IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Seminario Menor del Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora de Belén en Pilas. Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Seminario Menor del Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora de Belén en Pilas.
Otras denominaciones: Complejo Residencial Lantana Código: 01410750035
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Pilas

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Edificios religiosos Enseñanza Edad Contemporánea 1957/1991
Edificios residenciales Hospedería Edad Contemporánea 1991

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Barquín y Barón, Fernando Proyecto 1957
Promotores Arzobispado de Sevilla Encargo 1957

Descripción

Las ventajas que ofrece la separación respecto a la gran ciudad, la bondad del clima por la cercanía al mar y las cualidades ambientales de un entorno próximo al Parque de Doñana fueron determinantes para la elección del emplazamiento del Seminario Menor. Situado a las afueras del pueblo, en su límite Sur, próximo a la carretera de Villamanrique de la Condesa, el Seminario ocupa una superficie que sobrepasa las quince hectáreas. Posteriores y próximas construcciones de carácter residencial ¿viviendas unifamiliares aisladas o entre medianeras- no impiden que el conjunto se imponga, por escala y claridad de la intervención, sobre su entorno en transformación. La suave topografía descendiendo hacia la cuenca del Guadiamar favorece la relación de esta arquitectura con su paisaje más inmediato, sobrepasando, sin que sus volúmenes sean de escalas imponentes o desmesuradas, las nuevas construcciones.

La implantación del Seminario Menor en el pueblo de Pilas dio entrada a una nueva imagen de modernidad en el medio rural en una experiencia análoga a la que desarrollaron los pueblos de colonización. Como se afirma en un extracto de memoria del proyecto: "Queremos huir en cambio de un ambiente que pudiéramos llamar sugestivo de un falso sentimiento estético, poético, emocional si se quiere, pero que dista del verdadero concepto de Arquitectura Sacra que debe ser más racional al apoyarse en verdades dogmáticas". El propio Fernándo Barquín encontraba en la arquitectura religiosa el campo de expresión óptimo de una arquitectura racional. La orientación a levante de la capilla determina la del resto de edificios del conjunto con bloques exentos comunicados entre sí por una pérgola que hace las funciones conectivas de los claustros porticados de la arquitectura monástica.

El seminario se sustenta en la idea de una adecuada funcionalidad, ya ensayada y comprobada en otros ejemplos de la arquitectura sevillana contemporánea como la Universidad Laboral que diseñara pocos años antes la oficina OTAISA. Estudiados los recorridos y las funciones, el seminario se organiza en varios edificios independientes, favoreciendo la creación de espacios abiertos ajardinados que obligan al contacto de sus residentes con la naturaleza, en claro reflejo de la apuesta por la humanización de la arquitectura que se efectuaba en la Europa de la posguerra, y ayudando a completar la introspección inherente al programa. Las condiciones climáticas y topográficas se reflejan en estos espacios abiertos y en la proliferación de galerías cubiertas, expresión arquitectónica de los recorridos y de las relaciones funcionales que se producen entre espacios libre y edificios. Las dimensiones, la disposición en planta y en menor medida, la diversidad de forma y escala de los edificios, especialmente la Capilla, son los principales instrumentos utilizados por el arquitecto para crear variedad y distinción entre distintas zonas, dentro de la extensa superficie que ocupa el seminario.

Accediendo por la avenida Pío XII, a la izquierda se situaron las zonas de clases y de dormitorios. Los edificios destinados a dormitorios poseen tres plantas, siendo exentos los dos más alejados de la entrada mientras que el tercero compone con las clases un conjunto que dibuja una planta en ¿U¿ con patio abierto hacia el Norte. Los tres edificios de dormitorios respondían a la división en grupos según las edades de los seminaristas, alejándose del edificio de las clases a medida que la edad de los estudiantes era mayor. El destinado a los mayores se construyó sobre pilares, liberando la planta baja para que el jardín continuase bajo del edificio como espacio protegido con mal tiempo. La zona destinada a clases posee dos plantas de altura y su orientación se debe a la búsqueda del sol en invierno y de los vientos dominantes procedentes del mar en verano.

Al lado derecho se situó un conjunto de edificios destinados a administración, zona de profesores, salón de actos, comedor y zona rectoral. La organización de estas funciones determinó que los bloques se dispusiesen cerrando un espacio central de planta cuadrada. Las distintas alturas precisas en cada caso para desarrollar el programa exigen una uniformidad en el tratamiento de las fachadas reforzada por la incorporación, en planta baja, de una galería cubierta que cierra el conjunto y articula convenientemente a la escala de la persona las transiciones entre edificios.

Las secciones que de esta parte del seminario pueden realizarse siguiendo las dos direcciones principales, dibujarían la articulación volumétrica que, procediendo del programa, atiende también a las condiciones del entorno inmediato. Los dos edificios más bajos, paralelos a la avenida Pío XII -alineado al vial el salón de actos y en su frente el comedor-, permiten que tanto la zona rectoral como la administrativa cierren con su mayor altura el fondo de un espacio abierto pensado como un interior al concentrar toda la atención en los edificios que lo delimitan. En este caso, la contemplación del paisaje exterior ha de realizarse desde las distintas estancias que se proyectan en los edificios. Entre la zona de dormitorios y aulas y la zona de administrativa, un gran espacio abierto, y en directa relación con la calle, se cierra con la Capilla.

En el proyecto de Fernando Barquín para la Capilla se adelantaba la reforma posterior del Concilio Vaticano II respecto a las orientaciones y funcionamiento de la liturgia. El altar de la Capilla, situado al fondo, fue aprovechado por el arquitecto para potenciar al máximo la especialidad interior, al ir progresivamente subiendo el techo, pero también al descender el suelo ajustándolo a la pendiente del terreno. En este sentido, la Capilla es deudora de la influencia notoria en el manejo de la luz que la iglesia de Ronchamp, obra de Le Corbusier, supuso para los edificios de culto de la época. La sección longitudinal descubre también un delicado juego de alturas en la entrada aprovechando la galería cubierta que de nuevo es utilizada para rodear el gran patio exterior entre la Capilla y la calle. Al espacio único y principal de la Capilla se añaden otros laterales destinados a capillas menores, que junto a los confesionarios y el altar componen una arquitectura interior en equilibrio con la exterior. La terminación con ladrillo visto y piezas prefabricadas como material de cualificación de sus superficies siguen la línea de austeridad que distinguen en general a las iglesias y capillas que en otros colegios y barriadas también construyera Fernando Barquín, en clara afinidad con la arquitectura nórdica del momento.

A los pies de la Capilla, y en inmediata proximidad al patio entre la Capilla y la calle, se encuentra la torre campanario, que ofrece una poderosa referencia visual al conjunto al situarse justo frente al acceso principal al recinto. La planta de la torre es en aspa, determinada por la presencia visual de la estructura de hormigón, que se evidencia en sus cuatro esquinas. Cerrando la escalera interior de la torre, un muro de ladrillo visto se despliega en toda la altura, inclinándose hacia el exterior conforme asciende hacia la coronación, con lo que la presencia del hormigón es más evidente en la base, en claro sentido tectónico, y se minimiza en el extremo superior. Coronando la torre, una losa de hormigón visto ofrece soporte al campanario, que se conforma como una estructura abierta sustentada sobre ocho perfiles metálicos, que sostienen una losa intermedia y otra de las mismas dimensiones en la coronación. En línea con diseños anteriores del mismo arquitecto (v.g. el Colegio de los Padres Blancos en Sevilla), el chapitel de la torre también queda abierto, dibujado mediante simples perfiles metálicos inclinados que sostienen la veleta y la cruz en el remate.

El empleo del hormigón armado y del ladrillo constituye el rasgo característico de la obra. Como muestra de la vinculación con las corrientes que transformaron la materialidad de la arquitectura moderna en la década de los cincuenta es de destacar el empleo de la piedra sin desbastar en la portada de acceso al conjunto desde la avenida, así como en elementos puntuales de las zonas comunes y el altar de la Capilla. En la composición del conjunto intervienen también las masas vegetales, con árboles de hojas perennes ¿pinos- que entran en la delimitación y cualificación de los espacios abiertos y dan continuidad a la naturaleza y al paisaje en el que se enclava el seminario.

Aunque inicalmente se encontrara en la afueras del pueblo el desarrollo urbanístico de los últimos años ha integrado el edificio en el tejido urbano. El entorno se encuentra en transformación. El nuevo crecimiento de la ciudad hacia el Sur hace prever que la gran parcela situada frente a la fachada de acceso del conjunto se urbanice con viviendas unifamiliares o entre medianeras al uso de la zona.

A partir del año 1991, el seminario se transformó en un complejo residencial que se oferta como pensión y como hotel de dos estrellas. Con 114 habitaciones, está especialmente destinado a grupos para encuentros y reuniones. Desde entonces su denominación es Complejo Reisdencial Lantana. Sigue siendo propiedad de la Diócesis y no se han realizado transformaciones que supongan alteraciones sustanciales de la obra que dirigiese Fernando Barquín. El estado de conservación del conjunto es bueno. Cabe destacar, sin embargo, la pérdida del mobiliario original, que ha quedado sustituido por uno de diseño reciente y carácter anodino.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

José María Gentil Baldrich y Ana Yanguas Álvarez de Toledo. Fernando Barquín y Barón ¿ Joaquín Barquín y Barón. Imágenes de su archivo en el los fondos FIDAS. Desconocida.

LANDROVE, Susana. Equipamientos I. Lugares públicos y nuevos programas, 1925-1965. Registro DOCOMOMO Ibérico. Barcelona . Fundación Docomomo Ibérico y Fundación Caja de Arquitectos, 31/12/2010. 978-84-937857-3-4.

Información documental

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. CAPILLA RONCERO, Ignacio; RAMOS CARRANZA, Amadeo; SÁNCHEZ-CID ENDÉRIZ, José Ignacio, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Sevilla. Seminario Menor del Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora de Belén en Pilas., 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417