IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Mueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Retablo de la Piedad

IDENTIFICACIÓN

Denominación:
Retablo de la Piedad
Provincia:
Sevilla
Código:
95338
Municipio:
Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías:
Retablos
Cronología:
1656 - 1660
 
P.Históricos:
Edad Moderna
Estilos:
Barroco pleno
 
Escuelas:
Escuela sevillana
Iconografías:
 
Autores:
de Ribas , Francisco
 

Descripción

El retablo se estructura en banco, un cuerpo y ático; con una calle central y dos entrecalles, enmarcado todo por una labor de aparejo y limitado en los extremos por una moldura de ovas y dentellones. Es de medianas proporciones. El espacio central del banco lo ocupa una alargada cartela con la fórmula de consagración de la Misa, flanqueada por gruesas volutas y coronada por la cabeza de un querube. Los huecos sobre los que se asientan los intercolumnios muestran los escudos familiares cuya descripción es la siguiente: primero tres águilas de sable en campo de oro (Jácome) y segundo, cruz de oro sobre campo de gules (Linden). Sobre ellos unas ménsulas con decoración de cardina en las que se alzan dos ángeles pasionarios. Encima de estas esculturas se abrió con posterioridad unos vanos en 1777. Un pequeño bocel dentado y una moldura con ovas marcan la transición al único cuerpo. Las cuatro columnas salomónicas se componen de basa ática, fuste de cinco espiras recubiertas de pámpanos, flores y racimos. La calle central es un ostentoso marco que cobija el lienzo de la Piedad, con grandes roleos carnosos con los extremos enroscados en espiral y amplias hojas de cardina. El entablamento ha desaparecido como elemento unitario, fragmentándose en varios frisos que en las zonas correspondientes a las entrecalles presentan cabezas de ángeles en cartelas. En la parte que corresponde a la parte superior del cuadro destaca una especie de moldurón que se asemeja a una peana que sostiene al relieve del ático, que representa el paño de la Verónica sostenido por un grupo de ángeles. A sus lados aparecen grandes pilastras rematadas por volutas y ornamentadas a base de frutos que a su vez están flanqueados por dos frontones en espiral sobre los que asientan la Fe y la Esperanza con sus atributos parlantes, la cruz y el cáliz, y el áncora. El relieve se timbra con una cartela con querube.

 

Datos históricos

Como tantas otras familias de comerciantes extranjeros, los Jácome llegaron a la ciudad atraídos por el gran ambiente de riqueza que reinaba en la ciudad de Sevilla a raíz del descubrimiento de América. Su gran pujanza económica les hizo integrarse en la alta sociedad hispalense y reunir títulos, sobre todo con la unión con los Linden, familia de ascendencia alemana. Como muchos de estos potentados comerciantes, deseaban tener un rico enterramiento y, en 1658, don Adrián Jácome expresó su deseo de adquirir una sepultura en la seo sevillana dejando las oportunas instrucciones en sus últimas voluntades. Su viuda, doña Francisca de Linden junto con su hijo, de igual nombre que el padre, trasladan al cabildo la petición del finado, lo que se concede favorablemente el 29 de julio de dicho año. El espacio que se les adjudica fue una capilla de medianas proporciones que se había construido en torno a 1656 con motivo de las obras de apertura de la puerta que comunica con el templo del Sagrario. Generalmente, para los academicistas no despertaba ninguna simpatía este espacio y los bienes que lo integran a excepción del lienzo de Juan de Roelas que preside el retablo y del que se lamentaba lo maltratado que estaba. Quedaba a cargo de la familia Jácome ornamentar la capilla para lo que constituía el primer paso encargar un retablo que presidiera el recinto. Esto suponía por una parte cumplir con la misión encomendada por el cabildo respecto al adorno de la capilla, pero también la obra sería una especie de carta de presentación de los propietarios. Esta labor se encomendó al escultor y retablista Francisco Dionisio de Ribas y, aunque no se conserva el contrato sí tenemos constancia documental del finiquito de la misma, otorgado ante Bernardo García el 19 de enero de 1660. En dicho documento podemos ver como el contratante había sido el canónigo y arcediano don Alonso Ramírez de Arellano, propulsor de las obras del Sagrario y último responsable de la cesión de la capilla a dicha familia. La cantidad estipulada era de 20000 reales, de los que los Jácome habían abonado 9000. Esto ha llevado a plantear la hipótesis de que tal vez el retablo ya estuviese contratado de antes o bien que el referido arcediano fuera representante de estos mecenas, algo seguramente menos probable. Sea como fuere parece que se puede fechar estos trabajos aproximadamente entre 1656 y 1660. La obra no es desde luego grande en proporciones pero sí adquiere una singular importancia dentro del catálogo de la obra de Francisco Dionisio de Ribas, ya que es a partir de esta obra cuando el autor comienza a usar en su producción el soporte salomónico con verdadero valor tectónico, que ya se venía usando en la ciudad desde más de una década. Tal vez esto se tenga que achacar al fuerte influjo que la obra de su hermano Felipe tiene en su primera etapa, a pesar de ser uno de los primero que usó este soporte en retablos. Francisco Dionisio de Ribas nace en Córdoba en 1616 aunque muy joven se traslada a Sevilla donde se encontraba su hermano Felipe, formado en el taller del también cordobés Juan de Mesa. Un hermano más, Gaspar, también colaborará en las obras salidas del taller familiar, esta vez especializándose como dorador y policromador. En 1638, Francisco Dionisio es nombrado "maestro ensamblador y arquitecto" colaborando con su hermano durante una década, hasta que Felipe muere en 1648 y tiene que ponerse al frente del taller familiar. Irá evolucionando hacia una plástica plenamente barroca que supone la plena adopción desde prácticamente la mitad del XVII de la columna salomónica

 

ANÁLISIS

Materiales:
Estuco
Madera
Pan de oro
Pigmento al aceite
Técnicas:
Policromado (Técnica)
Tallado
Técnica de dorado
 
Medidas:
? x 5,87 x 0,80 m.
 

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

DABRIO GONZALEZ, María Teresa. El retablo de la capilla de las Angustias en la Catedral de Sevilla.. 27/06/2003, -.

DABRIO GONZALEZ, María Teresa. Los Ribas, un taller andaluz de escultura del siglo XVII. Córdoba . Monte de Piedad y Caja de Ahorros, 22/02/1994. 84-7580-142-0.

HERRERA, Francisco; RECIO MIR, Álvaro; HALCON, Fátima. El Retablo Barroco Sevillano. Sevilla , . Universidad de Sevilla, Fundación El Monte. . 84-8455-010-9.

PONZ, Antonio. Viaje de España. -.

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417