IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Pósito Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Pósito
Código: 01140210693
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Córdoba

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Pósitos Almacenamiento agrícola Edad Moderna 1563

Descripción

Edificio originalmente de planta casi cuadrada (23 x 26 m), que ha perdido la primera crujía hacia la plaza de la Corredera cuando en 1683 fue ampliada esta y se dio uniformidad. Se derribó la fachada original, cuya descripción se inserta en el siguiente apartado; por consiguiente el edificio llegaba en tiempos hasta el pórtico de la Corredera y su fachada estaba alineada con la de la Cárcel.

Los lados mayores del rectángulo dan a la plaza (norte) y al callejón del Pósito) (sur), que tiene salida a la calle de la Paja. Hacia el sur, el callejón tiene adosadas unas casas que ahora se están rehabilitando. Este callejón era del pósito y correspondía a la rampa. El lado corto orientado al oeste limita con la antigua Cárcel, hoy mercado de Sánchez Peña y edificio de usos culturales; en tanto que el opuesto, hacia el este, linda con la casa y mesón del Arco Bajo, edificio denominado la Romana en los documentos más antiguos, con fachada recayente a la plaza del Socorro; por lo tanto, el pósito era un edificio que estaba exento en dos de sus lados (frontal y postrero), el tercero lindaba con la Cárcel, con la cual tenía comunicación, si bien hacia este lado y hacia el sur era donde se encontraba en tiempos la rampa (esta nave tiene una anchura de 2,10 a 2,25 m); y, finalmente, el cuarto daba al edificio de la Romana. A la actualidad el pósito ha llegado rodeado por edificios más altos que él, que impiden su visión desde cualquier ángulo.

Constaba de dos plantas de unos 4,5 m de altura cada una, compartimentadas en seis naves dispuestas longitudinalmente de norte a sur y cada una de ellas se cubría con un tejado a dos aguas, sistema que recuerda a la sala de oración de la mezquita aljama de Córdoba. Debía tener un total de seis crujías que daban la profundidad del edificio, de las cuales sólo se conservan cinco, pues la primera, como se ha comentado, fue derribada, junto con la fachada, para hacer la de la Corredera con cuatro plantas.

A partir de 1683, cuando se constituye la nueva plaza, se desmonta la primera crujía y se hacen dos plantas más sobre las dos ya existentes, pero sólo en la que ahora queda como primera crujía; el resto del pósito se dejó con la misma altura. El suelo se recreció para adaptarlo a la nueva cota de la plaza y en sucesivas intervenciones, sobre todo cuando se adapta para casa de vecinos, aumenta el nivel progresivamente y de forma distinta, lo que explica la existencia de escalones diseminados sin arbitrio en el interior. Aparte, hay un desnivel entre la plaza y el callejón del Pósito en dirección N-S que alcanza un metro de diferencia, en tanto que de oeste a este desciende entre 40 y 50 cm.

Todo parece indicar que el pósito contaba con un total de siete naves, de las cuales solo sirvieron como paneras cinco; las dos extremas lo aislaban de los edificios colindantes, lo cual era característico en los pósitos que no quedaban exentos. Así, en la nave lindera con la cárcel era por donde ascendía la rampa, y hacia el lado contrario se hallaba el aljibe. En planta baja las naves están separadas entre sí por arcos de medio punto soportados por recios pilares o machones, dada su gran anchura y su escasa altura, que dan sustento a bóvedas de cañón rebajado en planta baja y techumbres de madera en la alta. Los pilares son de sección rectangular y los de la planta baja muestran sillares, en tanto que los arcos son de ladrillo; sin embargo, en la alta ambos elementos sustentantes son de ladrillo, lo cual podría explicarse porque en la inferior necesitaban mayor reciedumbre para soportar las paneras superiores cuando estuvieran cargadas. Esto se trasluce en el espesor de los arcos: los de abajo miden 90 cm de ancho y los de arriba, 60 cm. Este refuerzo en planta baja se hace notar asimismo en el grosor de los muros este y oeste, que alcanzan una anchura que oscila entre los 2 y los 2,15 m, con lo cual contrarrestan el empuje del edificio.

Por su parte, los muros de cerramiento del edificio son de tapial, salvo la parte baja que muestra sillares. El conjunto estaba originalmente revestido con un mortero muy fino con abundante cal, de gran calidad, que fue pintado en ocre y rojo. El suelo primitivo estaba constituido por tacos y bolos de granito, con el fin de facilitar el tránsito de bestias de carga y carros.

En la planta superior los arcos estaban cegados hasta determinada altura. La explicación podría estar, como se ha visto en otros pósitos, en la intención de evitar la mezcla de diferentes tipos de granos o de distinta antigüedad. Es el sistema de trojes, por el cual se creaban una especie de cámaras. Posiblemente, la razón de no terminar de cerrar los arcos hasta arriba estribaba en facilitar la ventilación que permitían los escasos y pequeños vanos que había en estos edificios, con el fin de evitar la putrefacción por humedad. En dicha planta aún se pueden ver algunas piqueras en el suelo por donde se vertería el grano a las paneras de la planta baja, con el fin de llenarlas a su máxima capacidad. Evidentemente, a partir del momento en que el pósito dejó de cumplir su función y comenzó a ser utilizado para otros fines, las piqueras fueron cegadas. Afortunadamente, quedan algunas.
En el estado actual de la investigación del edificio, aún no es posible determinar si debajo existió, como en otros pósitos, una cámara para aislar el grano de la humedad. Habrá que esperar el resultado de las catas arqueológicas.

La nave que linda con la antigua cárcel fue aprovechada en parte para construir, tras la desaparición de la rampa, una escalera. La conexión con dicha cárcel existió en las dos plantas originales. En la baja se aprecia aún y se trata de un sencillo arco de medio punto, no muy grande, que estaba situado bajo la rampa. En la nave opuesta, la más próxima al Arco Bajo, en la primera crujía aparece reflejado en los planos más antiguos el denominado aljibe de la Romana, que curiosamente no tiene conexión con el pósito, sino con el antiguo edificio conocido como la Romana.

Respecto al sistema de cubrición, hay que precisar que las armaduras que han llegado a nuestros días en planta alta no son las originales, pero sí deben estar reproduciéndolas, pues por encima de los muros corre una potente cornisa pétrea en forma de cuarto bocelón, que tenía como función no sólo servir de apeo a las techumbres, sino soportar el conjunto de caces que iban por el exterior, entre los tejados, para evacuar el agua de lluvia.


Datos históricos

Se ha apuntado la fecha de 1536 para la construcción del pósito. Una de las primeras noticias que se refieren al entorno se remonta al año de 1559, cuando el Ayuntamiento pidió autorización al rey para llevar a cabo una reordenación urbanística en la plaza principal; previamente, entre 1551 y 1567 se habían expropiado una serie de casas que se alzaban en el lugar, con el fin de ensanchar la plaza ya existente. Efectivamente, la Corredera aparece citada en 1367, en tiempos de Pedro I el Cruel, quien hacía referencia al pilar que existía en ella. El ambiente comercial que iba a ser prioritario en este entorno se detecta en 1458, cuando se instala la tercera carnicería de la ciudad. Como lugar para espectáculos públicos se perfila en 1501, momento en el que se levanta un estrado para que los regidores asistieran a los actos inquisitoriales, y años más tarde, en 1526, Carlos I concede un privilegio mediante el cual el mercado podía tener como escenario la Corredera, algo que venía desarrollándose desde 1284 en la calle de la Feria y su entorno.

Una de las acciones que lleva a cabo el Ayuntamiento el mismo año de 1559, en que comienza a mostrar interés por la ampliación de la plaza, es la solicitud de licencia para trasladar la cárcel al solar existente junto al pósito, de lo que obviamente se deduce que el pósito ya estaba allí. La construcción de la cárcel se inició en 1583.

Justamente un siglo después, en 1683 se convoca al arquitecto Antonio Ramos y al maestro de albañilería Antonio Delgado para que emitan informe sobre la conveniencia o no de la reedificación de la plaza. Es muy interesante dicho documento porque da constancia de la forma irregular del recinto, ya que las casas no estaban alineadas, constituyéndose una ¿panza¿ en el lado norte y un ¿codillo¿ en el este, y adoptando el conjunto una planta general trapezoidal, pues se estrechaba hacia el este, donde hoy está la ermita del Socorro y donde se encontraba el hospital de la misma advocación, y además era más larga que en la actualidad hacia esta parte. En cambio, el lado sur, donde se encontraban los edificios representativos, como la cárcel y el pósito, junto con la denominada Pared Blanca (casas de doña Ana Jacinta de Angulo), era regular; ahora bien, hay que especificar que la línea de fachada del pósito estaba originalmente más avanzada hacia la plaza, pero se derribó y se retranqueó con el fin de alinearla con el resto de los lados y darles una apariencia homogénea.

Mientras que el cercano hospital del Socorro, en el testero bajo de la plaza, fue demolido para regularizar el espacio que en este lado se estrechaba considerablemente, el pósito siguió en pie. En el plano de 1906 se indica ¿edificio del pósito y de la Romana, nº 48 y 50¿, de lo que se deduce que aparte de la casa ubicada junto al Arco Bajo, volviendo hacia la plazuela de la Almagra o del Socorro, existía tal edificio de la Romana, contiguo al pósito y, por lo que parece, tenía comunicación con éste, por lo que es posible que tuviera una función vinculada a aquél. El arqueólogo que lleva a cabo las catas en el pósito ha sugerido que pudiera albergar la balanza en la que se pesaría el grano antes de entrar al pósito.

Teodomiro Ramírez de Arellano en 1883 en sus ¿Paseos por Córdoba¿, quien relataba cómo a mediados del XVI se inició la reforma de la plaza, la cual ¿se ensanchó¿. La Pared Blanca, en el testero alto, era donde se colocaba el estrado con dosel para asistencia de las autoridades a los actos públicos. Las casas de los Angulo tenían tres galerías con muchas ventanas y columnillas. En cuanto a la cárcel, afirma que originalmente tuvo un gran balcón, luego trasladado a la huerta de la Favorita o los Morales y sustituido por el que ahora luce.

De esta fuente se deduce que el pósito, era un edificio de estilo mudéjar que debió ser levantado en el XVI, con elementos que anuncian ya la vuelta al clasicismo, como son las esbeltas columnas de mármol negro y la cornisa; por el contrario, es

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 24/03/1982
Inscrito CG BOJA 19/12/2007 248 6

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CATALAN BURON, Mª Dolores... et al.. La plaza de la Corredera. Diputación Provincial, 1986. 84-505-4070-4.

GIL PEREZ, M. D. , TORRES HIDALGO. M. , RAMIREZ MORENO, N.. Pósitos, cillas y tercias de Andalucía : catálogo de antiguas edificaciones para almacenamiento de grano. Dirección general de Arquitectura y Vivienda, 1991. 7040018.

SALCEDO HIERRO, Miguel (pról.); RAMIREZ DE ARELLANO GUTIERREZ, Teodomiro; RAMIREZ DE ARELLANO, Rafael. Paseos por Córdoba : o sea apuntes para su historia. León . Everest, 16/09/1993. 84-2419-951-0.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Jordano Barbudo, Mª Ángeles, Inventario de Pósitos y Tercias de la provincia de Córdoba para el Expediente de inscripción Genérica Colectiva en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Ficha nº 09. Pósito de Córdoba , 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417