IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Vivienda 0110
Código: 01210070110
Caracterización: Etnológica
Provincia: Huelva
Municipio: Aracena

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades Cronología
Viviendas de medianos propietarios Actividad doméstica 1700/1714

Descripción

Vivienda de mediano propietario que consta de planta baja o pricipal y "doblao". La planta de la casa es de forma regular, ligeramente rectangular en el sentido de la profundidad, aunque pierde anchura al fondo, en el espacio reservado a la cuadra. La planta baja consta de tres crujías, a las que hay que sumar el patio y la cuadra posteriores. Los muros de carga son todos paralelos al muro de fachada. La primera crujía la ocupan el zaguán en el centro (un poco desviado a la derecha), una sala-comedor a la derecha y una sala de mayor anchura a la izquierda. Esta última, que los informantes llamaron también sala, es la que recibe frecuentemente el nombre de salón. También es frecuente que la sala pequeña reciba el nombre de "salita", reservándose el de sala para la mayor. No hay en esto unidad terminológica ni aún dentro de una localidad ni, por supuesto, entre localidades. Respecto al uso que reciben estos dos espacios, en el caso concreto que comentamos, están reservadas a su uso específico de espacios de estancia, común uno y extraordinario el otro. Sin embargo, en otras muchas viviendas, cuando la necesidad así lo requiere, uno o los dos espacios originariamente concebidos como salas pueden ser dedicados a dormitorio. En la segunda crujía nos encontramos con un "pasillo" contiguo al zaguán de la primera crujía, aunque de menor anchura. Desde el se accede a un dormitorio a la derecha, a las escaleras de subida a la segunda planta y a una pequeña despensa que aprovecha el hueco de la esalera, pues ésta forma bóveda rampante. La parte izquierda de la segunda crujía la ocupa un segundo dormitorio, algo mayor que el anterior y al que se accede sólo desde el salón de la primera crujía. La tercera crujía la conforman el "pasillo" central, continuación del pasillo de la segunda crujía. Este pasillo tiene ya la salida al patio. Todas las puertas desde la de la calle a la del patio tienen bastante anchura, para permitir a su través el paso de las caballerías, que debían pasar hasta la cuadra que se encuentra al fondo del patio. A la derecha del patio se ubica la cocina, provista de una pequeña chimenea que sirvió para cocinar, hoy en desuso. Siguiendo por el pasillo, a la izquierda, se ubica el comedor. El patio tiene un pasillo empedrado que conduce a la puerta de la cuadra, igualmente empedrada. En el extremo derecho del patio encontramos un aseo, que fue antiguo retrete, de pequeñas proporciones. En la derecha encontramos unas escaleras, también empedradas que bajan a una puerta que da acceso a la bodega, donde se guarda la chacina de las matanzas, pues consta incluso de la chanca o receptáculo creado por un tabique a un metro veinte de altura, con abundante sal, para enterrar en ella los productos del cerdo destinados a la salazón. En todos los pueblos de la sierra es muy común la existencia de estas bodegas en los sótanos de las casas, creados aprovechando el desnivel del terreno, pero también excavados en el suelo cuando ha sido necesario. Es frecuente, asimismo, que parte de estos sótanos, con los convenientes muros o tabiques de separación, se dediquen a cuadra. La planta superior fue originariamente "doblao" o espacio de terminación tosca, no tabicado, destinado a almacenamiento de productos agrícolas. Desde 1975 ha sido habilitado para vivienda.
Las dimensiones de la casa son las siguientes: 10 metros de ancho de fachada por siete de alto. Las tres crujías sucesivas ocupan 12 metros, el patio tiene seis de profundidad y la cuadra cinco de anchura por tres de profundidad.
La forma de la fachada es ligeramente aplanada o achatada (más ancha que alta), lo que es lo normal en estas viviendas antiguas donde la planta superior fue concebida para "doblao". El otro desvío de la regularidad geométrica que se produce en ella es la ubicación del hueco de la puerta un metro y medio o dos metros desviado a la derecha del centro del muro. Esta desviación provoca la asimetría de los huecos de las ventanas respecto a la puerta y respecto a las esquinas de fachada. Esta asimetría, muy extendida en toda la comarca de la Sierra en las viviendas de medianos y de grandes propietarios, se debe a un imperativo de la distribución de los espacios internos: aquel que diferencia entre "sala" y "salón" o "saleta" y "sala", como también se les llama en otros pueblos. Una es un espacio de estancia cotidiano de la familia y para recibir visitas cotidianas o familiares y la otra es un espacio de mayores proporciones que recibe un tratamiento más suntuario y de la que se hace un uso más restringido, reservada como ésta a las "ocasiones importantes". Estos dos espacios junto con el zaguán (o "entrada", como también se le llama) suelen ocupar la primera crujía y determinan la asimetría de los vanos, pues los constructores de las viviendas buscaron, en general, que los vanos estuviesen centrados respecto a las dependencias interiores y no respecto al exterior de fachada. Por lo demás, la fachada que comentamos es de gran sobriedad, dominando en toda ella el encalado, pues no tiene ni zócalo. Destaca, eso sí, un elemento decorativo importante como es un cartón o resalte que recorre las esquinas y el ancho de la fachada a la altura del alero y que consta de un dibujo en forma de trenzado, poco visible por estar muy cubierto por sucesivas capas de cal. El alero es sencillo, pues consta sólo de un par de molduras liniales sobre las que asienta el tejado, que es visible desde la calle. En este caso que estamos considerando, los vanos de la planta alta, mantienen una posición perpendicular respecto a los de la planta baja que hemos comentado. Sin embargo, es también frecuente que los vanos correspondientes al "doblao" no respeten esta perpendicular y busquen su propia simetría, al menos en lo que se refiere a las ventanas laterales, porque el balcón o ventana central suele ser perpendicular a la puerta de entrada.
Los elementos sustentantes son muros de mampostería, aunque se mudan en tapial a la altura de la segunda planta, cuando ya no es tanta la presión que deben soportar; los dinteles de las puertas y ventanas son de ladrillo cocido tradicional. Los tabiques de la casa son todos de ladrillo cocido tradicional, colocados de canto. Cuenta con un arco de medio punto en la entrada al pasillo desde el zaguán, que asienta sobre pilares adosados al muro.
Los elementos sostenidos son techos de maderos rollizos de castaño, de considerable envergadura, y sobre ellos se encuentran las tablas y los "listones" o tablas más estrechas que se colocan tapando las juntas que dejan las tablas con el objeto de evitar que caiga polvo. La cubierta es a dos aguas, siendo el "caballete" o viga cumbrera de mayor sección que los pares, que son rollizos. Estos asientan no sobre durmientes, que no existen, sino sobre los muros mismos. Sobre los pares se sujeten las alfajías y en algunas zonas los "conteros", que son pequeños maderos rrollizos de mínima sección que cumplen la misma función que las alfajías, pero que eran de uso común antes que se generalizaran las alfajías. Estas, como sabemos, se diferencian de las tablas que se usan en los techos porque son de terminación más tosca e irregular y porque su colocación en la cubierta deja ranuras entre unas u otras, de tal forma que la s tejas quedan a la vista parcialmente desde el "doblao".
Los suelos de la planta baja son actualmente de solería de cemento moderna, pero bajo estas losetas se encuentra aún la baldosa de barro cuadrada típica de todas estas localidades serranas. También el "doblao" contaba con baldosas de barro cocido, pero han sido sustituidas en este caso por la solería moderna.
El elemento dominante, casi exclusivo es la cal, tanto en la fachada como en el interior, todavía no sustituida por las pinturas plásticas. Cabe destacar también la moldura que enmarca la fachada, con un dibujo trenzado que hoy es casi invisible debido a las sucesivas capas de cal que la cubren. No existe el zócalo. En el interior destaca la sobriedad de elementos, aunque puede destacarse la línea de pintura rojiza que separa el suelo del arranque de las paredes, a forma de plinto. En las escaleras que conducen a la segunda planta, (antiguo "doblao") es digno destacar la tabla gruesa que forma el borde de cada peldaño, que se conserva todavía pese a la colocación de solería.
Se conservan dos pequeñas alacenas en la cocina, con puertas de doble hoja y celosías para que transpiren los alimentos que suelen guardarse dentro.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Dirección General de Bienes Culturales y Museos. Inventario de Arquitectura Popular 1992-1997. Vivienda 0110, 1992.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417