IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Huerta de Las Delicias
Código: 01410390114
Caracterización: Arqueológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Écija

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías P.Históricos/Etnias
Alfares Época romana

Descripción

Se trata de uno de los alfares romanos de mayor tamaño y desarrollo cronológico de cuantos se conocen en la ribera del Genil, siendo además el más cercano a la antigua Astigi: Se extiende hoy entre dos fincas colindantes: las Delicias, propiamente dicha y la Barraca .

La figlina (Taller alfarero)parece extenderse hacia el Sur-Sureste en dirección a la confluencia entre el río Genil y el arroyo Chaparral; el límite oriental vendría marcado por el agger de la vía romana que unía Écija con el Guadalquivir a lo largo de la margen derecha del Genil, mientras que por el Norte el límite del yacimiento puede deducirse de la repentina desaparición de restos cerámicos en superficie.

De la excavación practicada en 1997 con cuatro cortes se documentó una estratigrafía compleja que arranca desde un momento poco anterior a los años centrales del siglo I d. C. y que, con algunas lagunas, se prolonga en el tiempo hasta la mitad del siglo III d. C.

En la zona excavada se localizaron restos de un edificio con un muro cimentado sobre cantos de río y cuyo alzado se construyó con fragmentos de ánforas y tégulas completas o fragmentadas, siendo esta la técnica edilicia habitual en las alfarerías romanas de la zona .No se detectaron restos de la pavimentación correspondiente al edificio ni tampoco de la techumbre caída,cronológicamente parece corresponder a grandes rasgos con la segunda mitad del siglo I d. C, mientras que su funcionalidad debe relacionarse con labores de manufactura y almacenamiento de las ánforas.
Coincidiendo probablemente con los primeros momentos de actividad de este edificio comenzó a acumularse un vertedero de ánforas defectuosas.

Durante las excavaciones también se localizó un horno que fue construido sobre un vertedero de ánforas del siglo I d.C.

Una prospección geoeléctrica en la zona del alfar permitió diferenciar diversas áreas de actividad en el seno del alfar; realizar una planimetría del edificio al que corresponde el muro; Localizar nuevos vertederos en distintos lugares del sitio arqueológico; Localizar muros correspondientes a otro edificio de planta mal definida. De todo esto, el edificio que se ha podido documentar bien, es una gran construcción de forma rectangular con unas medidas aproximadas de 38 por 10 metros. Se encuentra orientado en dirección Noreste-Suroeste presentando uno de sus lados menores en dirección al río y habiendo perdido el muro de cierre Oeste por la acción erosiva de éste. La longitud original del edificio es, pues, desconocida. La construcción, de la que se ha excavado parte del paramento largo meridional, se halla dividida internamente por un muro longitudinal que organiza el espacio interior en dos crujías simétricas y de iguales proporciones a derecha e izquierda del mismo.
Una serie de al menos tres muros transversales se interseccionan con el longitudinal en la cabecera del edificio creando ámbitos de habitación diferentes de forma rectangular o cuadrada subdivididas en espacios menores por muros interiores que responden a varios módulos. Algunos de estos muros pueden ser en realidad, dado su escaso desarrollo, contrafuertes internos que son frecuentes en este tipo de construcciones.

Debe tratarse, por las características de su planta y edilicia, de un edificio relacionado con las labores de fabricación y almacenamiento de cerámica en el que pueden distinguirse dos zonas diferentes: una en la cabecera, dividida en habitaciones menores, y otra a los pies, conformada por dos naves paralelas divididas por el muro longitudinal .


En cuanto al material anfórico, la mayor parte del material corresponde a ánforas tipo drsessel 20 en sus diferentes variantes (con una cronología entre los siglos I y III d. C), un par de asas confeccionadas en arcilla local que presentan el típico surco medial de las Haltern 70, y muy escasos fragmentos, también descontextualizados, de Dressel 23 y Keay XV-Tejarillo 3.

Por los sellos de las ánforas, Bonsor supuso que en Las Delicias habían funcionado al menos diez oficinas cerámicas a cada una de las cuales corresponderían los diferentes sellos o grupos de sellos. Hoy se sabe, que la casuística del sellado de las producciones anfóricas del tipo Dressel 20 es lo suficientemente compleja, incluso en el seno de un solo alfar, como para mantener la idea simple de que a cada taller cerámico corresponde una única marca ¿de fábrica¿. El estudio estratigráfico del yacimiento manifiesta que los sellos de Las Delicias pueden agruparse por periodos cronológicos relativamente cerrados, ofreciendo así, pistas acerca de la estructura de la producción para cada momento.


Datos históricos

Las primeras noticias sobre la existencia del alfar de Las Delicias se remontan al año 1900, cuando G. Bonsor visitó el yacimiento en el marco de los viajes exploratorios que, primero en compañía de G. Clark-Maxwell y luego en solitario, realizaba desde 1889 a lo largo de las riberas de los ríos Guadalquivir y Genil3 . El interés que Bonsor sentía por los sellos con que a veces se estampillaban las ánforas olearias del Guadalquivir y Genil (del tipo conocido como Dressel 20) justificó en parte esta exploración de las márgenes de ambos ríos. Fue, por tanto, G. Bonsor el primer estudioso que recogió y catalogó las marcas de alfar sobre las Dressel 20 de Las Delicias, señalando, además, la existencia de un horno cerámico que él mismo limpió. 50 años mas tarde F. Collantes de Terán, continuó recogiendo sellos. G. Chic García, visitó de nuevo el yacimiento en los años 170 del siglo XX, encontrando ya una situación muy distinta a la descrita con anterioridad, puesto que la erosión fluvial estaba comenzando a afectar de forma grave el yacimiento. Los desmontes del meandro del Genil habían puesto al descubierto restos de muros correspondientes a las instalaciones alfareras, construidos con restos de ánforas y cimentados con guijarros. Fue G. Chic el primero que abordó de modo sistemático el repertorio epigráfico ensayando un primer esbozo de sistematización cronológica y difusión exterior de las marcas anfóricas de Las Delicias.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

COLLANTES DE TERÁN DELORMÉ, Francisco; SANCHO CORBACHO, Antonio; HERNÁNDEZ DÍAZ, José. Catálogo arqueológico y artístico de la provincia de Sevilla. Diputación Provincial, 1939.

SÁEZ FERNÁNDEZ, Pedro; GARCÍA VARGAS, Enrique; GARCÍA-DILS DE LA VEGA, Sergio; TINOCO MUÑOZ,Jesús. Excavación arqueológica de urgencia en el alfar romano de Las Delicias. Ecija, Sevilla.. 562-575.

Información documental

Archivo Central de la Consejería de Cultura. MORENO MENAYO, Mª Teresa ... et al., Inventario de yacimientos arqueológicos de la Provincia de Sevilla. Huerta de las Delicias, 1986.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417