IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Cerro del Aljibe
Código: 01290420008
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Málaga
Municipio: Coín

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Construcciones funerarias Edad Media
Asentamientos Edad del Hierro II - Iberos
Asentamientos Época romana

Descripción

Este sitio arqueológico se enclava dentro de las estribaciones del conjunto de sierras que limitan el valle del Guadalhorce por su parte Oeste. Se trata de una pequeña estribación (383 metros. sobre el nivel del mar) que domina el curso medio de río Grande, afluente importante del Guadalhorces.
Es precisamente su altura y situación las que hacen del Cerro un enclave importante de cara al control y dominio de una amplia zona del valle del Guadalhorce. Así, por su parte Norte, discurre a sus pies río Grande, con agua continua durante todo el año, lo que crea una fértil huerta donde se dan bien frutales diversos entre los que destacan los cítricos. Al otro lado del río, en esa misma dirección, al Norte también, se sitúa la Jara, comarca formada por suaves lomas arcillosas que suben en dirección a Alozaina y que producen cereal. Al Oeste y Sur se elevan cerros de alturas parecidas, como el de la Atalaya, Noso, Poco Pan, que tienen sobre todo almendros, pero que aún conservan restos residuales de vegetación silvestre de monte bajo. Hacia el Este y bajando suavemente de forma escalonada se sitúan lomas que acaban en la confluencia de río Grande y Pereilas, en el denominado partido de Las Juntillas. En estas lomas se dan principalmente olivos.

En este lugar se se conserva un trazado periférico de estructura muraria, claramente visible en algunos tramos, porque conserva varias hiladas de piedras dispuestas ordenadamente en seco, aunque en ocasiones presente, en sectores muy puntuales del paramento exterior, revoques de cal. En otros, sin embargo, lo único conservado es una marcada discontinuidad en el plano del suelo que forma un caballón sobre el terreno fácilmente reconocible.
Durante las excavaciones realizadas en el 2000, se practicaron una serie de zanjas encaminadas a la determinación de la estratigrafía del yacimiento en una zona periférica del recinto y a la identificación de una cisterna de la que hablaban las fuentes. En el Corte planteado sobre el muro exterior se pudo documentar una estructura levantada de mampuestos en seco, de piedras muy irregulares y de pequeño y mediano tamaño, con contrafuertes apoyados sobre el paramento exterior.

En la zona de la cisterna, los depósitos eran revueltos y se disponían directamente sobre la roca. En cuanto a la cisterna lo que se pudo documentar fueron tres fosas alargadas de diferentes tamaños, una de las cuales contenía un esqueleto infantil sin ajuar de época medieval.
El yacimiento, no obstante, no se limitaba a la zona de acrópolis, sino que en la ladera Noreste, bastante suave pero bien definida, se puede seguir igualmente una albarrada que forma un ángulo bien señalado, a modo de muro de contención o abancalamiento, con el que se puede poner en relación un número importante de elementos metálicos de carácter funerario, con lo que se podría pensar que se está ante una necrópolis asociada al asentamiento. Las armas ibéricas a las que hemos aludido anteriormente proceden de esta zonas.

Los restos de cerámica hallados en superficie del yacimiento denotan la presencia de campaniense, sigillatas itálicas, sudgálicas, y algunas hispánicas y claras, junto a fragmentos de cerámica común, así como tegulae y ladrillos. Se cita también como procedente del yacimiento algún fragmento de lucerna y un pedestal. Así mismo, en el capítulo de hallazgos arqueológicos, podrían citarse aquellos que parecen ser propios de un momento de ocupación anterior al propiamente romano, con cerámicas pintadas ibéricas, junto a algunos escasos restos de cerámicas quizás importadas desde los centros fenicios de la costa; se ha citado además como hallazgos de este yacimiento un fragmento de terracota, una moneda de la ceca de Malaka y un fragmento de tapa de urna, que podrían ser otros tantos testimonios de la ocupación previa del yacimiento.
La clasificación cultural por lo tanto arrancaría desde el siglo IV, a. C. y pasaría a ser dominado en época romana, continuando su existencia al menos hasta el siglo I. d. C. y ocupandose de nuevo, al menos puntualmente en la Edad Media.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

FERNÁNDEZ RUIZ, J.. Restos iberorromanos del cerro del Aljibe. Coín, Málaga. 1985, pp.135-ss..

GONZÁLEZ MARÍN, Juan; PÁBÓN FERNÁNDEZ, Mª Piedad; FERNÁNDEZ RUIZ, Juan. Elementos metálicos procedentes del Cerro del Aljibe, Coín, Málaga . 295-324.

GOZÁLBES CRAVIOTO, Carlos. Las vías romanas de Málaga. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, 1986. 84-7506-189-3.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de Málaga, Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Málaga. Cerro del Algibe, 1992.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Perduraciones de las formas culturales de las colonizaciones en el mundo indígena hasta la romanización en la provincia de Málaga. Cerro del Algibe, 1980.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417