IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Sierra Martilla Más imágenes Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Sierra Martilla
Código: 01181220020
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Granada
Municipio: Loja

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Necrópolis Alta Edad Media
Asentamientos Edad del cobre
Cuevas artificiales (Tumbas) Edad del cobre
Asentamientos Protohistoria

Descripción

El yacimiento arqueológico de Sierra Martilla se caracteriza por ser un yacimiento de gran amplitud tanto espacial como cronológico. Se encuentra asentado en una meseta a unos 800 msnm que corona los afloramientos de areniscas calcáreas bioclásticas existentes en la zona. El paisaje se caracteriza por la presencia de cultivos de secano, fundamentalmente olivos y, en menor medida cereales y, en los afloramientos rocosos, una importante masa de monte mediterráneo

La meseta en forma de espolón está orientada en dirección SE-NW, en la margen derecha del río Genil. El conjunto arqueológico integra una importante necrópolis con estructuras mixtas de tipo hipogeo con algunas estructuras ortostáticas, un poblado prehistórico (Neolítico ¿ Edad del Cobre) sobre la terraza, una ocupación ibero-romana, una necrópolis tardoantigua, compuesta por 41 tumbas excavadas en la roca, básicamente de planta rectangular o trapezoidal, que se fecharía entre los S. VI al VII, a la que se asociaría un poblado.

A) Poblado y Necrópolis Prehistórica: Localizado en la zona del olivar existente, al norte en la zona donde se ha realizado la nueva plantación de olivos (2014-15). Durante el transcurso de la campaña arqueológica realizada en 1991 (Carrasco Rus et al., 1993) se documentaron en una estratigrafía muy somera restos de fondos de cabaña, cuya traza no ha podido determinarse con exactitud debido a lo exiguo de los cortes. Sin embargo, se identificó la técnica constructiva sobre la base de piedras irregulares, de muy diverso tamaño, trabados con barro, sobre las cual debió erigirse un alzado de barro o ramaje, similar al de otros asentamientos similares. Este poblado, instalado a finales del Neolítico (fines del IV milenio a. C.), tiene una continuidad de durante la Edad del Cobre, sin que parezca que haya diferencias significativas. A este poblado debe asociarse la estructura muraria existente en el borde de la meseta, afectada por los movimientos de tierra realizados, que ha sido interpretada más que como parte de una estructura defensiva como el límite de un posible aprisco para el ganado (Navarrete Enciso, 2003)

Quizás el conjunto más sobresaliente de todo el yacimiento, sea el conjunto de enterramientos de tipo mixto en el que se mezclan rasgos propios de la verdaderas tumbas megalíticas con cuevas artificiales. El conjunto se agrupa en dos unidades estructurales: La primera, más cercana al asentamiento, contiene el mayor número de sepulturas megalíticas estudiadas, un total de ocho estructuras, así como la mayor diversidad tipológica en las mismas; la segunda, junto al camino de Las Rozuelas, engloba sólo dos tumbas

La tipología de las sepulturas puede ser dividido en tres grupos en función de su complicación técnica (Carrasco Rus et al., 1986 y Carrasco Rus, 1993):

- Cámara funeraria verticalmente a ras de suelo. El pozo que forma parte de esta cámara es de planta piriforme con una puerta simple abierta en su extremo más ocluido, siendo las paredes entrantes hacía su parte superior.

- Cueva artificial clásica, excavada lateralmente en la pared rocosa. En este tipo de sepulturas está todo conformado en la roca: planta paredes y y cobertura.

- Sepulturas con una forma mixta de cueva artificial y megalito. Está articulado con tres áreas espaciales: el más profundo corresponde a la cámara sepulcral , el intermedio a una antecámara o cámara secundaria y el mas externo al pasillo de entrada.

Si bien las tumbas están expoliadas desde antiguo, en una de las sepulturas fue posible localizar cerámica in situ, que sitúa el uso más antiguo de la necrópolis en el Neolítico Final, lo que concuerda con el horizonte documentado en el área del poblado (Carrasco Rus et al,1993). Esta zona, se encuentra actualmente vallada y delimitada y acondicionada para su visita.

La secuencia estratigráfica para este momento abarca dos grandes momentos definidos como Sierra Martilla I y II (Carrasco et al., 2011):

- Martilla I, localizado fundamentalmente en la base de la Sepultura CD 5, presenta en sus pasillo algunas cerámicas decoradas e incisas, especialmente incisas y plásticas, asociadas al Neolítico Medio Tardía) .

- Martilla II, correspondería una fase de ocupación Cobre Antiguo/Medio, caracterizado por platos de borde engrosado, algunos elementos metálicos, etc., que significaría la última ocupación de la necrópolis.

La cronología de este conjunto, por tanto en función de las tipología hallado , se iniciaría grosso modo en torno al 4300-4000 y finalizaría hacía el 2000 a. C.

B) Estructuras ibéricas e ibero-romanas: en el promontorio localizado al S. de la Sierra Martilla, se localiza una estructura ibérica dentro de la estructura megalítica CD 10, junto al camino de Las Rozuelas. Se documentó una estructura circular de mampostería donde destacada un conjunto de ánforas datables en el Ibérico Pleno, así como algún fragmento de cerámica campaniense y aretina. Se ha interpretado que la tumba fue reutilizada como un silo (Adroher Aroux et al., 2002). También en la zona de la terraza donde se localiza el poblado calcolítico se han documentado restos cerámicos ibéricos e iberromanos (fragmento de cerámica de barniz negro, piezas con pie anular), aunque en menor cantidad (Jiménez Puertas, 2002).

C) Necrópolis y poblado tardoantiguos: localizada coincidiendo parcialmente con la necrópolis calcolítica, se halla una importante necrópolis de tumbas antropomorfas excavadas en la roca. Se han identificado un total de 41 estructuras funerarias, que se disponen de forma dispersa siguiendo un eje noroeste-sureste a lo largo de más de 100 m, en dos terrazas, dejando espacios vacíos entre diferentes grupos de sepulturas. De ellas, 27 son de forma rectangular, 7 de forma trapezoidal, 6 de forma oval o de bañera y en un caso no ha podido ser determinada la forma. En 6 tumbas de forma rectangular, se aprecia la existencia de un escalón en los bordes para la colocación de las cubiertas. Se conoce la longitud de 22 tumbas , que varía entre 108 y 195 cm., aunque la mayor parte miden entre 158 y 195 cm., salvo 3 casos de tumbas de forma oval que son de reducida longitud (108 a 125 cms.). En algunos casos se observan agrupamientos de varias tumbas que no sólo se caracterizan por su proximidad física sino también, en muchos casos, por su homogeneidad tipológica y de orientación, pudiendo responder a enterramientos de grupos familiares o bien a distintas fases cronológicas en la utilización de la necrópolis (Jiménez Puertas, 2002). Es singular el caso de la tumba 43, que está excavada en el suelo de una tumba megalítica, apreciándose también el escalón para poner su cubierta.

Asociado a la necrópolis se ha señalado la existencia de un poblado en el cerro de Martilla, ocupado en torno a los siglos VI-VII, sin posibilidad de mayor precisión cronológica, según se observa por la cerámica existente en superficie y especialmente en el caso de recientes hoyos realizados para la plantación de olivos, que también han sacado a la luz materiales de construcción. El emplazamiento, dominando una de las principales vías de comunicación del territorio de Loja como es el valle del río Genil, nos sitúa ante un asentamiento que busca una posición defensiva y a su vez de control territorial, situación que es muy típica en época tardoantigua (Jiménez Puertas, 2002).

La necrópolis presenta estructuras mixtas de tipo hipogeo con algunas estructuras ortostáticas. La excavación de la zona no ha podido proporcionar datos del todo satisfactorios dado el nivel de expolio que las estructuras han sufrido. No obstante, la presencia de materiales neolíticos al interior de algunas de las estructuras ha sido utilizada para elevar considerablemente la cronología, hasta al menos el IV milenio Antes de Nuestra Era, lo que además viene apoyado por la presencia de un poblado neolítico sobre la terraza en cuyos escarpes se sitúa la necrópolis

En el mismo emplazamiento se localiza una necrópolis altomedieval, compuesta por 41 tumbas excavadas en la roca, básicamente de planta rectangular o trapezoidal. Según Miguel Jiménez, la necrópolis se fecharía entre los S. VI al VII. También hay referencias a la existencia de un poblado altomedieval.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CÁMARA SERRANO, Juan Antonio; COSTA CARAMÉ, Manuel Eleazar. Granada. 112.

CARRASCO RUS, Javier. El poblamiento antiguo en la tierra de Loja. Ayuntamiento de Loja, 1986.

CARRASCO RUS, Javier; PACHÓN ROMERO, Juan Antonio; GÁMIZ JMÉNEZ, Jesús; MARTÍNEZ-SEVILLA, Francisco. El poblamiento neolítico en el Subbético Interno del Poniente de Granada. 28-29.

CARRASCO RUS, Javier; PASTOR MUÑOZ, Mauricio; PACHÓN ROMERO, Juan Antonio; GÁMIZ JMÉNEZ, Jesús; NAVARRETE ENCISO, Mª Soledad. Prospección con sondeos estratigráficos en Sierra Martilla. 204-211.

JIMÉNEZ PUERTAS, Miguel. El poblamiento del territorio de Loja en la Edad Media. Universidad de Granada, 15/06/2002. 84-338-2871-1.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. GÁDOR, Maldonado , BRACERO, Gerardo, Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Granada. Sierra Martilla, 1992.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Granada. Ruiz Jimenez, Ana; Miguel Jiménez Puertas; Luca Mattei, Catalogación colectiva genérica de las necrópolis de tumbas excavadas en la roca de la provincia de Granada, 2014.

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Granada. Antonio F. Buendía Moreno; Antonio Morgado Rodríguez; Emilio Cobos Maroto; José Javier Álvarez García; Jose Miguel Ramos Lizana; Jesús Gámiz; López López, Manuel; Juan Alonso Sánchez Martín, Carta Arqueológica de Loja, 2005.

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. LÓPEZ LÓPEZ, Manuel , PEÑA RODRÍGUEZ, José Manuel, Actualización y Revisión del Inventario de Yacimientos Arqueológicos de la provincia de Granada. Sierra Martilla, 1998.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417