IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Inmueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe

IDENTIFICACIÓN

Denominación: Castillo de Sierra del Castillo
Otras denominaciones: Castillo medieval Sierra del Castillo ; Castillo de Espiel ; Castillo de la Solana Código: 01140260007
Caracterización: Arqueológica, Arquitectónica
Provincia: Córdoba
Municipio: Espiel
Códigos relacionados

Pertenece a:
Código Denominación
01140260012 Cerro del Castillo

DESCRIPCIÓN

Tipologías
Tipologías Actividades P.Históricos/Etnias Cronología Estilos
Castillos Actividad militar Edad Media

Descripción

La localización y emplazamiento de esta fortificación no coincide con el actual de la villa de Espiel, sino que se sitúa en la llamada Sierra del Castillo, 1,5 kilómetros al suroeste de la mencionada villa, en una elevación de 761 metros de altitud máxima sobre el nivel del mar. La cima tiene forma amesetada, lo que ha posibilitado un asentamiento humano en ella largamente dilatado en el tiempo. El castillo y el poblado situado a sus pies van, pues, estrechamente unidos como un todo. El lugar posee, por tanto, un emplazamiento privilegiado desde el que se domina todo el entorno y se controla un buen tramo del valle del Guadiato, tras el que se localiza, hacia el Suroeste, una serie de alturas inferiores a la del castillo de Espiel, como el Cerro del Niño o el de Miraflores. Al oeste queda el Santuario de Estrella. 10,2 kilómetros al Noroeste se localiza la fortificación de Los Castillejos de Villanueva del Rey, mientras que 15,3 kilómetros en la misma dirección se emplaza la antigua población de Zuheros, en Sierra Palacios (Belmez). Hacia el norte y Oriente se encuentra la zona de acceso hacia La Mancha (término de Alcaracejos), con el Puerto Calatraveño a 10, kilómetros de distancia, mientras que hacia el sureste encontramos el embalse de Puente Nuevo y, a 18 kilómetros el castillo de El Vacar. Además de las mencionadas al Suroeste, hacia el norte se localizan las elevaciones más próximas del entorno, formando una pequeña cadena en torno a Espiel de altura similar a la de la Sierra del Castillo, aunque con la mole del cerro de Murrio Alto, situado a 781,8 metros sobre el nivel del mar.

El castillo conserva unos cimientos correspondientes tal vez a una torre o atalaya de tiempos califales, según opinión de J. Bernier, aunque pueden ser más tardíos, de los siglos XII-XIII. Excavaciones clandestinas han descubierto la estructura de un aljibe musulmán construido en ladrillo y argamasa de cal y canto, estando bien enlucido al interior con mortero de cal y arena. En el lugar abundan las tejas de pasta roja. Las cerámicas, groseras y de vedríos melados y verdes con y sin manganeso - entre otras -, son tardoislámicas, pudiendo fecharse, según ya advirtió J. Costa, en el siglo XII y comienzos del XIII. Aparte de los cimientos y el aljibe, también se conservan, hacia la meseta del enclave, restos de muros que sobresalen de la superficie. Asimismo, se observa una gran cantidad de alineaciones de amontonamientos de piedras que corresponden sin duda al trazado de muros y torres -amontonamientos mayores - que una adecuada excavación arqueológica quizás descubriría en toda su plenitud. Junto a los cimientos del castillo se encuentran abundantes restos de población sobre la meseta dominante, pues el lugar, aparte de un importante núcleo de población medieval, fue también y con anterioridad un extraordinario asentamiento eneolítico, a juzgar por la gran cantidad de hachas de piedra pulimentada, cuchillos de sílex e incluso brazales de arquero que se hallan en el lugar, además del conocido ídolo - placa que apareció en este sitio.

Según A. Giménez Azcona, el castillo de Espiel tenía forma alargada e irregular. Se sitúa en un lugar de difícil acceso, ya que por la parte sur hay un precipicio de unos 40 metros de altura, viéndose en el borde del mismo los restos de la edificación. Los demás puntos cardinales también están protegidos por una empinada cuesta que haría fácil la defensa de la fortificación. La explanada donde estuvo la edificación y que está toda ella cubierta por una gruesa capa de piedras, tejas y algún ladrillo, tiene unas dimensiones de 80 metros aproximadamente de largo por 35 de ancho en el tramo mayor. Toda esta explanada está rodeada por una pared o muralla de piedra, cogida con barro y de la que sólo queda el cimiento. En el interior también se ve un muro de un metro de altura así como los cimientos de otras dependencias. En la parte sureste, fuera de la explanada, en el terraplén, se observan muros que, en opinión de A. Giménez, podrían pertenecer a caballerizas, talleres, etc., todos de piedra unida con barro. Más alejado, el cimiento de lo que podría haber sido una muralla - la primera defensa- y que rodea toda la parte del castillo no protegida por el precipicio. El aljibe del castillo está situado en la parte Sureste de la mencionada explanada. Sus dimensiones son de 3,32 metros de largo por 2,05 de ancho y 1,80 de profundidad. El muro que lo delimita es de ladrillo y argamasa de cal y arena, con unos 70 centímetros. de grosor. En el fondo, que se puede ver, se observa un lecho de argamasa muy dura. Es fácil encontrar entre las toneladas de cascotes que hay en todo lo que fue la fortaleza, cerámica esmaltada en azul, verde y melada, trozos de orzas, la mayoría decorados con relieves vegetales y simétricos o bien bandas incisas. Asimismo, se han hallado fragmentos cerámicos con perforaciones, con epigrafía árabe y con estampillas, todo lo cual nos remite a los siglos XII y, sobre todo, XIII (época almohade).


Datos históricos

Según informe de Julio Costa para la realización del Catálogo Artístico y Monumental de la Provincia de Córdoba, los restos prehistóricos hallados en el Cerro del Castillo de Espiel apuntan a un horizonte cronológico situable en el Bronce hispánico con paralelos en los poblados de Valencina de la Concepción y Cerro Macareno (Sevilla). En la época árabe fue uno de los castillos que defendían la capital del Califato, junto con los de Névalo, en el término de Villaviciosa, Almodóvar, El Vacar y, sin duda, Los Torreones o Castillo de Kanthis o Alcolea, junto a la antigua Vía Augusta romana. El motivo de tan milenario asentamiento humano en el Cerro del Castillo debe obedecer a una conjunción de causas, entre las que podemos destacar su situación estratégica al pie de una ruta entre la Meseta y el valle del Guadalquivir, su emplazamiento en altura y con espectaculares defensas naturales, la habitabilidad y relativa gran extensión de la meseta existente en su cima así como la existencia de una buena aguada, pues del Cerro del Castillo mana agua de buena calidad, que aún hoy abastece al pozo de la cercana ermita de la Virgen de la Estrella.

Desde antaño la población de Espiel se encontró situada - de ahí su importancia- en la ruta que unía Córdoba con Medellín y Mérida, cuyo uso pervivirá durante toda la Edad Media hasta nuestros días, según demostraron en su momento Félix Hernández y Antonio Arjona. Su castillo árabe, ganado por Fernando III, fue dado al concejo de Córdoba por este monarca el 8 de julio de 1237 junto con los de Cuzna, Niculao (posiblemente Névalo), Alcolea, Cañete y Dar al-Baqar (El Vacar) para tenerlos poblados "ad forum et ad civitatem de Corduba". La delimitación de la parroquia de Espiel o Aspiel - variantes ortográficas del nombre en la Baja Edad Media- fue aprobada por el obispo don Fernando de Mesa en 1272, al cuidado entonces del clérigo Domingo Gonzálvez. El documento que certificaba el arcedianato de Espiel-Dos Hermanas (poblado próximo) fue otorgado cinco meses después (julio de 1272) por el mismo obispo. No obstante, según indica Iluminado Sanz, en 1256 el concejo de Córdoba efectuó un repartimiento en la zona que marcaría el inicio de la organización parroquial de Espiel.

La trayectoria de Espiel durante los siglos XIV y XV resulta enigmática. Desde la primera mitad del siglo XV y al menos hasta la segunda mitad del XVI ostenta el título de condado, siendo un misterio el motivo de tal denominación, pues no se conocen intentos de señorialización anteriores a 1450 ni "conde de Espiel" alguno. Los términos de Espiel, con dicha titulación, fueron otorgados por Juan II a don Gutierre de Sotomayor, señor de Belalcázar, cuando tuvo lugar la primera donación de Belmez y Milagro. Poco después, en 1460, aparece de nuevo la vinculación de esta villa cuando Enrique IV da a Pedro Girón la villa de Fuente Obejuna con el lugar de Belmez y su castillo y "con todo el término que se dice Espiel", tal como los había poseído Córdoba, para que los tuviera como señorío propio. En 1464 el pueblo -todavía quizá en su ubicación original, es decir, el Cerro del Castillo-, se encuentra despoblado. Según testimonio de Juan Alfonso, capellán de las iglesias de Belmez y Espiel, el lugar "era despoblado e non auía otro clérigo saluo él". Según R. Córdoba, ya debía de estar despoblado desde el siglo XIV, pues no aparece como lugar de realengo poblado en el Ordenamiento de Dehesas que dio Enrique II en 1375, y cuando vuelve a aparecer, a mediados del siglo XV, se habla siempre de "términos de Espiel", pero nunca de una población concreta. En la segunda mitad de esa centura recibe todavía como denominación la variante Aspiel y su iglesia se encontraba a cargo de Juan Sánchez de Illescas, santero de la misma. Su recuperación demográfica se reconoce ya en la primera mitad del siglo XVI, pues en 1546 los vecinos consiguen la emancipación de Villanueva del Rey. El primer censo conocido data del año 1561 con 133 vecinos, que llegará hasta

PROTECCIÓN

Estado Régimen Tipología Jurídica Publicado en Fecha Número Página
Inscrito BIC Monumento BOE 29/06/1985 155

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información documental

Archivo de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de Córdoba. Antonio Martínez Castro, Inventario de fortificaciones del medio rural. Norte de Córdoba. Volumen II. Ficha 31, Castillo de Espiel., 2005.



Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417