IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 2| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de El Castañuelo Más imágenes Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: El Castañuelo
Otras denominaciones: Poblado y Necrópolis del Castañuelo ; El Santuario ; Poblado y Necrópolis de Castañuelo Código: 01210070017
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Huelva
Municipio: Aracena
Códigos relacionados

Incluye a:
Código Denominación
01210070016 Santuario

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Asentamientos Edad del Hierro II
Construcciones funerarias Edad del bronce medio

Descripción

El conjunto del Castañuelo lo componen dos yacimientos superpuestos de cronología y cultura diferentes. Por una parte, varias necrópolis de mediados del Segundo Milenio a. C., y por otra, un poblado de la Segunda Edad del Hierro, que ha servido de argumentación arqueológica para la denominada Baeturia Céltica citada por los autores grecolatinos. Como complemento a estos espacios, se encuentra la zona conocida como el Santuario donde la secuencia arqueológica es mucho más amplia.

- Hábitat:
En un principio, su excavador intentó encontrar el lugar de viviendas que se correspondiera con los enterramientos, pero encontró un poblado de la Edad del Hierro. No obstante, en varias zonas del área excavada, y aún formando parte del pavimento de las casas prerromanas, aparecieron gran cantidad de cerámicas a mano, similares a las halladas en las cistas. Estos restos son, para Juan Aurelio Pérez Macías, la evidencia más firme de la existencia del poblado de la Edad del Bronce, que en algunos lugares sería removido o tendría escasa potencia como para formar un estrato definido y uniforme, que no dio la excavación.
Aunque el poblado de la II ª Edad del Hierro no se encuentra excavado en su totalidad, se ha podido documentar la planta completa de ocho habitaciones. De manera general, presentan plantas cuadradas o rectangulares. Un dato característico es que los habitáculos se encuentran intercomunicados, con un acceso que se realiza de uno a uno por medio de una puerta. Este particular tipo de estructura puede traducirse como un modo de organización social, donde la familia o el clan plasmaban su independencia en un apartado propio dentro del poblado.
Otro elemento definitorio de las habitaciones suele ser el hogar, central en unos casos o adosado a los muros en otros, pero todos ellos construidos sobre una planta de arcilla alisada, colocada directamente sobre el piso o sobre una plataforma de mampostería. Se le circunda siempre con una serie de pequeñas piedras que delimitan sus contornos rectangulares, cuadrados o circulares.
Las bancadas formadas por muros interiores recuerdan a la cita de Estrabón sobre otros pueblos prerromanos, comentando que comen sentados sobre bancos construidos alrededor de las paredes. La técnica constructiva es muy primitiva. El pavimento de las habitaciones lo forman cantos rodados cubiertos con arcilla apisonada, y los muros son de mampostería a base de piedras y barro sin formar hiladas regulares. Las cubiertas se asimilarían a las empleadas en las cabañas de pastores, es decir, ramajes sobre una estructura de madera.
Este sistema de viviendas de plantas angulares se introdujo con la Cultura de Los Campos de Urnas, frente a las viviendas circulares de las poblaciones indígenas de la Edad del Bronce. Pudo también originarse por la influencia orientalizante de la costa, con la que se produjeron intercambios culturales, aunque parece poco probable, dada la carencia de un trazado urbano regular. Lo más seguro es que fuera ya propio de las gentes que se establecieron en Castañuelo.
Las intervenciones arqueológicas han permitido el registro de abundante material mueble procedente de la zona de hábitat de las dos grandes fases, como vasos cerámicos hechos a mano o a torno. Entre estos hay que destacar las formas propias de la Meseta y las cerámicas importadas del litoral gaditano-onubense. También se hallaron durante las excavaciones pesas de telar, fusayolas, molinos de mano del tipo barquiforme y una pieza zoomorfa de barro cocido con forma de pájaro, de posible carácter votivo. Entre las piezas metálicas resalta una figura de bronce que representa un ciervo recostado sobre una placa rectangular con dos enmangues, decorándose la parte inferior mediante triángulos. También se documentaron escorias de fundición y una torta de plomo.

- Necrópolis:
Pertenecen al asentamiento de la Edad del Bronce, están constituidas por enterramientos en cistas, típicas de este momento. Estas cistas, de pequeño tamaño, están excavadas en el suelo pizarroso del cerro y se encuentran revestidas por lajas de pizarra. Como una reminiscencia de la etapa dolménica anterior, las cistas se agrupan formando conjuntos, que pudieran responder o simular a organización en clanes de esta sociedad prehistórica. Los cuatro grupos de enterramientos en cistas excavadas en Castañuelo, presentan ligeras diferencias, que no pueden considerarse originadas por una distancia cronológica. Así Mariano del Amo, su excavador, dividió la necrópolis en dos zonas -Castañuelo I y Castañuelo II- y entre las que se pueden apreciar algunas diferencias en cuanto a la disposición espacial, ya que mientras en Castañuelo I no se aprecia una disposición previa ni tampoco una planificación espacial del conjunto, en el Castañuelo II el número de enterramientos es menor, si bien estos presentan una disposición preestablecida, de difícil precisión.
Como norma general, se depositaron en cada tumba como ofrenda funeraria dos vasos de cerámica a mano, una olla de forma atulipada y un cuenco.
El aspecto más debatido de estos enterramientos es la ausencia de restos óseos en la mayor parte de éstos. Por este motivo, Mariano del Amo las considera como tumbas con carácter de cenotafio, siendo así sepulturas simbólicas donde no se entierra verdaderamente el cadáver. Otros autores propusieron la acidez del terreno como la responsable de la desaparición de cualquier elemento óseo. Sea como fuere, su verdadera significación de enterramiento viene avalada por la aparición de algunas partes del cadáver, como ocurre con algunas cistas, que contienen el cráneo, o parte de él, fragmentos de fémur,...
El poblado, calificado por su excavador como de filiación céltica, presenta una serie de características que hacen sospechar la existencia de una población estable desde mediados del II º Milenio, con una cultura del Bronce caracterizada por su peculiar forma de enterramiento: las cistas. La existencia de dos zonas de Necrópolis, diferenciadas espacialmente, permite afirmar con fundamento que ese mismo cerro tuviera un hábitat de su mismo momento. Sin embargo, hasta el momento, no se ha podido documentar arqueológicamente al poblado. En cuanto al momento final del hábitat, los materiales rescatados en el transcurso de los trabajos arqueológicos allí efectuados, no nos permiten recoger una cronología absoluta, pero parece probable que perviviera hasta los momentos finales del II º Milenio o principios del I º. Así pues, entre la desaparición de aquellos pobladores y la aparición de poblaciones supuestamente célticas, transcurrieron alrededor de cinco siglos, en los que no se ha documentado poblamiento en el cerro.
Por último, cabría pensar que este poblado tuviera un desarrollo similar al de muchos castros meseteños, donde suele existir una fase antigua, tipo Cogotas I, perfectamente diferenciada de otra fase posterior que concluye con la dominación romana. Pero tampoco aparece entre el material recuperado en los trabajos, ningún indicio de esta primera fase, sino que todo el conjunto corresponde cultural y cronológicamente a esta segunda fase.
Los únicos elementos que parecen poseer una clara relación con el mundo púnico son los platos de pasta gris y las ánforas orientalizantes, que constituyen la parte más numerosa del material fabricado a torno. Dada la proximidad del yacimiento con diversos enclaves púnicos de la costa onubense, parece lógico admitir que estos productos proviniesen del intercambio comercial con estas factorías.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Zona Arqueológica BOJA 28/05/2008 105 74

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AMO DE LAS HERAS, Mariano del. El Castañuelo, un poblado céltico en la provincia de Huelva. 1978, pp. 299-340.

AMO DE LAS HERAS, Mariano del. Enterramientos en cistas de la provincia de Huelva. 1974, -.

CASTIÑEIRA SÁNCHEZ, José. La iberización en Huelva. 1985, -.

PÉREZ MACÍAS, Juan Aurelio. Castañuelo: poblado de la Baetulia Céltica. 1991, -.

PIÑÓN VARELA, Fernando. El proceso de poblamiento del sector Noroccidental de la provincia de Huelva durante la Edad del Cobre. 1989, 91-137.

Decreto 237/2008, de 6 de mayo, por el que se inscribe en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz el Bien de Interés Cultural, con la tipología de Zona Arqueológica, denominado yacimiento arqueológico del Castañuelo, en Aracena (Huelva). . 28/05/2008, pp. 74-76.

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural. El Castañuelo, 1991.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Informe de Expediente de Declaración de Bien de Interes Cultural. El Castañuelo.

Archivo Central de la Consejería de Cultura. Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Huelva. El Castañuelo, 1993.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417