IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Centro Histórico de Almonaster la Real Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Centro Histórico de Almonaster la Real
Código: 01210040028
Provincia: Huelva
Municipio: Almonaster la Real

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología
Centros históricos Edad Contemporánea

Descripción

La comarca presenta una topografía muy accidentada, derivada de las últimas estribaciones de Sierra Morena. En general, la temperatura media anual es del orden de 14º, con mínimas poco pronunciadas y que en raras ocasiones llegan a cero grados.

Se encuentran en Almonaster una gran variedad de soluciones, motivadas tanto por la adaptación a una topografía y parcelación distinta, como por la propia economía de la propiedad. Así, y aunque el número de plantas predominante es de baja más soberao, aparecen dos o más casos con dos o tres plantas. También variará el número de crujías, el contar con patio o corral, en función del número de fachadas de la parcela, variará la situacción de la cuadra -que de estar en las traseras podrá pasar a fachada ante la carencia de un doble acceso, bien ocupando una dependencia de ella o bien situándose en un semisótano cuando lo permite la topografía-. En parcelas en esquina aparecerán tejados a tres aguas con cornisa también de tejas. Será muy variado el número y disposición de los huecos de fachada y habrá, también, un amplio repertorio de motivos ornamentales, principalmente en huecos, cornisas y zócalos. En los casos en que la edificación se asienta sobre las irregulares parcelas de los núcleos originarios, ocupará la totalidad de ella sin dejar patios o corrales y adaptará la disposición de crujías y dependencias a las posibilidades de la parcela. Los edificios son de carácter residencial todos ellos, que presentan unas características arquitectónicas relevantes. Gozan generalmente de una posición privilegiada, tienen un tamaño considerablemente mayor que otros usos edificatorios y por la calidad de los materiales, la diversidad de colores y la composición volumétrica destacan sobre las demás. Encontramos dentro de esta tipología dos tipos diferenciados: las casas señoriales andaluzas y las casas palaciegas neoclásicas. Las primeras, de planta y piso, surgen como evolución y depuración de la arquitectura popular e introducen ciertos aspectos de orden compositivo de las denominadas casas de vivienda. El tema de la portada enlazada ahora con el balcón superior, se potencia al máximo convirtiéndose en el elemento de referencia de la fachada. Los huecos y sus rejas correspondientes se agrandan especialmente en altura, convirtiéndose en balcones enrejados en la planta piso. El alero de la cubuierta sigue presente así como el encalado de la fachada. Las casas palaciegas neoclásicas aparecen de una manera un tanto extraña en el paisaje urbano de la población. La utilización de colores calientes suaves, ocres principalmente, destaca de entre el frío color de las fachadas y el oscuro de las cubiertas. El orden compositivo es estrictamente geométrico. La aparición de falsas pilastras y todo tipo de impostas y molduras refuerza este carácter ordenado de las fachadas. El énfasis de los huecos de sus molduras y sus balcones y la utilización esporádica de arcadas semicirculares y arcos de circunferencia da un cierto carácter colonial a este tipo. Estos edificios terminan siempre prolongando la fachada por encima de la cubierta, que se resuelve generalmente a cuatro aguas de suave pendiente o en la modalidad de cubierta plana. Estos edificios se encuentran formando esquina a dos o incluso a tres calles, lo que hace que se presencia, motivada también por la gran altura interna de los pisos y el tipo de remate, sea muy notable y destaquen dentro de la trama urbana de Almonaster.

A partir de la formación de al-Andalus, en pleno siglo X, la Sierra estaba repartida entre los dominios de la ciudad, hoy portuguesa, de Beja y los límites occidentales de Sevilla, mientras el resto de la provincia era territorio de la Kora de Niebla. Previamente la zona había sufrido las rebeliones del Algarve (s. XII) contra el imperio almorávide y la aparición de los segundos reinos de Taifas. La llamada Reconquista, iniciada en Huelva hacia 1.230 por los portugueses, quedó completada en 1.264 con la anexión del Reino de Niebla por Alfonso X. Este carácter fronterizo entre los reinos de Portugal y Sevilla marcó durante siglos el destino de toda la zona, que ha sufrido las endémicas relaciones de hostilidad que han caracterizado las relaciones hispano-portuguesas. Desde el siglo XII y hasta el XIX, las ocasiones de conflicto han sido numerosas y explican la ancha faja despoblada que, desde el límite occidental de la Sierra, se extendía hasta el foso, relativamente seguro, de los ríos Guadinana y Chanza. Las poblaciones que hoy existen en esta comarca sufrieron saqueos y destrucciones continuos. En el reinado de Sancho IV se van a construir y reconstruir una serie de castillos en la zona, formándose lo que se llamó la "banda gallega" para la defensa del reino. Tras la Reconquista quedó inicialmente incorporada al Reino de Sevilla, hasta que Alfonso X el Sabio, en el año de 1.279, concedió a la iglesia hispalense el castillo y la villa de Almonaster la Real, junto con la de Zalamea a cambio de Puebla de Cazalla. Más tarde, en 1.285 queda bajo la jurisdicción del arzobispo D. Remondo. Los arzobispos sevillanos la poseyeron hasta la segunda mitad del siglo XVI, en cuya centuria, como ocurrió con muchas villas castellanas, se enajenó por la corona para paliar el déficit de la Hacienda. En 1.850 Felipe II la incorporó a la jurisdicción real, siendo vendida poco después al príncipe de Salerno, Nicolao Grimaldo, quien a su vez pretendió venderla la Marqués de La Algaba. No obstante, los vecinos consiguieron recuperarla para sí mismos. En el siglo XVIII había perdido el carácter de realengo para transformarse en villa de señorío, perteneciendo a D. Gregorio del Valle Clavijo, siendo a finales de siglo cuando recobre la villa su señorío (según Madoz). Como ocurría en todo el área de la sierra onubense, la mayor parte de la población se concentraba en la villa, diseminándose por el territorio una serie de aldeas de vecindario, por lo general, reducido. Y en la primera mitad del siglo XIV, en 1.333, el concejo sevillano pretendió crear una nueva población cerca de Almonaster, denominada Valencia, segregándole para ello una parte del término e impidiendo la entrada en él a los vecinos de Almonaster que no quisieran poblar el nuevo lugar. Sin embargo el proyecto no prosperó y la nueva población desapareció.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Conjunto histórico BOJA 28/01/2008 19 34
Inscrito BIC Conjunto histórico BOE 15/11/1982

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

RESOLUCION de 20 de septiembre de 2006, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se incoa procedimiento para la modificación de la delimitación del Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico, de la población de Fuenteheridos (Huelva).. 10/10/2006, -.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417