IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Mueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de La Piedad

IDENTIFICACIÓN

Denominación:
La Piedad
Provincia:
Sevilla
Código:
202687
Municipio:
Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías:
Pinturas de caballete
Cronología:
1778 - 1781
 
P.Históricos:
Edad Moderna
Estilos:
Barroco (Estilo)
 
Escuelas:
Escuela sevillana
Iconografías:
La Piedad
 
Autores:
Espinal , Juan de
 

Descripción

Se trata de una obra en la que se representa el tema de la Piedad, es decir, la Virgen Dolorosa de rodillas y con Cristo muerto en sus brazos. Este argumento es el que centra la composición, estando además acompañada por unos ángeles y rodeada por un paisaje urbano y natural. La Virgen aparece arrodillada, con un vestido rosa y un manto azul terciado, apoyándose sobre su rodilla adelantada el cuerpo muerto de su hijo, al que acaricia suavemente su cabeza con la mano izquierda, mientras que la derecha se muestra desplegada e implorante, dirigida hacia el frente en un acusado escorzo. Su rostro ovalado está ligeramente inclinado hacia el suelo, con una mirada baja dirigida al rostro de Jesús. Sus rasgos son murillescos, suaves y delicados, con boca entreabierta sobre un carnoso mentón, la nariz alargada y los ojos entreabiertos enmarcados por unas arqueadas cejas que le confieren esa expresión dolorida y sufriente potenciada por las lágrimas que se derraman sobre sus mejillas. Además presenta un cabello marrón oscuro y un pequeño velo blanco. El Cristo aparece desnudo y en diagonal con respecto a la figura materna, sobre un amplio sudario blanco que se despliega sobre el suelo de tierra donde se desarrolla la escena y con el paño de pureza cae de forma horizontal. Su cuerpo ligeramente de perfil está apoyado sobre la pierna flexionada de la Virgen, dejando caer el brazo derecho hacia el suelo, mientras que el izquierdo sólo vemos su mano con la llaga de la crucifixión. Su cabeza se muestra frontal al espectador, totalmente inclinada hacia el suelo y soportada, como hemos dicho con anterioridad, por la mano de la Virgen. Presenta la típica iconografía de Cristo, como un hombre joven, con barba corta y pelo largo y oscuro, nariz alargada y en este caso ojos y boca cerradas. Las piernas aparecen igualmente frontales al que lo contempla, en una posición cruzada y mostrando una de ellas la llaga del martirio. Sobre el grupo aparecen unas nubes con una pareja de querubes revoloteando. Este grupo queda iluminado por una luz lateral que deja en penumbra la parte derecha del lienzo. En el lado derecho de este grupo figurativo descrito aparecen tres ángeles regordetes llorando ante la escena que están presenciando. Todos presentan un pequeño paño de pureza de color marrón y alas traseras desplegadas, con posturas y gesticulaciones muy teatrales. Al lado de estos querubes se sitúa el sepulcro pétreo entre arbustos donde va a ser enterrado Cristo, de traza rectangular y cerrado por una pesada losa. En el lado contrario respecto al centro de la composición encontramos varios atributos relacionados con la Crucifixión, como el sudario, la corona de espinas y los clavos contenidos en una palangana metálica. El paisaje está estructurado en dos planos que marcan la profundidad del cuadro. El más cercano está compuesto por una montaña que se eleva hacia el lado izquierdo del lienzo y en cuya cúspide se sitúa la cruz con una escalera bajo un cielo borrascoso, tema alusivo al descendimiento de Cristo que se ha desarrollado instantes antes de producirse la escena que contemplamos. El segundo plano es más lejano y se puede apreciar en el lado derecho, donde se dibuja una ciudad amurallada con diferentes edificios de distintas alturas y bajo un cielo azul con una montaña a lo lejos. Sin lugar a dudas estamos ante una obra típica del estilo de Juan de Espinal. Ello se aprecia en su ejecución suelta y ligera, los tipos físicos con expresiones y gestos habituales en su temática religiosa, y en su vistoso cromatismo, donde toman protagonismo los rojos, azules y verdes, típicos en su paleta. La composición está inspirada en algún grabado italiano relacionado con Aníbal Carraci y Murillo.

 

Datos históricos

Esta obra pertenece a una serie en la que se representa el Via Crucis realizada por Juan de Espinal entre 1778 y 1781 para el arzobispo Delgado y Venegas según consta en la documentación.

 

ANÁLISIS

Materiales:
Lienzo (Material)
Pigmento al aceite
Técnicas:
Pintura al óleo (Técnica)
 
Medidas:
1,05 x 1,69 m.
 

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

FALCON MARQUEZ, Teodoro. El Palacio Arzobispal de Sevilla. Córdoba . Publicaciones Obra Social y Cultural Cajasur, 15/07/2004. 84-7959-193-5.

FALCON MARQUEZ, Teodoro. El Palacio Arzobispal de Sevilla. Sevilla . Caja San Fernando de Sevilla y Jerez, 15/07/2004.

SERRERA CONTRERAS, Juan Miguel; VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. Catálogo de las pinturas del Palacio Arzobispal de Sevilla. Sevilla . Enrique Valdivieso , Juan Miguel Serrera, 17/05/2004. 84-300-0172-7.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. Pintura Barroca Sevillana. Sevilla . Ediciones Guadalquivir, 17/05/2004. 84-8093-129-9.

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417