IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 11| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de San José de Buenavista Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: San José de Buenavista
Otras denominaciones: Cascajera Código: 01410340021
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Sevilla
Municipio: Coria del Río

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Haciendas Olivicultura Edad Moderna
Cortijos Actividad agropecuaria

Descripción

San José de Buenavista, más conocido como la Cascajera, se encuentra en el extremo oriental del término de Coria del Río, en el bello pago de las Cascajeras, que se distingue por formar una zona casi boscosa, en la que se combinan olivos y acebuches con otras especies del monte mediterráneo. El acceso se realiza por la carretera Bellavista-Isla Menor, de la que parte un carril que conduce al caserío.

La mera enumeración de sus piezas es tan prolija que sólo apuntaremos los elementos más destacados del conjunto. Particular interés reviste la relación entre las distintas dependencias y la eficaz circulación dentro del edificio, amén de la racional y decantada organización del espacio, una de las cuestiones esta última que convierten a la Cascajera en una obra modélica de la arquitectura agraria.

De los cinco patios con que cuenta el edificio, los principales son el del señorío y el de labor, que también podrían ser considerados uno solo, ya que apenas están separados por una noria y un murete. No obstante, cada uno tiene su propia portada, indicando la segunda "Patio de labor", ya que la racionalidad de San José de Buenavista se refleja hasta en la identificación de los espacios mediante rótulos.

La portada principal da paso al patio del señorío, que ocupa todo su costado izquierdo. Coronado por la emblemática "Y" de Ybarra, de dos alturas, con terraza y dos torres mirador, una abierta y otra cerrada, constituye una refinada edificación residencial sobre el eje de un patio doméstico ajardinado. En su fachada, sendos azulejos recuerdan la visita del rey Abdalá I de Jordania y de Franco, la de este último el "año de la victoria". Anexa al señorío se encuentra la capilla, de planta centrada y trazada conforme a los modelos del regionalismo, por lo que cabría fecharla en los años 20 del siglo XX, lo que indica que quizás fuese un añadido, pues hay constancia de que una primitiva capilla se encontraba en la crujía del fondo del patio del señorío, donde en la actualidad está la vivienda del capataz de la finca. Por último, en este primer patio, a la derecha de la portada principal, se halla la vivienda de los caseros, con un rótulo de azulejos que la clasifica como "casería".

Al fondo del patio de labor se encuentra la almazara hidráulica, que conserva en perfecto estado la prensa, el molino y la bodega, llamada "almacén", que aún guarda sus grandes bidones metálicos y depósitos de decantación. En el lateral derecho de este patio se dispone una gran cuadra con dos torres en los extremos, en cierto modo simétricas a las del señorío, pero que en este caso sirven de granero y pajar. Por último, en el costado de la fachada se sitúa la "panadería".

Junto a este patio de labor hay otro de ganado, con su propia portada en fachada, más sencilla que las anteriores. Está delimitado por la nave de cuadras antes referida y otra más ancha que es el tinao, con su configuración tradicional con un andén central y dos filas de pesebres, bajo una cubierta con cerchas metálicas y bovedillas.

En la parte trasera se desarrolla un quinto patio de disposición muy alargada, con accesos al campo desde los extremos. Comunicado con las principales dependencias del edificio excepto el señorío, en este patio se concentran dependencias de servicio como la herrería, la fragua, cocheras y las viviendas del servicio doméstico, piezas cuyas cubiertas en origen se apoyaban en columnas de función. Detrás de este patio hay dos transformadores y un muelle de carga.
En el ruedo del caserío se distribuye un buen número de elementos secundarios. Ante la portada principal hay un jardín, un humilladero y una cochera, mientras que frente al patio de ganado se extiende una gran nave que fue vaquería, con cerchas metálicas y cubierta de teja plana, acompañada por un silo de grandes dimensiones. A unos cientos de metros se agrupan un gran tentadero y otras dependencias ganaderas, así como un palomar a modo de torre. Pero serían otros muchos aspectos los que podrían reseñarse de la Cascajera, entre los que no debe dejar de mencionarse su riqueza en elementos decorativos de cerámicas.


Datos históricos

La Cascajera es una unidad de especial interés en este estudio-inventario de las grandes explotaciones agrícolas de Andalucía, porque, junto a su desarrollo arquitectónico, su excelente conservación y su escaso reconocimiento, contribuye de modo singular a la interpretación de esta arquitectura.

Sabemos de su existencia desde al menos el siglo XVII, cuando era significativamente denominada dehesa Cascajera y estaba dedicada a pasto y monte. Era una propiedad comunal de la villa de Coria, pero en 1850 el Ayuntamiento pidió al Gobierno repartir entre los vecinos la finca en suertes "junto con la dehesa la Atalaya, a la que la Cascajera estuvo tradicionalmente vinculada" y así aminorar el "hambre de tierra" existente. La propuesta se fundamentaba en que sólo los más acaudalados disfrutaban de dichas fincas, que las inundan y arrazan con sus ganados. Las dos fincas sumaban más de 2.000 fanegas de tierra. La autoridad correspondiente se opuso a tal medida aduciendo que la conservación de los montes estaba por encima de los intereses particulares de la población, pero, no obstante, a finales del siglo debió ser desamortizada y sufrió una honda transformación, adquiriendo una nueva configuración como explotación destinada a diversos aprovechamientos. Vicisitudes que resultan sumamente ilustrativas de la realidad socio-económica de la región, dado que, además, tal transformación fue llevada a cabo por los Ybarra, uno de los linajes burgueses más significativos y emprendedores de la España de la época, que supieron combinar con éxito las más variadas actividades agrícolas, industriales y mercantiles.

El edificio, o mejor el complejo edificatorio, debe datar, por tanto, de fines del siglo XIX o primeras décadas del XX, levantado principalmente en fábrica de ladrillo. Responde a un proyecto uniforme, meticulosamente planificado, al que con posterioridad sólo se le hicieron mínimos añadidos y reformas, conservándose en muy buen estado. Pero lo más importante es que esta finca es un todo ejemplo de cómo las grandes explotaciones ¿en razón de su extensión y productividad de las tierras¿ no se especializaban en un solo tipo de aprovechamiento sino que tendían a diversificar la producción.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Junta de Andalucía. Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. Álvaro Recio Mir; SÁNCHEZ ROMERO, José Carlos, Inventario Cortijos, Haciendas y Lagares. Provincia de Sevilla. Cortijo San José de Buenavista o la Cascajera, 2009.

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. San José de Buenavista, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417