IAPH. Instituto Andaluz del Patrimonio Historico

Bienvenido

English | Español

Ayuda | Directorio | Contacto | Mapa

A+|A-

Enviar a un amigo

Imprimir

Junta de Andalucía Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico Consejería de Cultura Logo del Instituto andaluz del Patrimonio histórico

Patrimonio Mueble de Andalucía

Búsqueda

NAVEGACIÓN
  • Informe
Imagen de Imposición de la casulla a San Ildefonso; Retablo de San Francisco

IDENTIFICACIÓN

Denominación:
Imposición de la casulla a San Ildefonso; Retablo de San Francisco
Provincia:
Sevilla
Código:
95791
Municipio:
Sevilla

DESCRIPCIÓN

Tipologías:
Pinturas
Cronología:
1661 - 1661
 
P.Históricos:
Edad Moderna
Estilos:
Barroco pleno
 
Escuelas:
Escuela sevillana
Iconografías:
Imposición de la casulla a San Ildefonso
 
Autores:
Valdés Leal, Juan de
 

Descripción

La obra destaca por la elegancia y equilibrio que le concede la sencillez compositiva de la que participa. Así, el elemento vertebrador de la escena lo forma una diagonal que enlaza las miradas de San Ildefonso, arrodillado en la izquierda sobre una grada hacia la que se accede al trono mariano, y la de la Virgen, situada al final de la escalinata, sedente sobre un trono con respaldo avenerado. En la zona derecha el autor ha introducido elementos arquitectónicos que permanecen en penumbra, en contraste con el ambiente celestial y vaporoso propio del hecho milagroso que se representa, a lo que contribuye la hermosa entonación cromática, de gran sutileza y luminosidad. Toda la escena queda imbuida de un tono dorado que complementa con las gamas, más convencionales, de las vestiduras de San Ildefonso y la Virgen. Ambas figuras destacan por su monumentalismo y aplomo, si bien no adolece en absoluto esta pintura de un estatismo acusado, ya que el autor ha situado acertadamente la rica casulla bordada en oro y sedas, plegada de forma dinámica, entre el espacio diagonal formado por las miradas de los personajes, conectándolos físicamente y aumentando la carga emotiva. Del mismo modo, ha colocado eficaz y ágilmente varios grupos de pequeños ángeles rollizos, muy característicos de su obra, volando sobre los protagonistas y arrojándoles flores que luego caerán por la composición. También aparecerán desdibujados en el fondo de la escena o en actitudes juguetonas, introduciéndose en huecos y planos de una manera movida y grácil, como los que sostienen en el plano inferior los escritos del santo en defensa de la Inmaculada Concepción como podría ser su De la perpetua virginidad de Santa María.

 

Datos históricos

En 1657 el Cabildo Catedral había encargado un apoteósico lienzo de altar a Francisco de Herrera "el mozo" para presidir la capilla de San Francisco. Cuatro años más tarde se decide realizar otro lienzo que se colocaría en el ático del retablo labrado por Bernardo Simón de Pineda y que completase el conjunto, labor que fue encomendada a Juan de Valdés Leal. El episodio a representar era la célebre Imposición de la casulla a San Ildefonso, un episodio que había sido narrado por el sucesor del santo en la sede toledana, el arzobispo Cyxila, ya que no se conservaba en el recinto catedralicio ninguna figuración del discípulo de San Isidoro. El tema venía dado entre otras cosas por la celebración de una estación que se rezaba en esta capilla la víspera de la festividad del santo. Juan de Valdés Leal nace en Sevilla el 4 de mayo de 1622 pudiéndosele considerar uno de los mayores interpretes de la pintura barroca sevillana, tan solo superado por Murillo. Se desconoce con quién hubo de realizar su formación, pero parece que después de aprender los rudimentos del arte se instaló en Córdoba, casándose en 1647 y viviendo entre esa ciudad y su urbe natal hasta 1656, en que se asienta definitivamente en Sevilla, ya hasta su muerte acaecida en octubre de 1690. Sin que sepamos quien fue su maestro sí podemos observar como a partir de su definitivo establecimiento en Sevilla aprehende el espíritu barroco cuya semilla había dejado Herrera el Mozo. A todo ello habrá que unir su estancia en la corte en 1664 y el impacto que le producirían las obras flamencas e italianas allí conservadas, así como su contacto con los pintores Rizzi y Coello, experiencias que le ayudarán a conducir a su arte a formas tremendamente expresivas, apasionadas y fogosas. Cuando Valdés contrata sobre 1661 la Imposición de la casulla, ya era un pintor de reconocido prestigio que había recibido numerosos encargos de importantes comitentes, entre ellos el Cabildo Catedral para el que ya había trabajado realizando muy buenas pinturas. Sin embargo parece que esta última obra no tuvo el éxito que cabría esperar. El hecho de que exista en una colección particular de Palma de Mallorca una pintura de idéntica cronología, iconografía y medidas, induce a pensar que en un principio fuera esta la representación destinada al ático del retablo sevillano y que, una vez en su emplazamiento, no convenciera o no fuese del agrado del Cabildo. Si efectuamos una breve comparación entre las mismas veremos con la versión de Palma de Mallorca posee un mayor número de figuras que muestran en sus semblantes y actitudes una enorme fuerza espiritual, de mucha mayor tensión que la sevillana. Otro aspecto divergente es que frente a los luminosos tonos áureos de brillantes pinceladas de la versión hispalense, la mallorquina muestra un intenso claro-oscuro, lo que contribuye junto a lo anteriormente dicho, a que las figuras no fuesen seguramente bien apreciadas a la altura y luminosidad a la que se habían destinado, desestimándose esta composición y realizando Valdés otra que es la actualmente permanece en el citado lugar. Sea como fuere parece que esta obra sí provocó la esperada satisfacción entre los capitulares catedralicios, quienes le encargaron con posterioridad una obra de formato análogo para coronar el retablo de Santiago Las figuras son monumentales, con unas facciones, gestos y actitudes sencillas y espirituales, con rasgos marcadamente naturalistas que en el caso del obispo podrían representar de algún clérigo de la época y plena de grafismos propios del pintor. Este monumentalismo hace ganar visibilidad y concentrar la atención en los personajes principales mientras que se les reserva a los angelotes las actitudes y los detalles de carácter anecdótico.

 

ANÁLISIS

Materiales:
Lienzo (Material)
Madera
Pigmento al aceite
Técnicas:
Pintura al óleo (Técnica)
 
Medidas:
2,74 x 2, 52 m.
 

FUENTES DE INFORMACIÓN

Información Bibliográfica

CEAN BERMUDEZ, Juan Agustín. Descripción artística de la catedral de Sevilla. Sevilla . Hidalgo, 19/01/1994. 1800648.

GESTOSO Y PEREZ, José. Juan de Valdés Leal. Sevilla . Juan P. Gironés, 07/03/1997. 9703947.

PONZ, Antonio. Viaje de España. -.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. Catálogo de las pinturas de la Catedral de Sevilla. Sevilla . Enrique Valdivieso, 14/12/1993. 84-400-4204-3.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. Historia de la pintura sevillana : siglos XIII al XX. Sevilla . Guadalquivir, 01/04/1997. 84-86080-02-9.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. La pintura en la Catedral de Sevilla, siglos XVII al XX. 10/11/2007, -.

VALDIVIESO GONZALEZ, Enrique. Valdés Leal. Sevilla : . 08/03/1997. 9704100.

Compartir esto

¿Sabes cómo compartir?

Facebook Twitter Delicious Myspace Menéame
Los contenidos de esta web, incluidas las imágenes, están sujetos a una licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.
Creative Commons W3C W3C W3C
INSTITUTO ANDALUZ DEL PATRIMONIO HISTÓRICO

Sede Central:
Camino de los Descubrimientos, s/n. 41092 Sevilla
Tel. 955037000 | Fax 955037001

Centro de Arqueología Subacuática:
Balneario de la Palma. Duque de Nájera, 3. 11004 Cádiz.
Tel.956203394 | Fax.956203417