremo opuesto, en el que alcanza los 60 metros. La extensión total de la meseta, que se encuentra fortificada por una línea de muralla y bastiones en casi todo su perímetro, es algo superior a los diez mil metros cuadrados.

A partir del lugar donde se alza la torre, la meseta baja en suave declive o en escalonamientos imperceptibles hacia el Noreste. Siguiendo las curvas de nivel se pueden observar varios anillos de fortificación en todo el contorno de la meseta, excepto en las vertientes orientadas al Norte y al Noroeste, donde las pendientes caen en talud y en profundos tajos de roca natural - de 20 a 30 metros de altura - que hacen innecesaria la fortificación. Estos muros de fortificación pudieron servir de defensa a un pequeño poblado que perduró desde los tiempos íbero-romanos a los momentos árabes, ya que en sus laderas aparecen restos cerámicos de estos momentos, abundando entre ellos las cerámicas romanas (terra sigillata, tegulae, comerciales,...) y destacando las varias tumbas de incineración ibéricas dadas a conocer por investigadores como R. Carmona Ávila y D. Vaquerizo Gil en la última década del siglo XX.

Al mismo tiempo, aproximadamente en el centro de la meseta, adosadas al exterior de la fortificación de aquel sector, aparecen los restos de varias habitaciones excavadas en la roca viva, cuyos lados forman ángulo recto de 2 x1,6 metros y de una altura media de 0,6 metros. Próximos a estas habitaciones hay varios sillares de piedra caliza perfectamente labrados. También a unos quince metros al Noreste de la torre hay una construcción en forma de fosa de 1,3 metros de longitud por 0,6 de ancho y 1,84 de profundidad, uno de cuyos extremos está perfectamente redondeado. Está construida con pequeñas lajas de piedra y revestida de una especie de cemento. Su función podría haber sido la de un aljibe o depósito para grano. Otros hallazgos encontrados en este yacimiento y depositados en el Museo Histórico Local de Doña Mencía son dos monedas de bronce, una de Obulco y la otra de Emerita Augusta, así como una vasija completa de cerámica romana.

Este macizo de las Tres Torres aparece bordeado en su zona Suroeste por el curso del río Salado, que se ve hermoseado por la frondosa vega de feraces huertas y ricos campos de árboles frutales, así como por el viejo camino de penetración de estas quebradas tierras hacia los alomados campos de la campiña cordobesa, continuamente vigilado y custodiado por una serie de torres medievales y yacimientos arqueológicos, tales como el Cerro de la Cruz y La Llaná de Almedinilla, las Torres del Esparragal, las Tres Torres, las Cabezuelas del Camino del Tarajal, las torres de Barcas, Fuente Alhama y Morchón para después vadear el Salado y salir a los campos de Luque tras franquear las fortificaciones de El Salobrar y Almanzora.

La torre es de forma cilíndrica y conserva una altura de unos diez metros, aunque debió alcanzar algunos más, ya que presenta un claro derrumbamiento o desmoche en su parte más alta. Su diámetro es de 6,5 metros y la anchura del muro de un metro y medio. No presenta puerta de acceso, ya que el orificio abierto en la zona este parece haber sido practicado recientemente por razones desconocidas; sí podemos observar dos aberturas o ventanas originarias: una mirando hacia el norte y abierta a unos siete metros de altura y la otra hacia el Suroeste y a unos cuatro metros del suelo - de lo que se deduce que, al igual que en la Torre de la Plata de Doña Mencía, para acceder al interior se emplearía una escalera o escala de quita y pon -. El aparejo está fabricado de sillares algo tallados y de regular tamaño colocados en la parte baja, mientras que a medida que subimos en altura se pierde este cuidado en la talla y disminuyen de tamaño. Por otra parte, en esta zona baja, hasta unos cuatro o cinco metros de altura, se aprecia su superficie enlucida de una especie de cemento de cierta dureza. El interior presenta un primer cuerpo o bajo, actualmente hueco, aunque puede ser factura reciente ya que sus paredes son muy irregulares y toscas y con descarnes que denuncian su mal planificada ejecución. No obstante, es posible que ese primer cuerpo también sea de ejecución antigua, con destino a almacén, depósito, pozo ciego,... Este módulo alcanza la altura de unos cuatro metros para pasar de aquí a un primer piso de paredes más cuidadas y cubierto por una cúpula, muy destruida y hecha a base de lajas y ladrillos por aproximación de hiladas.

Por sus características de torre cilíndrica de diámetro superior a los 4,5 metros, aparejo cuidado en la zona baja y posibilidad de existir una cámara baja o depósito interior, esta torre se podría incluir en el grupo de las del Morchón y, por la posibilidad de contar con la planta baja hueca, en el de la Torre del Puerto.


Datos históricos

Según A. Arjona, esta fortaleza pertenecía a la Cora de Priego, pudiendo tratarse de la que con el nombre de hisn Aliya - que significa precisamente "fortificación alta"- aparece citada en el Muqtabis de Ibn Hayyan (III, 27), o bien la que como al-Alliya " que significa igualmente "la alta"- aparece citada en el Bayan de Ibn idari. En verdad, a su alrededor se observan restos de fortificación diferentes a los de cualquier simple torre de las mismas características (excepto la Torre de Barcas), que han llevado a considerarla por Bernier et alii como un recinto de grandes dimensiones en el camino de Priego a Alcaudete.
Torre Alta, al igual que la Torre Bajera, debió de ser una de las torres construidas en los alrededores de Priego de Córdoba por los nazaritas entre 1332 y 1341, cuando la ciudad estuvo bajo dominio del reino de Granada antes de la definitiva conquista cristiana en la última fecha indicada. Sus características son las propias de estas torres: torre más grande, cilíndrica, macizada hasta una parte y con abertura o ventana para el morabito en la parte superior. Según Arjona, formaría parte junto con la Torre Media y la Torre Bajera del núcleo central de fortificaciones donde residían los morabitos que custodiaban la frontera granadina en conexión visual con el castillo de Priego

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985 155

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

ARJONA CASTRO, Antonio. Arqueología e historia de las torres atalayas de las comarcas de Priego y Alcalá la Real: frontera castellana-granadina durante los siglos XIII, XIV y XV. 1990, pp. 32-37.

BERNIER LUQUE, Juan. Nuevos yacimientos arqueológicos en Córdoba y Jaén. Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, 1981.

CARMONA ÁVILA, Rafael. Época Romana y Visigoda. 1997, pp.105 - 118.

CARRILLO DÍAZ-PINÉS, Jose Ramón. El poblamiento romano en la Subbética cordobesa. 1991, pp. 225-252.

GALEANO CUENCA, Gloria; GIL FERNÁNDEZ, Raquel. Sobre algunos bronces romanos del Museo de Priego de Córdoba. 1998, pp. 55 - 60.

HURTADO DE MOLINA DELGADO, Julián; SÁNCHEZ ROMERO, A.. Torreones y fortificaciones en el sur de Córdoba. Cajasur, 1994.

LÓPEZ REY, Nuria. Armas inéditas de las Edades del Cobre o Bronce en el Museo de Priego. 1994, pp.22 - 32.

VAQUERIZO GIL, Desiderio. Avance de la prospección arqueológica de la Subbética Cordobesa: La depresión Priego-Alcaudete. 1991, pp.117 - 170.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. CARMONA ÁVILA, R. , LUNA OSUNA, D. , MORENO ROSA, A., Carta Arqueológica de Riesgo de Priego de Córdoba. Torre Alta, 1999.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Actualización y Revisión del Inventario de Yacimientos Arqueológicos de Andalucía 1999. Torre Alta, 1999.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Córdoba. Torre Alta, 1987.

Biblioteca Nacional de España (Madrid). MADRID CAVALLERO, Francisco Julián, Descripción histórico-geográfica en la antigua ciudad de Iliturgi. Torre Alta, 1838.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Antonio Martínez Castro, Inventario de fortificaciones del medio rural. Sur de Córdoba.Volúmen I, 2005.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417