IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 6| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Castillo Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo
Otras denominaciones: Castillo de Burgalimar ; Castillo de Baños de la Encina Código: 01230110003
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Jaén
Municipio: Baños de la Encina

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Califato - Árabes 912/1035
Torres Alta Edad Media
Baja Edad Media
Edad Moderna
Plena Edad Media - Almohades

Descripción

El término municipal de Baños de la Encina, se extiende desde los confines de la Mancha hasta casi tocar el Valle del Guadalquivir, a 420 metros de altitud y una superficie de 394 kilómetros cuadrados.
La población se halla en las estribaciones de Sierra Morena, hacia la sierra se encuentra próximo el río Rumblar, embalsado en el pantano del mismo nombre, que recibe también los ríos Pinto y Acero. La denominación de la villa coincide con la de su castillo, llamado de Burgalimar, (Bury al Hamma), cuyo significado es castillo de los baños. El calificativo de la Encina fue añadido en memoria de una tradición, según la cual la Virgen se apareció sobre una encina que aún se conserva.
El núcleo urbano se asienta sobre un cerro acompañando al castillo, que se divisa desde una basta extensión de terreno. La configuración del cerro, con una cuerda o lomo prácticamente horizontal en dirección Este-Oeste, deja nuestro castillo en el extremo occidental, al borde del mismo donde la ladera inicia su contundente descenso hacia el llano.
La posición estratégica de la fortaleza permite divisar en primer término el alfoz o "ruedos", con huertas, olivares y tierras de calma. En la lejanía hacia el Este las sierras de Cazorla y Mágina y al Sur las de Jaén, Alcalá y Priego, al Norte y Oeste la Sierra Morena, legendaria y cinegética.
La relación entre la fortificación y el pueblo es engañosa, pues si desde el llano parece formar un único y uniforme conjunto, una vez uno se aproxima y penetra en las calles más cercanas al monumento y, aún más, cuando vislumbra los alrededores del mismo desde la torre del homenaje, se comprende que el uno hace compañía secular al otro y viceversa, pero que, pese a su proximidad, no se integran, ni influyen ni dependen el uno del otro.
El castillo, en efecto, forma un ente prácticamente independiente, rodeado en la mayor parte de su perímetro por la tierra abrupta de la ladera del cerro en que se asienta. La población sólo se aproxima al mismo por la fachada de acceso, calle de Santa María y envolviendo prudentemente la torre del homenaje.
La influencia que tiene la presencia del castillo en la trama urbana es nula, si bien las relaciones visuales directas entre el monumento y la plaza principal, donde se sitúa el ayuntamiento y la iglesia parroquial, y la que existe desde la lejanía entre los volúmenes de esta última y de la fortaleza, son del mayor interés y serán reconocidas en la conformación del entorno.
El primitivo recinto es un helicoide guarnecido por quince torreones de fuerte tapial y reducida planta, con cerca escalonada extramuros, características todas ellas de la arquitectura militar de la época califal.
La puerta es de las denominadas de acceso directo, sin los codos defensivos que caracterizaron a las fortalezas musulmanas de épocas posteriores, lo que hace que este ejemplo tenga un especial interés y rareza por ser de las pocas conservadas.
Después de la conquista cristiana, los castellanos añadieron algunos elementos: una torre del homenaje, que vino a sustituir al más oriental de los torreones originales, y una división interior, que vino a acotar una parte del recinto para alcazarejo. La torre del homenaje, denominada popularmente Almena Gorda, es una construcción de mampostería algo mostrenca, si se la compara con la finura de líneas del resto de la fortaleza, correspondiendo a la misma época el torreón circular, que refuerza la división del Alcazarejo y que hoy aparece muy desmochado.
El castillo de Baños tuvo además un antemuro o barrera que circundaba la muralla todavía en 1645, hoy desaparecida salvo los vestigios que puedan conservarse en el interior de las casas de la calle de Santa María.
De la relación sobre el estado de sus castillos, que mandó hacer Felipe II en el siglo XVI, tenemos el siguiente comentario: "Este castillo era de mampostería, de piedra y argamasa la torre mayor, que estaba en buen estado; las murallas y demás cercas eran de tapiería de cal, arena y tierra, muy fuerte y bien hecha,...". Esto resume la composición material del castillo que no ha variado cuatro siglos después. La parte de tapial, cerca y trece de las torres, corresponde a la construcción musulmana, y la parte de mampostería, torre del homenaje y torre interior, corresponde a la época cristiana. Hay que añadir, a tan esquemática descripción de materiales, la presencia del ladrillo formando los vanos de acceso a la torre del homenaje, la de la mampostería en el vano de acceso y la del hormigón en la recomposición que las operaciones de restauración llevaron a cabo en el castillo.
El castillo situado en lo alto de una colina, se adapta perfectamente al relieve de ésta, presentando planta irregular, en su forma de paralelepípedo de siete lados. A lo largo de sus muros se sitúan catorce torres cuadradas y la torre del homenaje, denominada Almena Gorda, de planta casi rectangular, presentando curvo uno de sus lados menores. A dicha torre se accede, desde el interior del recinto, por medio de una escalera de construcción moderna. Al final de ésta existen dos puertas, formando ángulo recto, que sirven de acceso a la primera planta y a una escalera que conduce a la segunda planta y a la azotea de la torre.
En el patio de armas se encuentran restos de un torreón, circular y muy desmochado, unido al resto de la fortaleza por un muro de tapial. Estos son restos del muro de separación entre el patio de armas, propiamente dicho, y el espacio dedicado a la torre del homenaje.
Las torres cuadradas han perdido interiormente su división en planta, presentando solamente los vanos de acceso a diferentes alturas. El inferior se encuentra a nivel del suelo y el más superior de éstos en el paseo de ronda.
El acceso al recinto se sitúa en flanco Sur, flanqueado por dos de las torres cuadradas. Delante de éste, existen restos de las murallas que rodearían a la fortaleza. Actualmente, éstos se encuentran formando parte de diferentes construcciones particulares.
La función de elementos sustentantes está realizada por el muro y las torres de la fortaleza, construidos en tapial y restaurados con hormigón y cemento. Sólo la torre del homenaje y el lienzo donde se encuentra la puerta de acceso al castillo se hallan construidos en cantería.
En alzado no presentan ningún elemento destacado, a no ser las huellas de los mechinales y las saeteras. Las torres, en sus caras interiores, presentan de tres a cuatro vanos de acceso a sus plantas, rectangulares y a diferentes alturas. Todo el muro, así como las torres, se encuentran rematados por merlones de hormigón, construidos durante una de las restauraciones de la década de los años setenta.
Las únicas cubiertas que se conservan corresponden a las torres cuadradas, a su última planta, y a la torre del homenaje. Todas están formadas por bóvedas de cañón, siendo ligeramente apuntadas las de las torres cuadradas y la del piso superior de la torre de homenaje, Esta última está compartimentada en tres tramos, siendo cada uno de ellos de altura diferente. La escalera de acceso a esta sala, también se cubre con bóveda de cañón, pero realizada por la técnica de aproximación de hileras.
Las fachadas corresponden a los propios muros del castillo. En éstos sobresalen los volúmenes de las torres. Los únicos elementos significativos que presentan son las saeteras y las huellas de los mechinales. En algunos de los lienzos se han abierto vanos rectangulares, como el existente en uno de los frentes del lado Norte, siendo posteriores a la fecha de construcción del castillo. En la fachada exterior de la torre del homenaje, de perfil curvo, existen tres barbacanas. La fachada principal, en el frente Sur, está flanqueada por dos torres, que además de las huellas de los mechinales y saeteras, tienen dos vanos cuadrados. Este lienzo de fachada es el único que no presenta el coronamiento de merlones.
El único vano de acceso al castillo está formado por un arco de herradura, cobijado bajo otro arco, de herradura también, pero ligeramente apuntado. Al interior, se cobija en un arco apuntado y éste a su vez en un alfiz.
Presenta en total quince torres. Catorce son de planta cuadrada, con cubierta de bóveda de cañón y realizadas en tapial. Se coronan con merlones realizados en la década de los años setenta, en hormigón. Al recinto interior, sus caras presentan vanos rectangulares superpuestos, variando su número de 2 a 4. Los inferiores se hallan al mismo nivel que el suelo, mientras que los más superiores se encuentran a un nivel del camino de ronda. Interiormente, se hallan huecas, existiendo una cubierta de medio cañón, que al exterior se trasdosa en una azotea.
La torre del homenaje, realizada en cantería, es rectangular. En alzado se halla dividida en dos plantas. A la primera se accede por medio de una escalera moderna y un vano con arco de medio punto, realizado, tanto sus jambas como la rosca, en ladrillo. Formando ángulo recto con éste, aparece un vano con arco, de las mismas características que el anterior, que sirve de acceso a la escalera que conduce a la segunda planta. Tanto la escalera como las habitaciones se cubren con bóveda de cañón. La última de éstas se trasdosa en una azotea. En la sala superior existen saeteras y tres barbacanas.
No existen elementos estructurales, ya que la carpintería de la puerta es moderna.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento Gaceta 04/06/1931

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CORDOLES DE LA VEGA, Juan Vicente. Baños de la Encina. Caja Rural de Jaén, 1989.

ESLAVA GALÁN, Juan; CEREZO MORENO, Francisco. Castillos y atalayas del Reino de Jaén. Riquelme y Vargas, 1989.

MINISTERIO DE CULTURA. Fuentes documentales para el estudio de la restauración de monumentos en España. Desconocida, 1988.

ORTIZ DE ECHAGÜE, José. España. Castillos y alcázares. Desconocida, 1956.

RUBIAL RODRÍGUEZ, Amador. Arquitectura militar y vías de comunicación: caminos de Córdoba Toledo en los siglos XI - XIII y sus sistemas defensivos. 1989, pp. 17-31.

SALVATIERRA CUENCA, Vicente , CASTILLO ARMENTEROS, Juan Carlos. "Castillo de Baños de la Encina". ..

SARTHOU CARRERES, Carlos. Castillos de España. Desconocida, 1992. 84-239-5250-9.

YARZA LUACES, Joaquín. Artes y arquitectura en España, 500-1250. Desconocida, 1981.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Jaén. Herranz Sánchez, Ana Belén, Contrato menor de consultoría y asistencia para Catalogación Genérica Colectiva de los yacimientos arqueológicos de Baños de la Encina, Andújar y Arjona. La Tejeruela, 2005.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Expediente para la Declaración como BIC, categoría monumentos del Castillo de Baños de la Enciana, Jaén. Castillo, 1993.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417