IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Necrópolis Laurita
Otras denominaciones: Cerro de San Cristóbal Código: 01180170024
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Granada
Municipio: Almuñécar
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01180170036 Sitio Arqueológico de Almuñécar

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Construcciones funerarias Edad del Hierro I - Fenicios
Construcciones funerarias Edad del Hierro II - Púnicos

Descripción

La necrópolis Laurita se sitúa en la ladera de un montículo, cerca de un kilómetro al Norte-Noreste del núcleo urbano y separada de él por un cauce fluvial, el río Seco, en la actualidad totalmente colmatado de aluviones, presentando un emplazamiento análogo al de las otras necrópolis fenicias de la costa andaluza.
Es de pequeñas dimensiones, se extiende en una superficie alargada, irregular, en dirección Sur-Norte por la ladera media-alta del Cerro de San Cristóbal, conteniendo 20 tumbas de pozo con 22 enterramientos de incineración en urnas de alabastro. Según los sondeos y la superficie prospectada, se cree que la necrópolis quedó exhaustivamente excavada, siempre con la posibilidad de la existencia de alguna otra tumba aislada en la periferia. Las tumbas, al carecer de superestructuras visibles, son de difícil detección sin una metodología geofísica.
El reducido tamaño de la necrópolis se debe, según Pellicer, a que se trata de un conjunto de enterramientos pertenecientes a una limitada clase social alta, a una élite prestigiosa de los primeros colonos de Sex, y, por otra parte, a que su encuadre cronológico corresponde como máximo, a tres cuartos de siglo, equivalente a tres generaciones. Este corto espacio cronológico no es comparable al de otras necrópolis vigentes durante largos periodos, como la vecina de Puente de Noy con dos centenares de tumbas sucesivas durante medio milenio.
Las veinte tumbas de Laurita se disponen en cuatro hileras más o menos paralelas que descienden por la colina en sentido transversal de Norte a Sur. La hilera superior consta de las tumbas 12, 13, 14, 20 y 19, la segunda hilera de las tumbas 11, 10 y 15, la tercera, de las tumbas 17, 8, 7, 6, 5, 1, 2, 3 y 16, y la cuarta hilera o inferior, de las tumbas 18, 9 y 4, distando cada tumba de su próxima entre 1 y 6 metros.
Los pozos excavados en el duro subsuelo de esquisto, son de planta irregular, pero de tendencia oval, con diámetros máximos que oscilan entre 1,15 y 2,50 metros y profundidades entre 2 y 5 metros.

Pellicer distingue cinco tipos de tumbas en función de la presencia o no de nichos para colocar las urnas cinerarias:
- Tipo 1: Pozo para enterramiento individual en nicho lateral cerrado por losas. Tumbas 2, 14, 17 y 20 (29 %).
- Tipo 2: Pozo para enterramiento doble en dos nichos laterales. Tumbas 15 y 19 (14 %).
- Tipo 3: Pozo para enterramiento doble, uno en nicho lateral y otro en el fondo del pozo, protegido y cubierto por losas. Tumbas 1 y 3 (14 %).
- Tipo 4: Pozo con enterramiento individual en urna encajada en el fondo y protegida por losas. Tumbas 10, 11, 12, 13 y 16 (36 %).
- Tipo 5: Pozo profundo no utilizado. Tumba 18 (7 %).

La orientación de los nichos es arbitraria, estando dirigida hacia el Norte los de las tumbas 1, 2 y 3, hacia el Noreste los de las tumbas 19 y 20, hacia el Sureste. el de la tumba 15, hacia el Sur. los de las tumbas 14 y uno de la 15, y hacia el Noroeste. los de las tumbas 2 y 17.
Todos los enterramientos son de pozo con incineraciones en urnas de alabastro egipcias, excepto un tercer enterramiento, secundario, junto al nicho B de la tumba 19, cuyos restos cinerarios estaban depositados en el suelo.
Las tumbas expoliadas o destruidas por los obreros de la construcción o por los aficionados fueron ocho, las correspondientes a los números 4-11, cuya tipología, urnas cinerarias y ajuares no pudieron determinarse con garantías, según las versiones referidas. Las tres primeras tumbas, números 1-3 fueron excavadas (?) por el Comisario de Excavaciones o por la familia Prieto-Moreno, cuya tipología, urnas y ajuares se pudieron estudiar en parte.
En las tumbas, fuera de las urnas, colocadas junto o encima de ellas y siempre protegidos por bloques de piedra, se presentaban como ajuares, diferentes cerámicas de barniz rojo, como oinochoai piriformes (tumbas 12, 13, 19 y 20), jarros de boca de seta (tumbas 12, 13, 19, 20), platos de barniz rojo (tumbas 12, 13, 15, 16, 17 y 19) alguno de ellos con huesecitos de ave y conejo (?), lucernas bicornes (tumbas 2 y 15), cerámicas fragmentadas, kotylai protocorintias (tumba 19 B), cáscaras de huevos de avestruz pintadas llenas de ocre (tumba10? y 19 A), un vástago de hierro (tumba 19 B) y fragmentos de ánforas.

Si el interés de Laurita es peculiar por ser la única necrópolis fenicia con todos los enterramientos en urnas cinerarias de alabastro egipcias, este interés aumenta considerablemente por las inscripciones jeroglíficas de las mismas, correspondientes a tres faraones sucesivos de la dinastía XXII libia.


TUMBA 1:
Fue excavada por la familia Prieto-Moreno (?), estando situada en la tercera hilera y en la parte centro-oriental de la necrópolis. Corresponde al tipo 3 de Pellicer, de pozo de planta circular, de 1,50 metros de diámetro y 5 metros de profundidad, con urna cineraria en un nicho de un metro de alto, 1,10 metros de profundidad y 0,90 metros de ancho, orientado alNorte, cerrado por losa de 1,15 por 0,20 metros En el fondo del pozo se hallaba otro enterramiento en urna cineraria, protegida por piedras y cubierta por una gran losa. El pozo estaba relleno de bloques de esquisto en un medio arcilloso.
La urna cineraria A , de 0,675 metros de altura, diámetro de boca 0,155 metros, de tipo 3 C, es de forma ovoide alargada, pequeño gollete y borde saliente y dos asas verticales de sección circular. En los hombros, entre las asas, aparecía una inscripción jeroglífica con cartela de Takelot II, en su interior restos humanos incinerados de un individuo adulto y un asa de aguamanil («braserillo») de bronce. La base exterior de la urna estaba teñida de ocre. La urna cineraria B, de 0,415 metros de altura y 0,075 metros de diámetro de boca, tipo 6 B, es de forma alargada de alabastrón. En su interior restos humanos infantiles quemados y una laña de estaño (fig. 14 E).
A esta tumba 1, al parecer, pertenecen dos pendientes de oro con colgantes esféricos y un colgante circular de oro con escarabeo basculante, sin que se hayan localizado el resto de los ajuares.

TUMBA 2
Fue excavada antes de la intervención de Pellicer. Se halla situada en la tercera hilera, contigua y al Norte de la tumba 1. Correspondiente al tipo 1de Pellicer, es un enterramiento individual, de pozo con una superficie de tendencia trapezoidal, con unos ejes de 1,90 metros por 2,50 metros y una profundidad de 4,50 metros El nicho, abierto al lado Noroeste del fondo, tiene una altura de 1,25 metros una anchura de 0,70 metros y una profundidad de 0,70 metros, cerrado por una gran laja de esquisto de 1,40 metros de lado y albergando una urna cineraria de alabastro de 0,40 metros de altura, de tipo 3 A, de forma oval, con pequeño gollete saliente y dos asas verticales de sección circular. Contenía restos humanos incinerados y dos fragmentos de brazalete de bronce de sección circular. La urna estaba acompañada en su exterior por varios fragmentos de platos de barniz rojo (?), de un diámetro de 267 mm y de anchura de borde 71 mm, correspondientes a un cociente de 38, además de una lucerna bicorne de barniz rojo con un diámetro de 12 centímetros por 13,5 cm centímetros. Probablemente la tumba contenía más ajuares perdidos.

TUMBA 3:
Excavada antes de la intervención de Pellicer, se sitúa en la tercera hilada y contigua a la tumba 2, al Norte de ella. Se clasifica en el tipo 3 de Pellicer, con doble enterramiento en nicho y en el fondo del pozo. La superficie del pozo es rectangular, con ejes de 2 metros por 1,40 metros y su profundidad de 4,20 metros. El nicho se abre en el ángulo Norte del fondo del pozo, con un altura de 0,80 metros, una anchura de 0,70 metros y una profundidad de 0,50 metros, cerrado por una losa de 1 metro de lado. En su interior se depositaba una urna cineraria de alabastro, con una altura de 0,51 metros, correspondiente a nuestro tipo 8 B, forma torpedo u ojiva, pequeña boca de 0,125 metros de diámetro, y borde saliente.
La urna presenta una inscripción fenicia pintada en negro y muy desvaída, existiendo en su centro una restauración con un fragmento de alabastro y lañas de estaño.
En la parte Suroeste. del fondo del pozo se sitúa una especie de cista con tres bloques de esquisto, rodeando otra urna cineraria, de 0,351 metros de altura, correspondiendo al tipo 7 A, de cuerpo ovoide, base plana, amplia boca con diámetro de 0,195 metros borde ligeramente saliente, dos asas de cinta verticales con cuatro estrías. En el interior de la urna, además de los restos humanos incinerados, apareció un colgante de plata amorcillado, de sección circular de 37 milímetros de diámetro con escarabeo basculante y una cuenta de collar cilíndrica de piedra verde (variscita?), de 22 milímetros de larga y un centímetros. de diámetro. El resto del ajuar no se localizó.

TUMBAS 4, 5, 6, 7, 8 y 9:
Habiendo sido destruidas estas tumbas por los obreros de la construcción antes de la intervención de Pellicer, solamente se conoce su situación en la parte Sur de la tercera hilera (tumbas 5, 6, 7 y 8) y de la cuarta (tumbas 4 y 9), desconociéndose su tipología y parte de sus ajuares perdidos.
Posteriormente a las excavaciones F. Molina localizó y publicó cuatro urnas de alabastro procedentes de la necrópolis Laurita en propiedad, quizás, de D. Francisco Prieto Moreno, que deben corresponder a este lote de tumbas: Urna de alabastro, del tipo 4 F, altura 0,579 metros de forma oval alargada, pequeño cuello troncocónico y borde ligeramente saliente (F. Molina y J. Padró, 1983, 3, fig. 46). Urna de alabastro de 0,45 metros del tipo 6 A, de tendencia ovoide, pequeño cuello cilíndrico, borde saliente y base semiplana (F. Molina y J. Padró, 1983, 48, fig. 4). Urna de alabastro de 0,447 metros de altura, del tipo 4 D, forma oval, pequeño cuello cilíndrico, borde saliente y asas verticales semicirculares, restaurada mediante pequeña placa circular embutida en su parte central. Urna de alabastro del tipo 8 C, de 0,445 metros de altura, forma de torpedo, carena en los hombros, cuello cilíndrico, borde ligeramente saliente y asas semicirculares verticales (F. Molina y A. Bannour, 2000, pág. 1655, fig. 5 y pág. 1662-63, lám. II y III). Los ajuares funerarios de estos enterramientos están perdidos.
Aparte de estas cuatro urnas egipcias, F. Molina y J. Padró localizaron y publicaron (1983 A), procedente de la necrópolis Laurita, un vaso de mármol gris de 0,475 metros de altura, del tipo 1, de forma troncocónica invertida, base plana, hombros entrantes, pequeño cuello cilíndrico y borde saliente. En el borde superior del vaso existe una inscripción egipcia y en los hombros una cartela de faraón hicso Apofis I de la dinastía XVI (mitad s. XVII). Este sorprendente vaso pertenecía desde hacía largo tiempo a la familia de D. Antonio Jiménez Pozo, propietario del cortijo del Cerro de San Cristóbal, donde se emplaza la necrópolis, desconociéndose las circunstancias del hallazgo.

TUMBA 10 :
Excavada antes de la intervención de Pellicer, se sitúa en la parte meridional de la segunda hilada. El pozo es de superficie sensiblemente ovalada, de un diámetro medio de 1,60 metros y una profundidad de 2,30 metros, correspondiendo al tipo 4, con un enterramiento individual de incineración en urna de alabastro encajada en el fondo del pozo y protegida por bloques de esquisto.
Es probable, según se pudo colegir, que su urna funeraria sea una, incompleta, del ttipo 2, con forma de ánfora o crátera de panza ovoide, manchada de ocre, amplio cuello casi cilíndrico y boca de 0,21 metros de diámetro, de donde arrancan dos grandes asas acodadas, verticales de cinta con tres profundas acalanaduras, terminadas en otras cinco ranuras horizontales en la panza. También es posible que corresponda a esta tumba un huevo de avestruz conteniendo ocre, con decoración pintada roja de cenefas verticales compuestas por metopas con aspas rayadas y aves estilizadas.
Junto con esta urna cineraria existía, en posesión del Sr. Prieto Moreno, otro huevo de avestruz con restos de pintura y un lote de cerámicas, consistentes fragmentos de vasos a torno de perfil en S, dos fragmentos de plato o casquete esférico de cerámica gris de occidente, tres fragmentos de platos de barniz rojo, dos asas de ánfora fenicia y un fragmento de asa de ánfora jonia, todo ello sin contexto.

TUMBA 11 :
Excavada igualmente antes de la intervención de Pellicer, se sitúa en la parte meridional de la segunda hilera, correspondiendo su forma al tipo 4, con pozo de planta sensiblemente circular, de un diámetro de 1,15 metros y una profundidad de 2,70 metros, en cuyo fondo yacía incrustada la urna cineraria del tipo 5 A, de 0,375 metros de altura, de forma ovoide, teñida de ocre y fragmentada, pequeña boca, borde saliente y dos pequeñas asas semicirculares verticales de sección circular.
Sobre el ajuar de este enterramiento no se tienen garantías, pero le deben corresponder algunas cerámicas fragmentadas.

TUMBA 12 :
Es la primera tumba excava por Pellicer en la necrópolis, siendo la más meridional de la primera hilera. Su forma corresponde al tipo 4, con pozo de planta ovoide irregular, de ejes de 2,25 metros por 1,65 y profundidad de 3,30 metros, de forma troncocónica invertida. En su fondo se situaba una cista de bloques de esquisto, conteniendo una urna cineraria de alabastro, tipo 8 A, con forma de ojiva de 0,36 metros de altura, con cuello apenas indicado y boca de 0,17 metros de diámetro. Sobre la urna se extendía un ajuar funerario compuesto por un plato de barniz rojo, con un diámetro de 26,4 centímetros, y de borde vuelto de una anchura de 5,6 centímetros y un cociente de 47, por un jarro de boca de seta de barniz rojo castaño, de 20,9 centímetros de altura, cuerpo ovoide, alto gollete, amplio borde saliente, pequeña asa de sección circular apoyada en el cuello y hombro y base ligeramente cóncava y por un oinochoe piriforme de barniz rojo castaño, de 20,1 centímetros de altura, hombros separados del cuerpo por un baquetón, boca trilobulada, amplia asa doble, pie ligeramente indicado y base cóncava

TUMBA 13 :
Situada hacia el sur de la primera hilera, corresponde al tipo 4, con pozo de planta circular de 1,80 metros de diámetro y 3,50 metros de profundidad. En su fondo se incrustaba una urna cineraria de alabastro de tipo 4 B, de 31 centímetros de altura, forma ovalada con pequeño gollete cilíndrico y dos mamelones perforados como asa. La urna estaba protegida y cubierta por bloques de esquisto, fuera de los cuales se hallaba el ajuar cerámico, cubierto por un bloque de esquisto. El ajuar cerámico estaba compuesto por un plato de barniz rojo de 25,2 centímetros de diámetro, 4,7 centímetros de anchura de borde y 54 de cociente, por un jarro de boca de seta de engobe rojo castaño de 21,3 centímetros de altura, tendencia troncocónica, alto gollete, borde amplio y vuelto, pie indicado y pequeña asa vertical de sección circular, y por una oinochoe piriforme de barniz rojo castaño, muy panzuda, de 18 centímetros de altura y pie indicado.

TUMBA 14 :
Situada en la parte central de la primera hilera, corresponde al tipo 2, con pozo de planta ovalada, diámetro máximo de 2,20 metros y profundidad de 2,80 metros, con un nicho abierto en la parte Sur a 0,50 metros bajo el fondo, cerrado por bloques de esquisto. El nicho contenía una urna cineraria de alabastro de 0,63 metros de altura, del tipo 3 E, forma oval, alargada, pequeño gollete con borde ligeramente saliente y asas verticales de sección circular. La urna contenía, además de los restos humanos incinerados, dos fragmentos de brazaletes de bronce de sección circular, un estuche de amuleto de plata de forma prismática octogonal con un extremo semiesférico y el otro con un carrete o cilindro acanalado terminado en discos, de 3,2 centímetros de longitud, un extraño amuleto de marfil, fragmentado, ovalado, con apéndices de 2,2 centímetros, quizás un «oudja» y dos cuentas esféricas de bronce de 0,6 centímetros de diámetro.

TUMBA 15 :
Situada en la parte Norte de la segunda hilera, corresponde a nuestro tipo 2, con pozo de planta oval, diámetro máximo Norte-Sur de 1,70 metros y una profundidad de 2,70 metros. En el fondo del pozo y en la pared sur se abren dos nichos contiguos y divergentes.
El nicho A penetra 0,80 metros hacia el Sureste., excavado 0,20 metros en relación con el fondo del pozo. Su altura es de 0,90 metros estando cerrado por un bloque de esquisto. Contenía una urna cineraria de alabastro de 0,57 metros de altura, del tipo 3 D, forma ovoide, gollete troncocónico, pequeñas asas verticales de sección circular, de las que una estaba fragmentada y restaurada por lañas de estaño, mostrando a la altura de las asas una inscripción jeroglífica egipcia de un Osorkon. No apareció ningún ajuar funerario.
El nicho B, contiguo al A, en una profundidad de 0,60 metros, penetra 1,20 metros hacia el
interior, estando cerrado por tres bloques de esquisto. En su interior apareció una urna de alabastro de 0,46 metros de altura, del tipo 7 B, tendencia troncocónica con amplio cuello cilíndrico y base plana, estando su superficie sumamente erosionada. Junto a la urna existía, como ajuar funerario, un plato de barniz rojo de 27,5 centímetros de diámetro, borde ligeramente vuelto de 6,7 centímetros de ancho, y un cociente de 4,1, junto con una lucerna bicorne de barniz rojo con ejes de 11,2 por 12,2 centímetros.

TUMBA 16:
Situada en el extremo Norte de la tercera hilera, corresponde al tipo 4, con pozo de planta ovalada de 1,60 metros de diámetro Norte-Sur y una profundidad de 3,30 metros, en cuyo fondo se incrustaba una urna de alabastro de 0,475 metros, protegida por bloques de esquisto. La urna del tipo 4 C, es de forma ovalada, cuello troncocónico invertido y dos asas verticales de sección circular, de las que falta una. A la altura de las asas se extiende una inscripción seudojeroglífica ilegible con la cartela de Chechonq III entre dos flores de loto invertidas. En el interior de la urna, junto con los restos incinerados, apareció un escarabeo basculante enmarcado en oro, y en el interior y junto a ella un plato de barniz rojo, fragmentado, de 25 centímetros de diámetro, 6,9 centímetros de anchura de borde y
3,6 de cociente, en cuya superficie exterior ostentaba un grafito fenicio.

TUMBA 17:
Se sitúa en el extremo meridional de la tercera hilera, correspondiendo al tipo 1, con pozo de planta ligeramente ovalada de un diámetro de 1,55 metros y una profundidad de 3,30 metros En el fondo del pozo y hacia el Noroeste. Se abre un nicho de 0,80 metros de ancho, 0,85 de alto y 0,70 metros de profundo, cerrado por bloques de esquisto, donde se depositaba una urna cineraria de alabastro de 45 centímetros de altura, tipo 5 B, forma ovoide, cuello troncocónico invertido y asas verticales de sección circular, entre las cuales estaba grabada una cabeza estilizada de Bes entre dos cartelas de Osorkon II. Junto a la urna apareció un plato de barniz rojo de 25,6 centímetros de diámetro, 6,7 centímetros de anchura de borde y 3,8 de cociente. En el relleno del pozo se hallaron un fragmento de cerámica a torno con engobe crema y tres líneas paralelas pintadas en negro junto con cinco fragmentos de plato de barniz rojo.

TUMBA 18 :
Situada en el extremo meridional de la cuarta hilera, corresponde al tipo 5, con pozo de planta ovalada con un diámetro máximo de 3 metros, forma de tendencia cónica invertida con una profundidad de 5 metros En el relleno del pozo aparecieron algunos fragmentos cerámicos amorfos a mano y a torno de vasos de perfil en S, no conteniendo ningún enterramiento. Posiblemente se trata de una tumba excavada y preparada para un enterramiento que nunca se efectuó, debido, quizás, a la nueva moda de tumbas de cámara, como la E-1 de Puente de Noy, difícilmente excavable en el duro esquisto del Cerro de San Cristóbal, teniendo en cuenta que esta tumba 18 debe ser la más moderna de Laurita, y la E-1 de Puente de Noy la más antigua de esta necrópolis.

TUMBA 19 :
Situada en el extremo septentrional de la primera hilera, corresponde al tipo 2, con pozo de planta muy irregular, de 1,80 metros de eje máximo, en cuya parte Noreste existe un indicio de rampa. Su profundidad es de 3,30 metros con dos nichos en el fondo.
El nicho A abierto en la parte Sur-Sureste de la pared, con una altura de 0,80 metros y una profundidad de 0,40 metros, contenía una urna de alabastro color crema, veteada, de 0,50 metros de altura, tipo 6 C, de forma de alabastrón, ovoide alargada, cuello troncocónico invertido, borde horizontal recto y dos asas de apéndice verticales, estando aserrada por la panza para facilitar la introducción de la incineración. Junto a la urna apareció un huevo de avestruz muy fragmentado, decorado con pintura roja muy desvaída con restos de ocre en su interior.
El nicho B, abierto hacia el Sur-Suroeste de la pared del pozo, con una altura de 0,70 metros, una anchura de 0,70 metros y una profundidad de 1 metro, contenía una urna cineraria de alabastro de 0,42 metros de altura, tipo 3 A, forma ovoide, cuello troncocónico, borde saliente y dos asas verticales semicirculares. La urna cineraria estaba calzada por un fragmento de borde de ánfora fenicia y por una punta de hierro de 0,5 centímetros. Junto a la urna y depositados en el suelo, aparecieron restos humanos incinerados y, apoyados entre las paredes del nicho y de la urna, dos kotylai protocorintias, un jarro de boca de seta y una oinochoe piriforme de barniz rojo.
Una kotyle es del protocorintio antiguo de 16,5 centímetros de altura, grosor de pared 0,002 metros, arcilla crema amarillenta, engobe amarillento, esmalte negro con matices rojizos, en el fondo reserva de esmalte, línea blanca en la parte inferior del borde. El interior del vaso y la parte inferior exterior es de esmalte negro con una línea de reserva. La parte superior del cuerpo tiene 17 líneas paralelas. En el borde, entre paralelas horizontales, aparece una cenefa de paralelas verticales y un motivo de una serie de rombos dobles con puntos en el centro. La otra kotyle, del protocorintio medio, altura de 16,4 centímetros y un grosor de paredes de 0,2 centímetros, es de pasta de crema rosácea y sin engobe, con esmalte negro de mala calidad. En la parte inferior hay un motivo radiado de triángulos entre zonas de líneas paralelas. El centro del cuerpo está cubierto por 16 líneas paralelas. En la parte superior del borde existe una cenefa de paralelas verticales, alternando con series de SSS entre líneas paralelas. La oinochoe piriforme es de barniz rojo castaño, de 20,9 centímetros. El borde de ánfora fenicia es de labio elevado, pasta compacta, anaranjada, con inclusiones de esquisto y mica, corte grisáceo y engobe amarillento correspondiente a un tipo de ánfora de hombros carenados. Los fragmentos cerámicos hallados en el relleno de la tumba consisten en un plato sin engobe, vasos a torno globulares y amorfos, análogos a los procedentes de las tumbas 4-10.

TUMBA 20:
Situada en la parte Norte de la primera hilera, corresponde al tipo 1, de pozo de planta ovalada, eje máximo de 1,50 metros Este-Oeste, con las paredes irregulares, profundidad 4 metros En el fondo del pozo y hacia el Este se abre un profundo nicho de 1 metro de alto, penetrando 1,50 metros y conservando una urna cineraria de alabastro de 0,57 metros de altura, tipo 3 B, forma ovoide, pequeño cuello troncocónico invertido, asas semicirculares verticales, faltándole una de ellas. La urna de alabastro ostenta entre las asas dos cartelas grabadas de Osorkon II, análogas a las de la tumba 17, conteniendo en su interior, entre los restos incinerados, un anillo de bronce de sección circular y de 2,4 centímetros de diámetro y un escarabeo de pasta vítrea verde, perforado.
Junto a la urna, como ajuar cerámico aparecieron una oinochoe piriforme de barniz rojo de 18 centímetros de altura, de pasta crema rojiza, espatulada verticalmente, y un jarro de boca de seta de barniz rojo de 20,8 centímetros de altura, con ranura en la parte ancha del centro del gollete.


Datos históricos

organización de doscientas casitas para los pescadores de Almuñécar en la parte oriental del Cerro de San Cristóbal, denominado también «China Gorda» y situado a unos 800 metros al oeste del antiguo núcleo urbano, se terraplenó la ladera del cerro, apareciendo en la parte media un pozo con una urna cineraria de alabastro y cerámicas que pasaron desapercibidas para la arqueología.
Ya en 1963, conforme las obras de aterrazamiento avanzaban para la construcción de las viviendas, fueron detectándose nuevos pozos análogos al primero, en cuyos fondos o en nichos laterales se incrustaban nuevas urnas cinerarias de alabastro con restos de los ajuares funerarios cerámicos y de orfebrería, recuperados, en parte, por D.ª Laura («Laurita»), esposa de D. Francisco Prieto Moreno, jefe arquitecto del Patrimonio de Andalucía Oriental.
Los materiales arqueológicos, en gran parte fragmentados por el saqueo de las tumbas, recuperados por D.ª Laura, fueron transportados a su chalet de «Los Berengueles», en el paraje de la Punta de la Mona, donde el Sr. Prieto Moreno construía una urbanización.
El entonces delegado regional de excavaciones arqueológicas, D. José M.ª Pita Andrade, catedrático de arte de la Universidad de Granada, informó del hallazgo a la Dirección General de Bellas Artes de Madrid, adjuntando fotografías de una urna de alabastro con inscripciones jeroglíficas egipcias.
En aquellos días de fines de marzo de 1963 le fueron mostradas al profesor Pellicer fotografías de las urnas de alabastro, con jeroglíficos, y encargándole de la dirección de las excavaciones y estudio del sitio arqueológico.
A principios de abril de 1963 el aspecto de la necrópolis del Cerro de San Cristóbal no podía ser más desolador, con las tumbas 1-11 vacías cuando no, destruidas, y restos de ajuares cerámicos de barniz rojo dispersos y fragmentados. En el chalet de los Berengueles se encontraba parte de las urnas de alabastro y de los ajuares de las 11 tumbas saqueadas.
Con esta intervención en Almuñécar se pudo salvar para la ciencia arqueológica el 45 % de la necrópolis, correspondiente a las tumbas 12-20. El resto de los enterramientos no excavados por Pellicer, las tumbas 1-3, 10 y 11, tienen una garantía relativa y las tumbas 4-9 carecen de documentación precisa.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

HUERTAS JIMÉNEZ, Carlos; MOLINA FAJARDO, Federico. Nuevos materiales procedentes de la necrópolis del Cerro de San Cristóbal: Almuñécar, Granada. 1983, pp. 35-55.

NEGUERUELA MARTÍNEZ, Iván. Zur Datierung der westphönizischen nekropole von Almuñecar. 1981, 221 y ss..

PADRO Y PARCERISA, J.. Materiales egipcios del Cerro de San Cristóbal. 1984, pp. 11-78.

PELLICER CATALÁN, Manuel. Excavaciones en la necrópolis púnica Laurita del Cerro de San Cristóbal: Almuñécar, Granada. 1963, -.

PELLICER CATALÁN, Manuel. La Necrópolis Laurita - Amuñecar, Granada - en el contexto de la colonización fenicia. Publicaciones del laboratorio de arqueología universidad Pompeu Fabra de Barcelona . Ediciones Bellaterra , 02/01/2007. 978-84-7290-355-5.

PELLICER CATALÁN, Manuel. Relaciones de la necrópolis del Cerro de San Cristóbal: Almuñécar: en el Mediterráneo Occidental. 1963, 393 y ss..

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. MALDONADO, Gádor , BRACERO, Gerardo, Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Granada. Necrópolis Laurita, 1992.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Granada. Necrópolis Laurita, 1989.

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. LÓPEZ LÓPEZ, Manuel , PEÑA RODRÍGUEZ, José Manuel, Actualización y Revisión del Inventario de Yacimientos Arqueológicos de la provincia de Granada. Necrópolis Laurita, 1998.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417