IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Convento de las Teresas Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Convento de las Teresas
Otras denominaciones: Convento de San José del Carmen ; Convento de San José de Las Teresas ; Convento Las Teresas Código: 01410910135
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Sevilla
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01410910200 Centro Histórico de Sevilla
Incluye a:
Código Denominación
014109101350942.0000 Reja

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Conventos Actividad doméstica Edad Moderna 1575
Iglesias Ceremonia cristiana Edad Moderna 1603/1616 Barroco (Estilo)

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos Resta , Vermondo

Descripción

El convento sevillano de San José del Carmen contiene diversidad de estilos y cronologías como consecuencia del proceso de incorporación de las casas que protagonizaron la etapa fundacional y de las diferentes etapas constructivas promovidas por las reformas, adaptación e incorporación al nuevo edificio.


La fachada principal se abre a la calle Santa Teresa quedando en ella claramente diferenciadas las dos zonas principales del mismo, la iglesia y las dependencias conventuales.


La iglesia, situada a la izquierda de las dependencias del convento, presenta la fachada a los pies de la nave en donde se abre su portada principal la cual se compone de un vano adintelado inserto en un arco de escasa anchura que descansa sobre dos ménsulas con rostros antropomórficos y sobre la que se encuentra un tejaroz, con estructura de madera y cubierta de tejas, que apoya en el muro mediante tornapuntas de forja. Bajo él se alojan pinturas murales con temas alusivos al Carmelo: La Inmaculada Concepción entre monjas de la Orden, San José y Santa Teresa y dos tarjas con el símbolo de San Elías, la espada flamígera y el libro abierto, el escudo de la Orden Carmelita y la figura del Espíritu Santo en forma de paloma entre cabezas de querubes, que debieron ser realizada hacia 1635.


La portada principal del convento, situada a la derecha de la de la iglesia, es de sencilla composición adintelada decorada solo con una pintura mural, situada sobre el dintel e incluida en una tarja sujeta por figuras de ángeles, en la que se representa el escudo de la Orden Carmelita, y sobre la que se encuentra una pequeña ventana protegida por herrajes de forja. En el resto de las fachadas que conforman el conjunto se sigue el esquema común de las del tipo conventual, muros encalados y escasos vanos, permaneciendo a la vista algunas piedras de molinos embutidas en la parte baja. En todo los paramentos se resaltan los zócalos contrastados en color almagra al igual que los escasos elementos constructivos existentes, como la línea de cornisa del primer y segundo cuerpo o alguna pequeña ventana protegida con herrajes, y solo algún elemento decorativo aislado, como el pequeño retablo de azulejos con el retrato de Santa Teresa de Jesús, copia del de Fray Juan de las Miserias, que se encuentra en el quiebro del muro de la fachada lateral.


El convento, en lo referente a la distribución espacial, ha sufrido una evolución que ha configurado una organización compleja en torno a los espacios libres, siendo los principales el compás, el claustro y el patio de la subpriora y los menores, el patio de la bóveda, por hallarse bajo él la cripta de la comunidad, y el patio del cenador, asociado a las funciones de servicio para la cocina. Cuenta también con un jardín trasero, organizado por parterres, con especies arbóreas y plantas ornamentales.
Atendiendo a la mayor notoriedad arquitectónica y a criterios cronológicos, el edificio queda diferenciado en planta en dos sectores:


1. Sector correspondiente al palacio renacentista cuyo patio ha sido convertido en claustro y las estancias perimetrales en locutorio, enfermería, refectorio y portería interior con el torno. El patio de la subpriora y las estancias relacionadas con el: Paso dorado, salón, biblioteca y oratorio de la Santa Madre.

2. Sector correspondiente a la iglesia barroca y dependencias anexas, las sacristías, el coro bajo, el oratorio de Madre Juana de la Santísima Trinidad, la portería exterior y el zaguán que comunica con el compás.


La Portería externa es una sencilla dependencia del siglo XVII ubicada tras la portada principal, presenta cubierta de vigas de madera con tablazón y se comunica con el compás a través de un gran arco de medio punto que descansa sobre pares de columnas de mármol con capiteles de pencas en el testero izquierdo y dos pilastras toscanas en el contrario.


El Compás es un espacio abierto rectangular que sirve de comunicación entre la portería externa, la iglesia y la clausura. Lo conforma por su lado izquierdo el muro lateral de la Iglesia en donde se abre una de sus puertas de acceso con una portada de sencilla traza, adintelada, inscrita en un arco y elevada sobre cuatro escalones de mármol realizados con lápidas funerarias reutilizadas. En la parte alta de este muro se abren dos ventanas para la iluminación del templo y sobre el tejado se eleva una buhardilla con vano rectangular rematada por un frontón triangular sobre pilastras. En el muro derecho del compás se ubica la portería interior donde se encuentra el torno; es una pequeña dependencia en cuyo muro frontero hay un poyo de fábrica con azulejos del siglo XVII. Tras ella, y a través de otra pequeña estancia, se accede al claustro, antes patio principal del palacio del siglo XVI y al que se abren las dependencias destinadas a locutorio, enfermería, cocina y refectorio en la planta baja.


El Claustro es de planta rectangular con galerías en sus cuatro frentes, las de la planta baja con columnas de fuste cilíndrico de mármol con capiteles de extraordinaria factura en los que alternan los de caulículos macizos con los corintios de hojas de acanto y con cimacios sobre los que apoyan arcos de medio punto enmarcados por alfices. En las galerías de la planta superior se repite el esquema compositivo de la planta baja aunque con balaustrada de mármol, siendo de destacar las columnas de los ángulos que están unidas y talladas en una misma pieza. Las vigas principales de la techumbre de las galerías presentan pinturas con motivos de "candelieri" ocupando toda la superficie de las caras laterales. El suelo del claustro y la fuente situada en el centro son de moderna factura aunque con azulejería reutilizada del siglo XVII. Los muros son encalados y con zócalos de azulejos de diversas épocas y estilos, algunos trabajados mediante la técnica de cuenca con motivos vegetales de colores ocre, verde y azul sobre fondo blanco, enmarcados por una composición romboidal con plinto de modillones y crestería superior de cornucopias y flores. Las puertas que se abren a las galerías están enmarcadas con yeserías en las que se conjugan los motivos góticos y los renacentistas. En la crujía suroeste, actualmente ocupada por el locutorio y la enfermería, es donde posiblemente se ubicaría la primera iglesia conventual.


El Locutorio es una notable estancia de planta rectangular dividida en dos por una reja y con techumbre plana de vigas vistas que contienen una prolija decoración pintada distribuida en la seis jácenas que constituyen su armazón, con un amplio repertorio de flora y fauna fantástica alternando con motivos heráldicos sobre fondo rojo.


El Refectorio es de planta cuadrada y con zócalo de azulejería en todo el perímetro en el que alternan los azulejos de cuenca con otros del siglo XIX. La techumbre es plana y con grandes vigas de madera sobre ménsulas. Está presidido por un interesante paño de azulejos con el Escudo de la Orden entre roleos vegetales y orlas del siglo XVII y en el ángulo oriental tiene situado un púlpito de madera con una sencilla decoración tallada de estrías y cuarterones.


La Cocina, contigua al refectorio, es una estancia de planta cuadrada cruzada por cuatro grandes arcos de medio punto que parten en ángulo recto desde los muros y confluyen en el centro sobre una columna de mármol. Según María Luisa Cano, pudo constituir el ingreso al primitivo palacio así como al convento en el siglo XVI, aunque posteriores reformas realizadas posiblemente en el siglo XVIII la adaptarían a la nueva función.


En conexión con esta zona de la clausura se encuentran las dependencias en torno al denominado "patio de la subpriora" pertenecientes también al palacio renacentista. Este patio, de planta rectangular y de pequeñas proporciones, debido a la reforma del siglo XVII en la que eliminaron dos de sus lados para la construcción del antecoro que pone en comunicación el patio principal con el coro bajo, presenta cuatro arcos en un lado y dos en el otro, actualmente tapiados y con ventanas entre ellos, con las características estilísticas de principios del siglo XVI, de acusado peralte, inscritos en alfices y apoyando sobre columnas de mármol con capiteles campaniformes.


En la confluencia de las dos galerías que lo conforman se encuentra la escalera principal de acceso a la planta alta, construida en 1951 en sustitución de la original del XVI de angostas dimensiones que todavía se conserva. Preside esta escalera un cuadro de la Virgen de Guadalupe, firmado por el pintor mejicano Antonio de Torre fechado en 1721, y el retrato del primer Provincial de la Orden, el Padre Jerónimo Gracián, firmado por Cristóbal Gómez y fechado en 1583.


En la planta alta se accede en primer término al denominado "Paso Dorado", galería que pone en comunicación las dependencias de esta zona con las del claustro principal, llamada así por el bellísimo artesonado adintelado con piñas de mocárabes que lo cubre. Situado a la derecha de la puerta de la escalera se encuentra el salón de la "Recreación Alta" que asoma al jardín trasero mediante dos balcones, es una estancia de planta rectangular cubierta por un importante artesonado de forma ochavada apoyado sobre cuatro grandes veneras esquinadas a modo de trompas. Preside este salón un interesante retablo baldaquino del siglo XVII en cuyo interior, situado sobre una consola, se encuentra la imagen de la Inmaculada del Noviciado del siglo XVIII y estilo montañesino.


Frente a la escalera se abre la puerta del Oratorio, denominado "Celda de la Santa Madre" por la escultura sedente de la santa que en ella se encuentra; es una estancia de planta rectangular con techumbre plana de vigas de madera en cuyo extremo hay un arco rebajado conformando una especie de presbiterio en donde se encuentra un retablo relicario sobre una mesa de altar, articulado en cuatro calles por pilastras cuyo interior cuenta con huecos para las reliquias y en el ático con una pintura del "Ecce Homo", copia de Murillo entre registros ovalados. Hay además otros bienes de singular importancia como: Una escultura de la Virgen con el Niño, de barro cocido, firmada por Luisa Roldán y fechada en 1699; una imagen de Santa Teresa, de candelero de hacia 1618, sentada en un sillón isabelino donado por la duquesa de Montpensier, o un cuadro de la Divina Pastora, de Alonso Miguel de Tovar, del siglo XVIII.


La Biblioteca, situada a la izquierda de la escalera en el extremo del Paso Dorado, es una habitación rectangular cubierta por un rico artesonado compuesto por ocho paños en los que se recrean estrellas de diez puntas que confluyen en un paño central con una piña de mocárabes dorada. Aquí se encuentra un retrato sobre tabla, fechable en el primer tercio del XVII, de María de San José que vino a Sevilla con Santa Teresa y fue la primera priora del convento. A través de la biblioteca se accede al lavadero situado en la tercera planta en la azotea del extremo este. La comunicación del "Paso Dorado" con las galerías altas del claustro principal se realiza a través de una puerta adintelada flanqueada por un amplio marco de azulejos sobre zócalo de gran interés artístico. Estas galerías conservan artesonados de maderas semejantes a los de la planta inferior pero con la decoración pictórica muy perdida.


Ocupando toda la crujía noroeste del claustro en la planta alta se encuentra el Salón, una gran sala presidida por una escultura de la Virgen del Carmen del siglo XVII colocada en una hornacina abierta en el muro; es la sala de mayores dimensiones de las existentes en esta planta, presenta cubierta adintelada moderna pero en la que aún se conservan los tirantes de madera del antiguo artesonado; a través de ella se accede al coro alto y al locutorio alto por unas pequeñas escaleras situadas en los ángulos.


De nuevo en la planta baja y a través del Antecoro se accede al Coro Bajo. El Coro Bajo es una amplia estancia rectangular cubierta con bóveda de cañón rebajada, edificada entre 1603 y 1615, que conecta con el presbiterio de la iglesia mediante una reja sobre la que aparece una pintura mural con la representación de un Calvario y mediante el comulgatorio de las religiosas, situado a su derecha, elevado sobre un podium de azulejos de los siglos XVII y XVIII y flanqueado por una falsa portada de madera tallada, dorada y estofada.


Desde el coro se accede al "Oratorio de la Madre Juana de la Santísima Trinidad"; construido entre 1624 y 1627 con recursos donados por la madre Juana de la Santísima Trinidad, duquesa de Béjar "para labrar la capilla de su Cristo". Lo componen dos pequeñas capillas, la primera es de planta rectangular con cubierta abovedada y sirve de paso a la capilla principal que es de planta cuadrada cubierta con cúpula de yeserías planas con motivos de cartones recortados. A través del coro bajo se accede a la Sacristía. El convento posee tres sacristías, una interior dentro de la clausura y dos exteriores abiertas a la iglesia y comunicadas entre sí de la misma época constructiva que la iglesia aunque muy transformadas al incluirse entre ellas la Vitrina con las reliquias de Santa Teresa.


El templo es de planta rectangular, de una sola nave con cuatro tramos y con la capilla mayor de testero plano. La conexión con el convento se realiza a través del muro de la Epístola en donde se abre la puerta al compás situada en el tercer tramo de la nave, mientras que la conexión con la sacristía y coro bajo se realiza en el tramo inmediato a la capilla mayor. Los paramentos interiores se encuentran articulados mediante la división de los muros por pilastras que sostienen un entablamento. El interior en la actualidad está totalmente encalado a excepción de la capilla mayor y de algunos restos de pinturas murales repartidos por el mismo.


Iniciando el recorrido desde los pies de la nave, se encuentra en primer lugar el cancel protegiendo la puerta de entrada, fabricado de madera con cuarterones y ocupando casi la totalidad del muro. En la zona superior, sostenido por un gran arco rebajado, se encuentra el coro alto abierto a la nave mediante una reja.


La capilla mayor está cubierta por una cúpula sobre pechinas formada por nervios decorados con grandes puntas de diamantes y cabujones ovalados en alternancia que confluyen en un óvalo central en el que se encuentra una piña tallada y dorada.


Al exterior, junto al muro de la Epístola y sobre la sacristía, se levanta la espadaña, de estilo manierista, de dos cuerpos, con dos vanos y dos campanas. El tímpano del frontón triangular partido del entablamento del primer cuerpo contiene un escudo de la Orden del Carmen de azulejos polícromos; en el segundo cuerpo hay un panel de azulejos en el que puede leerse: "CASA DE LAS TERESAS".


Datos históricos

El Convento de San José del Carmen, conocido popularmente como «Las Teresas», se ubica en uno los sectores del Conjunto Histórico de la ciudad de Sevilla de mayor densidad patrimonial, el barrio de Santa Cruz. Su arquitectura se encuentra maclada en un parcelario densamente ocupado desde época medieval en el que se conserva el trazado sinuoso de sus calles, las relaciones volumétricas que cohesionan el conjunto de sus inmuebles y un valor ambiental de gran homogeneidad que confiere al edificio las características armónicas de su ubicación.

Los valores históricos del edificio conventual están estrechamente relacionados con el asentamiento de la Orden de las Carmelitas Descalzas en la ciudad de Sevilla, para lo que contó con la presencia de la propia fundadora, Santa Teresa de Jesús, quien protagonizó la adquisición de las primeras casas de la Orden en la ciudad, la de las calles de las Armas y Pajería, actuales Alfonso XII y Zaragoza, y posteriormente la compra de la actual sede en la antigua collación de Santa Cruz, a lo que contribuyó económicamente incluso Lorenzo de Cepeda, hermano de Santa Teresa, que llegó a Sevilla con rentas de explotaciones propias procedentes de América. Con todo lo cual y tras vender la casa de la calle Pajería, la Orden adquirió unas casas pertenecientes al banquero Pedro Morga en donde se ubicaron definitivamente a finales del mes de abril de 1576, en la hoy denominada calle Santa Teresa, número siete. Estas casas, conservadas íntegramente en la actualidad, conformaban un palacio de estilo renacentista organizado en torno a un patio columnado en doble altura con dependencias enriquecidas por techumbres mudéjares con decoración pictórica de «candelieri», importantes paños de azulejería y otros motivos decorativos, como celosías de clara raigambre gótica o frisos con relieves del repertorio ornamental plenamente renacentista, de extraordinaria calidad por su ejecución y maestría.

Por otro lado el incremento de la relevancia que la orden experimentó en los años que siguieron a la fundación provocó un rápido proceso de ampliación de las instalaciones, incorporándose las casas colindantes y adquiriéndose otras para la obtención de los solares donde construir lo que será la gran aportación de la Orden al edificio conventual, el templo, cuya construcción se inició en 1603 bajo la dirección del Maestro Mayor, Vermondo Resta, por lo que fue concebido en el momento de la transición del manierismo al barroco, en el contexto de una arquitectura de corte sobrio, posterior al Concilio de Trento, en conexión con los preceptos de austeridad de la Orden Carmelita reformada. El edificio se terminó entre 1615 y 1618 y, a falta de otras modificaciones posteriores, se consagró en 1616.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOJA 27/07/2010 146 202

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CANO NAVAS, María Luisa. El convento de San José del Carmen de Sevilla : las Teresas : estudio histórico-artístico. Universidad, 1984. 84-7405-278-5.

MOSQUERA ADELL, Eduardo; PEREZ CANO, María Teresa. Arquitectura en los conventos de Sevilla: una aproximación patrimonial a las clausuras. Sevilla . Dirección General de Bienes Culturales. Consejería de Cultura y Medio Ambiente. Junta de Andalucía, 01/01/1991. 848788826-03-2.

MOSQUERA ADELL, Eduardo; PEREZ CANO, María Teresa. Conventos de Sevilla : introducción de nuevos usos en las clausuras : estudio de la viabilidad. Dirección General de Bienes Culturales, 1988. 7030013.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique; MORALES MARTINEZ, Alfredo J.. Sevilla Oculta. Monasterios y Conventos de Clausura. Abengoa, 1980. 84-300-3553-4.

VÁZQUEZ CONSUEGRA, Guillermo. Cien edificios de Sevilla: susceptibles de reutilización para usos institucionales. D. G. de Arquitectura y Vivienda. Consejería de Política territorial. Junta de Andalucía., 1986.

DECRETO 326/2010, de 6 de julio, por el que se inscribe en el CGPHA como BIC, con la tipología de Monumento, el Convento de San José del Carmen, en Sevilla.. 27/07/2009, -.

El conjunto histórico de Sevilla : rehabilitación singular. Gerencia Municipal de Urbanismo. Ayuntamiento, 1996.

El Convento de San José del Carmen de Sevilla:las teresas estudio histórico artístico. Secretaría de publicaciones de la Universidad de Sevilla, 1984.

Resolución de 5 de febrero de 2009, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se incoa el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como bien de Interés Cultural, con la tipología de Monumento, el Convento de San José del Carmen, «Convento de las Teresas», en Sevilla. . 04/03/2009, 27.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417