IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: La Ladrillera
Código: 01210080020
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Huelva
Municipio: Aroche

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Asentamientos Edad Media

Descripción

El yacimiento hispanomusulmán de 'El Ladrillero' o 'La Ladrillera' de Aroche es un asentamiento conocido desde antiguo. Las numerosas obras que se han llevado a cabo durante estos últimos años en su solar, han permitido la recogida de innumerables fragmentos cerámicos y otros objetos, lo que no ha impedido que el terreno fuera desfondado casi completamente.
Los restos se extienden entre la actual población de Aroche (Huelva) y la Carretera Nacional 433, Sevilla-Lisboa, en su punto kilométrico 94, sobre un suelo arenoso de escasa fertilidad formado por la descomposición de los granitos.
Del material recuperado en estas obras se conservan, en la Colección Arqueológica Municipal, un buen lote de cerámicas hispanomusulmanas, candiles, arcabuces, jarros de boca trilobulada, pesas, jarras, dedales de bronce y huesos decorados, todo ello de clara cronología califal. Más extraños resultan dos fragmentos de cerámica estampillada con motivos vegetales y cubierta vítrea, que bien pudieran proceder de la zona del Castillo de Aroche (Pérez Macías, 1987).
Ante el proceso de destrucción que sufre el yacimiento, el arqueólogo Juan Aurelio Pérez Macias, durante el Campo de Trabajo de Arqueología de 1987, procedió a un levantamiento topográfico del yacimiento y a una Prospección Arqueológica Superficial, a fin de recuperar la mayor cantidad posible de material. La prospección añadió unos 2000 fragmentos más de cerámica, en su mayor parte muy rodada y diminuta, así como abundantes fragmentos de escorias y algunos elementos de construcción, entre ellos un ladrillo de solería completo y tejas arábigas.
No obstante, en ninguna de las torrenteras o canteras de arenas de los hornos de ladrillos aparecieron muros claros, ya que únicamente se documentaron pavimentos latericios. Es probable, por tanto, que las construcciones en sí no fueran de mampostería, y que se utilizara algún tipo de aparejo relacionado con el tapial, difícil de detectar en una mera prospección.
Dentro de los fragmentos de cerámica recogidos durante la prospección cabe realizar, en primer lugar, una división en función de los tipos de pastas de los vasos. Así, Juan Aurelio Pérez Macías, después de un estudio, observó dos grupos fundamentales:
a) un grupo mayoritario, donde son corrientes las coloraciones rojas, anaranjadas o pardas, con mucho desgrasante y que debe corresponder a cerámicas de manufactura local, a tenor de la composición de las arcillas y del desgrasante granítico.
b) un segundo grupo, mucho más reducido, se caracteriza por las pastas blanquecinas depuradas, y que seguramente se trate de un posible producto importado, sobre todo por que en él se observa una tipología claramente islámica y presenta cubiertas vítreas. La situación del yacimiento en un punto intermedio entre el Guadalquivir y el Algarve, comarcas fuertemente islamizadas, produciría un comercio al que deberían asociarse estas importaciones cerámicas.
Del análisis del material cerámico, se observa la existencia de un grupo de formas y tratamientos locales, de gran raigambre tardorromana, y en la que estarían incluidos las ollas, los jarritos y jarros de boca trilobulada. Los paralelos más cercanos se encuentran en yacimientos tardorromanos como el Cerro del Cortijo del Molino del Tercio (Moraleda de Zafayona, Granada). Tanto las ollas como los jarritos aparecen en lugares de fuerte implantación romana o visigoda, como en el caso de Niebla. Los jarros de boca trilobulada adquieren también esa forma en momentos califales.
Algo similar se ha comentado de los engobes a la almagra que se observan en las fuentes y lebrillos o los cordones digitados de las tinajas, cuyo origen se ha querido ver en el mundo tardorromano. Los paralelos más cercanos se encuentran en la Alcazaba de Badajoz, aunque no tienen una cronología precisa.
Por todo esto, Juan Aurelio Pérez Macías supone una continuidad de población entre el mundo tardorromano y el hispanomusulmán, ya comentada por algunos autores.
Dada la vaga cronología aplicada hasta ahora a estos vasos, clasificables genéricamente como califales aunque son de gran perduración, la cerámica de importación, en especial los candiles, del tipo IV de Roselló-Bordoy, y la decoración verde y manganeso de los ataifores, no nos permite llevar el yacimiento más allá de la primera mitad del s. XI d.C. Para Juan Aurelio Pérez Macías, no debe ser casualidad la ausencia de otras técnicas como la cuerda seca, los esgrafiados,..., pues al hacer aparición el yacimiento ya debía estar abandonado.
Como hemos expuesto anteriormente, son abundantes los restos de escorias en la superficie del yacimiento, que una vez analizadas han puesto en evidencia que se trata de escorias metalúrgicas. Los bajos contenidos de las muestras en cobre, plomo y plata nos indican que la fundición no estaba dedicada al beneficio de esos metales. La buena proporción de hierro puede calificarlas como escorias originadas en la producción de hierro, por la aparición de magnetita, de la que se conocen varios afloramientos en los términos municipales de Cortegana y Aroche.
No puede concluirse, para Juan Aurelio Pérez Macías, que la principal actividad de esta población fuese el beneficio metalúrgico, ya que el volumen de escorias es reducido y se encuentra bien delimitado dentro del yacimiento. Más parece que existiera un pequeño taller dedicado a la fundición de la magnetita y que el hierro se depurara en otro lugar, como se trasluce al no aparecer verdaderas escorias de forja.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Zona Arqueológica BOJA 24/08/1996
Inscrito BIC Zona Arqueológica BOE 03/09/1996

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CASTIÑEIRA SÁNCHEZ, José. Memoria de gestión de las Actividades Arqueológicas de la provincia de Huelva. 1990, p.31.

PÉREZ MACÍAS, Juan Aurelio. Carta arqueológica de los Picos de Aroche. Desconocida, 1987.

PÉREZ MACÍAS, Juan Aurelio. Prospección arqueológica superficial del yacimiento Hispanomusulman del Ladrillero de Aroche, Huelva. 1990, pp. 323-328.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Huelva. Informe resumen de los Trabajos Arqueológicos en el Campo de Trabajo de Aroche. La Ladrillera, 1987.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Expediente de Declaración de Bién de Interés Cultural. La Ladrillera, 1987.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Expediente de Declaración de Bién de Interés Cultural (B.I.C.).... La Ladrillera, 1991.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417