IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Solar del antiguo mercado de la Encarnación
Código: 01410910391
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Sevilla
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01410910200 Centro Histórico de Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Fábricas de salazones Alto imperio romano
Mercados Edad Contemporánea
Conventos Edad Moderna
Edificios residenciales Edad Moderna
Ciudades Época romana
Talleres Época romana
Viviendas Época romana

Descripción

Para algunos autores, el espacio que ocupa la Plaza de la Encarnación, antes de la reforma de 1950, pudo estar cruzado en algún lugar del mismo por una posible muralla romana correspondiente al período republicano que uniría las puertas de Villasís y Santa Catalina.
Es de suponer que hasta la ampliación de la cerca romana en el siglo II d. C.la mayor parte de dicho espacio debió tener primordialmente un carácter de ager rústicus. Posteriormente sería incorporado a la Urbs hispalensis con la ampliación de la cerca en el siglo II d. C. procediendose entonces a su urbanización.

Excavaciones llevadas a cabo en este solar desde los primeros años del siglo XXI, han permitido el conocimiento exhaustivo del proceso de ocupación humana del solar desde inicios del s. I hasta mediados del s. VI d. C., circunstancia que posibilitó la correcta evaluación de la entidad e importancia de los restos conservados en esta área.

Síntesis del proceso histórico

Fases I ¿ II (1ª mitad del s. I ¿ fines del s. I)

El inicio de la urbanización de esta zona de la ciudad comienza en época de los emperadores de la dinastía julio-claudia, en concreto durante el segundo cuarto del s. I d. c .la cercanía del río Baetis y la voluntad ordenadora de la actividad portuaria y comercial determinaron la ocupación de esta área, surgida, a su vez, en el espacio proporcionado por el lento desplazamiento del río hacia Poniente desde época prerromana.
De esta forma, la primera ocupación de la zona se caracteriza por actividades de carácter artesanal y su vinculación con el tráfico comercial, especialmente portuario.
La trama urbana se articuló entonces mediante la construcción de manzanas cuadrangulares, orientadas según los ejes cardinales, conectadas mediante una red de calles, como la documentada en el sector occidental del solar.
Estas vías contaban, en un primer momento, con sencillos sistemas de cloacas que fueron reformándose a medida que crecían las necesidades de evacuación de residuos. Dentro de este entramado de edificaciones sobresalen, por su interés científico y su estado de conservación, dos complejos arquitectónicos: una factoría de salazones y un taller de fabricación de lucernas.

En la 2ª mitad del s. I d.c se observa el surgimiento de nuevas edificaciones, también de índole artesanal o comercial, así como una primera transformación de estos espacios principales mediante la erección de amplios edificios de almacenamiento que anulan algunos de los enclaves anteriores.

Fase III (inicios del s. II - IV)
Hacia la primera mitad del s. II se transforma radicalmente este sector de la ciudad transformando los ámbitos artesanales por una ocupación doméstica generalizada. El hallazgo de varias casas en la encarnación quizás deba relacionarse con la presión demográfica de Hispalis. las importantes reformas estructurales de la zona mantuvieron, grosso modo, la ordenación parcelaria ya esbozada en el momento anterior.

Fase IV (segunda mitad del s. IV ¿ inicios del s. V)
El tránsito hacia el s. V contempló la concentración de las diversas casas precedentes documentadas en la zona en varias grandes unidades domésticas que absorbieron y modificaron a las anteriores.
La manutención del viario, obligación de los propietarios de las edificaciones colindantes desde el alto imperio, es llevada a cabo sólo en función de las necesidades de reparación del sistema de saneamiento, perdiéndose paulatinamente la fisonomía del antiguo viario.
Surgen de esta manera dos nuevas unidades catastrales domésticas, más grandes al ser resultado de la digestión de varias casas menores más antiguas, que se sitúan en los extremos inferior y superior de la manzana central. Ambas asumieron prácticamente la estructuración arquitectónica heredada nucleándola alrededor de un nuevo patio principal, más amplio. De ellas, la emplazada en la parte meridional, denominada Casa de la Columna, es la que presenta un grado mayor de conservación.

Fase V (2ª mitad del s. V ¿ inicios del s. VI)
A fines del s. V, se observa el triunfo definitivo del modelo de desarrollo urbano de tipo policéntrico. Núcleos de especial relevancia política, ideológica o económica aglutinan en torno a sí un entramado de edificaciones y espacios vinculados frente a otras zonas que se articulan como espacios baldíos con funciones múltiples. En la encarnación se testimonia claramente esta polaridad pues emerge de forma rotunda un nuevo complejo arquitectónico, ocupando en su totalidad la anterior Casa del Sectile. Como situación opuesta se observa el abandono, expolio y colmatación de la Casa de la Columna, cuyo espacio es rellenado por espectaculares vertidos de ceniza procedentes de una actividad artesanal vecina.
La continuidad de la actividad registrada sobre el antiguo solar de la Casa del Sectile , manifiesta la tendencia adaptativa del urbanismo tardoantiguo y sugiere interesantes posibilidades de vinculación entre la propiedad de la unidad doméstica inicial y la emergencia de las estructuras eclesiásticas.
Asimismo, la estrecha relación cronológica entre los vertidos de desechos de material cerámico, incluidos dentro de los niveles de ceniza, y la corta vida de este complejo arquitectónico permiten defender una simultaneidad y complementariedad funcional entre ambos.
El nuevo complejo arquitectónico (Fines del s. V ¿ inicios del s. V ) aprovechando en parte las estructuras de la Casa del Sectile , se erige este interesante conjunto arquitectónico compuesto por dos edificios interrelacionados. De un lado, emplazada en su extremo oriental se encontraría el núcleo principal y, en el opuesto, se desarrollaría una edificación de tipología doméstica.
En la última campaña de excavaciones arqueológicas llevada a cabo se descubrieron nuevos elementos de este edificio principal, confirmándose algunas de las hipótesis esgrimidas.
Así, se pudo comprobar su extensión hacia el Este con su pavimentación de ladrillo, alcanzándose
a documentar dos entradas a la misma por sendos laterales, pavimentadas de opus figlinum. De igual forma, en su flanco meridional fue hallado el pasillo de acceso pavimentado con ladrillos.
El sector sufre un proceso de destrucción y saqueo a fines del primer tercio del s. VI. Este extremo se confirma en el núcleo principal a través de los materiales exhumados en los rellenos de amortización del pavimento interior y de la zona del ábside, lo cual confirma la ocultación temprana de las estructuras emergentes de estas edificaciones.

Casa de las Basas
Asociada a este núcleo principal se documentó una construcción de grandes dimensiones con estancias alrededor de un patio sobre columnas y basas respondiendo al esquema de casa de amplio atrio porticado. Un patio central sobre columnas y galería perimetral distribuía el acceso a las estancias ubicadas en tres de sus alas.
Al igual que la parte oriental, esta casa, fechada en la segunda mitad del s. V, es fruto de la remodelación de parte de la edificación anterior. La cronología que se le asigna a esta casa y las relaciones estructurales indican que su actividad sería paralela a la edificación medianera. Permanece activa hasta el primer tercio del s. VI, momento en que se produce la destrucción y saqueo generalizado de este sector urbano.

Fase VI (2ª mitad del s. VI¿ X)
Los contextos rescatados en esta fase obedecían a fosas de saqueo de materiales constructivos de los contextos inferiores. Las distintas fosas delimitadas y excavadas presentan una entidad desigual llegando a veces a profundizar varios metros. Tan sólo se han detectado algunas estructuras aisladas asociadas a estos momentos, si bien predominan las actividades de rebusca de materiales constructivos.
Se estaría ante un paisaje deshabitado, en un ambiente periurbano en su caso, que comportaría unos límites desconocidos para la ciudad andalusí inicial, menores en cualquier caso que los propuestos hasta el momento.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AMORES CARREDANO, Fernando; GONZÁLEZ ACUÑA, Daniel. Fase de intervención arqueológica en el mercado de la Encarnación (Sevilla). Interacción con el proyecto arquitectónico, contextos excavados y medidas de conservación preventiva.. 3128-3152.

MURILLO DÍAZ, María Teresa; LARREY HOYUELOS, Enrique; VERDUGO SANTOS, Javier. Excavación arqueológica de urgencia en el solar del antiguo mercado de la Encarnación de Sevilla. 1993, pp.454-466.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417