IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 19| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Ruinas y Palacio de Medina al-Zahara Más imágenes Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Ruinas y Palacio de Medina al-Zahara
Código: 01140210118
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Córdoba
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01140210134 Madinat Al-Zahra

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Ciudades Califato

Descripción

Con el espléndido paisaje del Monte de la Novia, al fondo, en la terraza superior del Alcázar, donde se ubican la residencia del Califa y de los altos dignatarios, los órganos de gobierno y administrativos y dependencias militares, se encontraban las Viviendas Superiores, próximas a la Puerta Norte de la muralla circundadora. Forman el conjunto una serie de edificios de distinta tipología, alineados en torno a un gran patio. De ellos, llamaría la atención la simplicidad decorativa, con resplandecientes paramentos blancos. Estas Viviendas Superiores, unas paralelas y otras perpendiculares a la muralla, constituyeron dos importantes conjuntos residenciales, con fachadas a su correspondiente patio central, solado de sillares -que hoy aún se conservan-. De los restos encontrados en las excavaciones se deduce que los adintelamientos de los edificios presentaban arcos de herradura, en cuya decoración se alternaban el estucado de colores.
Bajando desde las Viviendas Superiores hacia la terraza intermedia por una calle en rampa, se llega hasta el Cuerpo de Guardia, situado en la entrada sur del Alcázar. El lugar, sin duda, fue un importante nudo de comunicación y control entre la zona superior y las inferiores de la ciudad. El espacio estuvo dominado por una robusta y elevada torre que permitía vigilar todo el conjunto palatino. Disponiéndose junto a ésta diferentes dependencias y servicios de carácter militar, como eran las amplias habitaciones de estar de los soldados de la guardia y el espacioso aseo. Todo el recinto, dado su uso militar, debió tener una escasa y sobria decoración, limitada al enlucido de las paredes con mortero de color blanco y un simple zócalo rojo, que acentuaba su diferencia con la suntuosidad y magnificencia características de las demás dependencias palaciegas.
La Casa de los Visires o Casa del Ejército se situaba al norte de Medina Azahara, próxima a la muralla que protege a la ciudad y cercana a la Arquería Porticada, desde la cuál se llega a ella a través de distintas calles en rampa. Esta reconstrucción se suele identificar con el monumental edificio basilical que constaba de cinco espaciosas naves longitudinales y una transversal. En este magnífico conjunto se distinguen dos grandes complejos: uno de representación y otro de habitación. El conjunto de representación, por el que se accedía al habitacional, se configuraba como una amplia nave transversal, porticada sobre pilares rectangulares y traviesas de madera, o sobre columnas y arcos de herradura, sirviendo de entrada desde el exterior. El conjunto de habitación se componía de un núcleo de tres naves centrales columnadas, flanqueadas por otras dos laterales, y también con acceso columnado. Tanto las naves centrales longitudinales como la transversal debieron tener una sola planta, a diferencia de las dos que tendrían las laterales. Aunque su escasa decoración se limite a un zócalo de almagra y a la alternancia del blanco y rojo-arenisca en sus arcos, o al labrado de los capiteles de sus columnas de mármol rosa y negro, la majestuosidad del edificio ante el contrastado horizonte de sierra y cielo, es sobrecogedora. Los suelos del recinto, con el típico barro cocido y juego cromático característicos del propio estilo palatino de Madinat al-Zahra, debieron acentuar extraordinariamente la sugestiva diafanidad de sus dependencias. Distintamente, la armoniosa composición de líneas rectas y curvas que prevalecían por doquier, multiplicadas hasta la infinidad sobre los arcos de herradura en las vigas de los techos -o sobre las cubiertas en las rítmicas hileras de tejas de rueda-, evocaban refinados órganos de no se sabe qué encantadoras sinfonías. Acerca de la funcionalidad de esta Casa de los Visires, se conocen diferentes hipótesis. La más actual y convincente, propone su utilidad como zona de recepción previa, para las embajadas que después serían atendidas por el Califa.
En la entrada oriental al recinto fortificado del Alcázar se encuentra la Gran Arcada o Arquería Porticada, que estuvo formada por quince arcos alineados de norte a sur, siendo catorce escarzanos y el cental de herradura y algo más grande que los demás. Presidía el imponente conjunto una gran explanada o plaza de armas. La galería de arcos, no debió de tener una función militar defensiva, sino una utilidad escénica y efectista. Desde un templete que se situaría encima del arco central, el Califa presidiría las paradas o desfiles militares, observando y arengando al ejército. Dicho posicionamiento no sólo distanciaba al Califa de la tropa, sino que engrandecía su autoridad. Se conoce que la decoración de la Arcada fue simple y similar a la de los edificios no regios, consistente en enlucidos blancos y alternancia de dovelas en ladrillo rojo y piedra sobre los arcos y filos de los alfices. Sus enormes puertas de madera, en dos hojas, debieron estar forradas -en parte o en su totalidad- por planchas de bronce sujetas con tachones de hierro.
La Mezquita Aljama de Medina Azahara fue el primer edificio levantado en el lugar, dado el fuerte fundamento religioso del Estado Califal. A diferencia de todos los demás edificios que están orientados hacia el sur, la Mezquita, como todas las mezquitas mahometanas, se orienta hacia el sureste, en dirección a La Meca. Está situada en la terraza inferior de la medina, intermediando las dos grandes zonas de las edificaciones cortesanas y las públicas -de viviendas, zocos, cuarteles, talleres y demás servicios-. Constituyendo uno de los edificios más importantes y originales del conjunto arquitectónico, por ser ejemplo de transición entre el arte tradicional andalusí y el nuevo arte califal, que introduce modelos de mayor riqueza en general. En su edificación destacarían la amplia planta rectangular del templo, el patio porticado para las abluciones, la sala de oración de cinco naves y el alminar, desde el que el almuédano llamaba a la oración. Resulta también de gran interés el Sabat, o Pasadizo elevado que comunicaba el Alcázar con la Maqsura, permitiendo al Califa el acceso reservado a ella. Asimismo habría que destacar la Casa de la Limosna situada frente de la Mezquita.
Accediendo al Alcázar por la Puerta de Gobierno, cerrada al público, y tras atravesar espléndidos jardines, se llegaría al Edificio del Salón Rico, uno de los más significativos exponentes de la sensibilidad y exquisitez del Califa y sus constructores. Aunque estuviese inspirado en los grandilocuentes palacios abbasíes de Oriente, el edificio, por su extraordinaria belleza y originalidad -en la que se destacan su armonía y gracia exterior, junto a la riqueza y suntuosidad de su interior-, constituye en sí, obligada referencia arqueológica y arquitectónica del arte y la cultura islámica en Occidente. El soberbio palacio consta de tres espaciosas naves longitudinales columnadas que se flanquean por dos colaterales, separadas por sendos muros con una puerta central y otra frontal porticada que sirve de acceso a su rico interior. Cuentan las leyendas que era tanta la profusión de oro y plata, diamantes y piedras preciosas en su ornamentación, que al penetrar en él los rayos del sol, producían tal juego mágico de luces y destellos que deslumbraban y dejaban perplejos hasta los más regios y exigentes visitantes.
Situado frente al Salón Rico, desde cuyo interior podía contemplarse, se encontraría el Pabellón del Jardín, rodeado de cristalinos estanques y frondosos jardines.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento Gaceta 26/07/1923
Inscrito BIC Zona Arqueológica BOJA 25/07/2003 142 17037
Inscrito BIC Zona Arqueológica BOJA 23/08/1997 98 10378
Inscrito BIC Zona Arqueológica BOJA 18/06/1996 69 6415
Inscrito BIC Monumento Gaceta 04/06/1931

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

ACIÉN ALMANSA, Manuel. Madinat al-Zahra en el urbanismo musulmán. 1987, pp. 11-26.

ACIÉN ALMANSA, Manuel. Madinat al-Zahra en el urbanismo musulmán. 1987, pp. 11-26.

LÓPEZ CUERVO, S.. Medina Azahara, ingeniería y formas. Desconocida, 1985.

PINILLA MELGUIZO, R.. Medina Azahara, un Versalles en la Córdoba del siglo X. 1993, p.2-14..

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Actualización y Revisión del Inventario de Yacimientos Arqueológicos de 1998. Ruinas y Palacio de Medina al-Zahara, 1999.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417