IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Núcleo urbano de Alcútar y zona de cultivos aterrazados Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Núcleo urbano de Alcútar y zona de cultivos aterrazados
Código: 01180300006
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Granada
Municipio: Bérchules
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01189010020 La Alpujarra Media Granadina y La Tahá

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Bancales Agricultura Edad Contemporánea
Asentamientos urbanos Actividad residencial Edad Moderna

Descripción

Está formado por un núcleo urbano de trazado irregular con tres núcleos de crecimiento diferenciados, con viviendas unifamiliares agrupadas en manzanas compactas y disposición escalonada de la edificación, alguna construcción diseminada en bordes de caminos, edificios singulares de uso colectivo - eras, plaza, iglesia ¿- y zonas de cultivos en terrazas asociadas al sistema tradicional de gestión de los recursos naturales, fundamentalmente del agua y la tierra (acequias, ramales, fuentes, paratas, balates ¿ ).

El conjunto se compone del núcleo urbano de Alcútar, que por su proximidad a la cabecera municipal - aproximadamente entre 1,3 kilómetros - puede considerarse un barrio anexo al mismo, y una zona de cultivos distribuida de norte a sur, sureste y suroeste del mismo, dejando a Bérchules en el margen izquierda de esta delimitación.

La superficie de esta área patrimonial es de aproximadamente 943.401 metros cuadrados, con un perímetro de 5.923 metros. El núcleo de Alcútar se asienta en la solana de la vertiente sur de Sierra Nevada, encajado en el margen derecho del barranco del Río Grande de Los Bérchules, en que nace el Río Guadalfeo, un ámbito de gran continuidad espacial con importantes perspectivas visuales, tanto desde el fondo del valle del Guadalfeo como desde el núcleo de Narila y las vecinas cimas de La Mezquita y Santa Rita de Cádiar.
Su ubicación, a cotas altimétricas propias de la denominada Alta Alpujarra, permite reconocer la escala territorial de las relaciones visuales establecidas ¿ desde y hacia el área -entre las distintas áreas patrimoniales objeto de esta declaración. El acceso a Alcútar se realiza desde la carretera GR-421 -eje de comunicación de la Alpujarra Alta- por la que se llega a Bérchules.

-Morfología urbana:
Asentado a menor altura y en una zona de topografía más suave que la de la cabecera municipal Bérchules, la conurbación de Alcútar se desarrolla entre las cotas 1.200 y 1.260. Presenta cierto grado de disgregación en su estructura, pudiéndose distinguir tres núcleos de crecimiento y edificaciones en diseminado entre estos y la localidad de Bérchules.

El núcleo más extenso y complejo se desarrolla longitudinalmente, orientándose en la dirección Noreste ¿ Suroeste, transversal a la línea de máxima pendiente de la ladera. Su morfología responde por tanto, a la de un asentamiento en media ladera: el viario principal sigue las líneas de nivel, mientras que el secundario surge transversal al anterior ¿ con calles sinuosas, estrechas y escarpadas- originando una disposición escalonada de la edificación.

La edificación se agrupa formando un núcleo compacto, con un elevado grado de colmatación de las manzanas. Su altura varía según la fachada - anterior y posterior- entre 1 y 2 plantas, que pueden verse acompañadas de cámara superior sin ocupar totalmente la última planta.
No han surgido elementos volumétrica o tipológicamente discordantes, los pocos procesos de renovación se han realizado sobre las parcelas originales incluyendo los espacios destinados a cuadras y cobertizos, y aumentando por tanto la compacidad de las manzanas.

La plaza de la Iglesia de Santa María la Mayor es el principal elemento organizador de la trama de este núcleo. Con un trazado irregular, la plaza presenta distintos planos de cota definidos por muros y unidos entre sí por rampas, reproduciendo en cierto modo la morfología del sistema de cultivo en paratas. En ella se ubican algunos de los edificios más representativos: iglesia, correos y guardia civil, convirtiéndose junto a las fuentes y abrevaderos en los principales ámbitos de sociabilidad del pueblo.

Los otros dos núcleos, dispuestos al sureste y noreste del anterior, pueden considerarse más bien como una agrupación de edificaciones aisladas, que descienden por la ladera entremezclados con los huertos y parcelas agrícolas originando secuencias urbanas de gran valor estético. En estos dos barrios la edificación prácticamente no ha sufrido procesos de renovación, por lo que aunque su estado de conservación material es peor que en la del núcleo consolidado, presenta una mayor fidelidad tipológica, sin que se hayan introducido materiales ni modelos constructivos ajenos a los tradicionales.

Alcútar ocupa una serie de parcelas de origen agrícola, rodeadas de cultivos tradicionales regados por la Acequia Nueva de Bérchules y los ramales secundarios derivados. La incidencia del sistema tradicional de gestión del agua en la morfología urbana es uno de los rasgos distintivos del núcleo; Así, elementos arquitectónicos como acequias, fuentes, fuentes-lavaderos, balsas y abrevaderos, muchos de ellos de alto valor estético, - especialmente la Fuente lavadero del Churre - caracterizan formalmente sus espacios públicos y su imagen urbana. El trazado irregular de la trama urbana está fuertemente condicionado por la estructura de la propiedad agrícola. Así las paratas de las huertas conforman los límites de las manzanas de los bordes del núcleo urbano, empleándose también como estructuras de contención que salvan desniveles entre calles. Las calles se prolongan en los caminos agrícolas que dan acceso a las zonas de cultivo o en los caminos tradicionales como el que conduce a Narila.

-Las zonas de cultivos en terrazas
Esta zona de cultivos se compone de unas 290 parcelas, mayoritariamente bancales. Hay dos grupos de bancales claramente diferenciados, uno mayor que ocupa la parte sur de esta Área compuesto por más de un centenar de explotaciones que se desarrollan a partir del borde del mismo núcleo de Alcútar. El otro grupo está situado en la parte norte de esta Área Patrimonial. Son explotaciones pertenecientes en gran medida a los habitantes de Bérchules y su número ronda las 135 paratas.

En medio de ambas se desarrolla un terreno donde se combinan parcelas abancaladas y otras que no lo están. De todas estas paratas, apenas un 7% son de regadío, concretamente las situadas junto al núcleo de Alcútar, inmediatamente debajo de este altitudinalmente. Pero sobre todo se cultivan y riegan las cercanas a Bérchules. Por otra parte, como podría esperarse de esta zona mucho más seca que el resto de zonas de cultivo que componen este BIC, la sustitución de los cultivos por las especies arbóreas está generalizada. De este modo, olivares, almendros y los higuerales en menor medida, ocupan un 40% de esta zona de cultivo. El porcentaje de terreno que resta al ocupado por árboles y por cultivos irrigados, tienen dos vocaciones, una productiva mediante cereales de secano, así como una improductiva, las parcelas que no se cultivan hace ya años.

Estas zonas de cultivo que se encuentran desde el borde mismo de los núcleos habitados permanecen en uso constante desde hace más de cinco siglos, de hecho, la mayoría de ellos se desarrollan sin solución de continuidad entre núcleo construido y zona de cultivo, apareciendo interesantes elementos de transición como veredas o caminos que inician en un ámbito puramente urbano y desembocan directamente en las paratas o bancales.

La cantidad de agua que corresponde a cada finca está directamente relacionada con su tamaño. Una vez que llega el agua a las fincas para regar se distingue el denominado reguero principal, o cauce básico de donde toman o nacen unas madres o regueros, y los cauces menores que vierten directamente a los trozos de tierra cultivada o mergas. El tipo mayoritario de riego que se practica en la zona es el denominado a manta. Consiste en practicar unas cuadrículas (caballones) de unos metros cuadrados cada una en el bancal, con una inclinación suficiente para que el agua discurra por toda la zona de cultivo por la fuerza de la gravedad, pero sin que la potencia de la corriente arrastre la tierra ni el caudal abandone el trayecto marcado. Hacer discurrir el agua por este entramado de caballones se denomina riego a manta.

Ahora los nuevos cultivos en esta zona incluyen mayoritariamente tomates cherri y frambuesas entre las especies de mayor éxito, pero al mismo tiempo y utilizando las técnicas tradicionales se siguen sembrando tanto distintas variedades de frijoles y habichuelas, tomates, pimientos etc., como algunas nuevas variedades hortícolas que se imponen desde el mercado. Por supuesto y en mucha mayor medida que en otras Áreas Patrimoniales, se siguen practicando los cultivos de cereales, sobre todo avena. Tampoco debemos olvidar algunos bancales donde las vides hacen su presencia, aunque sean escasamente significativas.

Respecto a la arboleda de las zonas antropizadas, las de cultivo, se distribuía en los balates, muros y lindes de separación de los bancales o paratas y a decir de nuestros informantes, hoy se da mayor variedad de frutales que antes. Había antes sobre todo olivos, algunos manzanos, cerezos y perales de invierno. Hoy, además de estos podemos encontrar otras variedades de ciruelas, perales, caquis, etc.


Datos históricos

Aunque existen noticias de pobladores anteriores, tanto la estructura actual de la trama urbana, como las parcelas de cultivos, se configuraron a partir del asentamiento en la comarca de los moriscos expulsados de Granada en el siglo XV.

Estos implantaron el urbanismo islámico que es un reflejo de su concepción intimista del mundo en la que la sociabilidad vecinal pierde cierta importancia frente a la familiar; al mismo tiempo que generan, que crean el suelo casi inexistente en estas laderas, convirtiéndolas en aptas apara cultivar mediante las paratas, las terrazas y el agua encauzada a través de las acequias. La zona urbanizada sigue un esquema de crecimiento orgánico que se adapta a la topografía basado en la repetición de la célula-vivienda, donde el espacio público se privatiza, aparece la sectorización en barrios y su escala se reduce. Posteriormente los repobladores cristianos (siglo XVI) continuaron el desarrollo de estos pueblos siguiendo el esquema precedente.

Es importante destacar la prolongación en el tiempo de este proceso de crecimiento, lo que ha generado estructuras urbanas y compositivas muy complejas, con un enorme valor plástico, que no responden a ningún esquema o planeamiento previo. Esta irregularidad constituye uno de los invariantes arquitectónicos de más valor de este ámbito.

El núcleo urbano de Alcútar y las zonas aledañas cultivadas en una sucesión de paratas o terrazas constituyen algunos de los principales elementos materiales de la cultura de estas poblaciones. Tanto por el buen estado de conservación y el escaso nivel de transformación de su morfología urbana y de su arquitectura vernácula, como por la continuidad de los usos y actividades agrícolas, que ha permitido el mantenimiento de paratas, bancales y de las estructuras materiales asociadas al sistema de reparto y distribución del agua de riego suponen gran parte de la virtualidad de este entramado cultural.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Sitio Histórico BOJA 03/05/2007 86 52

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

DECRETO 129/2007, de 17 de abril, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con la categoría de Sitio Histórico, el área delimitada de La Alpujarra Media Granadina y La Tahá, en la provincia de Granada.. 03/05/2007, 52-84.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. GESTO. Gestión y Valorización del Patrimonio Cultural S.L., Documentación técnica del expediente de declaración como bien de interés cultural, categoría Sitio Histórico, de la Alpujarra media granadina y La Tahá. Ficha nº: AP 17 Núcleo urbano de Alcútar y cultivos aterrazados, 2007.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417