IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo
Otras denominaciones: Castillo de Francisco de los Cobos ; Castillo-palacio de la familia Cobos ; Castillo de Canena Código: 01230200001
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Jaén
Municipio: Canena

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Defensa Alta Edad Media
Castillos Defensa Baja Edad Media
Edad Contemporánea
Castillos Defensa Edad Media - Árabes
Edad Moderna
Época romana

Descripción

El inmueble, de gran similitud funcional al castillo de la Calahorra y otros de su estilo, satisface una doble necesidad: de una parte, y con fidelidad a su definición de castillo, responde a un edificio defensivo destinado a proporcionar seguridad a sus habitantes. De otra, y merced a su concepción interior, consiste en un palacio urbano destinado a proporcionar confort y prestigio a las personas que lo mandaron construir.
Al igual que el de La Calahorra, presenta una planta rectangular a la que se adosan en sus cuatro esquinas otros tantos torreones. Las dos torres o cubos que dan a la fachada Este, tienen mayor calibre y altura que los del lado opuesto, que no sólo son de menor grosor, sino que se cortan a la altura de una terraza abierta en este lado del edificio.
El núcleo del mismo, consiste en un bello patio porticado que viene a ocupar el centro del edificio, aunque ligeramente desplazado hacia el Este. En torno a éste se disponen todas las dependencias del mismo. En altura, sobresale por encima del resto del edificio, la mole imponente de la torre del homenaje. Esta se ubica en el ángulo Noroeste del patio y responde a una planta rectangular, y procede del desarrollo en altura de esta parte del edificio.
El castillo siempre contó con un foso y un puente levadizo, del que las muescas y aberturas para las cadenas que lo levantaban y abatían, aún se observan en la portada. Con el tiempo estos elementos sufrieron el deterioro infligido por el paso del tiempo. Durante bastante tiempo el puente fue de fábrica de piedra. En una de las restauraciones o intervenciones de este siglo, le fue restituido el foso en su fachada Este, que aunque totalmente rehecho, cumple su función de mantener este elemento. El puente, también rehecho, ya no es levadizo, pero en su tipología y materiales se asemeja bastante al mismo.
El foso actual es el resultado de una isleta ajardinada construida a la misma cota que la portada del castillo, aprovechando un promontorio terrizo observable en antiguos testimonios fotográficos. El desnivel entre uno y otro elemento, ha sido recercado por un muro de mampostería de piedra y mortero y rematado por un muro de ladrillo de canto. El suelo, se ha pavimentado con piedra irregular.
Entre la isleta y la portada del castillo, se han tendido unas vigas metálicas en doble "T", que constituyen el soporte de la tablazón que integra el puente. En la embocadura del mismo, se observan unos grandes pilares cajeados de factura y ejecución semejante a las pilastras de la portada. Estos son soportes de sendas esculturas de leones rampantes que sostienen unas cartelas. Estos elementos, constituyen una aportación de supuesto carácter historicista, que se alejan de la imagen original del inmueble y conducen a confusión por su mimetismo. Realmente, su eliminación, podría considerarse como una aportación positiva a la imagen del castillo.
En la austeridad de la fachada principal del castillo, destaca ante todo la nobleza de la portada emplazada en el extremo Sur de la misma, en un punto muy cercano a uno de los cubos o torres. En el extremo opuesto y al nivel del foso, observamos un vano de acceso con puerta metálica, abierta nuevamente como cochera de forma coetánea a la reconstrucción de puente y foso. Junto a ella y casi a ras del suelo, una abertura de arco escarzano y abocinamiento hacia el interior, constituye uno de los huecos que iluminan el subterráneo del castillo.
La fachada, al igual que el resto del edificio, se ejecuta mampostería de piedra irregular unida con mortero. Las últimas restauraciones han rellenado de mortero de cemento las llagas entre las piedras, devolviendo la solidez a estos muros de unas tres varas de espesor. En esta fachada, detectamos tres vanos adintelados -a diferentes alturas-, protegidos por resistentes rejas de hierro forjado en disposición de cartabón.
En la zona superior de la fachada, una moldura convexa corrida, y la cornisa del edificio, constituyen los límites inferior y superior de un lienzo de muro que se corresponde con los tejados a dos aguas del edificio, espacio que es practicable y que se ilumina por una serie de pequeños vanos escarzanos abocinados que se detectan -lógicamente-, en el exterior.
Las torres -las dos de mayor calibre-, presentan cada una de ellas tres de estos huecos a diferentes alturas. En el frontal de las mismas, presentan ventanas enrejadas idénticas a las ya descritas, y sobre ellas sendos tondos albergando el escudo heráldico de la familia Cobos.
La portada, catalogada como uno de los elementos de mayor nobleza del edificio, está realizada enteramente en cantería de piedra caliza, consiste en un arco de medio punto, cobijado entre sendas pilastras de orden jónico sobre plintos cajeados. Éstas sostienen una cornisa inferior y otra superior, ocupando el espacio central de un friso decorado en relieve con motivos de grutescos. Sobre la cornisa superior, apoya otra de forma semicircular rematada por tres flameros. El tímpano, alberga a dos sirenas en relieve, tenantes del escudo de los fundadores.
La fachada orientada hacia el Norte, queda cobijada ente uno de los torreones grandes, y otro pequeño. En el primero de ellos, observamos dos pequeñas ventanas como las ya descritas. El pequeño, no tiene ninguna, ya que no es practicable. Su superficie superior se encuentra a un mismo nivel del jardín o terraza exterior, constituyendo una prolongación de la misma.
La fachada en sí cuenta con una pequeña puerta adintelada metálica junto al torreón mayor, que vienen a funcionar como puerta secundaria o de servicio, y debe responder a una adicción posterior a la construcción del castillo. En distintos puntos de esta fachada, detectamos cuatro ventanas enrejadas idénticas a las anteriores, y otras tantas de menores dimensiones, también adinteladas. Todas ellas se distribuyen de forma irregular en la fachada.
El muro exterior de esta fachada, actúa como contención de la terraza o jardín que posee este flanco del castillo. Tan sólo detectamos en el mismo, una puerta junto al torreón Noroeste, ésta es de medio punto y se cierra mediante una reja de cuadradillo. Flanqueando esta puerta, y subiendo por la escalinata de una especie de tunel, accedemos a la terraza superior. Esta terraza se haya pavimentada con piedras irregulares, y un pretil de fábrica de coronamiento inclinado hacia el exterior, la protege. Varias palmeras "phoenix" crecen en ella. A esta terraza presenta tres de sus cuatro lados la torre del homenaje. En el Oeste y como a un metro de altura, observamos una pequeña puerta de medio punto de madera. Esta protege un acceso semiaterrazado hacia una estancia abovedada, que se encuentra a un nivel superior a la puerta, y que en la actualidad se mantiene inaccesible. Esta pequeña puerta, parece también un añadido reciente.
Por encima de la puerta, observamos una ventana enrejada, y sobre ésta, entre dos molduras convexas, el escudo en piedra de los fundadores portado por dos figuras femeninas tenantes. Este mismo escudo lo detectamos en las fachadas Sur y Este de esta torre del homenaje.
El resto del edificio que se asoma a esta terraza, consiste en un cuerpo de doble altura con dos puertas -una adintelada y otra de medio punto-, en la planta inferior, y una serie de ventanas de medio punto y carpintería de madera, en la superior.
Como hecho destacable y curioso, merece mencionarse que la otra torre pequeña- que se encuentra en el ángulo Suroeste del castillo-, mantiene su superficie superior como prolongación de la terraza, según ya hemos manifestado. Una abertura circular practicada en el centro de la misma, nos ha permitido comprobar que la torre no es maciza, como en principio podíamos pensar. Por el contrario, la introducción de una cuerda, nos indica que la misma se haya totalmente hueca hasta una profundidad no inferior a los 30 metros.
La fachada Sur es la única a la que en su tramo inferior, se le adosan los patios de unas viviendas, que pertenecen al mismo propietario del castillo, que tiene intención de demoler para aumentar la visibilidad del mismo.
En esta fachada, hemos de mencionar las dos aberturas de la torre mayor, y en la fachada propiamente dicha, cuatro ventanas enrejadas, y otras tres pequeñas, todas ellas con distribución irregular. Si merece destacarse la solana o galería que se encuentra en la parte superior de la fachada, y que constituye un espacio destinado a solaz u ocio, inusual en este tipo de edificaciones de carácter defensivo. Consiste en un total de cuatro arcos escarzanos apoyados sobre una balaustrada. En el interior, muestra un espacio rectangular pavimentado -como el resto del edificio-, con losetas cerámicas alternadas con olambrillas, mientras que la cubierta es de viguetas de madera y bovedillas entre las mismas. La orientación de esta estancia, garantiza un adecuado nivel de soleamiento y excelentes vistas hacia la puerta del sol.
Tras atravesar la portada, accedemos a un vestíbulo de entrada. Consiste en una habitación rectangular, pavimentada con grandes losas cuadradas de piedra, y cubierta -como la mayoría de los techo de la casa- con viguetas de madera y bovedillas entre las mismas. Todo su perímetro superior aparece recorrido mediante un friso de piedra decorado en relieve con grutescos, centrado en cada uno de sus lados, por un escudo heráldico, a excepción del frontero a la puerta, que cuenta con otro adicional de mayor tamaño.
Desde este vestíbulo y atravesando una puerta de madera, accedemos a la parte baja de una de las torres, que ha sido habilitada como capilla. Asimismo, tras subir una escalinata de piedra con balaustrada en uno de sus lados, franqueamos un gran arco de medio punto sobre ménsulas, todo ello de piedra. Con ello nos situamos en una segunda estancia -de menores dimensiones y situada a un nivel más alto-, que tienen comunicación directa con el patio.
El patio constituye, sin duda alguna, la zona más noble del edificio, y el núcleo alrededor del cual se articulan el resto de las dependencias. Su ubicación, no coincide exactamente con el centro del edificio. Responde a una planta cuadrada, y presenta cinco arcos de medio punto en cada uno de sus lados y galerías cubiertas que lo circundan, tanto a nivel inferior como superior. Tanto patio como galerías, se pavimentan con las losas de piedra ya referidas. Las galerías, se cubren con el sistema de viguetas ya reseñado al referirnos al vestíbulo.
Los arcos, apoyan en columnas sobre basas, de fustes lisos, y capiteles jónicos. Su intradós, aparece decorado con motivos florales. Están realizados en piedra caliza, al igual que todos los elementos pétreos del edificio. No obstante, se advierte que algunos fustes han sido sustituidos. La clave de cada arco, ha sido resaltada mediante una ménsula en forma de hojarasca curvada. Las albanegas, han sido decoradas mediante tondos circulares que albergan cabezas en relieve -todas distintas-, algunas de las cuales, están deterioradas, o incluso han desaparecido.
Una cornisa superior, los arcos son sustituidos por una estructura adintelada, sostenida por una serie de zapatas de piedra decoradas, que apoyan directamente sobre las columnas. En el friso que recorre el patio por encima de las zapatas, y en los intercolumnios, aparecen unos motivos decorativos consistentes en tondos con casquetes esféricos de cerámica vidriada oscura, motivo éste característico de la arquitectura Vandelvira, y a los que les ha desaparecido la cerámica en muchos de ellos.
La galería que circunda el patio en el nivel superior, está pavimentada con losetas de barro cocido rectangulares. Por la parte interior, columnas y balaustradas aparecen cubiertas por una estructura acristalada sostenida por perfiles metálicos pintados de color negro, que no parece demasiado adecuada para un edificio histórico.
En el lado Oeste del patio y en su planta inferior, encontramos un espacio rectangular con una segunda arquería consistente en dos arcos escarzanos y uno de medio punto. Se pavimenta y cubre, con los mismos sistemas y materiales ya descritos. Las dos puertas de medio punto que se abren en su testero, nos conducen hasta la terraza o jardín exterior, que ya ha sido descrito. En la planta superior, se repite esta estructura aunque el pavimento pasa a ser de losetas de barro cuadradas y olambrillas, materiales que encontramos en el suelo del resto del edificio.
Desde este espacio y a través de una puerta abierta en el testero Sur, accedemos a una estancia abierta al exterior a modo de gran balcón o solarium, mediante una triple arcada de arcos rebajados protegidos mediante balaustrada de piedra. Este espacio, con buena orientación y agradables vistas, constituye un lugar destinado lógicamente al ocio y descanso, que constituye una novedad en castillos en los que se supone un predominio de lo defensivo sobre lo cortesano.
En el testero Norte del patio y en el ángulo Oeste, se ubica la escalera que conduce desde la planta inferior a la superior. Esta se articula mediante dos tramos y una meseta. En la parte superior hallamos un doble arco apoyado sobre una columna. Entre esta y la pared discurre una balaustrada de piedra, que originalmente se prolongaría por la escalera. En la actualidad ha sido sustituida por un pretil de yeso calado con forma de rombos, que no se muestra acorde con el resto de la arquitectura. En el extremo de la baranda, aparece un farol, que no se integra con la arquitectura del palacio. Los escalones tienen mamperlanes de madera.
La cubierta de la escalera, es igual a las del resto del castillo, con la salvedad de que las bovedillas han sido sustituidas por un artesonado con motivos florales, también de yeso. En este mismo material, se ha realizado un friso con relieves grutescos, en el que cada uno de los testeros aparece centrado por un escudo heráldico.
A través de una puerta situada a la izquierda de la escalera, accedemos a lo que fueron mazmorras o aljibe del castillo, y que en la actualidad han sido acondicionadas para su aprovechamiento.
Inicialmente encontramos el suelo pavimentado, y con un desnivel que posibilita el descenso. A un nivel intermedio encontramos un par de habitaciones habilitadas como dormitorios. A partir de este punto, y tras verificar un trazado en "L", el pavimento se reduce a una sencilla capa de mortero. Este pasillo abovedado, conduce hasta una serie de estancias de proporciones diversas, que vienen a coincidir con las de planta primera en las crujías Norte y Este.
En una de ellas, se ha emplazado el depósito de fuel y en otra la caldera para la calefacción central. Una de las mayores, se utiliza como almacén, y la que se ubica bajo la torre, como bodega, la cual se haya bien acondicionada y pavimentada. Una habitación amplia, emplazada en la crujía Este se ha habilitado como cantina o bar. En este lugar, se conserva al pavimento con las olambrillas originales del siglo XVI, rescatadas del resto del edificio y concentradas aquí.
En el lado Norte del patio, y a la derecha de la escalera, una puerta adintelada guarnecida en piedra, nos conduce hasta una sala de estar o de comedor. En esta sala se pavimenta con losetas de barro cocido y olambrillas originales del siglo XVI, rescatadas del resto del edificio y concentradas aquí.
En el lado Norte del patio, y a la derecha de la escalera, una puerta adintelada guarnecida en piedra, nos conduce hasta una sala de estar o comedor. Esta sala se pavimenta con losetas de barro cocido y olambrillas, y se cubre con cubierta de vigas de madera y medias cañas entre las mismas. Un friso de yesería con relieves de grutescos, recorre todo el perímetro de la habitación.
Una única ventana la comunica con el exterior. Esta presenta un amplio abocinamiento, con dos poyetes de piedra que sirven de asiento. En el testero Este, presenta una sencilla chimenea, el muro presenta rehundidos en forma de arco carpanel. En el de la derecha, se abre una puerta de paso adintelada con hojas de madera. Llama la atención la decoración que guarnece este vano, consistente en un friso de yeso en el que aparecen unos motivos geométricos y estrellados incisos y parcialmente policromados. Tal vez, las referencias de algunos autores a unas supuestas pinturas de época musulmana, se refieran a esta decoración que más bien enlazan con una tradición mudéjar y con una ejecución reciente.
La puerta precitada, nos conduce a una segunda estancia que en la transformación reciente del castillo, ha sido subdividida en dos, según se puede advertir en el friso de yeso que recorre la parte superior del muro, que así lo indica. En la parte derecha, se ha construido una escalera que permite subir a la planta superior sin salir al patio. Esta escalera presenta peldaños con mamperlanes, losetas de barro y barandal de madera. A la derecha de la escalera, una trampilla de madera abatible permite descender hasta un nivel inferior, donde encontramos la cochera, comunicada a su vez con el exterior de la puerta metálica que referimos al describir el foso.
Si dejamos la escalera al frente, una puerta a nuestra izquierda, nos conduce hasta otra estancia usada como comedor, comunicada a su vez con una cocina instalada en el interior de la torre Noreste.
Al otro lado de la escalera, otra puerta nos conduce a otra estancia de grandes dimensiones que presenta en su pared Norte otra chimenea adintelada sobre pilastras. El pavimento y techo de la habitación, es igual a la de las anteriores. Esta estancia, ocupa la crujía Este del edificio.
En la crujía Sur del edificio, otra puerta adintelada guarnecida en piedra, comunica la galería del patio con otro grupo de habitaciones utilizadas como dormitorios y baño. Sus características se asemejan a las ya descritas, y no ofrecen ninguna particularidad.
A la planta superior, accedemos bien por la escalera principal, en el patio, o por la interior antes comentada. Las dependencias de la planta superior, se utilizan como dormitorios o salones, y presentan unas características en cuanto a vanos, pavimentos y techos, iguales a las del resto del castillo. En la crujía Este, encontramos un salón de grandes proporciones dotado de una chimenea, con puerta de comunicación con la galería del patio, y ventana abocinada con poyete hacia el exterior.
Por su parte, la torre del homenaje, presenta a este nivel una habitación utilizada como biblioteca, y en la que un agujero nos muestra los trabajos que se están realizando para comunicarla con la habitación que se encuentra a un nivel inferior, ya referenciada al describir la terraza exterior o jardín de este mismo edificio.
Una escalera que parte desde la misma biblioteca, nos conduce hasta la parte más alta de la torre, donde encontramos una habitación con cubierta abovedada utilizada como dormitorio. Se pavimenta con losetas mazaríes y las paredes se recubren con piedra de aspecto rústico. Muestra una ventana abocinada en piedra como las ya comentadas.
Una estrecha escalinata, nos conduce al espacio que se haya bajo las cubiertas a dos aguas del edificio, que resulta así practicable y transitable, en las cuatro crujías del mismo. Presenta el aspecto de un ancho pasadizo no demasiado bien pavimentado, y en el que unas pequeñas ventanas, les suministran luz desde el exterior.
Otra escalinata, permite acceder al exterior, en el que un pasillo recorre todo el perímetro del castillo. Este pasillo se asienta sobre ladrillos dispuestos de canto, para permitir el paso de las aguas pluviales que vierten en los tejados. Desde este pasillo, tenemos acceso a la superficie superior de los torreones, solventadas a modo de azoteas y protegidas con pretiles de piedra con unas aberturas de nivel más bajo para permitir la visión hacia el exterior más inmediato del castillo.
El material básico con el que está construido el castillo, es una piedra dura de naturaleza caliza. Se ha utilizado para su unión el mortero, que probablemente presente una composición de arena, cal y agua. No obstante y merced a las restauraciones, este mortero será de cemento portland en sus partes exteriores. La madera se ha utilizado en las viguetas de las cubiertas y techumbres, además de en la carpintería de puertas y ventanas, y en los mamperlanes de las escaleras. Por su parte, las cubiertas son de tejas curvas morunas de barro cocido. La cal, se ha utilizado en el enjabelgado de muros. El hierro, aparece unicamentre en la cruz que remata la torre del homenaje.
Asimismo, aparece la cerámica vidriada en las olambrillas de pavimentos y en los motivos decorativos semiesféricos del patio. Acerca de las olambrillas, es necesario decir que se conservan las originales en el comedor, entrada, hall, y bar, mientras que en el resto son de reciente factura.
En la declaración como Bien de Interés Cultural del Castillo de Canena, Jaén se consideran parte integrante la totalidad del inmueble, es decir, sus cuatro fachadas o muros perimetrales, las cuatro torres, patio, torre del homenaje, subterráneos, dependencias y en general todo el espacio y elementos comprendidos entre los citados muros perimetrales, así como el foso y puente que se halla ante la fachada Este del inmueble.
No se consideran parte integrante las esculturas de leones y sus pedestales, que se encuentran ante la portada principal del edificio en la embocadura del puente de la precitada fachada Este.
En cuanto al estado de conservación del Castillo de Canena, analizaremos separadamente sus aspectos constructivos:
Las Cubiertas:
El castillo se asienta sobre una zona rocosa; además el arranque de los muros está en gran parte saneado por la recuperación parcial del foso situado al Este. No se aprecian, por tanto, problemas de cedimientos importantes.
Sí existe una grieta en la portada de acceso y un pequeño desplazamiento en el soporte de la derecha. Este soporte, ha podido en parte ser descalzado al destruir el puente de acceso y al excavar el foso. Otro aspecto relacionado con los niveles de cimentación, son las humedades ascendentes que se aprecian en las estancias del sótano, zona de aljibe, principalmente. Este problema es más importante en la fachada Norte, semienterrada por la ladera. En esta fachada, existe una calle rematada por un pequeño muro de contención de 1,5 metros de altura aproximadamente. Una parte del mismo, está derrumbado por obras ejecutadas y sin concluir, lo que provoca que la tierra de la ladera invada la calle. Sería conveniente reponer este trozo de muro.
Estructura:
La estructura vertical, está constituida por gruesos muros de sillarejos de piedra caliza, las esquinas están reforzadas con sillares más rectangulares y de mayor tamaño, las jambas y dinteles de los huecos, son también sillares de mayores dimensiones, labrados.
Los muros están muy bien conservados. Se aprecian restauraciones puntuales, sobre todo en dinteles y huecos, en general bien ejecutados y bastante entonadas con la fábrica. La estructura del patio en planta baja, está constituida por columnas de piedra de arenisca, que sostienen arcos de medio punto. Estas columnas están sustituidas por otras nuevas -también de piedra caliza-, al menos en siete de ellas. Existe una columna reforzada con bridas de pletinas metálicas. Está situada en el vestíbulo que da salida al patio-jardín posterior. Esta columna es de hormigón armado bastante bien mimetizada con el resto. Parece lógico que este soporte haya fallado, ya que aquí se duplica la luz, recibiendo por tanto, casi cuatro veces más de carga. Esta crujía se resuelve con arcos apuntados. El arco tiene también una grieta.
Los arcos se apoyan sobre capiteles con dobles volutas. El capitel del arco antes aludido, está roto. Los mismos están formados de dovelas de piedra con triple moldura, y el interior decorado con rosas. Están en buen estado. Se aprecia en ellos una obra importante de restauración y rejuntado con mortero. Existen algunas grietas, sobre todo en las juntas, pero no son de importancia.
En las enjutas de los arcos existen unas cabezas de piedra. Algunas de ellas están deterioradas. Sobre la arquería y bajo el nivel de la galería superior corre una cornisa de piedra. Aquí se aprecian unos deterioros. Esta cornisa tiene una gran importancia, pues el patio tiene un sistema casi romano de recogida de aguas pluviales, recibiendo un fuerte impacto de agua de lluvia. Si bien la lluvia no es muy frecuente en la zona, cuando se produce, la cornisa está muy castigada.
La planta superior del patio o galería -en la actualidad acristalada-, está formada por dinteles de piedra apoyados sobre grandes ménsulas, que les dan un aspecto de arcos mixtilíneos. Está sostenida por columnas de piedra caliza apoyadas sobre las pilastras de la barandilla. Aquí existen algunos deterioros y desgaste superficial en los apoyos, las pilastras y el pasamanos, sobre todo, a que la galería está cerrada con una carpintería metálica bastante inadecuada.
Esto coloca el cerramiento de la galería en una situación de expulsado al exterior que contribuye a su deterioro: fijación de elementos metálicos, dificultad de expulsión del agua, diferente concepto de cuido, etc.
En el centro de los dinteles, existe una decoración de discos cerámicos, de los que faltan algunos de ellos.
Estructuras horizontales:
La estructura horizontal de los sótanos, está constituida de bóvedas de cañón de mampostería, en general en buen estado, aunque al tratarse de dependencias de instalaciones y servicios, están algo abandonadas en lo referente a revestimientos y pinturas.
Los techos de la planta baja, son de vigas de madera y bovedillas tabicadas revestidas de yeso. Están en muy buen estado. El techo del vestíbulo ha sido restaurado recientemente. Todos los demás han sido sometidos a un tratamiento antixilófagos, apreciándose en algunas piezas, manchas de restos de barniz que empapa la madera y ha pasado a los revestimientos.
Los techos de planta alta, también son de vigas de madera, y están en el mismo estado. Hay algunas humedades en el salón situado al Este, en la planta superior.
Existen en esta planta, algunas alcobillas practicadas en el muro, cubiertas con bóvedas de sillares de piedra. También se encuentran en buen estado. El torreón, está cubierto con una bóveda de sillares con linterna central, y la cubierta resuelta a cuatro aguas con revestimiento de losas de piedra. Se aprecian algunas humedades en la cubierta.
Revestimientos:
Las solerías del patio, vestíbulos y escalera de entrada son losas de piedra. La del vestíbulo de entrada al castillo es nueva, y las del patio y vestíbulo de salida al patio, originales y restauradas. También es de piedra la solería de la terraza exterior. Todas están en general bien conservadas y muy cuidadas.
El fondo del foso está solado con piedras dispuestas en forma irregular y los bordes rematados con piezas de piedra a sardinel. Todo esto es obra de restauración relativamente reciente. El resto de las solerías son de baldosa cerámica rectangular con olambrilla vidriada con dibujos. En algunas zonas como la galería y torreón, se ha suprimido, habiéndose restaurado también recientemente. Las piezas son nuevas, habiéndose conservado las antiguas únicamente en el salón de planta alta y bar.
Revestimiento de paredes:
Todas las paredes están revestidas con mortero de yeso y pintadas en algunas zonas; en el salón de planta baja, comedor y salón de planta alta, las puertas de entrada están recercadas de un dibujo geométrico de inspiración islámica de yeso. En el salón de abajo está iniciado un trabajo de policromía, que podría ser un resto original restaurado.
Todas las habitaciones disponen de un friso decorado. El vestíbulo es de piedra y está restaurado, marcándose claramente los añadidos en otro tono. Los del resto de las habitaciones son de yeso restaurado en muchos casos. Existen algunas soluciones que llaman la atención, como frisos invadidos por los arcos de las ventanas.
Se observan algunas grietas en el revestimiento: en el salón de abajo, junto a la chimenea, en el oficio y en la despensa, y también en el comedor.
Cubierta:
La cubierta está resuelta con una estructura de pares de madera apoyados sobre un durmiente y sobre una hilera central apeada por puntales sobre la estructura inferior. Esta cámara de cubierta, por sus grandes dimensiones, constituye un espacio casi habitable, e incluso tiene unos huecos o arpilleras de carácter defensivo que tienen un parapeto en las galerías de la Calahorra.
La cubierta dispone de un ingenioso sistema para recoger las aguas pluviales del faldón que vierte hacia el exterior, consistente en una canaleta registrable que a través del interior de la cubierta, desvía toda el agua de lluvia al patio. Este sistema se mantiene en uso, si bien las tapas de algunos registros, que son nuevas de hormigón armado, están algo deterioradas. Toda esta agua se recoge en el patio por cuatro sumideros y va a un aljibe enterrado.
La estructura de cubierta, tiene una prótesis de una gran viga metálica en el cuadrante Noreste. La cubierta del torreón, está solada con losas de piedra. Los dos torreones altos están cubiertos con una bóveda de piedra, relleno y solados con piedra de despiece irregular y mortero. Las almenas y pretiles de las galerías superiores, están algo más deterioradas.
Carpintería:
Toda la carpintería es nueva, a excepción de la puerta de acceso, más antigua y restaurada. Las ventanas son de cuarterones con contraventanas. Las puertas de acceso al patio en planta baja tienen la parte superior de vidrieras emplomadas y contraventanas. Las puertas de acceso a las habitaciones principales, son de cuarterones con apliques metálicos.
La carpintería está en un estado excelente, cabría quizás comentar que el diseño de las puertas de acceso a las habitaciones principales, debería haber sido más riguroso y de mayor sobriedad.
La galería superior, está cerrada con una carpintería metálica particularmente inadecuada, desde el punto de vista de conservación, como ya se comentó anteriormente. Atendiendo a su aspecto estético, cabría también plantear su sustitución. Si bien está claro que este cerramiento mejora las condiciones de habitabilidad del edificio, no está en consonancia con el tratamiento tan cuidado que se está dando a todo el resto. Esta sustitución debería ser muy cuidadosa, permitir la apertura total de los huecos y elegir un material adecuado, que no empañara la diafanidad de la galería.
Cerrajería:
Existen rejas de cuadro metálico macizo en diagonal, restauradas y en buen estado.
Instalaciones:
El edificio dispone de todas sus instalaciones, agua, luz, teléfono, incluso calefacción. La instalación de agua es toda ella nueva, caliente y fría, la grifería y sanitarios son nuevos y de un diseño lujoso y sofisticado. Existe una instalación de reciclaje de aguas fluviales para riego ya mencionada.
La instalación de la luz es igualmente oculta, existiendo lámparas, faroles y apliques de diseño historicista. Carece el monumento de iluminación exterior.
Respecto a la calefacción, existe una caldera situada en el sótano y todo el edificio está calefactado con radiadores, en general ocultos tras mobiliario de rejilla.
Elementos:
Cabría aquí mencionar elementos decorativos: escudos, esculturas, bajorrelieves y yeserías, cuyo estado y condición ya se han mencionado a lo largo de este informe.
Citamos también el puente de acceso al castillo que debería disponer de una barandilla de protección, pues entraña cierto riesgo.
Otro elemento destacable es la barandilla de la escalera principal, nueva y con un tosco diseño de yeso. En el descansillo tiene pinchado un farol, en una solución muy desafortunada.
El edificio está amueblado con todos los detalles, el interior es francamente confortable y toda la intervención en el castillo ha sido muy respetuosa y digna del mayor elogio. Se entiende que es encomiable el gran esfuerzo realizado por recuperar un edificio tan valioso en un lugar, por lo demás bastante alejado.
Cabe mencionar como elemento valiosísimo la vegetación, tanto en el interior como en el exterior.
Varios:
Además de las restauraciones ya mencionadas, se ha abierto una puerta de acceso al sótano en la fachada Este y se ha creado una nueva escalera de servicio en una parte quitada al oficio. Las viguetas de madera que sostienen el paso sobre la zanca de la escalera han quedado sin rematar, lo que resulta algo extraño.
Existe una pieza inaccesible bajo la torre del homenaje, lo que resulta muy interesante. Asimismo, hay una especie de gran aljibe oculto bajo uno de los torreones de la terraza, se ha labrado también una escalera de piedra que accede a un gran solar limitado por las traseras de edificaciones urbanas.
En el Castillo de Canena, se observa la ausencia de pretil original de la escalera principal del edificio, y que posiblemente contase con una balaustrada de piedra semejante a la del patio. El actual yeso, con motivos decorativos fuera de contexto, resulta distorsionante, al igual que al final del que se le ha dotado.
Las referencias de Pascual Madoz a unas cubiertas sencillas de madera, nos hace dudar si se refiere a las actuales de viguetas de madera con bovedillas intermedias, o si por el contrario, el castillo estuvo dotado de cubiertas de madera hoy desaparecidas. Igualmente, podríamos aludir al puente primitivo de madera levadizo, ya que el actual es fijo, si bien mantiene la forma.
Igualmente, se detecta el caso contrario, ya que las esculturas de dos leones sobre pedestales que se ubican ante la embocadura del puente, suponen un añadido de carácter historicista de relativamente reciente colocación, que desvirtúa la imagen original del edificio, conduce a engaño por el mimetismo de los cajeados de sus peanas, distorsionan con el carácter defensivo y sobrio que caracteriza el exterior del inmueble.
Asimismo, hay que hacer alusión a que la segunda década del actual siglo, -y según demuestran testimonios fotográficos-, gran parte de las arcadas y balaustradas de la galería superior del patio, estuvieron cegadas con obra, en la que se abrieron pequeños vanos para permitir la iluminación. La eliminación de estos añadidos, puede considerarse como restitución del aspecto primitivo.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento Gaceta 04/06/1931

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

BERNALES BALLESTEROS, Jorge. El arte del Renacimiento: urbanismo y arquitectura. 1990, 467 p..

CAZABÁN LAGUNA, Alfredo. El Castillo de Canena. 1913, -.

CAZABÁN LAGUNA, Alfredo. El Castillo de Canena. 1925, -.

CHUECA GOITIA, Fernando. Andrés de Vandelvira arquitecto. Laboratorio de Arte de la U. de Sevilla Instituto Diego Velázquez y CSIC, 1954.

CHUECA GOITIA, Fernando. Andrés de Vandelvira arquitecto. Insatituto de Estudios Gienneses, 1971.

GONZÁLEZ LÓPEZ, Luís. ¿Qué pasa con el castillo de Canena?. 1946, -.

MADOZ, Pascual. Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar. 1845, -.

MORENO MENDOZA, Arsenio. Los Castillo, un siglo de arquitectura del Renacimiento Andaluz.. Universidad de Granada, 1989. 84-338-896-6.

OLIVARES BARRAGÁN, Francisco. Castillos de la provincia de Jaén. 1991, -.

OLIVARES BARRAGÁN, Francisco. Castillos de la provincia de Jaén. Instituto de Estudios Giennenses, 1992.

ORTÍZ DE ECHAGÜE, José. España: castillos y alcázares. Ortiz-Echague, 1971.

SÁNCHEZ-MESA MARTÍN, Domingo. El Renacimiento en Andalucía. -.

SARTHOU CARRERES, Carlos. Castillos de España. Espasa-Calpe, 1990. 84-239-5250-9.

SARTHOU CARRERES, Carlos. Castillos de España: su pasado y su presente. Espasa-Calpe, 1963.

SERRANO DIAZ, Emilio. Castillos de Andalucía: Granada y Jaén. 1967, -.

TORRES BALBÁS, Leopoldo. De como desaparecen los antiguos palacios de la nobleza castellana. 1923, -.

TORRES BALBÁS, Leopoldo. Tras las huellas de Vandaelvira: el castillo de Sabiote. 1920, -.

V.V.A.A.. Enciclopedía de Andalucía. 1979, -.

V.V.A.A.. Tierras de España: Andalucía. 1981, -.

VV.AA.. Inventario del Patrimonio Cultural Europeo, IPCE, España-2: monumentos de arquitectura militar, inventario resumido. Ministerio de Educación y Ciencia y Dirección General de BB.AA., 1968.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco. José , CANDAU RAMILA, Mª Eugenia, Expediente para la Declaración de Bien de Interés Cultural : Castillo de Canena, Jaén. Castillo de Canena, 1993.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417