IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cerro Alcalá
Otras denominaciones: Ossigi Código: 01230520006
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Jaén
Municipio: Jimena, Torres

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Poblados Emirato - Árabes
Ciudades Alto imperio romano
Murallas Alto imperio romano
Poblados Baja Edad Media
Ciudades Bajo imperio romano
Murallas Bajo imperio romano
Ciudades Edad del Hierro II - Iberos
Fosas funerarias Edad del Hierro II - Iberos
Murallas Edad del Hierro II - Iberos
Túmulos funerarios Edad del Hierro II - Iberos
Asentamientos Edad del bronce
Asentamientos Edad del cobre
Poblados Plena Edad Media - Almohades
Ciudades República romana
Murallas República romana

Descripción

Se trata de un gran sitio arqueológico, sobre todo por sus fases ibérica y romana, aunque también se han hallado restos del Cobre, Bronce y medievales. El sitio está ubicado en un gran cerro amesetado, siendo la máxima altura de la zona. Esto, unido a sus pronunciadas laderas, dificultaba el acceso; hoy resulta más fácil por su estructuración en bancales para el cultivo. Está situado en la margen izquierda del río Torres, en la divisoria de los términos municipales de Jimena y Torres. La zona se conocía antiguamente como Heredad o Heredamiento de Recena.
El yacimiento ocupa todo el cerro. La cerámica de superficie se adscribe al Ibérico Pleno y algunos fragmentos al Ibérico Antiguo, lo que data cronológicamente el asentamiento entre los siglos VI-IV a.C. También se han hallado ocasionalmente cerámicas áticas del siglo IV a.C.
En dos campañas de excavación llevadas a cabo en 1986 y 1987, se hallaron dos zonas de necrópolis. La primera, llamada Era Alta de Caniles, está formada por enterramientos en fosa (todas ellas expoliadas), recubiertas de adobes adscritos al Ibérico Pleno, y tres quemadores en fosa grandes y poco profundos (ustrina) con restos de ajuar metálico. Las fosas son rectangulares y están revestidas en su interior por muros de arcilla o tapial rojo. Algunas tienen un cimiento de piedra. La necrópolis parece pertenecer a un segmento social acomodado y pude concretarse cronológicamente en los primeros años del siglo IV a. C. Está en una pequeña elevación al pie de la ladera Norte del cerro (NEGUERUELA MARTÍNEZ, I., RODRÍGUEZ RUS, P. 1986). En esta misma elevación, llamado Cerro de Caniles, aparecen también estructuras de fortificación irregular, de piedra caliza trabajada a soga, sin bastión, que tiene un perímetro de 500-1000 metros de largo, por 200-500 metros de ancho. Se han encontrado numerosos restos, hoy en manos de particulares o en museos: basas, fustes, sillares, capiteles, inscripciones, etc. Destaca un jarrón de cobre y plata griego-púnico y la llamada Dama de Alcalá (TROYANO BIEDMA, J.M., 1991).
La segunda necrópolis está en la zona llamada La Tosquilla, una pequeña elevación al Suroeste del cerro. Se trata de enterramientos en hoyo y estructuras tumulares en piedra de distintos tamaños y tipología. En superficie se hallaron cerámicas áticas, cerámica decorada con barniz rojo y bandas y útiles de bronce. Se detectaron tres momentos de ocupación: La primera, correspondería a la 2ª mitad del siglo VI a.C., definida por una urna tipo Toya, de pasta clara decorada y cerámica negra. Las urnas funerarias no estarían cubiertas. La segunda, correspondería a la 1ª mitad del siglo IV a.C., definida por cerámicas del Ibérico Pleno. Urnas funerarias cubiertas por un plato o cuenco. Por último, la 3ª, sería de finales del siglo I a.C., definida por una inhumación parcial bajo tégula (excepcional y aislada). Entre ambas necrópolis existen grandes similitudes (NEGUERUELA MARTÍNEZ, I., RODRÍGUEZ RUS, P. 1987.

A parte de estas dos excavaciones, en el resto del cerro tan sólo se han efectuado prospecciones superifiales sistemáticas que constatan varios períodos de ocupación:

- Edades del Cobre y Bronce: Situadas en la zona superior del espolón, reproduciría el tipo de poblados que ocupan las tierras más óptimas para el cultivo cerealista, lo que supone la culminación de un proceso de intensificación agraria que se inició en el Neolítico y se desarrolla a finales de la Edad del Cobre, que da lugar a un aumento de los poblados y la consolidación de la sedentarización. Este proceso culmina en la Edad del Bronce, reproduciendo un patrón de asentamiento, similar al que se desarrolla en el Valle del Guadalquivir, que se define por la elección del lugar de asentamiento, siempre sobre espolones y cerros amesetados cercanos a los ríos.

- Fase Ibérica. A parte de las necrópolis, durante este período el asentamiento ocupa buena parte de la superficie del espolón. Durante el mismo se construyen algunas de las defensas que perviven en la actualidad, pudiéndose identificar el asentamiento como un oppidum de mediano tamaño. En la segunda mitad del siglo XIX y principios de este, algunos autores como M. Góngora, Gómez Moreno, Romero de Torres etc., comenzaron a identificar este yacimiento con la Ossigi Latonium de las fuentes latinas. Efectivamente, en esas fechas aún se veían en superficie numerosas estructuras arquitectónicas y restos de elementos decorativos de gran monumentalidad (muros de cantería, atarjeas, columnas, estelas sepulcrales, etc.). Los materiales documentados en superficie indican que este lugar estuvo ocupado durante todas las fases ibéricas.

- Etapa Romana: Según los textos de Polibio y Tito Livio, los romanos se instalaron en Ossigi Latonium hacia el 236 a.C. La ciudad, que según algunas de las inscripciones aparecidas y siguiendo los textos de M. Herderson, H. Galsterer y R. Thouvenot (GUERRERO PULIDO, G., 1988), consiguió el rango de municipio de derecho latino en época de César, contó con dos templos: el primero dedicado a Augusto, del que da prueba una tabla de mármol blanco de 1,35 x 0,30 metros, procedente de la Loma de la Atalaya, hoy Cortijo del Castillo de Recena; y el segundo dedicado a Apolo, del que, según Lopez Piñar se encontró el Ara (TROYANO BIEDMA, J. M., 1991). En cualquier caso, las prospecciones arqueológicas han constatado que en esta fase se da el mayor apogeo del asentamiento, configurándose como un municipium o núcleo de población de primer orden, que alcanza aproximadamente unas 10 hectáreas de extensión. Sin lugar a dudas, en estos momentos se refuerzan y construyen nuevos lienzos de murallas con torres y bastiones, que mejoran su defensa en la zona Sur y Oeste, puesto que la Norte y Este, la fuerte pendiente constituye un elemento defensivo por sí mismo; no obstante, pudieron ser reforzadas con algún tipo de empalizada o estructura. De esta época se han localizado materiales que muestran una ocupación ininterrumpida desde el Alto al Bajo Imperio.
Superficialmente, no se han localizado indicios de una ocupación del asentamiento en época visigoda; tampoco sabemos de hallazgos numismáticos o de necrópolis; a pesar de ello, y dada la entidad de este punto, los estudiosos no descartan una continuidad del poblamiento hasta la llegada de los musulmanes. No obstante, éste se encontraría en un claro declive, reduciendo el número de sus pobladores y las dimensiones del área de ocupación.

- Etapa Medieval Islámica (CASTILLO ARMENTEROS, J.C., 1998). Dentro de ella, se distinguen dos fases claras:

* Emiral. De la misma manera que ocurre con el período visigodo, el primer asentamiento islámico queda reducido a un pequeño núcleo enclavado en la zona más elevada del cerro, definida como la zona con mayores posibilidades defensivas. Superficialmente no se han conservado estructuras de hábitat o de otro tipo, debido a la intensa roturación efectuada para el cultivo del olivo, pero no cabe duda de que se trataría de un pequeño asentamiento agroganadero, que ya ha perdido todas sus funciones urbanas.
Cerro Alcalá podría ser identificado con el Hisn de Qal'at al-As'at, citado por las fuentes musulmanas contemporáneas, donde se asentó el clan o la tribu de los Yudamíes. En el año 896, a mediados del mes de mayo, el ejército cordobés acampó junto al Guadalbullón, en un lugar próximo a la fortaleza de Qamara (Castillo de Fuentetétar), siguiendo luego hacia Qal'at al-As'at, uno de los castillos que el general Ahmad b. Muhammad b. Abi 'Abda fortificó en la zona de Jaén para frenar las aspiraciones del rebelde Ibn Hudayl; en esta fortificación se detuvo varios días, y desde la misma combatió y derrotó al mencionado rebelde (AGUIRRE SÁDABA, J., JIMÉNEZ MATA, Mª C., 1979).

* Siglos XII-XIII. Durante esta fase, la zona habitada ocupa la cumbre del cerro, definiéndose un pequeño emplazamiento de claros valores estratégicos, relacionados con el control de la ruta del río Torres.

- Fase Medieval Cristiana: Tan sólo se poseen algunas referencias escritas. Parece ser que Alfonso X concedió la aldea ubicada en Cerro Alcalá a Baeza en 1253 (CARRASCO, J. et al., 1980). También aparece citada en una escritura de 1340, depositada en el Archivo de Jaén en el siglo XVII, y que recoge Ximena Jurado en sus Anales Eclesiásticos (ROMERO DE TORRES, 1915).

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AGUIRRE SÁDABA, Francisco Javier; GALVÁN SÁNCHEZ, María del Mar; SALVATIERRA CUENCA, Vicente. Prospecciones arqueológicas medievales en la Campiña de Jaén, 1985. 1987, pp. 97-100.

AGUIRRE SÁDABA, Francisco Javier; SALVATIERRA CUENCA, Vicente. Cuando Jaén era Yayyan. 1989, pp. 453-490.

CARRASCO RUS, Javier. Hallazgos del Bronce Final en la Provincia de Jaén: La Necrópolis de Cerro Alcalá, Torres. Jaén. 1980, pp. 221-236.

CASTILLO ARMENTEROS, Juan Carlos. La Campiña de Jaén en Época Emiral: siglo VIII-X. Universidad de Jaén, 1998.

CASTRO LÓPEZ, Marcelo. De César a Teodosio: 49 a. C.- 395 d.C.. 1989, pp. 423-441.

CASTRO LÓPEZ, Marcelo; CHOCLÁN SABINA, Concepción. La Campiña del Alto Guadalquivir en los siglos I-II d.C.: Asentamientos, estructura agraria y mercado. 1988, pp. 205-221.

DE GÓNGORA Y MARTÍNEZ, Manuel. Viaje Literario por la provincia de Jaén. 1916, pp. 146-148.

GÓMEZ-MORENO, Manuel. Pictografías andaluzas. 1908, pp. 89-102.

GUERRERO PULIDO, Gregoria. Poblamiento romano en la Campiña Oriental de Jaén. 1988, pp. 37-67.

MOLINOS MOLINOS, Manuel; RUIZ RODRÍGUEZ, Arturo. Los Iberos. Análisis Arqueológico de un proceso histórico. Crítica, 1993. 84-7423-566-9.

MOLINOS MOLINOS, Manuel; RUIZ RODRÍGUEZ, Arturo. The Archaeology of the Iberians. Cambridge University Press, 1998.

RÍSQUEZ CUENCA, Carmen. Jimena: Pastores de las Sierras Meridionales. 1998, pp. 1561-1580.

RODRÍGUEZ RUS, Paloma; NEGUERUELA MARTÍNEZ, Iván. Campaña de excavaciones en "Cerro Alcalá" (Jimena-Torres, Jaén). 1987, pp. 389-391.

RODRÍGUEZ RUS, Paloma; NEGUERUELA MARTÍNEZ, Iván; AVELLA DELGADO, Lourdes. Informe Preliminar de la campaña de excavaciones de 1987 en la Necrópolis "Las Tosquillas", Cerro Alcalá. Torres, Jaén. 1990, pp. 294-300.

ROMERO DE TORRES, Enrique. Arqueología: Lápidas romanas en Jimena. 1915, pp. 57-59.

SÁNCHEZ LOZANO, M.J.. Torres. 1989, pp. 21-29.

TROYANO VIEDMA, José Manuel. Torres. 1991, pp. 189-198.

XIMENA JURADO, Martín de. Catálogo de los obispos de las iglesias catedrales de la diócesis de Jaén y Baeza y anales eclesiásticos. 1652. Universidad de Granada, 1991.

Información documental

Archivo del Museo Provincial de Jaén. GARCÍA SERRANO, Rafael, Carta Arqueológica de la Provincia de Jaén. Cerro Alcalá, 1969.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Jaén. ALCÁZAR HERNÁNDEZ, Eva María, Inventarios del Patrimonio Arqueológico: Actualización del Inventario Arqueológico Provincial: Términos Municipales de Sierra Mágina, Jaén. Cerro Alcalá, 1998.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Jaén. Cerro Alcalá, 1988.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417