IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo de la Isabela
Código: 01140210717
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Córdoba

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Edad Contemporánea

Descripción

Esta fortificación se alza sobre una suave elevación cercana al antiguo Camino Real de Madrid a Cádiz o Carretera de Andalucía, actual Nacional IV. Desde ella se domina un gran sector del valle medio del Guadalquivir en torno a la ciudad de Córdoba y los comienzos del valle alto de dicho río.
Se trata de un edificio de planta cuadrada, de unos 14 metros de lado y 15 de altura, compuesto de cuatro plantas. En general, la obra está construida en ladrillo macizo revestido de un cemento hecho de cal y arena, aunque posee elementos decorativos hechos en piedra arenisca amarillenta. En las esquinas hay una decoración a base de falsos sillares. Todas las plantas poseen dos ventanas. En cada planta adoptan distinta forma, especialmente debido a la decoración que poseen. El edificio remata, como los antiguos castillos, en almenas y merlones. Singularizan esta obra sobre todo las torres cilíndricas o largas garitas que ocupan las esquinas de la tercera y cuarta planta y que sobresalen por encima de los merlones. Estas torres son estructuras a medio camino entre los borjes esquineros y las escaraguaitas, pero con la peculiaridad de que son obras completamente huecas, es decir, su interior posee una funcionalidad y una habitabilidad. Las torres poseen en cada planta una ventana de forma rectangular, enmarcada por una moldura cilíndrica, y una aspillera, por la parte que mira al muro, cubriendo sin duda el acceso a la fortificación. Están rematadas en su parte superior por una corona perimetral de pequeñas pirámides, mientras que en su parte inferior terminan en una bella lámpara hecha de piedra caliza y decorada con molduras y hojas vegetales labradas en relieve. En una de las esquinas (lado nororiental), el edificio posee una torre más ancha de forma octogonal que recorre todas las plantas y que servía de acceso al interior, gracias a la existencia en ella de una escalera de caracol. La puerta de entrada es en forma de arco conopial y está rematada por adornos vegetales y un medallón (conformado por una moldura) cuyo motivo central, hoy perdido, desconocemos. Ya no volvemos a encontrar más vanos en esta torre hasta el tercer piso, en que vemos una ventana en forma de arco simple. La torre está rematada por un matacán perimetral en su coronación. Tanto las torres circulares como la octogonal poseen, en la parte en la que sobresalen de la altura del edificio, pequeños tragaluces, que en el primer caso son ovalados y en el segundo circular.

En la planta baja, en los ángulos de unión de la torre octogonal con el muro, se aprecian ornamentos en forma de veneras rehundidas en relieve, esculpidas en piedra caliza. Respecto a la decoración de las ventanas, éstas llevan un marco que sobresale unos centímetros de la línea de fachada y que es el que acoge los motivos. En la primera planta la decoración de las ventanas en la parte superior de su marco es a base de roleos y palmetas de cuatro pétalos así como círculos, motivos hechos todos en negativo sobre la piedra caliza. Debajo, en la parte inferior del marco, hay flores de cuatro pétalos con botón central, todo en relieve. En la segunda planta la ventana posee a sus lados dos columnillas, siendo el dintel ligeramente arqueado. Sobre él hay una decoración en relieve a base de hojas vegetales enrolladas en una barra, mientras que debajo hay una sucesión de trece glifos. En la planta última la ventana sólo posee un marco simple. Por debajo de los merlones hay una decoración hecha a base de una sucesión de dieciocho arquillos que coinciden con los mencionados merlones. En realidad estos arquillos imitan los matacanes de las fortificaciones antiguas. En la planta primera del lado norte, entre las dos ventanas hay un escudo con dos partes que ha perdido sus elementos centrales, los cuales irían en relieve, quedando sólo una decoración vegetal externa. Sobre él existía otro elemento cilíndrico ¿hoy perdido- inserto dentro de una bella decoración de inspiración renacentista.

Aparte del castillo propiamente dicho, esta fortificación se compone también de un cerco de unos 50 metros de longitud con garitas cilíndricas ¿dotadas de merlones y almenas- que lo rodean por todos los lados, posiblemente para la vigilancia del edificio. Delante, al norte, se encuentra una zona aterrazada de unos quince metros de longitud con dos plataformas que adoptan una forma semicircular y que pueden corresponder a un antiguo jardín o zona de recreo.

Se encuentra en regular estado de conservación, sobre todo el interior, que se halla en una situación de ruina avanzada. Asimismo, ciertas partes del exterior han sido objeto del vandalismo humano, como el escudo que existió en la cara norte, sustraído en algún momento desconocido. En cualquier caso, la parte peor conservada de todo el conjunto es el recinto murado que rodea al castillo en sí.


Datos históricos

El castillo de la Isabela es una de las escasas o la única manifestación existente en la provincia de Córdoba de lo que se ha dado en llamar "Neomedievalismo en arquitectura", en este caso en arquitectura defensiva, aunque su estilo se inspira más en la época renacentista. Según ciertas noticias y como sugiere su nombre, parece ser que este edificio fue construido durante le reinado de Isabel II (1843-1868) para ser utilizado como parador en las estancias de la reina en Andalucía. Esto explicaría fácilmente el carácter fortificado de este edificio, destinado a residencia temporal pero también a la protección de un titular de la corona española.

Actualmente esta fortificación no se destina a ningún uso, permaneciendo como una simple ruina.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Antonio Martínez Castro, Inventario de fortificaciones del medio rural. Norte de Córdoba. Volumen II. Ficha 32, Castillo de la Isabela, 2005.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417