IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Torre de Mingasquete
Otras denominaciones: Cerro del Telégrafo ; Cortijo de Micasquete ; Vértice Telégrafo Código: 01140430082
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Montoro

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Torres Edad Contemporánea
Sitios con útiles líticos Paleolítico medio
Asentamientos Época romana

Descripción

Esta torre se levanta sobre un cerro mioceno de gran elevación y dominio visual que le permitía comunicarse con las torres de telegrafía óptica más cercanas, en concreto la Torre Juncá de Villafranca de Córdoba, al oeste, y la Torre de la Nava (Montoro), al norte.

Esta torre es similar a la Torre de la Nava, también situada en el término municipal de Montoro. Se trata de una construcción de tres plantas hecha con mampostería de piedras irregulares de mediano tamaño, a excepción de las esquinas y los anillos externos, hechos de sillarejos. La piedra empleada es la típica arenisca roja o, como se le llama localmente, "piedra molinaza", tan utilizada a lo largo de la historia en las construcciones de Montoro y sus alrededores. Tanto sillarejos como mampuestos van unidos por medio de mortero o cemento hecho de cal y arena. Al exterior, el cuerpo de mampostería va enlucido con el mismo cemento, que en algunos casos se ha perdido y deja ver el material infrayacente. La planta de la torre es casi cuadrada, siendo la mitad del edificio un módulo cúbico. Sin embargo, de la mitad hacia abajo se estructura en tres partes desiguales y claramente diferenciadas. En primer lugar, comenzando por la parte inferior, la torre posee un anillo a modo de falsa base de aproximadamente 1,50 metros de altura, que hace a la torre tener una planta más grande en esta zona que en el resto de la edificación. Tras ese módulo, las paredes de la torre comienzan a tomar dirección inclinada hacia otro módulo que también sobresale de la planta pero que es mucho menos alto que la base, estando formado por sillarejos dispuestos a soga de unos 30 centímetros de altura. Finalmente, sobre él, sin solución de continuidad, existe un último módulo formado por mampostería y sillarejos en las esquinas y en la base y que sobresale de la planta de la torre menos que el anterior, aunque tiene una mayor altura (unos 85 centímetros). Corresponde a las dos plantas superiores (primera y segunda). Finalmente, es de destacar que la torre va coronada por un último anillo similar al anterior, de sillarejo a soga de unos 30 centímetros de altura, tras el que remata todo el edificio con unos 60 cm. de cuerpo totalmente recto y sin ninguna adición.

Respecto a vanos, la torre posee dos ventanas en las plantas primera y segunda de los lados este y oeste que van adornadas con molduras de unos 30 centímetros de anchura a todo su alrededor, ejecutadas con ladrillo macizo. También posee esta torre tres aspilleras en todas las caras de la planta baja. Se trata de aberturas estrechas al exterior, de unos 50 centímetros de longitud y 7 u 8 de anchura, que van ensanchándose al interior con un acusado derrame. Son, sin duda, elementos defensivos que dan buena cuenta de la vinculación de estas torres telegráficas con la seguridad del territorio nacional.

En el interior, adosada al muro sur, iba una escalera de la que aún se aprecian sus huellas, ya que se ha perdido totalmente.


Datos históricos

Los restos más antiguos de asentamiento humano en el lugar corresponden al Paleolítico Medio, del que se hallan numerosos restos de industria lítica (lascas de cuarcita y sílex sobre todo) en el cerro donde se emplaza la torre. También se ha hallado terra sigillata de época romana, aunque muy escasa.

Habrá que esperar hasta la Edad Media, concretamente hasta el período bajomedieval cristiano, para encontrar nuevos restos de ocupación humana en el lugar. Parece ser que en este momento pudo ubicarse en el cerro amesetado donde más tarde se construyó esta torre un poblado que era conocido con el nombre de Villar de Domingo Asquet, aunque también aparece en la documentación bajomedieval y moderna con el nombre de Villar de Domingo Casquete, de Mingasquete o de Menga Esquete. La perduración del nombre, conservado en el topónimo de Cortijo de Micasquete que aún puede verse en algunos mapas topográficos, así parece confirmarlo, al igual que la arqueología, ya que en la meseta donde se emplaza la torre telegráfica y sus laderas existe una enorme abundancia de restos -cerámicas comunes y vidriadas principalmente- cuya cronología cuadra bastante bien con la atribuible en virtud de las fuentes escritas a ese poblado bajomedieval. Respecto a la entidad que debió de tener este lugar, J. B. Carpio apunta que los villares del tipo de Mingasquete eran aldeas, es decir, pequeñas poblaciones, surgidas en el siglo XIII que con el tiempo pudieron dar lugar a entidades mayores, caso de Villaralto. Sin embargo, lo normal es que acabaran despobladas en los siglos siguientes, como sucede en el caso de Mingasquete.

Sabemos que el villar de Mingasquete fue convertido en cabecera de feligresía o parroquia rural en 1260 por el obispo don Fernando de Mesa. Su jurisdicción se establecía sobre "su término commo se lo ha, et las casas de Juan Pérez el Negro, et la casa de Miguel Pérez, et el prado et la casa de Gómez Martínez, et las casas de Per Ivánnes de Linares, et las de Lopeión, et las de Mari Pérez Caracuel et sus hermanos". También sabemos que el racionero de la Catedral de Córdoba, Gil Negro, tenía parte de su préstamo "estimado en 22 maravedíes- en esta iglesia en 1264 y que era préstamo canonical en 1272, continuando así en los Estatutos de la Sancta Iglesia catedral de Córdoba escritos por fr. Bernardo de Fresneda en 1576. En 1427 este núcleo aparece documentado con el nombre de "El Villar" y a comienzos del siglo XVI se convierte en cortijo, que conserva el nombre de "El Villar". Igualmente, se sabe que pagaba tercias reales en los siglos XV y XVI y que mantenía un excusado para la iglesia catedral. A través de la documentación económica del Archivo General de Simancas J. B. Carpio ha comprobado cómo hasta 1496 al menos, esta zona de alta productividad cerealera, conocida como "Mingasquete" o incluso "Villar de Mingasquete" era aún una unidad de recaudación impositiva, que sólo aparecerá unificada con Aldea del Río (actual Villa del Río) en el año 1502. Mingasquete se cita como iglesia del arcedianato de Córdoba en los citados Estatutos de Fresneda y como "limitación" de dicho arcedianato en las Constituciones Synodales del Obispado de Córdoba, escritas en junio de 1662 por el obispo don Francisco de Alarcón. Según Casas-Deza, en el siglo XIX aún existía un cortijo con este nombre, a una legua de Montoro por el camino de Bujalance, donde hubo una antigua ermita con el nombre de Nuestra Señora del Villar. El propio nombre de la ermita resulta muy significativo, y, según J. B. Carpio, es muy posible que se tratase de la antigua parroquia del villar de Mingasquete. Según el profesor Iluminado Sanz, Mingasquete debe ubicarse en torno al actual cortijo de Micasquete, en término de Montoro y cercano al de Pedro Abad.

A mediados del siglo XIX fue construida la torre de telegrafía óptica en el lugar. Se trataría de una torre repetidora de señales visuales transmitidas a distancia. Aunque una Real Orden de Carlos IV (1788-1808) había permitido constru

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Antonio Martínez Castro, Inventario de fortificaciones del medio rural . Sur de Córdoba. Volumen II, 2005.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417