IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Vivienda 0102
Código: 01210070102
Caracterización: Etnológica
Provincia: Huelva
Municipio: Aracena

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Viviendas de grandes propietarios Actividad doméstica 1850/1859

Descripción

Corresponde a una vivienda de gran propietario, de unos veinte metros de fachada por quince de profundidad. El plano de la casa es perfectamente regular, de forma ligeramente rectangular, siendo el más largo el muro de la fachada principal. Las casa cuenta con tres plantas y cinco crujías. En la planta baja se encuentran la bodega y las cuadras, que corresponden al semisótano y que tiene una "puerta falsa" de entrada; la primera y segunda planta están destinadas a vivienda, aunque parte de esta última (todo lo correspondiente a una de las alas) quedó por terminar. La primera crujía la forma un muro paralelo a la fachada principal, la segunda la forma un segundo muro en la misma disposición, la tercera, sucesiva y paralela a la anterior; las otras dos crujías son perpendiculares a estas tres y ocupan el extremo derecho e izquierdo de la casa, es decir las fachadas laterales. La fachada posterior, que es simétrica a la principal, es un muro que sostiene la terraza y jardín, pero no forma parte del conjunto habitacional construido. Podría considerarse que las dos crujías laterales o perpendiculares a las tres primeras descritas, forman en realidad una sola con la primera, lograda por la quebradura de los muros, que forman ángulos de noventa grados. Las dependencias se distribuyen en anillos concéntricos, estando todas las dependencias correspondientes a un mismo anillo comunicadas entre sí, de tal forma que hay que pasar por unas para llegar a las otras. El primer anillo o, más exterior, está compuesto de las siguientes dependencias: desde la calle se accede al zaguán o "entrada" por la puerta principal; el zaguán tiene tres puertas, una de frente y dos a los lados, entrando por la de la izquierda se accede a un despacho; desde éste, subiendo tres escalones, se accede a una sala y desde ésta a una capilla, que ocupa la esquina izquierda de la casa. Desde la capilla, siguiendo con las dependencias del anillo exterior, se llega a un cuarto de baño, que conserva sanitarios y azulejos bastante antiguos. A su vez, el cuarto de baño comunica con dos dormitorios consecutivos y el último da a un vestidor, dependencia con la que hemos llegado al extremo del anillo exterior de dependencias. Desde la "entrada" y por la puerta derecha se accede a un gran salón. La siguiente dependencia del anillo exterior por su parte derecha es un dormitorio, pero a él no se accede directamente desde el salón, sino por medio de un vestidor comunicado con éste y que se encuentra ya en el segundo anillo más interior en que hemos dividido las dependencias de la casa. Después del dormitorio encontramos un cuarto de baño, de iguales características al descrito en el ala contraria. Consecutivo al cuarto de baño, pero a un nivel inferior, que se corresponde con el del semisótano, se encuentran las cuadras, con puerta de salida a un callejón lateral. Desde el zaguán, y por la puerta que están en frente de la puerta principal de la vivienda, se accede a un elegante patio porticado, con estilizadas columnas. Al fondo a la izquierda arrancan unas escaleras que suben a la segunda planta, pero que forman antes un rellano desde en el que en sentido contrario bajan unas escaleras a las bodegas, en este caso cerradas con una puerta. El rellano inicia también un estrecho pasillo. A la mitad del mismo se abre una puerta a la izquierda por la que se accede a un dormitorio. Al fondo del pasillo se abre otra puerta por la que se accede a la cocina. Desde la cocina, por último, se entra en la habitación del servicio. A la derecha del mismo patio de columnas está el vestidor al que antes nos referíamos, y formando el último tramo de este segundo anillo de dependencias por su parte derecha hay otro despacho con mobiliario y decoración similar al descrito en el primer anillo. La tercera crujía la forma en realidad una sola dependencia, el gran comedor central de la casa. A él se llega desde el patio porticado y se accede desde él a la terraza y jardín.
La fachada es bastante sencilla y no se corresponde, o se corresponde poco con el lujo y la suntuosidad interior. Tan solo la portada tiene elementos de distinción. como son dos columnas jónicas que sostienen un arquitrabe que es, a su vez, el suelo del balcón que se superpone a la puerta. Por lo demás, a la altura de la planta principal, se suceden los huecos de las ventanas, de gran amplitud, pero con herrería forjada libre de cualesquiera adornos. Bajo estas ventanas se suceden pequeñas ventanas que dan algo de luz y ventilación a las bodegas y cuadras. En la planta segunda, en posición vertical a las ventanas se suceden los balcones, con barandas de hierro forjado en las que, ahora sí, el herrero proveyó con algunos adornos. Un alero saliente nos avisa de la altura a que va a morir el tejado, que no podemos ver por la presencia de una cornisa corrida. La regularidad de la fachada se logra por la sucesión equidistante de los vanos, puesto que la puerta principal no ocupa el centro de la misma.
Los elementos sustentantes son los muros de carga de mampostería y ladrillos. El patio interior cuenta con doce columnas de mármol blanco, de formas estilizadas y estilo dórico.
De los elelmentos sostenidos: La cubierta de la casa tiene diversas corrientes, pues la casa da a cuatro calles, a las que van a parar las canales, pero también hacia el patio posterior y la terraza. En cualquier caso, se trata de la misma cubierta que encontramos en todas las viviendas tradicionales, con independencia de la adscripción social de la casa: pares que asientan en los muros de carga y sobre los que se encuentran las alfajías, en este caso mejor ensambladas, sobre las alfajías se colocan las tejas, sin ningún tipo de sujeción, como no sea a la altura del caballete y el alero. En cuanto a los techos encontramos las dos soluciones: bóveda de ladrillos, baídas o de cañón y el techo de maderación a base de vigas. Las bóvedas se encuentran preferentemente en la planta principal, en la primera crujía, que bordea los muros exteriores de la casa. También dominan en las cuadras y bodegas del semisótano. En cambio, en las crujías interiores de la planta principal y en la parte edificada para vivienda de la segunda planta encontramos los techos de madera, siempre de vigas y tablazón de impecable terminación. El techo de maderación no ocupa, sin embargo, un segundo orden de importancia en cuanto a la función decorativa y suntuaria, pues el salón principal de la casa, el comedor tiene una bella techumbre en artesonado, que hay que fijar mucho la atención para descubrir que se trata de una imitación en escayola. En cualquier caso, los decoradores prefirieron imitar la madera del artesonado que lograr una bóveda a la que haber provisto de pinturas decorativas, como las hay, y de bella factura, en otras dependencias de la casa.
La solería de la casa es diversa, pues encontramos en la planta principal diversos dibujos de las hidráulicas, todas de la época de la construcción, unas de motivos florales, alegres y otras de motivos geométricos, de colores vivos y contrastados. En la planta semisótano encontramos desde el suelo de "lajas" o "lanchas" de piedra de pizarra, muy abundante en la Sierra, hasta el empedrado en la zona de las cuadras. En la planta segunda encontramos solerías hidráulicas en las alas destinadas a vivienda y baldosas de barro en las alas destinadas al servicio y en las partes que quedaron por terminar en el proyecto originario de la casa.
Los vanos son todos adintelados, excepto en las majestuosas puertas de entrada y salida al patio interior, donde encontramos arcos de medio punto, con cierres de cancelas de hierro fundido simulando dibujos vegetales y florales. Excepto las cancelas de entrada y salida al patio, de hierro fundido y de una sola hoja, las puertas son todas de doble hoja, pintadas en blanco por lo general, que alcanzan gran altura, con lo que adquieren acusada estilización. Las paredes de la fachada están encaladas (necesitarían otra mano, por cierto). En el interior, sin embargo, encontramos pinturas de diferentes tonos, apagados preferentemente, en los que hay que destacar los dibujos en forma de cenefas, festones, figuras geométricas abstractas, etc. siempre de excelente terminación y en buen estado en general. Hay que destacar también el remate de las paredes en el ángulo que forman con algunos cielos rasos, con obras de yeso de filigranas y repujados, coloreadas en tonos dorados por lo general. Hay también zócalo de azulejería de Mensaque en el zaguán, el patio interior y algunos pasillos. Debemos destacar, por último, la belleza de los azulejos de la escalera que sube a la segunda planta, a base de dibujos florales, azulejo distinto al de Mensaque al que acabamos de referirnos.
La terraza o patio está dividida en realidad en dos tramos sucesivos, uno primero, espacio abierto con suelo de baldosas de barro y algunos bancos de obra y un segundo tramo que es un espacio ajardinado, en el que hay plantas y algunos árboles decorativos. La cocina, milagrosamente, ha sufrido pocas modificaciones y conserva todavía los hornillos y el horno grande para cocinar, así como las grandes alacenas corridas que cubren totalmente una de las paredes hasta el techo, con puertas de madera y cajones. La casa cuenta con varias chimeneas: en los despachos, en el comedor y en el salón.


Datos históricos

Los sucesivos propietarios de la casa y del patrimonio de los Cid en aquella época (hoy fraccionado y enajenado en gran medida) fueron jefes políticos de la Sierra, con importante papel a su vez en el conjunto de la provincia y en Sevilla en el juego caciquil. La familia de los Cid, como se les conoce en Aracena, ha sido una familia muy influyente además durante el período de la Restauración e incluso con posterioridad, que es mencionada incluso en algunos estudios sobre la realidad del caciqiuismo en la provincia y a nivel andaluz (Peña Guerrero: "Los fundamentos del poder en el <<Cacicato Estable>> de la Sierra de Huelva 1896-1923").
Otro de los jefes políticos con influencia determinante en la Sierra, en Sevilla e incluso en Madrid fueron los titulares del título de Marqués de Aracena, que tenían su residencia muy cerca de esta casa que estamos describiendo. Según las fracmentarias e inciertas noticias que hemos podido recoger, en no pocos casos los Cid y los Marqueses fueron rivales políticos, conservadores unos y liberales los otros.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Vivienda 0102, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417