IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Castillo de Chincoya Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo de Chincoya
Otras denominaciones: Castillo de Chincóyar ; Castillo de Chincova ; El Castillejo Código: 01230150003
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Jaén
Municipio: Bélmez de la Moraleda

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Defensa Plena Edad Media - Almohades
Poblados Plena Edad Media - Almohades

Descripción

En un cerro de unos 805 metros sobre el nivel del mar, delimitado por una parte por el río Jandulilla y situado a unos 875 metros al norte de la desembocadura del Barranco de Aguas Amarguillas, se encuentran los restos de una fortificación medieval construida junto a un espolón rocoso, que es aprovechado en varias zonas como defensa natural. Ésta podría ser la ubicación más probable del Castillo de Chincoya (Quesada Quesada y Motos Guirao, 1993; Navidad Jiménez, 1999: 194). El paraje sigue siendo conocido localmente como Sima de Chincoya (López Cordero et al., 2008: 53-54).

La existencia del Castillo de Chincóyar es conocida sólo a través de las fuentes escritas. Su ubicación en la actualidad es incierta, dando los investigadores al menos tres localizaciones posibles (estaría bien en las cercanías de Cazorla, bien en una zona al este de Iznatoraf o próxima a Villanueva del Arzobispo (Rodríguez Molina, 1986), donde persiste el topónimo "chincolla"). . A esto se une el hecho de que el topónimo no ha resistido el paso del tiempo, desapareciendo de la zona en la que, con más probabilidad, debió de situarse.

Tomás Quesada Quesada puso en duda esta localización, teniendo en cuenta el hecho de que no sería lógico que Sancho Martínez de Jódar ganara e intentara conservar los castillos de Neblí y Chincoya estando ambos tan lejos de su zona de actuación en Sierra Mágina (Quesada Quesada, 1989).

Actualmente parece aceptado el hecho de que tanto el Castillo de Ablir o Neblí como el de Chincoya se situaban en esta última comarca, controlando el Paso del Jandulilla. Dentro de ella, existen diferentes propuestas de localización.

Según Jesús Montoya Martínez (1980), el castillo habría estado situado en la ladera suroeste del Cerro de la Atalaya (término municipal de Bélmez de la Moraleda). Este autor se basó sobretodo en dos aspectos. Por un lado, el mozarabismo del que para él parte el término "Chincoya" ("yincolya"= lugar de las cinco colinas o alturas), pues el Cerro de la Atalaya ocupa una posición central respecto a otras cuatro alturas de la zona (La Silleta, El Lucero, La Sierra de la Cruz y Las Altarillas), dominando todas ellas los pasos o caminos de la llanura. En segundo lugar, el autor encuentra una fuerte similitud entre las estructuras dibujadas en las láminas del Códice T. I. 1 de El Escorial, que ilustran el texto de la Cantiga 185 de Alfonso X El Sabio (que narra el intento de traición del alcaide andalusí de Bélmez al castellano de Chincoya), con las existentes en el extremo oeste de una era construida con cantos rodados en el Cerro de la Atalaya.

Juan Eslava Galán no compartió esta localización ni los criterios utilizados por Montoya Martínez para defenderla (Eslava Galán, 1985: 31-38; Eslava Galán y Cerezo Moreno, 1989). Por una parte, señaló que Chincoya podría ubicarse en cualquiera de las alturas próximas al lugar propuesto por Montoya Martínez, pues en ellas también existen restos de estructuras que pueden identificarse con las del castillo. Además, Eslava Galán sugiere que la iconografía representada en las láminas del Códice del Escorial son estereotipos presentes en varias representaciones de la época, por lo que el establecimiento de un paralelismo exacto con la realidad estaría fuera de lugar. A todo esto, añade que las estructuras del Cerro de la Atalaya corresponderían más bien a una pequeña posición, presumiblemente para defenderse del bandidaje, sin mayores pretensiones. Esta falta de entidad de las estructuras no se correspondería con un castillo que, según todos los indicios, era el primer baluarte de la frontera en el reino de Jaén.La propuesta de Eslava Galán es la de situar el Castillo de Chincoya en un cerro situado enfrente del Cortijo de Neblín (término municipal de Bélmez de la Moraleda), a la derecha del río Jandulilla, y bastante próximo al Cerro de la Atalaya. Efectivamente, en esta colina permanecen los restos de un fuerte cuadrangular de imponentes dimensiones y bastante bien planeado. Además, está justo frente a Neblín (el Ablir o Neblí de la documentación escrita), conformando un mismo núcleo tal y como aparece en la documentación medieval (Cerezo Moreno y Eslava Galán, 1989). Sin embargo, esta localización se ha vinculado con el Castillo de Allo (López Cordero et al., 2008: 53-54).

La hipótesis más plausible es la propuesta por Tomás Quesada Quesada, que identifica el Castillo de Chincoya con las estructuras del Castillejo del Barranco de Aguas Amarguillas (término municipal de Bélmez de la Moraleda), situado al norte del Cerro de la Atalaya, en un promontorio situado en la margen derecha del río Jandulilla, y al sur del Cortijo de Neblín (Quesada Quesada y Jiménez Sánchez, 1992; Quesada Quesada y Motos Guirao, 1993). Si, como apuntaba Montoya Martínez, Chincoya significa "cinco colinas", esta ubicación es también válida, ya que desde el cerro se divisan varias de las alturas que cierran la vega del Jandulilla: La Silleta, El Lucero, El Gargantón, Quejigares y El Morrón. Ésta es la hipótesis que defienden las investigaciones más recientes (López Cordero et al., 2008: 53-54).

Los muros del castillo que existió en este lugar son de mampostería irregular unida con argamasa dura de cal y arena. Se trata de un doble recinto, uno situado en la cima del cerro y de una extensión menor; y otro que baja hasta media ladera, delimitando un recinto bastante más amplio. En el sector este se encuentra la puerta de acceso al recinto, que debió de ser en recodo. Se encuentra flanqueada por dos torres rectangulares, que conservan una altura de 1,20 m. Hacia el sur se extiende la roca que cae sobre el barranco y que está fortificada en aquellos puntos en los que es más vulnerable. Hacia el norte, el recinto se desdobla, un muro cierra la altura del cerro hasta llegar a la roca, mientras que otro baja por la ladera, hasta llegar a una torre rectangular, situada en el sector oeste, y desde allí se dirige hacia la roca del sur, donde enlaza con un muro que, aprovechando la roca, baja del recinto superior. El interior del recinto está prácticamente colmatado de relleno, siendo imposible detectar construcciones interiores (un aljibe, por ejemplo). Los restos materiales encontrados aquí, aparte de constructivos (esencialmente teja) son vidrio, metales y escoria de hierro, en cantidad apreciable, lo que puede ser un indicio de actividad metalúrgica en este lugar. La cerámica aparecida es muy abundante: estampillada (un fragmento de tinaja presenta una estampilla que combina motivos vegetales y, probablemente, también epigráficos); pintada (bícroma en óxido de hierro o manganeso sobre pasta clara) y vidriada (bícroma en negro sobre melado).


Datos históricos

El Castillo de Chincoya fue conquistado por Sancho Martínez de Jódar, existiendo un privilegio de 1243, firmado por Fernando III, por el cual el rey se lo cedía a su conquistador, junto al Castillo de Neblín o Ablir, con la condición de que a su muerte pasaran ambos a engrosar el término del Concejo de Baeza. En Julio de 1260, Alfonso X realizó una donación directa a la Iglesia de Baeza-Jaén de los Castillos de Chincoya, Quadros y Neblí "que están en albaraquí, con todos sus pueblos, términos y rentas a cambio de 2000 maravedís alfonsís de las rentas del rey de Granada y a condición de que lo tenga durante su vida Don Sancho Martínez de Xódar" (Rodríguez Molina, 1986, p. 272). A pesar de esta donación, a la muerte de Martínez de Jódar, a finales del siglo XIII, el castillo pasó temporalmente a la Orden de Santiago (Eslava Galán, 1985; Cerezo Moreno y Eslava Galán, 1989). Desde estas fechas, nunca más se volverá a citar en las fuentes escritas este castillo. Lo más lógico parece que Chincoya, junto a Neblín o Ablir, fueran arrasados por los meriníes, en sus incursiones a lo largo del siglo XIV, y que no se volviesen a reconstruir nunca más (Quesada Quesada, 1989).

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CEREZO MORENO, Francisco; ESLAVA GALAN, Juan. Castillos y atalayas del Reino de Jaén. Riquelme y Vargas, 1989.

ESLAVA GALÁN, Juan. Algunas precisiones sobre la localización del castillo de Chincoya. 1985, pp. 31-38.

ESLAVA GALÁN, Juan. La vía del Jandulilla : dos siglos de frontera castellano-nazarí: 1246-1448. 1988, pp. 105-121.

LÓPEZ PEGALAJAR, M.. Aproximación al Patrimonio Monumental de Sierra Mágina: Castillos, Iglesias y Palacios. 1994, pp. 35-45.

MONTOYA MARTÍNEZ, J.. El Castillo de Chincoya. 1980, pp. 17-25.

NAVIDAD JIMÉNEZ, N.. Asentamientos islámicos en el término de Bélmez de la Moraleda. 1997, pp. 263-274.

NAVIDAD JIMÉNEZ, N.. El valle de Neblín. 189-198.

PEÑALTA CASTRO, J.. Donación a Baeza de los castillos de Vilches, Baños, Huelma, Chincoya, Ablir y Bélmez por el rey Fernando III. 1986, pp. 163-165.

QUESADA QUESADA, Tomás. Formas de poblamiento en un área rural de al-Ándalus: El Valle del río Jandulilla. 1995, pp. 5-23.

QUESADA QUESADA, Tomás. La Serranía de Mágina en la Baja Edad Media: Una tierra fronteriza con el Reino Nazarí de Granada. Universidad de Granada, 1989.

QUESADA QUESADA, Tomás; JIMÉNEZ SÁNCHEZ, Milagros. En los confines de la conquista castellana: Toponimia y Poblamiento de los montes granadino-giennenses en el siglo XIII según la documentación cristiana. 1992, pp. 59-63.

QUESADA QUESADA, Tomás; MOTOS GUIRAO, Encarnación. Primera campaña de prospección arqueológica superficial del proyecto "el poblamiento medieval de las sierras subbéticas de Jaén y Granada". 1993, pp. 302-311.

RODRÍGUEZ MOLINA, José. El Obispado de Baeza Jaén: Organización y economía diocesana: Siglos XIII-XVI. EXCMA. Diputación Provincial de Jaén, 1986.

SALVATIERRA CUENCA, Vicente. Bélmez de la Moraleda. De qarya a husun. 1998, 628-640.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Jaén. Eva María Alcázar Hernández, Inventarios del Patrimonio Arqueológico: Actualización del Inventario Arqueológico Provincial: Términos Municipales de Sierra Mágina, Jaén. Castillo de Chincóyar, 1998.

Centro de Documentación y Estudios. Jonathan Ruiz Jaramillo; María Isabel Alba Dorado; Luis José García Pulido, Revisión, cualificación y actualización de la información sobre arquitectura defensiva de la comunidad autónoma andaluza. Castillo de Chincoya, 2018.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Jaén. QUESADA QUESADA,Tomás , MOTOS GUIRAO, Encarnación, Prospección arqueológica superficial en varios yacimientos de los términos municipales de Huelma, Bélmez de la Moraleda, Cabra de Santo Cristo y Jódar. Castillo de Chincóyar, 1991.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417