IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
NAVEGACIÓN DE REGISTROS 1 de 3| primera imagen anterior siguiente última imagen
Imagen de Pósito Más imágenes Cartografía Más Bibliografía Más Información

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Pósito
Otras denominaciones: Biblioteca y Museo Municipal Código: 01140190001
Caracterización: Arquitectónica, Etnológica
Provincia: Córdoba
Municipio: Castro del Río

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos Cronología Estilos
Pósitos Almacenamiento agrícola Edad Moderna 1700/1799 Barroco (Estilo)

Descripción

Consta de dos partes unidas pero claramente diferentes. La primera es el cuerpo principal del edificio, de planta rectangular con hilera paralela a la línea de fachada. Este cuerpo tiene dos plantas y se organiza, en primer lugar, mediante una crujía central y perpendicular a la fachada que es el zaguán, el cual consta de tres tramos con bóvedas de cañón independizadas por arcos fajones de medio punto. En el primero está la portada principal del edificio y en el último arranca una escalera de caracol que sube a la segunda planta. A la derecha de esta escalera está la puerta que conduce a la segunda parte o núcleo que más adelante abordaremos. En segundo lugar y prosiguiendo con la parte principal, a ambos lados del zaguán hay dos alas prácticamente simétricas. Cada una está estructurada en dos crujías perpendiculares a fachada, cada una con tres tramos y separadas entre sí mediante arcos de medio punto ligeramente peraltados sobre pilares de ángulos achaflanados en el centro y pilastras en los muros perimetrales. Cada tramo se cubre con bóveda de arista, existiendo un total de doce, seis en cada ala.

En planta alta del núcleo principal se repite la misma estructura, sólo que con predominio de la cubrición de madera; así, el espacio central se cubre con una armadura de cuatro faldones con tirantas. Los laterales se cierran mediante bóvedas en las calles centrales y armaduras con tornapuntas en las laterales. Para dar luz a esta planta del edificio, destinado a biblioteca, se practicaron ocho claraboyas.

Por detrás del ala izquierda, en el exterior, se encuentra la antigua rampa por la que accedían las bestias con la carga hasta la planta alta, acceso hoy convertido en escalera; en tanto que detrás del ala derecha se halla un estrecho pasillo, a continuación de la puerta existente a la derecha de la escalera, que ya mencionamos, y que corre paralelo a este ala principal. Se cubre dicha galería con sendas bóvedas de arista en ambos extremos, y el centro mediante cañón. Desemboca en otra galería, esta vez perpendicular, mediante recodo. Consta de dos tramos con bóvedas de arista y conduce al segundo cuerpo, más bien apéndice, que tiene planta casi cuadrada, salvo por el añadido de un tramo al final. Efectivamente, este apéndice se organiza mediante una parte central de cuatro crujías con bóveda de arista cada una de ellas, que comparten un potente pilar central de sección cruciforme, al que van a parar los arcos que refuerzan la estructura y que, a su vez, descansan en pilastras adosadas a los muros. Se da la circunstancia de que, de las cuatro bóvedas, hay tres semejantes en proporción y dibujan una ¿L¿, y tienen continuidad con el tramo del fondo, mientras que la que constituye la esquina es rectangular y no cuadrada como las otras.

Originalmente, el edificio tenía ventanas más regularmente repartidas en el núcleo principal que en el apéndice. No son muy grandes, con el fin de que lo almacenado sufriera el menor deterioro posible por esta causa. Sin embargo, con motivo de la restauración y como consecuencia del destino de una parte para biblioteca, se abrieron cuatro ventanales más de mayor tamaño. Los originales presentan derrame y rejas de hierro.
La fachada refleja la estructura interna en dos plantas. Es muy sencilla y acorde con el fin utilitario del edificio, lo que no es óbice para lucir una portada de piedra con las jambas lisas y el dinteal adovelado. Sobre ella, un vano con reja volada.

El tejado es a dos aguas, con hilera paralela a la fachada, y se quiebra en los extremos en pequeños faldones en forma de cola de milano. Desborda el tejado sobre una cornisa potente en forma de cuello de paloma, muy característica en los pósitos cordobeses.

En cuanto a los materiales empleados para la construcción, en los muros se utilizó tapial con verdugadas de ladrillo; los pilares son de ladrillo, con ángulos achaflanados y delgada imposta. Las bóvedas son de ladrillo y conservaban las piqueras en las claves para arrojar el grano desde la planta alta, adonde subían las bestias con la carga por la rampa, hacia la baja. En la zona de almacenamiento la solería es de ladrillo en espiga y en la entrada principal se emplearon bolos o cantos rodados. La escalera luce mamperlanes de madera y las ventanas cierran con postigos de carpintería claveteada, además de llevar rejas de forja machihembrada.



Datos históricos

El estudio más amplio hasta ahora publicado sobre el pósito es el realizado por Juan Aranda Doncel, quien afirma que estuvo en funcionamiento hasta fines del XIX y, aunque después mantuvo algunas de sus funciones, perdió protagonismo.
Las primeras noticias referentes al funcionamiento del pósito datan de 1614, aunque ya en 1590 se compraron dos casas lindantes. Sin embargo, la descripción más amplia que ha llegado a nuestros días data de 1752 y figura en el Libro de Cuentas del Pósito, con fecha de 1 de febrero.

Hay quien afirma que, dadas las semejanzas entre este pósito y el desaparecido de Priego de Córdoba, cabe pensar que el de Castro sea también del siglo XVI. En la documentación no empieza a aparecer el pósito de Castro hasta 1614 y el análisis estilístico lo sitúa más bien en el XVIII, por lo que habría que plantear que aunque se creara en los primeros decenios del siglo XVII, luego conoció una importante reforma en la primera mitad del XVIII, cuando adquiere su actual fisonomía.

Con el fin de alinear la calle, se propuso derribar un edificio adosado al pósito porque carecía de utilidad y estorbaba para tal propósito, lo que tuvo lugar en las últimas década del siglo XIX. La corporación acuerda por unanimidad que ¿se proceda al derribo de la mencionada obra con lo que se ensancha la plaza que forma la calle del Pósito¿. Sin embargo, la demora en el asunto mueve a los vecinos a solicitar al ayuntamiento el derribo y alineación de la calle.

A través de las Actas Capitulares, Aranda Doncel recoge los datos históricos y documentales más relevantes referidos a la actividad del pósito como instrumento para evitar la escasez de pan y otras materias agrícolas de primera necesidad en tiempos de malas cosechas, facilitando también la regulación de los precios. Una de las primeras noticias acerca del pósito de Castro data de 1622, cuando el concejo dio orden de repartir trigo a los más necesitados y así paliar la carestía del pan.

A lo largo del siglo XVIII se repetirá en varias ocasiones la situación de escasez. Una de las más dramáticas tiene lugar en la primavera de 1785, cuando el campesinado se dirige nuevamente al Cabildo.

Generalmente, el pósito se proveía de las cosechas aportadas por el término, pero en tiempos de escasez se vio obligado a intervenir para evitar que el grano se vendiera fuera y tuvo que recurrir a la importación, siendo Sevilla y Málaga las capitales por las cuales se trae grano, a través de mercaderes italianos.

El problema del trigo importado de ultramar era la humedad que afectaba al grano y a la salud, y por ello en agosto de 1750 el cabildo se ve obligado a dar orden de solear el cereal.

Otras veces ocurría lo contrario: había excedente de grano y el que había almacenado corría el peligro de pudrirse o deteriorarse. Ante este panorama, en 1626 el concejo optó por prestar grano a los labradores ¿por ser añiejo y estar mal acondicionado¿ (Aranda, p. 124).
Las dos últimas noticias que publica Aranda referentes al pósito aluden a la determinación de repartir trigo ante el paro de los jornaleros.
Del análisis de los elementos arquitectónicos y decorativos se desprende que la construcción del pósito de Castro pudo seguir dos etapas: una en la que se concibe el edificio principal y otra correspondiente al apéndice. La tipología del primero están en conexión con otros similares y se levantaría específicamente para almacenamiento de granos, por la disposición de planta, que sigue de modo aproximado el tipo retícula, así como por la distribución en  dos plantas con la rampa detrás. Igualmente, hay que añadir el tipo de cubrición y los potentes pilares que se emplean, quedando las bóvedas para la planta baja, al ser más pesadas y tener que resistir más empuje, especialmente cuando el almacén estuviera más lleno, en tanto que la planta alta se cierra casi en su totalidad mediante techumbres de madera, mucho más livianas.

En cuanto al apéndice, da la impresión de ser un añadido resuelto con una aparen

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito CG BOJA 24/10/1996 122 13611

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

ANGULO IÑIGUEZ, Diego. Pósito de Castro del Río : Córdoba. 1984, pp.294-295.

ARANDA DONCEL, Juan. Castro del Río. Estudio histórico del barrio de la Villa. Baena (Córdoba) . Andaluza de Impresiones, 01/01/1987.

GIL PEREZ, M. D. , TORRES HIDALGO. M. , RAMIREZ MORENO, N.. Pósitos, cillas y tercias de Andalucía : catálogo de antiguas edificaciones para almacenamiento de grano. Dirección general de Arquitectura y Vivienda, 1991. 7040018.

Catálogo artístico y monumental de la provincia de Córdoba. V. III. Diputación Provincial de Córdoba. 84-500-9057-1.

RESOLUCION de 3 de julio de 1996, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se resuelve inscribir con carácter genérico en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, el inmueble que se cita.. 13611.

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Jordano Barbudo, María de los Ángeles, Inventario de Pósitos y Tercias de la provincia de Córdoba para el Expediente de inscripción Genérica Colectiva en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Ficha nº 20. Pósito de Castro del Río, 2008.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417