IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Muralla urbana Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Muralla urbana
Otras denominaciones: Torres y Lienzos de Muralla Código: 01230810008
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Jaén
Municipio: Segura de la Sierra
Códigos relacionados

Incluye a:
Código Denominación
01230810027 Torre de Gontar
01230810006 Puerta Nueva

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Torres defensivas Defensa Edad Media
Murallas Edad Media

Descripción

El núcleo más importante que se conserva de las murallas árabes consiste en un muro almenado que rodea la parte baja del pueblo y sube escalonadamente por la ladera en dirección al Castillo. La muralla, abierta por varias puertas, se ve reforzada por medio de cubos (como el que alberga la puerta Catena, junto a los baños árabes) de perfil troncocónico y planta cuadrada, rematados por merlones. Hay otra torre parecida a esta, la llamada "Torre de las Eras" que conserva únicamente dos de sus caras, se sitúa en el otro lado del pueblo junto a un aljibe (el pozo de las nieves).
Esta construcción defensiva está realizada en argamasa y piedras.
Las investigaciones llevadas a cabo por Salvatierra, Castillo, Gómez y Visedo llevan a la hipótesis de que han existido varios recintos de muralla sucesivos, y los han ido diferenciando según los materiales empleados y su técnica constructiva. De este modo hacen la siguiente delimitación:La primera fortificación urbana.
El recinto A
La primera muralla de la población islámica debió construirse entre el momento de la
fundación (finales del siglo IX o principios del X) y el primer cuarto del siglo XI, época en la que se menciona por vez primera a Segura como una población sólidamente fortificada. En el terreno inmediato al castillo no se han localizado fragmentos de esta posible primera muralla. En el interior de la población se atribuyen a esta fase dos fragmentos de muralla, y junto a otros datos se han reconstruído hipotéticamente el trazado del que quizá fue el recinto original. El lienzo A-l está situado por debajo de la actual calle principal de la población, en el arranque superior de la escalera que limita el lado Sur de la plaza ubicada al pie de la torre de la iglesia. Se trata de un muro de tapial, formado por 4 hiladas de 2 cajones de 80 cm. de altura y 120 cm. de longitud. El mortero se realizó con piedras de pequeño tamaño y guijarros y abundante arcilla y cal, con una superficie externa lisa de gran dureza, aunque muy afectada por la erosión, sobre todo en su parte inferior, donde el agua la ha destruido completamente y ya ha empezado a arrancar el material interior. Lo que más destaca es su ejecución, ya que sólo se colocaron agujas en los extremos, con lo que la línea de apoyo de los cajones no está interrumpida por las perforaciones tan comunes en la mayoría de las variantes de esta técnica constructiva. La obra se hizo por tanto apuntalando los tableros por el exterior, técnica ya documentada en la fase más antigua de las murallas de Andujar, o sujetándolos con cuerdas, que lógicamente han desaparecido.
Aparentemente este muro subiría recto en dirección al castillo (Este) y quizá quede aún parte de él oculto por el "terraplén" en el que se apoya el "mirador del Arco" y el edifico más próximo al mismo. Sería el límite Sur de la población islámica.
Por el extremo Oeste el muro torcería, casi en este punto, hacia el Norte, dirigiéndose hacia el espacio ocupado hoy por la iglesia de Sta. María del Collado, que atravesaría, de modo que cuando esta se construyó, se derribaría parte de la muralla.
Durante la construcción de la casa situada hoy al pie de la torre se localizó la entrada a una especie de bodega. En realidad pudo ser un portillo de acceso a la población, aunque muy modificado. En el siglo XVI las jambas y el arco se recubrieron con piedras trabajadas. Posiblemente en época contemporánea la elevación del terreno condujo a que este acceso quedase convertido en un pasadizo subterráneo, que posiblemente fue fragmentado, mediante tapias, en al menos dos partes que pasaron a convertirse en bodegas de las casas limítrofes. Su presencia implica que había una muralla, y la presencia del portillo impediría efectivamente situar aquí el ábside con la entrada a la iglesia, ya que quedaría al exterior de la muralla. Por tanto, como decíamos al principio, la iglesia debió construirse eliminando parte del lienzo de la primera muralla, sirviendo el propio muro exterior de la iglesia como nueva fortificación.
Un segundo tramo (A-2), ya desaparecido, aunque parecen quedar algunos rastros de su existencia. Pasada la iglesia, la muralla volvería a girar hacia el Este a la altura de la parte superior de Calle de la Iglesia, y quizá perteneciera a la misma una hipotética torre circular cuyo rastro habría quedado en el chaflán de una casa del lado derecho de dicha calle. La manzana de casas situadas frente a la desembocadura superior de esta calle presenta una particularidad interesante. El edificio que ocupa el lado norte de la manzana, presenta en su esquina Sur sillares encadenados, lo que sugiere que originalmente no había edificio, en esa zona. Posiblemente por ahí subiera la muralla, que sería eliminada antes de la construcción de la mencionada casa.
Otro fragmento localizado de esta muralla (A-3) se encuentra bastante más arriba, en el pequeño patio interior situado junto a la llamada Casa de Jorge Manrique, y sería prolongación en línea recta del que hipotéticamente subía desde la calle de La Iglesia, y posiblemente continuaba también recto hacia la parte superior del cerro.
Este trazado supone en teoría la existencia de un recinto bastante reducido en relación al que luego llegaría alcanzar la población, pero debe tenerse en cuenta que en esta época muy posiblemente estaba ocupaba buena parte de la ladera actual del castillo, quizá hasta la cima. El segundo recinto urbano (B).
La fortificación almohade.
El segundo recinto urbano supuso una considerable ampliación del primero, al tiempo que debía cerrar por abajo un amplio albacar para el ganado y quizá cultivos, por lo que gran parte de dicho espacio muy posiblemente estuvo libre de construcciones hasta finales del siglo XV o principios del XVI. Al exterior del mismo por el Oeste quedó el baño de la población, construido quizá en ese mismo momento o algo antes.
La muralla presenta un grosor, técnica constructiva, y calidad de material, semejante al muro de la segunda fase de la fortaleza, fechándose por tanto en época almohade.
De la misma queda un largo lienzo (B-l) que forma hoy la base de las casas de la Calle del Baño Moro, que por tanto en cierta forma puede considerarse una calle de ronda. Desde el extremo Sur debía subir hasta enlazar con el tramo A-l. En el mencionado extremo Sur apenas queda un cajón de la muralla. Hacia el extremo Norte de la calle conserva algo más de 3 m. de altura, ya que las casas se adosan a ella por la parte interior, con accesos por la calle Caballeros Santiaguistas, que está en una cota más elevada que la de la calle del Baño Moro. No obstante estas casas han perforado la propia muralla en varios lugares, abriendo alacenas, ventanas e incluso una puerta a la calle del Baño Moro, lo que indica la existencia de sótanos. El lienzo trazaba hacia la mitad de su longitud un codo, que se aprovechó en época santiaguista para levantar una torre. El tramo (B-l) se prolonga con otro fragmento (B-2) que forma el muro lateral (Norte) de la primera casa la calle Caballeros Santiaguistas. A continuación la muralla giraba hacia el Norte, por la plaza del Altozano, rodeando la manzana que forma el borde Este de la misma para ir a enlazar con el segmento (virtual) A-2.
El tercer tramo (B-3) se localiza por encima del A-3, constituyendo la mayor parte de la llamada Casa de Jorge Manrique, y debía formar ángulo recto con aquel, ampliando el recinto a partir de este punto hacia el Norte. La puerta de esta casa -que ostenta en la fachada el escudo de los Mesía Figueroa (familia de la madre del poeta)- se abrió en consecuencia derribando un segmento de la muralla, construyéndose la casa al exterior de esta. En la parte superior de la población no se han localizado por el momento restos, siendo difícil determinar por de donde subía hacia la fortaleza.
La fortificación santiaguista. El recinto C
Se trata de una ampliación realizada posiblemente entre la segunda mitad del siglo XIII y el siglo XIV. Complementaria de las grandes fortificaciones realizadas por debajo del castillo, en el lado Oeste, al nivel de la población se separaba notablemente del recinto anterior, englobando una amplia superficie. Esta muralla fue muy restaurada en los años
setenta, y sólo quedan algunos fragmentos originales.
Restos de esta muralla se han detectado a ambos lados de la actual Puerta de entrada a la población. Esta es la denominada Puerta Nueva ejecutada en el siglo XVI, época a la que efectivamente debe pertenecer su estructura, aunque es una obra muy restaurada. Se ignora si en época medieval se había construido ya este acceso, o la puerta principal era la llamada Puerta Catena. Fotos antiguas indican que existió al menos una torre que quedó englobada en la que hoy existe en el lado izquierdo (Oeste) de la Puerta. Desde ella partían dos ramales, uno se dirigía hacia el Norte (C-l), por debajo de la actual calle Corregidor Juan de Isla (Mirador y edificios de la Caja de Ahorros), hasta enlazar con el muro islámico A-1., quedando restos del muro y de una torre realizada con tapial de mampostería. El segundo ramal (C-2) bajaba hacia el Oeste. En este sector quedan restos de la muralla y dos torres cuadradas con dos cámaras, igualmente muy restauradas. En la segunda giraba la muralla hacia el Norte, hasta llegar a la Puerta Catena, sin duda el elemento más relevante de esta reforma. Es una gran torre con entrada en codo, aunque los dos arcos hoy existentes pertenecen a la restauración.
Desde la Puerta Catena la muralla proseguía por el borde del cortado (C-3), adaptándose al mismo. Igualmente el tramo ha sido muy restaurado, aunque se conservan dos torres, con dos cámaras cada una, semejantes a las dos del tramo Norte. Desde la segunda torre, el lienzo se prolongó hacia el Oeste, siguiendo el corte del terreno, ampliándose de nuevo de forma notable el terreno amurallado. En el punto en que esta nueva muralla cambiaba de dirección (de Norte a Este) para cerrar el recinto, se construyó la Puerta de Orcera. Este lienzo doblaba a la antigua muralla almohade y tuvo como finalidad englobar el baño y quizá algunas casas que habían surgido al exterior de la muralla, así como obtener una amplia superficie englobada dentro del recinto, teniendo una función tanto defensiva, como sobre todo fiscal, en relación con las dos Puertas.
La antigua muralla almohade (B-l) quedó así en el interior de la ciudad, como segunda línea defensiva, algunos segmentos fueron eliminados en momentos difíciles de determinar, posiblemente ya en época moderna, puesto que los santiaguistas conservaron casi con seguridad la doble defensa e incluso la reforzaron. Así sucedió con el lienzo (B-l), en el que se levantó, en el recodo donde quizá estaba el portillo mencionado anteriormente, la poderosa torre también citada, en la que se han abierto recientemente nuevos huecos.
Aunque la técnica de construcción de dicha torre es la misma que la del resto del lienzo que se considera santiaguista, su aparejo presenta algunas diferencias. Es posible por tanto que se levantase en un momento diferente, quizá antes, reforzando la defensa del sector. Posiblemente, quizá en época moderna, este tramo de la muralla almohade fue recrecida de nuevo con un tapial que se distingue claramente de todo el resto, y que se adosa a la torre.
En la parte superior de la población, el lienzo B-3 debió enlazarse con los que provenían de la zona del castillo por debajo del llamado Camino de la Fuensanta, de forma que se englobó dentro de la población el manantial del mismo nombre, que hoy ha quedado enterrado.(SALVATIERRA et al.)


Datos históricos

En el año 781, Segura de la Sierra fue tomada por Abul Asward, quien la fortificó y la dotó de tres órdenes de murallas, lo que convirtió el pueblo en fortaleza inexpugnable. Este recinto amurallado conforma un conjunto complejo y muy bien conservado y actualmente aún pueden observarse muchos tramos de murallas como las que rodean la parte baja del pueblo, las que suben desde la Puerta Nueva hacia el Castillo, los lienzos que descienden desde el Castillo hacia la plaza de toros y el recinto exterior de la Alcazaba. La muralla en algunos tramos resulta muy estrecha lo que hace dudar que este sea su verdadero trazado, ya que según algunos autores es posible que se trate en buena parte de una "cerca fiscal", un muro tardío construido en el siglo XVI o después, para controlar la entrada de productos a la localidad. La medieval iría algo por encima.
Al exterior de la muralla debía existir un importante complejo defensivo, aunque muchas de las construcciones han desaparecido en la actualidad. Un ejemplo lo constituye la Torre de las Eras, en un pequeño promontorio en cuyas proximidades arranca el camino que sube al castillo. Se trata de una gran torre rectangular con dos zonas, un zócalo inferior casi totalmente cubierto por la vegetación, y una parte superior con unas cuatro plantas de altura.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985 155
Inscrito BIC Monumento BOE (C.E) 11/12/1985

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

MARTINEZ MORENO, Manuel. Una visita a Segura de la Sierra. 1990, pp.29-31.

SALVATIERRA CUENCA, Vicente ...et al.. ¿La Sierra de Segura. Análisis de la evolución en la ocupación de un territorio en época medieval. El valle de Segura de la Sierra¿. -.

ZUAZO, Secundino. El conjunto urbano de Segura de la Sierra : Jaén. 1962, p.70.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417