IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Sitio Arqueológico de la Guardia de Jaén
Código: 01230380027
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Jaén
Municipio: Guardia de Jaén (La)

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Ciudades Emirato - Árabes
Murallas Emirato - Árabes
Ciudades Califato - Árabes
Murallas Califato - Árabes
Ciudades Taifa
Murallas Taifa
Ciudades Alta Edad Media - Visigodos
Murallas Alta Edad Media - Visigodos
Ciudades Alto imperio romano
Murallas Alto imperio romano
Murallas Baja Edad Media
Poblados Baja Edad Media
Ciudades Bajo imperio romano
Murallas Bajo imperio romano
Poblados Edad Contemporánea
Poblados Edad Moderna
Ciudades Edad del Hierro II - Iberos
Murallas Edad del Hierro II - Iberos
Poblados Edad del bronce antiguo
Poblados Edad del bronce final
Poblados Edad del bronce medio
Poblados Edad del cobre
Murallas Plena Edad Media - Almohades
Murallas Plena Edad Media - Almorávides
Poblados Plena Edad Media - Almohades
Poblados Plena Edad Media - Almorávides
Ciudades República romana
Murallas República romana

Descripción

La Guardia de Jaén se ubica en un cerro amesetado de inclinación Oeste-Este. Está limitado al Oeste y al Sur por la cuenca del Arroyo de Las Cuevas, y al Este por la cuenca del río Guadalbullón. El encajonamiento de este río a la altura del cerro le confiere un alto valor estratégico.
El municipio era etapa en la calzada que, según el Itinerario de Antonino, se dirigía desde Acci (Guadix) a Cástulo y Aurgi (Jaén). Dentro del casco urbano apenas se han realizado intervenciones arqueológicas (exceptuando el castillo), por lo que la mayoría de las noticias que se conocen proceden de los numerosos hallazgos casuales encontrados en la localidad.
La ocpupación del territorio documentada en esta zona a comienzos del II Milenio a. C. se circunscribe no exactamente al actual núcleo urbano, si no al próximo Cerro de la Horca, si exceptuamos los vestigios de la Edad del Bronce encontrados en El Egido de Las Eras de San Sebastián y en el castillo. No será hasta época ibérica cuando se documente población asentada concretamente en el Cerro de La Guardia. En las fuentes va a aparecer este municipio como Mentesa Bastia, identificándose con un oppidum de tamaño mediano en lo que hoy sería el recinto externo del Castillo.
Prueba de la importancia de este lugar sería la extensa necrópolis localizada en el anteriormente mencionado Egido de Las Eras de San Sebastián. La intensa ocupación de la zona en épocas posteriores habrá afectado, sin duda, a las estructuras ibéricas. Lo poco que se conserva aparece reutilizado e integrado en construcciones sobre todo medievales.
La época romana va a suponer el máximo apogeo para Mentesa Bastia. Identificada con un núcleo de primer rango, que controlaría la circulación tributaria del excedente, controlando también importantes actividades comerciales, artesanales o de servicios, además de organizar la ocupación de las tierras agrícolas circundantes. La importancia en esta época queda constatada por la catalogación como "celeberrimi stipendiariorum" del Conventus Carthaginensis que Plinio otorga a La Guardia. Status privilegiado corroborado por las numerosas inscripciones halladas. Por ejemplo, la reseñada en 1832 por Juan Agustín Ceán Bermúdez, sita en el Convento de Santo Domingo de la localidad, y referente a un liberto, y todas las descubiertas en este siglo al construir nuevos edificios, dispersas por todo el casco urbano y alrededores. También se constató el hallazgo de un mosaico en la C/ Coronada en 1928, y numerosos miliarios que confirman la identificación de Mentesa Bastia con La Guardia. Además, habría que hacer referencia a la necrópolis tardorromana descubierta en la vecina finca de Cabeza de la Pila.
Poseía sede episcopal de la que su primer obispo conocido fue el que asistió en el año 309 al concilio de Ilíberis.
El núcleo urbano romano desbordaría los límites del recinto ibérico, ocupando la zona donde en la actualidad se encuentran las numerosas huertas del municipio. Así mismo, la localización de abundante cerámica en la zona del castillo corrobora la ocupación de esta zona y la reutilización de las defensas ibéricas.
Los datos arqueológicos que se poseen de La Guardia para época visigoda (siglos V al VIII) son escasos, limitándose casi exclusivamente a los hallazgos fortuitos de algunas piezas. En este período Mentesa seguía perteneciendo a la antigua circunscripción romana de la Cartaginense y era aún sede episcopal que enviaba regularmente un obispo a los Concilios de Toledo. El último obispo del que tenemos noticia es Floro, en el año 693. También debemos destacar que fue un importante centro emisor de moneda, con ceca propia.
Por lo que respecta al núcleo urbano, el de época visigoda se superpondría al romano, aunque con una extensión bastante menor (proceso que también se da en otros núcleos importantes). Este hecho se supone basándose en los hallazgos dispersos de esta época encontrados en el casco urbano actual. Tal vez el hallazgo más significativo fue el realizado en la década de los años '50, constituidos por tres fragmentos de piedra adscribibles a esta época. Una de las piedras, de 120 x 85 centímetros, estaría rodeada con una orla con sogueado y con grabados de secciones de circunferencia; otra, más estrecha, estaría decorada con motivos similares, y la tercera, constituiría un crismón de 85 x 56 centímetros. Pudieron integrar un monumento funerario. Tampoco hay que olvidar, la existencia de una necrópolis visigótica en el cercano Cerro Salido.
La decadencia urbana que sufrirá Mentesa Bastia en época visigoda se mantendrá en los primeros años de la ocupación musulmana (inicios del siglo VIII), a pesar de lo cual, Mantisa será elegida como capital de la Cora, hasta que 'Abd al-Rahman II, durante el Emirato, traslade la capitalidad a Yayyan (Jaén). Los restos arqueológicos de esta primera época son muy escasos (tan sólo fragmentos cerámicos aislados por todo el casco urbano). También se han documentado las cimentaciones de una muralla y una torre cuadrada de esta época (siglos VIII-IX), correspondientes a la defensa de la alcazaba de la ciudad. Las fuentes escritas árabes aportan más noticias. En el 756, el jefe del yund de Quinnasrim y de la Kura de Yayyan, al-Husayn ibn al-Dayn, se fortifica en la ciudad ante el peligro de las correrías del depuesto emir Yusuf al-Fihri. También se establecerían en Mantisa las tribus árabes de los 'Aqaylíes y los Asadíes. Al final del Emirato, Ishaq b. IBrahim b. 'Attaf al-'Uqayli fortificó y reconstruyó el castillo de mantisa para resistir los ataques de los muladíes sublevados.
En el siglo X, tanto al-Muqaddasi como al-Razi citan a Mantisa como una ciudad dependiente de Yayyan, describiéndola Yaqut como una ciudad antigua y fuerte, que dominaba huertos, ríos y fuentes. El progresivo apogeo de Jaén conllevará necesariamente el declinar paulatino de La Guardia.
Para los siglos XI y XII los vestigios arqueológicos fundamentales corresponden al castillo (tanto cerámicas como estructuras) en la meseta que corona el Cerro de San Marcos, edificándose un nuevo cinturón de murallas (la alcazaba) ampliando la antigua zona fortificada. La alcazaba pudiera reutilizar como base de sus muros antiguas estructuras íbero-romanas (CASTILLO ARMENTEROS, J.C., 1998; CASTILLO ARMENTEROS, J.C., CASTILLO ARMENTEROS, J.L., 1998; RÍSQUEZ CUENCA, C., 1998)
La Guardia fue conquistada por los castellanos en la primera mitad del siglo XIII (1244). Una vez que Jaén es conquistada, La Guardia cobra de nuevo gran importancia estratégica, ya que con el acuerdo tomado entre Fernando III y Muhammad I en las Capitulaciones de Jaén, la frontera nazarí quedaba establecida muy próxima al Castillo. Durante dos siglos y medio compartiría con Pegalajar la responsabilidad de defender este flanco de la frontera castellana (CEREZO MORENO, F., ESLAVA GALÁN, J., 1989).
Aunque en principio La Guardia era una posesión del Concejo de Jaén, y por lo tanto sus términos eran de realengo, ya en 1331 aparece La Guardia en poder de Don Lope Ruíz de Baeza, quien fundó mayorazgo en ella, y de cuyo señorío será despojado por Enrique II de Trastámara, a finales del siglo XIV, al tomar posición por Pedro I, en la guerra que enfrentó a los dos hermanastros. El nuevo monarca trastámara cedió la población, con su fortaleza y su término a Ruíz González de Mexía en 1374. La familia Mexía (o Messía) lo tuvo en propiedad hasta la desaparición de los señoríos en el siglo XIX (RODRÍGUEZ MOLINA, J., 1978).
En el siglo XVI, se va a iniciar una fase de "fiebre" constructiva y remodelación urbanística, que daría a La Guardia cierta impronta renacentista apreciable aún hoy. Como ejemplo se podrían citar el Convento de los Dominicos, la Iglesia de Santa María o la Ermita de La Coronada, sin dejar pasar la fuente monumental de Isabel II. Hay que señalar que el incendio sufrido por la localidad a causa de la invasión francesa afectó negativamente a algunos de los vestigios del pasado, aunque no borraría definitivamente la atmósfera medieval y renacentista. Pascual Madoz señala a mediados del siglo XIX algunas características del casco urbano de La Guardia: casas de 2 pisos, muchas de ellas con elementos antiguos reutilizados, calles anchas, regulares y bien empedradas, y algunas pendientes (CRUZ ARTACHO, S., 1998; UREÑA PORTERO, G., 1998).

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AGUIRRE SÁDABA, Francisco Javier; SALVATIERRA CUENCA, Vicente. Cuando Jaén era Yayyan. 1989, pp. 453-490.

AL-MUQADDASI, Muhammad b. Ahmad. Description de l'Occident Musulman au IVe - Xe siècle : Texte arabe et traduction francaise avec une introduction des notes et quatre index par Chrales Pellat. Carbonel, 1950.

BERGES ROLDAN, Luis. Villa y Castillo de La Guardia de Jaén. 1973, pp. 10-11.

CASTILLO ARMENTEROS, Juan Carlos. La Campiña de Jaén en Época Emiral: siglo VIII-X. Universidad de Jaén, 1998.

CASTILLO ARMENTEROS, Juan Carlos; CASTILLO ARMENTEROS, José Luís. La Guardia: Diócesis Episcopal. 1998, pp. 1121-1140.

CAZABÁN LAGUNA, Alfredo. Pues sabrás Inés, Hermana.... 1928, pp. 30-32.

CAZABÁN LAGUNA, Alfredo. Una tarde en La Guardia: Lo que fue el Convento de los Dominicos. 1922, pp. 337-345.

CEÁN BERMÚDEZ, Juan Agustín. Sumario de las antigüedades romanas que hay en España. Desconocida, 1832.

CRUZ ARTACHO, Salvador. La Guardia: Marquesado de los Messía. 1998, pp. 1121-1140.

ESLAVA GALÁN, Juan; CEREZO MORENO, Francisco. Castillos y atalayas del Reino de Jaén. Riquelme y Vargas, 1989.

ESPANTALEÓN MOLINA, Ramón. Hallazgo en La Guardia. 1954, pp. 769-771.

ESPANTALEÓN MOLINA, Ramón. Importantes hallazgos arqueológicos en el pueblo de La Guardia. 1954, pp. 125-128.

FERNÁNDEZ CHICARRO Y DE DIOS, Concepción. Viaje de prospección arqueológica por el término de Peal del Becerro. 1954, pp. 69-85.

FITA Y COLOMÉ, Fidel. Inscripciones inéditas de La Guardia y Alcalá La Real en la Provincia de Jaén. 1914, pp. 628-636.

JIMÉNEZ COBO, Martín. Más sobre Mentesa Bastia y sus vías. 1989, -.

JIMÉNEZ COBO, Martín. Mentesa Bastia. 1994, pp. 103-115.

JIMÉNEZ MATA, María del Carmen; AGUIRRE SÁDABA, Francisco Javier. Introducción al Jaén Islámico: Estudio Geográfico-Histórico. EXCMA. Diputación Provincial. Instituto de Estudios Giennenses, 1979. 84-00-04511-4.

LÁZARO DAMAS, María Soledad. El Convento de Santa María Magdalena de La Cruz de La Guardia: Programa Constructivo. 1988, pp. 115-140.

LÉVI-PROVENÇAL, Evariste. La "Description de l'Espagne" d'Ahmad al-Razi: Essai de reconstitution de l'original arabe et traduction française. 1953, -.

LÓPEZ DE ROBLES, E.. La Guardia, su castillo y la fuente. 1914, pp. 208-210.

MALUQUER DE MOTES, Juan. Actividades arqueológicas en la Provincia de Jaén. 1955, pp. 192-194.

MOLINOS MOLINOS, Manuel; RUIZ RODRÍGUEZ, Arturo. Los Iberos. Análisis Arqueológico de un proceso histórico. Crítica, 1993. 84-7423-566-9.

MOLINOS MOLINOS, Manuel; RUIZ RODRÍGUEZ, Arturo. The Archaeology of the Iberians. Cambridge University Press, 1998.

RÍSQUEZ CUENCA, Carmen. La Guardia: Mentesa Bastia. 1998, pp. 1121-1140.

RODRÍGUEZ MOLINA, José. El Reino de Jaén en la Baja Edad Media: Aspectos demográficos y económicos. Universidad de Granada, 1978.

TORRES BALBÁS, Leopoldo. Ciudades yermas hispanomusulmanas. Maestre, 1957.

UREÑA PORTERO, Gabriel. La Guardia: Un rico Patrimonio. 1998, pp. 1121-1140.

VALLVÉ BERMEJO, Joaquín. La división territorial en la España musulmana: La Cora de Jaén. 1969, pp. 55-82.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Jaén. ALCÁZAR HERNÁNDEZ, Eva María, Inventarios del Patrimonio Arqueológico: Actualización del Inventario Arqueológico Provincial: Términos Municipales de Sierra Mágina, Jaén. Casco Urbano, 1998.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Jaén. VILLA GONZÁLEZ, J.R., Estudio de impacto medioambiental y ordenación ecológica y estética. Autovía Bailén-Motril. Tramo Jaén-La Guardia. Casco Urbano, 1992.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Jaén. JUANA CANO CARRILLO, Inventario de Yacimientos Arqueológicos de la Provincia de Jaén. Casco Urbano, 1998.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417