IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Fuente Nueva 3
Código: 01181460032
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Granada
Municipio: Orce
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01181460047 Cuenca de Orce

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Yacimientos paleontológicos Paleolítico inferior arcaico

Descripción

Se encuentra situado a cinco kilómetros de Orce, en el anejo del mismo nombre de Fuente Nueva, sobre una de las vertientes que dominan la cabeza del valle fluvial de la Cañada de los Vélez.
Los estudios magentoestratigráficos y recientes análisis de ESR, comparados con los estudios de fauna y en concreto por la presencia de Allophaiomys lavocati, permiten datar al yacimiento entre 1,4 y 1,2 millones de años (Toro et al, 2009)
Desde el punto de vista geológico los niveles de Fuentenueva 3 (FN3) se localizan en el seno de la unidad litoestratigráfica denominada Miembro Calizo superior de la Formación Baza (Fm. Baza). Desde un punto de vista sedimentológico el yacimiento aparece asociado a un tramo de 1,8 metros de espesor con dominio de facies lutítico arenosas interpretadas dentro de un contexto de costa lacustre y clima húmedo no calido (García Aguilar, 2010).
La zona de excavación se generó en un ambiente lacustre somero, con frecuentes emersiones. Se trata de aguas oligosalinas. Los niveles arqueológicos se originaron, probablemente en una fase de emersión y pedogénesis (Anadón y Juliá 2003). Desde el punto de vista sedimentario, el Sector de Fuente Nueva muestra facies y secuencias depositadas del sistema lacustre.
Desde el punto de vista estratigráfico, la secuencia de Fuente Nueva consiste en una sucesión de calizas blancas y arcillas areno-limosas muy ricas en conchas de gasterópodos lacustres de 5 metros de espesor. Duval et. al (2010) han realizado un estudio litoestratigráfico de la secuencia de Fuente Nueva, diferenciando de muro a techo 11 capas agrupadas en cinco unidades litoestratigráficas sobre un tramo de casi cinco depósitos que contiene dos niveles de ocupación humana. A continuación se definen dichas capas:

¿ Unidad Litoestratigráfica I. Calizas basales o inferiores. Se pueden diferenciar dos tipos de calizas: el primero a la base (capa I.1) es una caliza maciza nodulosa; mientras que el segundo (capa 2) es una caliza conglomerática con numerosos elementos carbonatados claros u oscuros y restos óseos.
¿ Unidad Litoestratigráfica II. Conjunto margocalizo más o menos carbonatado.
¿ Unidad litoestratigráfica II Margocalizas. Engloba el nivel arqueológico inferior, que se corresponde con el techo de la capa II.1 y las capas c II.2 y c II.3 :
- Capa II.1: Es una capa de calizas margosas que presenta variaciones de induración y cuyo espesor es superior a 40 centímetros. Esta capa se corresponde a la número 15 de Turq et al. (1996). Aparece muy fracturada en la parte sur con un relleno mas limoso. Se han diferenciado dos direcciones de fracturación, N45 y N140, lo que ha producido el hundimiento de las capas superiores. Dentro de esta capa, se observan estructuras en domo que según Anadón et al. (2003) ¿parecen corresponder a deformaciones o estructuras de cargas producidas por licuefacción o fluidificación, producidas por seísmos".
Al sur del perfil 4, el contacto con la capa II.3 es claro mientras que al norte es más difuso y está formado por una mezcla de margocalizas muy blancas y de arcillas verdes de la capa superior c II.3. Esta transición es discontinua, con una potencia muy variable (máximo 10 centímetros) y se correspondería con la capa 14 de Turq et al. (1996).
- Capa II.2: Esta capa se diferencia fácilmente en la secuencia por su color verde-azulado muy oscuro. Presenta dos facies: la primera muy arcillosa, muy poco carbonatada y con un
espesor de cerca de 10 centímetros (capa 13a de Turq et al., 1996), y la segunda se presenta en
forma de lentejones de arenas finas (capa 13b de Turq et al., 1996). Se observan también unos pequeños nódulos carbonatados (máximo 1 centímetro) blancos.
La transición entre las capas II.2 y II.3 (denominada capa 12 en Turq et al., 1996) está caracterizada por trazas de oxidación secundarias cuyo color oscila entre el amarillo naranja y el rojo oscuro. Al norte se agrupa en bandas aunque al sur no se observan estructuras aparentes.
- Capa II.3: Está formada por margocalizas blancas que contienen localmente zonas ocres, y numerosas concreciones nódulosas carbonatadas blancas de tamaño centimétrico a pluridecimétrico. Se corresponde a la capa 11 de Turq et al. (1996) y su espesor oscila entre 20 y 80 centímetros. Dentro de esta capa se observa un límite difuso de facies, de 10 a 20 centímetros
por encima de la base de la capa, bajo la cual las margas parecen menos agrietadas, menos friables y más compactas. Esta capa contiene también numerosos pequeños lentejones subverticales de oxidación férrica que se disponen de manera aleatoria. Se han encontrado gasterópodos principalmente en los nódulos, junto con huesos, industrias líticas y piedras.

1.1 Dentro de este conjunto margoso, se observan también bancos de calizas de espesor pluricentimétrico, delimitados o cubiertos por una película ferruginosa cuya facies es diferente de la c III.2
¿ Unidad litoestratigráfica III: arenas finas y calizas.
Esta unidad corresponde al nivel arqueológico superior y presenta una ruptura litológica con la ULS II. La granulometría es más grosera (arenosa) que la unidad anterior. Se corresponde con el
conjunto III de Turq et al. (1996). Esta unidad ha sido objeto de un estudio micromorfológico preliminar .
- Capa III.1: Esta constituida por arenas finas de color azul-verdoso. Contiene una gran cantidad de restos óseos, destacando un esqueleto casi completo, en conexión anatómica, de M. meridionalis (Fig. 10c). y también industria lítica (sobre todo en la parte superior). Esta capa agrupa las capas 9 y 10 de Turq et al. (1996) ya que parecen ser más variaciones laterales de facies dentro una única capa que dos capas diferentes muy localizadas y cuyas relaciones estratigráficas no están claras. En el contacto con la ULS II (perfil 3, fig. 7 y 9e) la capa III.1 aparece en forma de lentejones silíceos, gris-verdosos, azoicos, muy fracturados y con pequeños nódulos de carbonatos de menos de un centímetro (capa 10 de Turq et al. (1996)). Al sur del perfil 2 (fig. 6), las arenas son muy friables y poco carbonatadas (capa 9 de la precedente nomenclatura). En el perfil 1 (fig. 5), la capa presenta zonas carbonatadas blancas muy endurecidas y menos arenosas. En ciertas zonas se pueden observar líneas ferruginosas post-deposicionales casi horizontales.
- Capa III.2: Esta capa discontinua aparece dentro de la capa III.1 y esta constituida por carbonatos blancos cuya superficie esta abarrancada y erosionada. Existen numerosas fracturas que se han rellenado con arenas. Se puede observar la presencia de numerosos restos paleontológicos.
¿ Unidad litoestratigráfica IV: margas.
Su litología es verticalmente muy homogénea. Esta unidad está formada por un conjunto margoso,
cuyo espesor máximo está entorno a los 200 centímetros. Se corresponde con el conjunto II de Turq et al. (1996).
- Capa IV.1: Es una capa discontinua, arcillo-limosa negra que no está muy carbonatada. Su espesor máximo es de 5 centímetros y no contiene ningún hueso ni industria lítica. Esta capa marca el límite superior de la capa c III.1.
- Capa IV.2: Capa arcillosa de color gris oscuro y menos carbonatada que la capa superior c IV.3, su potencia oscila entre 25 y 50 centímetros. Presenta importantes zonas discontinuas de concreciones carbonatadas de espesor variable (entre 5 y 20 centímetros) bien visibles sobre el
perfil 1 (mostrando un buzamiento aparente hacia el este).
- Capa IV.3: El contacto entre la capa IV.2 y la capa IV.3 es claro y podría corresponderse a un límite de carbonatación. La capa IV.3 está constituida por arcillas blancas muy carbonatadas. La fracción granulométrica superior a los limos no existe. Su espesor máximo está entorno a 150 centímetros. Es un nivel homogéneo muy deshecho, que presenta numerosas fracturas de retracción. En el perfil 1 se pueden observar numerosas marcas de oxidaciones superficiales cuyo buzamiento aparente es de unos 40° hacia el este.
Esta capa está franqueada por un nivel con una litología idéntica pero de color más grisáceo. Sus límites difusos se subrayan por algunas concreciones carbonatadas localizadas principalmente en la base del nivel. Su espesor varía entre 10 y 20 centímetros.

El nivel arqueológico inferior esta dentro de la ULS II y agrupa el techo de la capa c II.1 y las capa c II.2 (la parte oxidada en el techo incluida) y c II.3. Debido a la diferencia litológica entre estas dos ultimas capas se necesitaran mas análisis para saber si la piezas líticas encontradas en c II.3 están en posición primaria o si vienen de uno de los dos niveles arqueológicos a causa de fenómenos post-deposicionales. El nivel arqueológico superior se corresponde con la ULS III y se comenzó a excavar en 1999. El resultado de este trabajo de campo ha proporcionado una asociación única en Europa para un yacimiento tan antiguo: un esqueleto de M. meridionalis casi completo en conexión atómica, rodeado de coprolitos de hienas e industria lítica junto con distintos restos óseos de otros micromamíferos.
La fauna de este yacimiento está compuesta por Mammuthuf meridionalis, Hippopotamus antiquus, Megaceroid.es aff. obscurus, Pseudodama sp., Bovini gen. et. sp. indet., Ammotragus europaeus,' Hemitragus cf. albus, Equus altidens, Stephanorhinus cf. hundsebi- , mensis, Machaidontinae indet., Pachycrocuta brevirostris, Ursus sp., Canis mosbachensis, Vulpes cf.praeglacialis, Meles sp., Allophaiomysaff. lavocati, Allophaiomys sp., Mimomys savini, Castillomys rivas, Apodemus aff. mystacinus, Hystrix sp., Oryctolagus cf. lacosti, Eri- " naceinae indet., Crocidura sp., Sorex minutus, Sorex sp., Asoriculus; gibberodon, Galemys sp., Testudo sp., Discoglossus cf. galganoil", jeanneae, Pelobates cultripes, Pelodytes punctatus, Bufo bufo, Bufo calamita, Rana cf. perezi, Chalcides cf. bedriagae, Lacerta lepida, Anguis fragilis, Natrix maura, Coluber hippocrepis. (Turq et al.,1996 2003; Martínez-Navarro etal., 1997; 2003; Agustí & Madurell,j 2003; Fuñó, 2003; Blain, 2003, Moullé et al. 2004).
De modo eventual, en el tiempo y en el espacio, tiene lugar un descenso en el nivel del lago con la aparición de un sistema costero deltaico donde se depositaron abundantes restos fósiles (García Aguilar, 2010). Se trata por tanto de un medio de borde de lago, al que tuvieron acceso tanto la fauna como los homínidos. Se ha definido este yacimiento como una superficie de ocupación reflejo de las actividades humanas de aprovechamiento de recursos cárnicos en un corto espacio de tiempo (Duval et. al 2010, Fajardo, 2009).
Al igual que en el caso de Barranco León la descripción que se hace, se basa en las descripciones dadas por Toro y colaboradores (2011). Según los estudios realizados (Toro et al., 2010) Hasta el momento se han documentado 932 piezas, 31 del Nivel superior, 757 en el Nivel inferior, 32 en los depósitos concrecionados en posición secundaria, y 64 piezas descontextualizadas, por lo tanto, el Nivel inferior es el más rico en industria lítica hasta el momento. Está formada mayoritariamente por caliza (63,2 %) y silex (36,6 %) y dos piezas en cuarcita de origen desconocido.
Las calizas a menudo se presentan en forma de piezas utilizadas, pero también en forma de cantos enteros, fracturados o tallados, y en forma de productos o residuos de talla: núcleos, lascas y restos de talla. El sílex se presenta sólo bajo la forma de productos de talla.
La gran proporción de lascas procedentes de estados avanzados del proceso de talla (sin cortex) o con pequeños residuos corticales, revela en este yacimiento una explotación relativamente intensa de los soportes tallados, por lo tanto un buen dominio de los procesos de talla. La disposición de las extracciones anteriores en la cara superior de las lascas es mayoritariamente longitudinal unipolar, aunque hay que remarcar la presencia importante de disposiciones entrecruzadas, centrípetas u ortogonales, que revelan cierta complejidad en la gestión de la talla. Entre las lascas, el predominio de talones lisos frente a los corticales revela cierta complejidad del proceso de talla, ya que se usan nuevos planos de golpeo formados a lo largo de la secuencia de talla. Los talones diedros o facetados están poco representados, debido sobre todo a la ausencia de reajustes especiales en los planos de golpeo de los núcleos. Las lascas, en su conjunto tienen dimensiones reducidas, pero existen diferencias asociadas al tipo de materias primas: en general las lascas en sílex son más pequeñas que las lascas en caliza. La mayor parte son cortas y miden entre 20 y 40 milímetros. de longitud.
Los núcleos son relativamente numerosos en sílex pero también y caliza, Los cantos tallados, esencialmente choppers primarios (cantos con una única extracción cóncava) son poco abundantes, y la media de sus dimensiones es en general más alta que el resto de los cantos (manuports y percutores). Los cantos con extracciones aisladas cóncavas son el resultado de una percusión intencional de la parte del tallador, para formar un borde relativamente agudo, eficaz a la hora de desarticular o despiezar de los cadáveres de los animales. La presencia de los choppers tallados por una serie de extracciones continuas es rara.
Entre los productos y residuos de talla, un número elevado de piezas, esencialmente las lascas en sílex, pero también los núcleos, muestran retoques irregulares de uso. Los pequeños útiles (piezas que presentan en sus bordes retoques organizados de forma continua e intencional) no están estandarizados a excepción de una o dos piezas que podrían estar retocadas intencionalmente.
Es de resaltar la documentación en este punto del descubrimiento en el nivel superior de importantes restos de Mammuthus Merdionalis en conexión anatómica asociados a varios coprolitos de Pachycrocuta Brevirostris y 15 piezas de industria lítica compuestos sólo por productos de talla (Lascas y restos de talla).
Dicha asociación denominadas Locus Mammuthus (Toro et al., 2010, Toro y Sala, 2010), da prueba de competencia entre hiénidos y homínidos por el acceso a la carroña (Espígares et al., 2010, Espígares 2010).

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Granada. Inmaculada Raya Praena; José Javier Álvarez García; Ignacio Martín-Lagos Carreras; Antonio Manuel Montufo Martín, Documentación técnica para la inscripción en el catálogo general del patrimonio histórico andaluz como bien de interés cultural, con la tipología de zona arqueológica, de las cañadas de Los Vélez y el Salar en el municipio de Orce (Granada), 2011.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417