IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 4| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Iglesia de San Luis de los Franceses Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Iglesia de San Luis de los Franceses
Código: 01410910150
Caracterización: Arquitectónica
Provincia: Sevilla
Municipio: Sevilla
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01410910445 Noviciado de la Compañía de Jesús

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Iglesias Ceremonia cristiana Edad Moderna 1699/1731 Barroco (Estilo)

Agentes
Tipo Nombre Actuación Fecha
Arquitectos de Figueroa , Antonio Matías Intervenciones posteriores
Arquitectos Díaz , Diego Antonio Intervenciones posteriores
Arquitectos de Figueroa , Leonardo Dio las trazas

Descripción

La Iglesia de San Luis de los Franceses se encuentra situada en la collación de Santa Marina, en la calle que se llamó Real y a la que hoy da nombre esta iglesia, dando uno de los frentes del inmueble a la calle Divina Pastora. Por su situación se encuentra aledaña a la Iglesia de Santa Marina, a la parroquial de San Julián, Omnium Sanctorum y San Marcos, así como a los conventos de Santa Isabel y Santa Paula y cercana a la Plaza del Pumarejo y a las antiguas Tahonas Reales.

Desde el punto de vista volumétrico se encuentra embutida en el interior de las dependencias de lo que fue el colegio noviciado, con una fachada principal a la calle San Luis. Destacan los volúmenes de su fachada con el imafronte y las torres que lo flanquean así como la majestuosa cúpula que cubre esta iglesia de panta centrada.

La iglesia del antiguo noviciado de la Compañía de Jesús constituye uno de los ejemplos más sobresalientes del barroco sevillano. La originalidad del edificio radica muy especialmente en el trazado de su planta, única en Sevilla, y de marcada influencia italiana. Es de planta central con forma de cruz griega inscrita en un rectángulo. Los brazos de la cruz, dirigidos a los cuatro puntos cardinales, terminan en forma de exedra y en el centro del crucero se eleva una potente cúpula sobre tambor circular y linterna.
Los espacios que estos brazos dejan entre sí se utilizan para dependencias, extendiéndose las situadas más próximas a la fachada para formar el pórtico y las torres laterales, y las posteriores para dar lugar a la sacristía y almacenes, por lo que en su conjunto se presenta como un rectángulo.
La intersección de los brazos se macizan con cuatro machones que se elevan para sostener la cúpula, cada uno de los cuales en el cuerpo bajo alberga una capilla. Éstos se alternan con cuatro grandes exedras que dan cabida a la puerta de acceso con tribuna, justo en frente el retablo mayor y los laterales a los retablos de San Estanislao de Kotska y San Francisco de Borja. Sobre estos machones estriban arcos, cuyos apoyos se adornan en su intradós por medias columnas, que son enteras en los ángulos. Todas ellas se presentan estriadas en el primer tercio inferior, y salomónicas en la parte superior, éstas se apoyan sobre pedestales y están coronadas por capiteles de orden corintio. Sobre estas columnas, y a la altura de los arranques de los arcos, corre un entablamento con friso ricamente decorado con motivos vegetales y cornisa saliente.
En el segundo cuerpo, sobre el acceso de entrada, se abre una tribuna con ocho arcos de medio punto apoyados en columnas, apareciendo otra serie de balcones cerrados con celosías sobre los machones que soportan la cúpula.
El siguiente cuerpo presenta ocho vanos adintelados alternados por columnas estriadas con capiteles corintios, presentándose flanqueados por dos hornacinas con santos aquellos que indican cada uno de los cuatro puntos cardinales. Sobre las columnas corre un entablamento con cornisa movida y moldurada sobre la que apoya la cúpula, disponiéndose al hilo de los elementos verticales ocho figuras de las virtudes. Por último remata el conjunto la linterna, presentándose el interior profusamente decorado con pinturas murales.
La s pinturas, la cal, el ladrillo, la piedra, el mármol y el yeso son los materiales empleados en la decoración del interior del templo.
El alzado principal ofrece el tipo de las iglesias italianas, con superposición de órdenes y disposición de columnas y pilastras flanqueando los huecos centrales y laterales respectivamente.
La fachada se eleva sobre cinco gradas, está precedida por un atrio que sirve de sotocoro y consta de dos cuerpos, el inferior, de orden jónico, en el que se abren cinco puertas que se corresponden en el superior, de orden corintio, con cinco ventanas. Se divide en cinco módulos, flanqueados los centrales por columnas profusamente talladas y el resto por pilastras. El central aloja la puerta de entrada, de mayor tamaño que las restantes, con arco de medio punto en cuyas enjutas aparecen medallones con bustos en relieve, orlados de tallos y frondas. En la segunda planta la ventana central es también de mayor tamaño que las demás, está flanqueada por medias columnas salomónicas y profusamente decorada, coronada por un frontón curvo roto y desventrado sobre el que se asienta el escuro real, alojado en el tímpano de un gran frontón trilobulado que rompe la cornisa y sirve de remata al cuerpo central de la fachada, coronado por tres esculturas de ángeles.
En los módulos laterales las puertas del cuerpo bajo están coronadas por óculos decorados con figuras talladas en piedra, y las ventanas del segundo cuerpo por frontones curvos, en los inmediatos al cuerpo central y triangulares en los terminales.
Dos torres campanario, de planta octogonal, se levantan a ambos lados de la fachada, siguiendo el eje de los huecos extremos. En ellas se alternan vanos de medio punto, doblados, moldurados, presentan orejeras superiores, y coronados por frontones triangulares, con hornacinas aveneradas que portan esculturas de santos y evangelistas, flanqueadas por columnas decoradas en su tercio inferior y superior y estriadas. Este cuerpo se presenta recorrido por un entablamento con cornisa decorada con casetones y cornisa moldurada y saliente. El segundo cuerpo, también octogonal, es macizo y presenta decoración de recortes y molduras mezclados con azulejos vidriados en azul. Las torres se encuentran rematadas por un cupulín con nervios y tejas vidriadas en azul y blanco, coronado por una linterna con veleta y cruz de forja.
Entre los campanarios se eleva la gran cúpula central, con tambor, rematada en linterna y cubierta con tejas vidriadas en color blanco y azul.
Consta de un gran tambor que presenta ocho grandes vanos rectangulares, moldurados y coronados por frontones triangulares y curvos desventrados, que se alternan con hornacinas rematadas por frontones triangulares, y flanqueadas por columnas con capiteles corintios. Sobre estas recorre el conjunto un entablamento con el friso a base de recuadros de azulejos cerámicos en azul, sobre cuya cornisa volada se disponen una serie de pilares rematados en bolas a eje con las columnas del cuerpo inferior, disponiéndose entre los pilares una baranda de forja que protege el deambularotio que recorre todo el perímetro del tambor. Del centro parte la base de la cúpula a modo de zócalo decorado con figuras geométricas entre las que destaca la alternancia de rombos, cuadrados, rectángulos y círculos. Sobre éste se dispone la media naranja de la cúpula cubierta a base de tejas azules y blancas. Por último la linterna presenta a su alrededor un espacio de circulación protegido por baranda de forja. Cuenta con ocho ventanales de medio pinto flanqueados por pares de medias columnas de tercio superior de forma salomónica sobre las que corre un entablamento en el que descansa un cupulín rematado por cruz de forja y rodeado de remates de bolas al hilo de las columnas del cuerpo inferior.
Al exterior la fachada muestra los paramentos realizados en ladrillo avitolado, mientras que los soportes, elementos sustentantes y la decoración se ejecutan en piedra. En la cúpula los paramentos se muestran en amarillo albero, así como los fustes de las columnas, mientras que los elementos sustentantes verticales y horizontales lo hacen en rojo almagra, aumentando el efecto de claroscuro y de movimiento que se acentúa con los elementos realizados en cerámica vidriada.


Datos históricos

En el año 1609 dispuso la Compañía de Jesús instalar un noviciado, bajo la advocación de San Luis Rey de Francia, en Sevilla. Desde los primeros momentos se preocupó la Orden de la edificación de un templo que satisficiese las necesidades del Noviciado, pero las obras no dieron comienzo hasta 1699, finalizándose en 1731 y siendo bendecida en Noviembre de ese mismo año. Fue consagrada la Iglesia en honor de San Luis, Rey de Francia y de los Santos mártires Benito y Casto en 1733.

La iglesia se ha atribuido a Leonardo de Figueroa, aunque se considera que la planta vino impuesta por la Compañía de Jesús, llevándose a cabo intervenciones posteriores al cargo de Antonio Matías de Figueroa y Diego Antonio Díaz.

El templo de San Luis y el Noviciado fueron poseídos por la Compañía de Jesús hasta que se decretó la expulsión de los miembros de la Orden, por el Rey Carlos III. Tras este hecho el edificio quedó sin uso, destinándose luego a Seminario Clerical.

En 1784, es ocupado por la comunidad de franciscanos descalzos bajo la advocación de San Diego, cuyo convento situado en las espaldas de San Telmo, había sufrido graves daños en una gran avenida del Guadalquivir acaecida en 1783. Permanecieron aquí los religiosos durante veinticinco años, hasta que la invasión francesa provocará su exclaustración en 1810.

Posteriormente los franceses establecieron un Hospicio donde se recogían a los religiosos ancianos y pobres de todas las órdenes. Pasada esta época volvieron a ocuparlo los dieguinos hasta su devolución a la Compañía de Jesús en 1817, que lo ocupó hasta que en 1835 volvieron a ser desposeídos de él por orden de la Reina.

La iglesia y el noviciado, tras un breve destino como casa de beneficencia, fueron dedicados a Hospicio Provincial.

En 1920 un rayo penetró por el lado occidental de la bóveda y en su recorrido hizo destrozo en ella, en la imagen alta, cornisa general y bóveda del coro; sufragando la restauración la Superiora Sor Dominica Erezuna con sus fondos particulares.
La iglesia contiene un complejo programa iconográfico jesuítico en cuya ejecución trabajaron los mejores artistas sevillanos del siglo XVIII como Pedro Duque Cornejo, Lucas Valdés, Domingo Martínez, etc., destacando los retablos, las pinturas murales y la cúpula.

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOJA 21/01/1995
Inscrito BIC Monumento BOE 05/05/1946
Inscrito BIC Monumento BOE 03/02/1995

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

AGUILAR GARCIA, Mari Cruz. Las Haciendas : arquitectura culta en el olivar de Sevilla. Universidad, 1992. 84-7405-961-5.

ARCHIVO HISPALENSE. Restauración de la Capilla de la Residencia-Escuela de San Luis. 1957, pp.233-236.

BANDA Y VARGAS, Antonio de la. La iglesia sevillana de San Luis de los Franceses. Diputación Provincial, 1977. 84-500-1913-3.

BLANCO FREIJEIRO, Antonio. Historia de Sevilla. Universidad, 1992. 7010026.

BONET CORREA, Antonio. Andalucía barroca : arquitectura y urbanismo. Polígrafa, 1984. 7010024.

BONET CORREA, Antonio. Andalucía barroca : arquitectura y urbanismo. Polígrafa, 1978. 7010024.

BOTTINEAU, Yves. Baroque Iberique : Spagne, Portugal, Amerique Latine. Office du Livre, 1969. 4300496.

CAMACHO BAÑOS, Angel. El templo de San Luis de Sevilla. Desconocida, 1935. 7020011.

CAMACHO BAÑOS, Angel. El templo de San Luis de Sevilla. Imprenta de La Gavidia, 1935. 7020011.

CAMACHO MARTINEZ, Rosario. La iglesia de San Luis de los Franceses en Sevilla : imagen polivalente. 1989, pp.202-213.

CASTRO ORELLANA, Manuel. El templo de San Luis de Sevilla. Desconocida, 1965. 4300497.

GONZALEZ DE LEON, Félix. Noticia artística de Sevilla. Desconocida, 1844. 7040015.

HERNANDEZ DIAZ, José. Informes y propuestas sobre monumentos andaluces. 1988, pp.165-189.

HERNANDEZ DIAZ, José. Sevilla : ciudad monumental y moderna. Ayuntamiento, 1965. 4300485.

KUBLER, George. Arquitectura de los siglos XVII y XVIII. 1957, -.

PEREZ ESCOLANO, Víctor. Arquitectura sevillana en el siglo XVIII y comienzos del XIX. 1985, -.

SANCHEZ CANTON, F. J.. España : itinerarios de arte. C.S.I.C. , Patronato José María Cuadrado, 1974. 84-00-04088-0.

SANCHO CORBACHO, Antonio. Arquitectura barroca sevillana del siglo XVIII. Instituto Diego Velázquez, 1952. 1800294.

SCHUBERT, Otto. Historia del barroco en España. Saturnino Calleja, 1924. 1100671.

TORRES BALBAS, Leopoldo. El arte barroco en Sevilla. 1920, pp.52-56.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. Arquitectura. 1980, pp. 1-92.

Arquitectura Barroca Sevillana del Siglo XVIII.. Consejo Superior de Investigaciones Científicas., 1984.

La Iglesia Sevillana de San Luis de Los Franceses.. Diputacion Provincial de Sevilla., 1977.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417