IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 6| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Muralla urbana Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Muralla urbana
Otras denominaciones: Recinto amurallado Código: 01230920030
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Jaén
Municipio: Úbeda
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01230920041 Sitio Arqueológico de Úbeda

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Fortificaciones Defensa Edad Media
Asentamientos Edad Media
Poblados Edad del bronce medio
Poblados Época romana

Descripción

Se distinguen tres periodos constructivos que definen las murallas de Úbeda: califal, almohade y cristiano:
- En el periodo califal se construyó el recinto exterior y el alcázar, caracterizado por la cuidada mampostería que aún se puede observar en los actuales restos. Parece ser que se definían porque no poseen gran altura y los torreones, macizos, no sobrepasaban la altura del adarve. Seguramente los restos de la puerta de Quesada pertenezcan a esta época.
- En la época almohade, después de 1214, se rehacen todas las defensas, y se recrecen, especialmente en el lado del alcázar. Se construyen con un sillarejo alargado, por lo que las puertas del Losal o Sabiote y el postigo de Bahud, pueden datarse por esas fechas.
- La época cristiana, en los siglos XIII al XV, se distingue por sus reparaciones y remodelaciones en el recinto a base de mampostería irregular muy enripiada. La puerta de Granada -corregida trasladándola de su actual emplazamiento unos metros más arriba-, la de la Cava, el restaurado torreón de los miradores de San Lorenzo, el subterráneo de sillería y bóveda (descubierto en 1925 en el subsuelo del alcázar) y la albarrana de la Corredera de San Fernando (probablemente del siglo XIV) corresponden a esta última época.

Las torres que se conservan, salvo una planta octogonal en la Corredera de San Fernando, son de planta cuadrada y responden a dos tipos; uno más sencillo, de menores dimensiones con la meseta a la altura del adarve y otro, con cámara superior que servía de retén o cuerpo de guardia. Los lienzos entre torres, de irregulares dimensiones, siguen un trazado aproximadamente cuadrangular, con un saliente en el vértice sureste que corresponde al Alcázar.
En la actualidad, existen dos puertas completas la de Granada y la del Losal, y una recientemente restaurada, la de Quesada en la cuesta de Santa Lucía. Se conservan, igualmente, restos de otras dos: la del Baño en Cuesta de Carvajal y la de Bahud en los Miradores del Salvador.
La tónica general es la inexistencia de almenas excepto en la Torre del Reloj y un sector de la muralla de la Cava donde se encontraron indicios de ellas. Hay aspilleras irregularmente repartidas y las Puertas y lugares más importantes eran protegidos por matacanes situados en los antepechos, sobre dos o tres ménsulas bilobuladas que sostenían una garita cubierta por bóveda ojival de sillería.
La muralla está construida con mampostería del lugar, en algunos casos concertada y enripiada en otros, conservándose reconstrucciones almohades de magnífica sillería. Son de sillería o sillarejo las esquinas y de piedra tallada matacanes y remates.
La mampostería sirve de contenedor a un encofrado ciclópeo. Su altura media es de unos 10 metros, excepto en el tramo meridional de la muralla del Alcázar donde los restos existentes inducen a pensar en una menor altura, al estar compensada por el firme rocoso y la mayor pendiente del terreno.
El recorrido de la antigua cerca de murallas es el siguiente:
- Sector I: Desde la puerta que se supone de Jaén, al final de la calle Cava, sigue las calles Cava, Rastro, Plaza General Saro, Corredera de San Fernando, Cruz de Hierro, Fuente Seca, hasta la Puerta del Losal. Son los lienzos Occidental y Septentrional del recinto.
Las actuaciones, acogidas al Decreto de Expropiación de 1973, han sido mayormente puntuales y se han limitado a dejar pequeños lienzos al descubierto a costa de mostrar también las medianeras de los edificios adyacentes.
En todo este sector no se tiene la sensación de estar ante un recinto murado, pues la muralla aparece sólo en contadas ocasiones ya que la mayor parte está oculta o no existe.
- Sector II: Este sector comprende el sector Oriental y Meridional del recinto murado y va desde la Puerta del Losal, Muralla de San Millán, Santa Lucía, Redonda de Miradores, Saludeja, Cotrina, Puerta de Granada, Muralla de San Lorenzo hasta el Mirador del Guadalquivir.
En esta zona está incluida como parte esencial de la muralla del Alcázar y la denominada Puerta de Granada.

Los elementos constructivos destacados son:
· Torre del Reloj: Situada en el sector I, y construida sobre uno de los torreones del siglo XIII que defendían la hoy desaparecida Puerta de Toledo. La actual edificación data del siglo XVI.
· Puerta del Losal: Situada en el sector II y denominada también de Sabiote y del Rosal. Su nombre deriva de un viejo linaje ubetense. Construida en el siglo XV, su estilo mudéjar, el sentido de la ornamentación arquitectónica, y su encuadre defensivo, con el gran arco adelantado sobre la puerta túmida, en funciones de matacán, normal a la línea de muralla, acredita la supervivencia en la ciudad de canteros maestros de obras musulmanas, después de su Reconquista. Esta puerta daba acceso al antiguo arrabal de San Millán de gran tradición alfarera.
· Puerta de Granada: Situada, igualmente, en el sector II. Constituye uno de los más amplios lienzos de muralla, exentos de edificaciones, que se conservan.
Delante de él, una línea de fortificaciones más avanzadas, formaba una barbacana, en la que tenían cobijo las tenerías, que se abastecían del agua sobrante de la ciudad, derecho que aún conservan las casas y huertos allí situados. La actual puerta, de medio punto, es de fines del siglo XV, pues la primitiva, de arco ojival, hoy desaparecida, estaba al lado y protegida por un matacán volado, aún existente. Otro matacán del mismo estilo defiende el pilar del abrevadero, adosado al pie de la muralla, en la que para evitar los efectos de las humedades sobre el muro se incorporó un gran arco de descarga, de tipo ojival, a todo lo largo del primitivo pilón. De esta puerta nacía el Camino Real de Granada. El recinto amurallado continúa por la Iglesia de San Lorenzo cuya edificación se realizó aprovechando la citada muralla.
· Muralla de la Cava: Situada en sector I, constituye uno de los tramos del recinto amurallado de Úbeda, recientemente recuperado por la demolición de edificaciones adosadas y de las escasas zonas de murallas de Úbeda, donde aparecen vestigios de almenas en los antepechos del adarve. Precisamente una de ellas estaba coronada por la maqueta de un castillo, labrada en piedra, que se estima es pieza conmemorativa del acabado de la fortificación. Actualmente se conserva en el Museo Arqueológico de la ciudad. Al pie de la torre que flanquea uno de sus extremos, se encontraron vestigios de una puerta, que si bien no permitieron su conocimiento exacto, sí autorizó la construcción de un arco al estilo de otros conocidos de la misma época.
Igualmente, se encontró el arranque de una de las escaleras de subida al adarve, que ha sido restaurada; desembocaba en una ancha meseta, por la que se tenía acceso al paseo de ronda y a las cámaras superiores del torreón.


Datos históricos

Entre los años 2.500 y 2.000 a. C. existió en Úbeda un poblado de la cultura de El Argar, en el mismo sitio donde hoy se emplaza la ciudad.
Bajo la denominación romana fue conocida con el nombre de Bétula, hasta que al pasar al dominio musulmán la zona, sobre su antiguo solar se edifica una nueva población por Abderramán II, que recibió el nombre de Ubbadat-al-Arab. En época musulmana perteneció a la jurisdicción de Toledo. En 852 Hixem-ben-Abdelaziz, ministro del emir cordobés Mohamad I, hizo amurallar y fortificar la ciudad en las vísperas de la rebelión muladí.
Según el historiador D. Rafael Vañó Silvestre, a partir de 1091, con la primera incursión en Andalucía de Alfonso VI, aparece la necesidad de proteger el casco urbano y es entonces cuando se traza el segundo recinto amurallado. Después de su victoria en las Navas de Tolosa, Alfonso VIII la conquista tras destruir puertas y murallas. Dos años más tarde, los almohades la recuperan y reconstruyen sus defensas, quedando restos en dos torres del recinto del Alcázar que muestran su excelente fábrica.
Hacia 1147 debió conquistarla Alfonso VII, explicando este hecho el progreso castellano por el Guadiana Menor hasta el puerto de Almería, siendo recuperada al poco tiempo por los musulmanes. Después de la Batallas de las Navas (1212) la ciudad abarrotada de fue cercada y asaltada por el ejército cristiano, siendo posiblemente devastadas las defensas a manos de éstos. Posteriormente, éstas fueron restauradas y mejoradas por los almorávides entre 1214 y 1224. En 1230 Fernando III, devastó los alrededores de la ciudad y sus castillos, sitiándola y ganándola en 1233. Repoblada por cristianos, se acometieron nuevas restauraciones de sus muros. Estas obras se recogen en un documento de 1236 que menciona a un tal Fernando Pérez "prefecto de la fábrica de los muros de Ubeda". En 1269, Alfonso X instituye un impuesto de diez años con objeto de la reparación de las murallas. Daños ocasionados en 1305 por lluvias torrenciales, originan nuevas labores de reparación.
Durante casi tres siglos fue plaza fronteriza avanzada sobre el reino de Granada y en ella tomaron asiento los más preclaros linajes de Castilla, que si ayudan eficientemente a los reyes en la guerra, también ensangrentaron la ciudad con sus luchas banderizas.
Cabe destacar los destrozos que sufre ante el saqueo por parte de las tropas de Granada, en la guerra civil entre Pedro I y Enrique de Trastamara, según se recoge en mandas testamentarias de la época y las luchas internas nobiliarias, como las producidas en torno a la familia de los Molina en 1442.
En el año 1506 tomada ya Granada, se hizo innecesaria la fortificación. A instancias de los Reyes Católicos y dentro de su política de apaciguamiento de la nobleza castellana, se ordenó el derribo del Alcázar y de la muralla interior que lo separaba del resto de la ciudad.
Ya en el siglo XIX, 1837, el Concejo comienza a vender los espacios entre torres. Pero los adquirientes no conformes, llegan a socavar, utilizar e incluso a demoler algunas torres y puertas.
En el año 1844, comienzan los expedientes de ruina y demoliciones de la muralla, llegando así la situación hasta nuestros días.
En 1955, el núcleo urbano de Úbeda es declarado Conjunto Histórico Artístico, y en el año 1973 se da el Decreto 1343/1973 del 7 de junio, por el que se declara de utilidad pública la restauración de la muralla a los efectos de expropiación forzosa de las casas adosadas a la misma. A partir de entonces se acomete la restauración de la muralla como objeto histórico.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Dirección General de Bellas Artes y Archivo, Informe sobre la propuesta de incoación de las Murallas de Úbeda como Bien de Interés Cultural. Recinto amurallado, 1986.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Jaén. Recinto amurallado, 1988.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417