IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Centro Histórico de Vejer de la Frontera
Código: 01110390006
Provincia: Cádiz
Municipio: Vejer de la Frontera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología
Centros históricos Edad Contemporánea

Descripción

Su territorio participa de las características del litoral y de la campiña, poseyendo una playa de gran valor natural como es la playa del Palmar, que se une con las playas de Conil y de los Caños de Meca en Barbate. Situada entre los 150 y los 217 m. de altitud, sobre una elevación que se desarrolla en dirección norte-sur, dominando el valle del Río Barbate. El Casco Antiguo se localiza en dos pequeñas colinas al Este del promontorio más elevado. Sus altitudes más significativas son: el Castillo, 193 m.; la Plaza del Convento, 175 m.; y la carretera N-340 en el cruce de la Barca, 10,5 m

Su núcleo urbano se configura en punto defensivo elevado, en las cercanías de un importante cruce de caminos: Cádiz-Tarifa y Arcos-Barbate.
Existen tres accesos, correspondientes a los extremos noroeste y sur, provenientes respectivamente de la N-340 y del cruce de ésta con la comarcal C-343, que se insertan estratégicamente en la trama viaria urbana, uniéndose a los anillos o rondas de circunvalación.
El viario interior constituido por un entramado de calles estrechas y tortuosas, pequeños espacios intersticiales, callejones y plazuelas producidos por la trama orgánica y morfológica de las manzanas. Las calles aun no siendo rectas, mantienen alineación de la edificación, no manifestándose vuelos, retranqueos o elementos salientes sobre el espacio público.
La ocupación del suelo se adapta a la topografía en pendiente conformándose manzanas cerradas, de poca profundidad y forma irregular, que siguen las curvas de nivel y haciendo coincidir las calles con líneas de cota uniforme. También aparece con frecuencia en la misma manzana accesos por dos calles diferentes a diferente cota, lo que produce una morfología de edificaciones escalonadas.
Tres zonas claramente diferenciadas: Casco, Barrio de San Miguel y Barrio de Buenavista. A su vez dentro del Casco aparecen el Casco Primitivo, compuesto por Recinto Amurallado y sus alrededores, los Bordes y el Arrabal.

Podemos distinguir varias tipologías de viviendas tradicionales:
La vivienda unifamiliar tradicional, asimilable a modestas cas palacio. Suelen ocupar todo el ancho de una manzana, distribuyéndose alrededor de un patio central de dimensiones no muy grandes al que se accede a través de un zaguán. Tienen dos alturas y sus acabados son sobrios, sin que aparezcan elementos decorativos como cierros o molduras.
La vivienda colectiva o casa de vecinos tradicional, articulada en torno un patio por adición de piezas que suelen ser de dimensiones muy reducidas y que constituyen las viviendas en sí. Carecen de servicios , siendo estos colectivos y compartidos por todos los vecinos. El patio es la estancia principal y poee un gran valor ambiental. Su altura es variable de una a tres plantas, mantiene la sobriedad de acabados y se cubre con azoteas a la andaluza y construcciones sobre ella en algunos casos.
Señalar por último que, en las zonas de borde y arrabal, existe una variante actualizada de la vivienda unifamiliar tradicional y que intenta el mantenimiento de las invariantes de ésta, sobre parcelas mucho más reducidas y con la utilización de los nuevos materiales. Al ser autoconstruida aparecen en la mayoría de los casos inacabadas.

La ciudad se desarrolla extramuros en la falda de la colina más septentrional. Durante mucho tiempo la ciudad no excedió los límites de la colina primigenia, hasta que se hizo necesario saltar a la segunda colina , que está intimamente unida a la primera mediante una pequeña depresión de cota uniforme. En la catualidad el desarrollo ha llegado a la ocupación total de la segunda colina, cuya extensión es mayor que la primera, habiéndose saltado en la actualidad al macizo oeste y peviéndose en las Normas Subsidiarias la total ocupación de la ladera este.


Datos históricos

Aunque el origen del actual Vejer se remonta a un periodo tan temprano como el Bronce final y su existencia como ciudad fortificada parece documentarse en época romana, no obstante, lo que consideramos trama urbana y recinto murado del Vejer actual se debe de conformar de modo preciso en el periodo histórico islámico que se extiende desde el S. VIII al S. XIII.
En la primera mitad del S. XIII, la villa poseía un extenso alfoz con numerosas aldeas, era rica en cultivos de viñas, olivar, huertas y cereal, tal como se constata en los Repartimientos castellanos de final del S. XIII.
En el largo periodo que va desde 895, hasta la conquista castellana, transcurren más de tres siglos y medio. Es precisamente en este largo periodo histórico en el que hay que situar la consolidación de su castillo, la construcción de gran parte de su recinto amurallado, puertas y torres, y gran parte de la trama urbana actual, además de la construcción de numerosas aldeas y otras intervenciones en el medio, como fueron los molinos de agua, las acequias y atarjeas de las huertas, los aljibes, almazaras etc.
La expansión de Vejer y la creación de barrios nuevos, así como la ampliación del conjunto urbano a la segunda colina se inicia tras la conquista del Reino de Granada, como consecuencia de su importante crecimiento demográfico. A partir del XVI se empiezan a poblar y edificar los llamados barrios nuevos como la Hoya, la Calle Alta, el Algarrobillo, la Laguna y se crean otros barrios o calles de oficios como la de los yeseros, laneros, cantareros, corcheros ...

A finales del S. XVII o principios del S. XVIII, la expansión por las laderas y vaguadas entre las dos colinas (la Hoya) y la ocupación de la segunda colina parece completada.
Un importante hito en su transformación urbana lo marca el terremoto del 12 de abril
de 1773. Este seísmo, que debió de tener su epicentro próximo al núcleo urbano, ocasiona numerosos daños en el caserío vejeriego y algunas pequeñas alteraciones en su
trama urbana. El terremoto de 1773 señala, en el aspecto urbanístico, el final de una época y el nacimiento del Vejer contemporáneo.
En el tránsito entre el XVIII y XIX, a la par que se asiste al lento ascenso social de una
nueva clase de grandes propietarios agrarios, se produce el abandono del casco antiguo
por parte de la vieja nobleza local y la lenta ocupación de antiguas casas-palacios por parte de este nuevo grupo social, activo e inquieto. Es esta nueva clase de grandes propietarios de la tierra los que adquieren las casas más principales o invierten crecidas sumas en la edificación de nueva planta de numerosas viviendas en las que suele pervivir el patio central y la casa de campo o zona de servicio para los aperos de labranza y animales de carga. Pero, al mismo tiempo, se importan estilos regionalistas de moda o se percibe la influencia del modernismo en rejas y balcones, que se insertan en el entramado antiguo sin grandes contrastes.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Conjunto histórico BOE 21/07/1976

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

Antonio MUÑOZ RODRÍGUEZ. Patrimonio cultural de Vejer de la Frontera.Volumen III. . G.D.R. Litoral de la Janda , 30/12/2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417