IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Mueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Adoración de los Reyes Magos

IDENTIFICACIÓN

Denominación:
Adoración de los Reyes Magos
Provincia:
Sevilla
Código:
95787
Municipio:
Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías:
Pinturas
Cronología:
1509 - 1512
 
P.Históricos:
Edad Moderna
Estilos:
Renacimiento (Estilo)
 
Escuelas:
Escuela sevillana
Iconografías:
Adoración de los magos
 
Autores:
Fernández , Alejo
 

Descripción

La pintura, de formato vertical, se divide compositivamente en dos planos claramente diferenciados. En primer término se sitúa la escena principal donde en un pórtico abierto de amplias arquerías San José, María y el Niño reciben la visita de los magos de Oriente. La Virgen, tocada y nimbada, con una sobria túnica, aparece sedente portando al Niño, quedando apoyado un libro a su izquierda en el banco sobre el que se encuentran sentados. A sus pies, Melchor, que aparece con el pelo canoso arrodillado en primer plano, vestido con una riquísima túnica bordada, ha depositado su corona en muestra de reverencia y educación hacia la figura del Niño-Dios, emanando la figura venerable un sentimiento de respeto y piedad hacia el misterio que contempla. Idénticas actitudes mayestáticas muestran los otros dos reyes, Gaspar y Baltasar, que esperan su turno detrás de Melchor para adorar a Cristo. Como es usual, estos últimos aparecen como un hombre maduro y barbado el primero, mientras que el segundo se efigia como un joven de tez morena, con vestimentas de gran riqueza que contrastan con la severidad de las túnicas de la Sagrada Familia, portando ambos el incienso y la mirra que presentarán luego al Niño. Detrás del banco, San José, nimbado y con aspecto más maduro, contempla la escena con gran recogimiento mientras porta con sus manos el cofre con el oro que ha ofrecido el primer mago. En el dilatado paisaje de delicadas gradaciones que se abre paso tras las arcadas, el autor ha dispuesto uno grupo de soldados judíos con lanzas y estandartes que apenas si se vislumbran detrás de unas colinas. Sobre ellas, y de un modo casi anecdótico dos pajes conducen a dos camellos de estilizados cuellos, completando la escena la estrella de Oriente que fulgura discretamente en el cielo, sobre una construcción claramente anacrónica respecto al momento que se representa.

 

Datos históricos

En 1508 el Cabildo de la Catedral hispalense solicita la presencia de los hermanos Alejo y Jorge Fernández, residentes en Córdoba, para hacerse cargo de las obras del retablo mayor catedralicio. Jorge realizaría las figuras de talla y Alejo se dedicaría fundamentalmente a su policromado. Pero en el proyecto que se manejaba constaba la realización de una viga de imaginería en cuyo envés se situaría un ciclo pictórico destinado a representar escenas de la vida de la Virgen. De este conjunto se han conservado cuatro tablas que seguramente, a raíz de la ruina del cimborrio en 1511, no llegaran a subirse nunca a su destino, lo que provocó una fragmentación del conjunto por el recinto catedralicio. Así, parece que entre 1512 a 1515 sirvieron como retablo en la capilla del Cristo de Maracaibo, que se habilitó como principal mientras duraban las obras en el cimborrio. Poco después (1515-1519) se colocaron para el mismo fin en la Mayor y, posteriormente y siempre de forma provisional, en la puerta del coro (1520-1526). Llegaron incluso a serle ofrecidas a fray Diego de Deza para su capilla particular en 1513, aunque esto no se llevó nunca a cabo y se intentó repetidamente la subida al envés de la viga del retablo mayor. Las cuatro tablas que se conservan representan los episodios de la Adoración de los Magos, el Abrazo ante la Puerta dorada, el Nacimiento de la Virgen y la Presentación en el Templo. En base al retablo de la Virgen de la Colegiata de Osuna, obra de Juan de Zamora, se ha sugerido que los restantes temas que completarían este conjunto serían la Anunciación, la Asunción de María y su Coronación y el Nacimiento de Jesús. Con las lógicas reservas, cabe pensar que las tablas catedralicias sirvieran de modelo iconográfico a este conjunto fechado sobre 1530, debido a las grandes similitudes que se muestran entre las obras conservadas, como ya advirtieron Mayer y Angulo. Si esto fuera así, se glorificaría la Asunción a la que está consagrada la catedral, quedando en el lado de la Epístola los misterios de la Virgen previos al nacimiento de Cristo y en el del Evangelio aquellos referentes a la figura de Jesús. Alejo Fernández, de origen alemán, debió nacer sobre 1475 aunque las primeras noticias sobre él lo sitúan en Córdoba en las postrimerías del siglo XV. En 1508, como ya vimos anteriormente, se instala en Sevilla donde pronto alcanzará una notable posición dentro de los artistas locales. Su taller de pintura, dorado y policromado será uno de los más importantes y alcanzará importantes encargos que le dotarán de un desahogo económico y le harán respetar por los otros artistas locales. En los primeros años de la década de los años 20 de ese siglo, fallece su mujer María Fernández con la que había contraído matrimonio en Córdoba, si bien en 1525 se casará con Catalina de Avilés. En 1539 también morirá su hijo Sebastián Alejo, uno de sus más estrechos colaboradores y pocos años después, en 1542, enfermará gravemente él mismo de modo que casi fallece. De todos modos, su óbito no tardará en producirse, ya que muere en 1545. Probablemente el mayor mérito de Alejo Fernández pueda ser el haber servido de revulsivo para la escuela pictórica sevillana, introduciendo el clasicismo renacentista y desterrando los fondos dorados. Nórdico de formación, puede rastrearse sin embargo una asimilación del espíritu pictórico italiano que pudo adquirir en algún viaje a aquellas tierras, que, como se ha sugerido, pudiera haberse hecho en los años finales del siglo XV. Estas innovaciones tienen su punto de partida en estas tablas de la viga de imaginería. Con el tiempo, la tabla de la Adoración de los Reyes quedó dispuesta en el altar de la Sacristía de los Cálices, presidiendo este importante espacio. No queda claro, una vez leído el testimonio de Ceán, si esta disposición se debió al impulso del maestrescuela don Juan Pérez Tafalla, quien adornó este espacio con varias obras, o si ya se encontraba allí. Sea como fuere, entre 1804 y 1805 se sus

 

ANÁLISIS

Materiales:
Madera
Pigmento al aceite
Técnicas:
Pintura al óleo (Técnica)
 
Medidas:
 

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

ANGULO IÑIGUEZ, Diego. Alejo Fernández. Sevilla . Laboratorio de Arte, 03/07/1993. 1100010.

CEAN BERMUDEZ, Juan Agustín. Descripción artística de la catedral de Sevilla. Sevilla . Hidalgo, 19/01/1994. 1800648.

PALOMERO PÁRAMO, Jesús Miguel. La viga de imaginería. 22/02/1994, -.

SERRERA CONTRERAS, Juan Miguel. Pinturas y pintores del siglo XVI en la Catedral de Sevilla. Sevilla : . 15/03/1997. 9704204.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. Catálogo de las pinturas de la Catedral de Sevilla. Sevilla . Enrique Valdivieso, 14/12/1993. 84-400-4204-3.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. Historia de la pintura sevillana : siglos XIII al XX. Sevilla . Guadalquivir, 01/04/1997. 84-86080-02-9.

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417