IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Tercia Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Tercia
Código: 01140020065
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Aguilar de la Frontera

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Tercias Edad Moderna 1624

Descripción

Edificio de planta rectangular, orientado al noroeste, exento en tres de sus lados. La fachada principal se abre al Llano de las Coronadas; por su lado izquierdo sube la calle La Tercia y por el derecho, la calle Carrera, una de las más importantes de la localidad. Obedece al tipo de tercia de naves paralelas con arquerías.

Como suele ocurrir, se trata de un edificio de grandes proporciones con envergadura propia de almacén, cubriéndose con tejado a dos aguas y reflejando una fachada en piñón que habría que conectar con la de los graneros del duque en Montilla.
Mientras que los vanos de iluminación de la fachada son tres de considerable tamaño e incluso los dos laterales lucen recercado, discretas orejetas y adorno de placaje pinjante en la parte inferior; por el contrario, los que asoman a los paramentos laterales del edificio son pequeños ventanucos, cuya función, más que iluminar, era la de ventilar el almacén. Aquellos ventanales más grandes reflejan la estructura interna del edificio compartimentado en tres naves, la central más elevada y con cumbrera perpendicular a la fachada.

Aparte de los grandes ventanales, hay que destacar la portada, todavía muy enmarcada dentro del XVII -corroborado por la fecha de 1624 que apareció grabada en una teja-, según ponen de manifiesto los sillares almohadillados que forman las jambas y el dintel. Sobre ella hay una pequeña hornacina de medio punto entre pilastras toscanas, que alberga una imagen pintada de un Ecce Homo. Cristo tiene la mirada baja, manos y cuello atados por la misma cuerda; viste con túnica blanca que deja su hombro derecho al aire y porta en su mano izquierda la caña con la que sufrió el escarnio antes de subir al monte Calvario.

Encima de la hornacina se encuentra uno de los ventanales que es culminado por el escudo de la casa de Medinaceli, cerrando así el conjunto, que aparece abierto a su vez a la plaza o Llano de las Coronadas, uno de los espacios públicos más entrañables de Aguilar.
El escudo se fecha en 1818 por la inscripción que aparece en él, y perteneció a los duques de Medinaceli, por lo que se colocó con posterioridad a la construcción de la tercia. Consta de boca española, cuadrangular apuntada. Sobre campo sencillo: Fajado en jefe; en el centro, dos fajas; en el flanco diestro, cinco hojas de higuera puestas en sotuer; en el flanco siniestro, cuartelado sin trazar: 1) y 4) un brazo vestido y armado con la espada hendiente; 2) una torre; 3) un león rampante coronado; y en punta, a la diestra, un león pasante coronado, y a siniestra, tres palos.
El escudo es portado en su pecho por un águila explayada, sobre cartela acanalada o imitando labor de plumas, y por timbre, corona ducal. Lleva la inscripción: ¿AÑO DE 1818¿.

A la derecha de la fachada se abrió una puerta para un negocio de hostelería en fecha relativamente reciente que ha alterado su genuina conformación. Hacia la calle Carrera hay otra puerta que comunica con un edificio contiguo a la tercia y consta de jambas realizadas en ladrillo. Se ha dicho que, dada la pendiente de la calle, esta puerta se utilizó para que las bestias de carga accediesen a la planta alta.

El interior se estructura en tres naves y dos plantas. En tanto que la nave central se ha visto alterada al haber suprimido la parte superior y haber unificado el espacio, las laterales conservan las bóvedas originales. La separación entre las naves no se efectúa, como suele ser habitual, mediante arcos, sino que se trata de estructuras adinteladas, descargando los empujes sobre grandes machones pétreos que dan sostén a vigas de madera. Los forjados se componen de rollizos y vigas de molino con forma torsa.


Datos históricos

Se trata de una tercia señorial, como bien indica el escudo de los duques de Medinaceli. En una teja de la cubierta figura inscrita la fecha de 1624, por lo que se considera que la tercia es de este momento. Tal datación no entra en contradicción con el estilo de la fachada, especialmente con el de la portada con sillares almohadillados y su concepción adintelada con la hornacina culminándola, que recuerda ciertos aires manieristas.

Es interesante relacionar esta rotunda fachada en piñón con la de los impresionantes graneros del duque en Montilla, que reaprovechan los cimientos del viejo castillo y que pertenecieron a los Medinaceli, bajo cuya férula estaba también esta cercana población.
En 1895 la tercia seguía en funcionamiento y lo prueba en parte el hecho de que se añadiera en 1818 el escudo de los duques como coronamiento de la fachada. Hay que relacionarlo con el blasón del mismo linaje que hay en la portada de la cerca del alhorí de los duques en el antiguo castillo de Montilla, población que, como se ha dicho, estuvo sujeta a este señorío.

El origen de este escudo se encuentra en el de la casa de Aguilar, al proceder ésta del tronco de los Fernández de Córdoba; linaje que se remonta a la reconquista de Córdoba en 1236, cuando un miembro de esta familia ayudó a Fernando III el Santo contra los musulmanes. Descendientes suyos se destacaron en sucesivos hechos de armas, siempre apoyando a los reyes, por lo que recibieron importantes beneficios, en forma de casas, molinos, aceñas, tierras, etc., que con el devenir de la historia se fueron convirtiendo en señoríos y mayorazgos, de forma que con el tiempo y la ayuda de entronques mediante matrimonios de sus miembros con otros importantes linajes vinieron a dividir ese gran tronco originario en diversas ramas, como la mayor de los señores de Aguilar, o la de los condes de Cabra, los señores de Baena o la rama de los Alcaides de los Donceles. De todas ellas, una de las más poderosas llegó a ser la primera, la de la casa de Aguilar, constituyendo un vasto señorío que vino a engrandecerse mediante el enlace con el marquesado de Priego en los primeros decenios del siglo XVI y con la casa de Medinaceli a partir del siglo XVIII.

La influencia de la casa de Aguilar en la historia de esta villa fue tal que hoy día el escudo municipal aprobado oficialmente es el de dicha casa, figurando el águila portando en su pecho el escudo fajado. Y este escudo es básicamente el que volvemos a encontrar en la Tercia, sólo que enriquecido en su número de figuras y de mayor complejidad al fin, por el entronque de la casa de los señores de Aguilar con los duques de Medinaceli, quienes aportan sus armas personales, añadiendo por timbre la corona ducal. En 1818, año que aparece inscrito en el escudo, era cabeza de la casa ducal de Medinaceli Luis Joaquín Fernández de Córdoba, casado con María de la Concepción Ponce de León.

Finalmente, bajo un análisis puramente formal, habría que señalar el estilo todavía protobarroco de la portada, con reminiscencias del manierismo en el almohadillado de los sillares y la contención en lo decorativo. Es reseñable la adición de la hornacina con el Ecce Homo que indica la personalización del edificio a través de este detalle al gusto de los comitentes. Parece como si las ventanas respondieran a una estética algo más evolucionada, al decorarlas con los placajes pinjantes, ya dentro de un pleno barroco.

Dentro de la localidad se podría señalar la coincidencia con el pósito en resaltar los originales recercados de las ventanas hacia la calle Tercia mediante sillares dispuestos a modo de dentículos.
El edificio contiguo a la tercia parece ser una bodega, según lo que se ha podido entrever por algún ventanal, y se encuentra en estado de ruina. Era común que aparte de la tercia para guardar grano hubiese bodega, incluso en el alhorí de Montilla se conoce que una parte funcionaba como granero y otra para almacenar cubas de vino, como todavía se puede comprobar.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

GIL PEREZ, M. D. , TORRES HIDALGO. M. , RAMIREZ MORENO, N.. Pósitos, cillas y tercias de Andalucía : catálogo de antiguas edificaciones para almacenamiento de grano. Dirección general de Arquitectura y Vivienda, 1991. 7040018.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Mª de los Ángeles Jordano Barbudo, Inventario de Pósitos y Tercias de la provincia de Córdoba para el Expediente de inscripción Genérica Colectiva en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Ficha nº 11. Tercia de Aguilar de la Frontera, 2008.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417