IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Pósito Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Pósito
Código: 01140080029
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Belalcázar

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Edificios socioculturales Actividad cultural Edad Contemporánea
Pósitos Almacenamiento agrícola Edad Moderna

Descripción

Edificio de planta rectangular, con un apéndice en la parte trasera correspondiente a una crujía. El núcleo principal, con fachada corrida hacia la calle, se articula en dos cuerpos contiguos que tienen estructuras diferentes. Al primero se accede desde la portada principal y a través de un zaguán cubierto con bóveda de cañón con lunetos, encalada, al igual que los paramentos, y se compone de tres naves paralelas a la calle, separadas entre sí mediante dos arcos de medio punto a cada lado, con escasa flecha, de ladrillo, con rosca lisa y apeados sobre pilares de sección cuadrangular y carentes de capiteles o molduras, renunciándose así a cualquier tipo de ornato. Resultan robustos, tanto por su ancha rosca e intradós, como por la escasa flecha, estructura idónea para el fin al que sirve: la de crear una composición de gran fortaleza para contener las fuertes tensiones. Esta finalidad se acentúa con la disposición de unos arcos similares a los anteriores, pero muy rebajados y sobre pilares mucho más bajos en los muros laterales (noreste y suroeste); es decir, el de fachada y el opuesto. Son arcos ciegos, de descarga ¿los próximos a fachada de medio punto y los opuestos, carpaneles-, cuya finalidad es aligerar el empuje de los gruesos muros. La cubrición de la nave paralela a fachada se realiza mediante bóveda de cañón con lunetos, la central con cañón, y con cañón rampante la nave del fondo, en la cual se abrieron unas lucernas rectangulares para entrada de luz.

Bajo este primer cuerpo y en dirección perpendicular a la línea de fachada, existe un semisótano en forma de galerías paralelas de más de 2 metros de anchura cada una, en perfecto estado, de las cuales una al menos es practicable hoy día. Ésta se halla cubierta con bóveda de cañón y servía como cámara de aislamiento del grano respecto a la humedad del suelo. Este semisotano se ilumina mediante pequeños ventanucos que se abren en la fachada a ras de calle y perfectamente apreciables desde el exterior.

El segundo cuerpo, anexo al anterior y comunicado con él por un arco, es un espacio amplio y diáfano, de lograda concepción estética, que cuenta con sólo cuatro soportes: rudas columnas labradas en granito, material característico del entorno, y compuestas únicamente de fuste liso y capitel. Dos de estos capiteles son troncopiramidales, sin ornato, con las caras lisas; otros dos son derivaciones del dórico, pues constan de equino, pero tienen un ábaco prismático de gran desarrollo. Uno de los soportes presenta la particularidad de que, por motivo desconocido¿premura, impericia¿-, figura toscamente labrado en una parte como si se tratara de un pilar con dos fustes adosados. Sobre estos soportes arrancan nueve bóvedas de arista rebajadas y fabricadas en ladrillo puesto de canto, que proporcionan una visión unificada del espacio, aumentada por la continuidad de las bóvedas. Dicho espacio se comunica mediante dos arcos de medio punto con una crujía trasera compuesta de tres tramos con bóvedas, en las que en fecha imprecisa se abrieron grandes lucernas para entrada de luz.

La fachada es muy sencilla y arranca de un zócalo moderno de cemento que pretende imitar piedra granítica. Algunos vanos de iluminación se reparten irregularmente. Caben dudas acerca de cuándo se abrieron todos ellos, pues es posible que no todos estuvieran originalmente. Del único que no hay incertidumbre acerca de su origen primitivo es del ubicado a la derecha de la portada, con reja de hierro forjado dibujando retícula y ancho recercado de granito, como es típico en la zona, de la cual es también característica la portada, que traza un arco de medio punto rebajado, con ligero baquetoncillo que moldura la parte interna de la rosca, en tanto que delgados filetes recorren el extradós. Dos mensulillas con fuerte impronta del gótico tardío soportan la moldura. El arco, dispuesto sobre dos anchos plintos lisos, se caracteriza esencialmente por los grandes sillares graníticos que modelan tanto jambas como las dovelas colocadas radialmente.
Salvo el zócalo, la portada y el recercado de algún vano, el resto del paramento está encalado, ofreciendo ese contraste tan singular en este área geográfica.

El conjunto se cubre con tejado, cuya hilera discurre paralela a la fachada. Es visible la reforma a la que se sometió la cubierta del segundo cuerpo ¿el cubierto con nueve bóvedas de ladrillo-, pues su alero es ostensiblemente moderno; sin embargo, el del primer cuerpo, aunque restaurado, mantiene el ladrillo en esquinilla.


Datos históricos

A falta de un estudio previo del edificio que recabe la posible información acerca de este pósito, únicamente se pueden recoger los testimonios que han pasado de generación en generación. En el Catálogo Artístico y Monumental de la Provincia de Córdoba (t. 1, p. 232) se fecha en el siglo XVI, datación que corroboran los autores del libro ¿Pósitos, Cillas y Tercias de Andalucía¿ (p. 207) que concretan más: en el reinado de Felipe II (1556-1598). En efecto, la portada, aunque de fuertes resabios goticistas, es muy típica en el norte de la provincia en fechas tan avanzadas como la dicha, por el retraso con el que llegó a la zona el Renacimiento y la pervivencia del gótico, de fuerte arraigo. Bien es verdad que en el primer cuerpo descrito, justamente el que encontramos nada más franquear la portada, tiene ya bóvedas de cañón y de arista, más en consonancia con fechas más tardías, ya a partir del XVII, pero cabe la posibilidad de que obedecieran a una reforma. Sin embargo, los soportes y bóvedas del segundo cuerpo sí que parecen responder a la época primigenia del edificio. Sobre todo, el tipo de columnas y capiteles los encontramos en otros edificios históricos de Belalcázar, como el convento de Santa Clara de la Columna, fundado en 1483, pero edificado en esencia a lo largo del XVI.

Estilísticamente, la composición de la portada se podría emparentar con modelos toledanos, lo cual no deja de tener cierta lógica, teniendo en cuenta las relaciones de esta zona norteña de la provincia con el sur de la cercana Extremadura, especialmente a partir de la Baja Edad Media, a través de los caminos de trashumancia que interconectaban una amplísima zona. No hay que olvidar la relación de la familia condal ¿condes de Belalcázar y posteriormente, en el XVI, duques de Béjar- con el valle de la Serena (al este de la provincia de Badajoz), hasta donde se extendían sus dominios. Influencias toledanas también son perceptibles en el magnífico convento de Santa Clara de la Columna, en la propia Belalcázar, fundación de los condes.

En cuanto a la evidente diferenciación entre los dos núcleos principales que conforman el conjunto del pósito, hoy día, careciendo de datos históricos que lo atestigüen, nos atrevemos a apuntar que pudo deberse a una separación de los productos que se almacenaban en cada uno de los dos y, posiblemente, incluso a una reforma. Mientras que parece más lógico que el primero, contiguo a la portada y con unas cámaras abovedadas debajo, sirviera para almacén de grano, por la cuestión del aislamiento de la humedad, la otra parte pudo haber sido utilizada para vino o aceite. Habrá que esperar los resultados de futuras investigaciones que lleven a aclarar de forma más segura el porqué de la diferencia entre ambos espacios.

Se aprecian dos momentos importantes en la historia del pósito de Belalcázar: el de fundación en el siglo XVI y una ampliación en la siguiente centuria. Después, pocas reformas parece haber sufrido y si las hubo, no han desvirtuado el carácter primigenio de su estructura, por lo que se manifiesta hoy como uno de los ejemplares mejor conservados en la provincia.

Entre los usos que ha tenido, aparte de pósito, se sabe que en el siglo XIX, durante una época, albergó al Ayuntamiento; también ha servido de escuela, plaza de abastos, hogar juvenil, museo, casa de la juventud y, ahora, casa de cultura.


PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito CG BOJA 19/12/2007 248 6

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

GIL PEREZ, M. D. , TORRES HIDALGO. M. , RAMIREZ MORENO, N.. Pósitos, cillas y tercias de Andalucía : catálogo de antiguas edificaciones para almacenamiento de grano. Dirección general de Arquitectura y Vivienda, 1991. 7040018.

Catálogo artístico y monumental de la provincia de Córdoba. V. I. Diputación Provincial de Córdoba. 84-500-9057-1.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Jordano Barbudo, María de los Ángeles, Inventario de Pósitos y Tercias de la provincia de Córdoba para el Expediente de inscripción Genérica Colectiva en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Ficha nº 15. Pósito de Belalcazar, 2008.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417